Vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca

La Hora Zamora - - OPINIÓN - SAN­TIA­GO ARMIJOS VALDIVIESO

Lue­go de los gra­ves he­chos de co­rrup­ción que en­vol­vie­ron al ex­vi­ce­pre­si­den­te Glas, el Pre­si­den­te Mo­reno en­vió a la Asam­blea Na­cio­nal el 4 de enero de 2018 la ter­na pa­ra la de­sig­na­ción del nue­vo Vi­ce­pre­si­den­te, la­men­ta­ble­men­te sin aten­der el cla­mor ciu­da­dano que exi­gía que la de­sig­na­ción re­cai­ga so­bre un per­so­na­je ejem­plar y ale­ja­do de las ma­las prác­ti­cas po­lí­ti­cas que, pre­ci­sa­men­te, pre­ten­día cam­biar.

De aque­lla ter­na, la Asam­blea eli­gió a Ma­ría Ale­jan­dra Vi­cu­ña, quien no tu­vo ni de le­jos la acep­ta­ción ma­yo­ri­ta­ria de los ecua­to­ria­nos que, con vehe­men­cia, exi­gían a Le­nin Mo­reno dar una vuel­ta de ti­món en la con­duc­ción del país.

A la vuel­ta de la es­qui­na, la per­cep­ción (o cer­te­za) ciu­da­da­na de que la de­sig­na­ción de Vi­cu­ña fue un error, se con­vir­tió en una tris­te reali­dad, da­das las jus­ti­fi­ca­das in­ves­ti­ga­cio­nes que con­tra ella han si­do abier­tas, tan­to en lo ju­rí­di­co co­mo en lo po­lí­ti­co, lo cual, su­ma­do a las con­tun­den­tes prue­bas y a la pre­sión so­cial, des­en­ca­de­nó en su re­nun­cia.

Fren­te a ello, lo me­nos que es­pe­ra el Ecua­dor es que el Pre­si­den­te apren­da la lec­ción y en­víe una ter­na vi­ce­pre­si­den­cial que le ayu­de a tra­ba­jar y re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad so­cial que es­tá per­dien­do, en me­dio de una cre­cien­te de­silu­sión ciu­da­da­na que di­fí­cil­men­te pue­de lle­gar a creer en al­guien, y, por su­pues­to, ba­jo el mez­quino re­go­ci­jo co­rreís­ta que, a pe­sar de to­dos los ma­les que ha cau­sa­do, ce­le­bra la gra­ve equi­vo­ca­ción gu­ber­na­men­tal por con­ve­nir a sus sue­ños de re­gre­sar al po­der.

Pa­ra acer­tar en la de­sig­na­ción del se­gun­do man­da­ta­rio, el Pre­si­den­te Mo­reno de­be­rá es­cu­char las su­ge­ren­cias de to­dos los sec­to­res so­cia­les, aca­dé­mi­cos y pro­duc­ti­vos, sin nin­gu­na li­mi­ta­ción par­ti­dis­ta o po­lí­ti­ca, pues, de ello de­pen­de que su go­bierno evi­te caer en otro hue­co que pue­de ser el úl­ti­mo, y lo que es peor, que el país ten­ga en una nue­va de­cep­ción de sus po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.