¿Ce­re­bro o te­lé­fono ce­lu­lar?

La Hora Zamora - - OPINIÓN - AN­DRéS ONTANEDAV. eaon­ta­ne­[email protected]

Es­toy se­gu­ro que al­gu­na vez a ca­da uno de no­so­tros nos ha su­ce­di­do o he­mos co­me­ti­do la im­pru­den­cia de aten­der más al te­lé­fono ce­lu­lar que las per­so­nas que se en­cuen­tran a nues­tro la­do den­tro de una reunión la­bo­ral, so­cial o fa­mi­liar.

Me en­con­tra­ba com­par­tien­do con un gru­po de jó­ve­nes una char­la acer­ca de em­pren­di­mien­to ju­ve­nil y las di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas que te­ne­mos los jó­ve­nes en la vi­da ac­tual, al fon­do a la­do iz­quier­do co­mo siem­pre se en­con­tra­ban dos de ellos su­mer­gi­dos en su te­lé­fono mó­vil, sin sa­ber de más del mun­do de las re­des so­cia­les. Ob­ser­van­do es­te es­ce­na­rio de­ci­dí ini­ciar la char­la con una pre­gun­ta a uno de es­tos per­so­na­jes, y pre­gun­té: ¿Cuán­tas ho­ras al día pro­me­dio tie­nes re­la­cio­nes con tu te­lé­fono mó­vil? Y ¿Ca­da que tiem­po lim­pias in­ter­na­men­te tu te­lé­fono? Él res­pon­dió: “Lo uti­li­zoó ca­da vez que ten­go una no­ti­fi­ca­ción y lo lim­pio ca­da vez que se lle­na mi me­mo­ria in­ter­na de los ar­chi­vos que me en­vían”. Lue­go ma­ni­fes­té. Si uti­li­zas tu te­lé­fono ca­da vez que lle­ga una no­ti­fi­ca­ción o “sue­na” y lim­pias tu te­lé­fono ca­da vez que se lle­na tu me­mo­ria. ¿Ca­da que tiem­po ha­ces ca­so a tus re­fle­xio­nes y ca­da que tiem­po lim­pias tu ce­re­bro? La res­pues­ta fue su lar­go si­len­cio en la sa­la que bas­tó pa­ra cap­tar su aten­ción. Es­ta­mos mal acos­tum­bra­dos a la ma­te­ria­li­za­ción, que nos ol­vi­da­mos de la vi­da real y lo que nos per­mi­ti­rá desa­rro­llar co­mo per­so­nas. Un vie­jo sa­bio de­cía que cuan­do ten­gas que tra­ba­jar, tra­ba­ja, cuan­do ten­gas que bai­lar, bai­la, cuan­do ten­gas que pen­sar, pien­sa que es gra­tis. Se tra­ta de dar a ca­da co­sa su uso ra­zo­na­do y no con­ver­tir­nos en su es­cla­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.