El Pa­ra­de­ro del Oso An­dino se en­cuen­tra en Pi­ma­mpi­ro

La Hora Zamora - - VIAJA -

Pi­mA­mPi­ro • El me­ga co­lum­pio a una al­tu­ra de 300 me­tros, un ca­nopy de 850 me­tros de lar­go y 300 me­tros de al­tu­ra, des­cen­so en ro­ca y ob­ser­var de cer­ca a los osos an­di­nos. Ade­más, vi­si­tar las fin­cas fru­ta­les, dar­se un cha­pu­zón en las cris­ta­li­nas aguas del río Ma­ta­quí, así co­mo de­gus­tar la de­li­cio­sa gas­tro­no­mía de la zo­na, son en­tre otros los atrac­ti­vos que ofre­ce el can­tón Pi­ma­mpi­ro, en Im­ba­bu­ra.

En­tre las aguas del río Pis­que y las atrac­ti­vas mon­ta­ñas de la co­mu­ni­dad San Jo­sé, en Sig­si­pam­ba, can­tón Pi­ma­mpi­ro, se en­cuen­tra el Pa­ra­de­ro del Oso An­dino, que aco­ge a tu­ris­tas, es­tu­dian­tes e in­ves­ti­ga­do­res.

En es­te lu­gar se pue­de ob­ser­var a una ca­ma­da de osos y osez­nos, los mis­mos que se ubi­can al otro la­do del río que na­ce en la la­gu­na de Pu­ruhan­ta y que for­ma par­te de la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca Ca­yam­be-Co­ca.

La ca­sa de ‘Ma­ría Jo­sé’, una abue­la oso que ha re­pro­du­ci­do cua­tro ge­ne­ra­cio­nes, for­ma la fa­mi­lia con ‘Ve­ró­ni­ca’, ‘Mar­ti­na’, ‘Sil­ves­tre’, ‘En­ri­que’, ‘Mi­rey’, ‘Ka­ren’ y ‘Elizabeth’, en­tre otros ejem­pla­res. Vi­ven en es­te lu­gar que pres­ta las con­di­cio­nes pa­ra su cre­ci­mien­to. El cli­ma va des­de los 12 has­ta los 18 gra­dos.

Una gran vi­si­ta

Des­pués de 10 años de cons­tan­tes es­tu­dios, se ha con­clui­do, en un pri­mer as­pec­to, que es po­si­ble ofer­tar la pro­pues­ta don­de la gen­te pue­da ob­ser­var de cer­ca el desa­rro­llo de la fau­na sil­ves­tre.

Lue­go de ese tiem­po se ha no­ta­do el in­te­rés de es­pe­cia­lis­tas, in­ves­ti­ga­do­res, uni­ver­si­da­des, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y de las per­so­nas, en ge­ne­ral, que desean mi­rar a los osos li­bres en su pro­pio há­bi­tat. En las pe­que­ñas fin­cas de San Jo­sé se ali­men­tan de agua­ca­tes caí­dos y apro­ve­chan la som­bra de los ár­bo­les pa­ra gua­re­cer­se del sol y des­can­sar. Sus prin­ci­pa­les ali­men­tos son el hi­gue­rón, la achu­pa­lla, el vi­cun­do y, des­de ha­ce po­cos años, los agua­ca­tes de­rra­ma­dos. En la ac­tua­li­dad su pre­sen­cia es muy atrac­ti­va pa­ra el tu­ris­mo na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Gra­cias a la pro­pues­ta rea­li­za­da, las per­so­nas pue­den apre­ciar a es­tos ani­ma­les en su es­ta­do na­tu­ral, des­can­san­do, ju­gan­do o ali­men­tán­do­se.

Guía y ac­ti­vi­da­des

Pa­ra lle­gar des­de Qui­to al Pa­ra­de­ro del Oso An­dino, se re­quie­re tres ho­ras en vehícu­lo pro­pio y cin­co en trans­por­te pú­bli­co. O pue­de lle­gar di­rec­ta­men­te a Pi­ma­mpi­ro, co­mu­ni­cán­do­se con Da­ni­lo Vás­quez o con An­drés La­gu­na, a los te­lé­fo­nos: 09 80 55 26 80 y 09 90 77 09 78, quie­nes es­tán a car­go de es­ta ini­cia­ti­va.

En el si­tio exis­te una ca­sa del ár­bol des­de don­de es po­si­ble ob­ser­var, con bi­no­cu­la­res, a los osos. Tam­bién se rea­li­za se­sio­nes ex­pli­ca­ti­vas del ani­mal, uti­li­zan­do fo­to­gra­fías y vi­deos.

Ade­más, co­mo un atrac­ti­vo pa­ra los vi­si­tan­tes, en me­dio de dos gran­des ár­bo­les de eu­ca­lip­to, se ubi­ca un me­ga co­lum­pio, se tra­ta de un sal­to al va­cío a una al­tu­ra es­ti­ma­da de 300 me­tros. En la pro­fun­di­dad se pue­de apre­ciar los cul­ti­vos agrí­co­las y las apa­ci­bles aguas del río Pis­que.

La zo­na es pro­duc­ti­va de fru­tas, co­mo la gra­na­di­lla, la man­da­ri­na y el du­razno. Tam­bién, los agri­cul­to­res cul­ti­van agua­ca­te, to­ma­te ri­ñón, ce­bo­lla, li­món, fré­jol, en­tre otros pro­duc­tos pro­pios de la zo­na. Las per­so­nas tie­nen la po­si­bi­li­dad de co­no­cer de cer­ca el tra­ba­jo en es­tas fin­cas y ad­qui­rir pro­duc­tos di­rec­ta­men­te de los agri­cul­to­res.

En es­te mis­mo sec­tor de San Jo­sé, se pue­de vi­vir la ex­pe­rien­cia de la de­no­mi­na­da Ru­ta del Vér­ti­go, que ofre­ce ac­ti­vi­da­des de aven­tu­ra co­mo ca­nopy, rá­pel, des­li­zar­se en el río en una bo­ya y ca­bal­gar a ca­ba­llo. Cris­tian Ta­pia, ha­bi­tan­te del lu­gar, ha pues­to en fun­cio­na­mien­to es­tas ini­cia­ti­vas.

EL DATO

En el lu­gar hay ser­vi­cio de ali­men­ta­ción y guías. Las per­so­nas pue­den lle­var su car­pa y per­noc­tar en es­te te­rri­to­rio aco­ge­dor.

EL DATO

El oso an­dino se ali­men­ta de ve­ge­ta­les co­mo el hi­gue­rón, la achu­pa­lla, el vi­cun­do y en los úl­ti­mos años con agua­ca­tes de­rra­ma­dos.

(Fo­to: Cor­te­sía)

CON­VI­VEN­CIA. Los es­tu­dios de la es­pe­cie rea­li­za­dos por An­drés La­gu­na y el Con­se­jo Pro­vin­cial de­mues­tran que se pue­de con­vi­vir con las es­pe­cies.

CO­LUM­PIO.Los tu­ris­tas que vi­si­tan el Pa­ra­de­ro del Oso pue­den di­ver­tir­se en el co­lum­pio más al­to del Ecua­dor.

(Fo­to: Mi­ra­dos del Oso An­dino)

FA­MI­LIA. La abue­la ‘Jo­se­fa’ pa­sea con sus osez­nos en su há­bi­tat na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.