LA NE­GA­TI­VA de Ot­to Arosemena en Pun­ta del Es­te

Memorias Porteñas - - NEws - Por AL­BER­TO SÁNCHEZ VA­RAS

Del 12 al 13 de abril de 1967 se reali­zó en Pun­ta del Es­te, Uru­guay la Se­gun­da Cum­bre Pre­si­den­cial de las Amé­ri­cas, rea­li­za­da en el si­glo XX. El even­to fue con­vo­ca­do por la or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y el Go­bierno del Uru­guay, aun­que fue no­to­rio que lo im­pul­só el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Lyn­don B. John­son, quien te­nía la in­ten­ción a tra­vés de es­ta reunión de ha­cer un re­lan­za­mien­to del pro­gra­ma de su an­te­ce­sor John F. Ken­nedy, que se lo co­no­ció co­mo Alian­za pa­ra el pro­gre­so. Ecua­dor, que has­ta úl­ti­mo mo­men­to es­tu­vo a pun­to de no asis­tir, fue el úni­co de los 20 paí­ses pre­sen­tes que no fir­mó el do­cu­men­to ofi­cial de es­ta reunión, de­no­mi­na­do De­cla­ra­ción de los pre­si­den­tes de Amé­ri­ca.

La an­te­rior cum­bre pre­si­den­cial ha­bía si­do en 1956 en Pa­na­má. La ter­ce­ra fue en Mia­mi, Es­ta­dos Uni­dos, en la dé­ca­da de los no­ven­ta, ya en tiem­pos en que eran fre­cuen­tes las reunio­nes pre­si­den­cia­les de ca­rác­ter re­gio­nal.

La ac­ti­tud del pre­si­den­te ecua­to­riano Ot­to Arosemena Gó­mez, que me­re­ció res­pal­do prác­ti­ca­men­te uná­ni­me en el país, fue la con­se­cuen­cia de la po­ca im­por­tan­cia que el man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano, aus­pi­cian­te de la de­cla­ra­ción, hi­zo a las ob­je­cio­nes de Ecua­dor al do­cu­men­to. El tiem­po, juez inexo­ra­ble, dio la ra­zón a nues­tro man­da­ta­rio, pues fra­ca­só sin pe­na ni glo­ria y más bien frus­tró los an­he­los de una in­te­gra­ción re­gio­nal pa­ra en­fren­tar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les de la épo­ca. Por lo tan­to, re­pa­sa­re­mos aquel con­tro­ver­ti­do cón­cla­ve y sus cir­cuns­tan­cias.

En 1967 se vi­vía el apo­geo de la Gue­rra Fría, es de­cir la con­fron­ta­ción en­tre el Oc­ci­den­te ca­pi­ta­lis­ta (en­ca­be­za­do por Es­ta­dos Uni­dos) y el Oriente so­cia­lis­ta (li­de­ra­do por la Unión So­vié­ti­ca), pug­na po­lí­ti­co-eco­nó­mi­ca sur­gi­da a raíz de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, con­flic­to bé­li­co en el que las prin­ci­pa­les po­ten­cias fue­ron alia­das.

Amé­ri­ca no pre­sen­ta­ba un fren­te co­mún, pues su ines­ta­ble po­lí­ti­ca es­ta­ba pla­ga­da de go­bier­nos de di­fe­ren­te cor­te: unos eran de­mo­cra­cias re­pre­sen­ta­ti­vas, otros, dic­ta­du­ras. Y ha­bía un país ali­nea­do con­tra Es­ta­dos Uni­dos, que era Cu­ba, con su ré­gi­men re­vo­lu­cio­na­rio, pri­me­ro au­to­pro­cla­ma­do na- cio­na­lis­ta y lue­go ali­nea­do for­mal­men­te con el blo­que que li­de­ra­ba la Unión So­vié­ti­ca.

Es­ta bi­po­la­ri­dad mun­dial des­pa­re­ce­ría en­tre 1989 y 1990 con el fin de los go­bier­nos so­cia­lis­tas y co­mu­nis­tas de Eu­ro­pa.

En 1961, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano John F. Ken­nedy pu­so en mar­cha un am­bi­cio­so pro­gra­ma lla­ma­do Alian­za pa­ra el pro­gre­so, que se pro­cla­ma­ba co­mo el plan pa­ra la so­lu­ción de los en­dé­mi­cos pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de la ma­yo­ría de los paí­ses del con­ti­nen­te.

Los pro­ble­mas si­mul­tá­neos de Es­ta­dos Uni­dos en otras re­gio­nes del mun­do y la cri­sis con la Unión So­vié­ti­ca, cuan­do es­te país in­ten­tó ins­ta­lar mi­si­les en te­rri­to­rio cu­bano, hi­cie­ron que la Alian­za pa­ra el Pro­gre­so no des­pe­gue y sur­ja la de­s­es­pe­ran­za en los paí­ses que es­pe­ra­ban que es­ta fue­ra una ver­sión con­ti­nen­tal del Plan Mars­hall, pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción eco­nó­mi­ca apli­ca­da exi­to­sa­men­te en los paí­ses de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal en los años pos­te­rio­res a la Gue­rra Mun­dial. Al mo­rir ase­si­na­do en Da- llas el pre­si­den­te Ken­nedy, el plan se di­lu­yó. Su su­ce­sor John­son que­ría re­lan­zar la Alian­za pa­ra el pro­gre­so, co­mo re­sul­ta­do de un con­sen­so con los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

La cum­bre pre­si­den­cial, que re­uni­ría por pri­me­ra vez en más de una dé­ca­da a los man­da­ta­rios del con­ti­nen­te, fue pro­gra­ma­da pa­ra los días 12 y 13 de abril de 1967 en Pun­ta del Es­te, ciu­dad-bal­nea­rio de Uru­guay, un pun­to tu­rís­ti­co de gran re­le­van­cia en la épo­ca.

Ecua­dor que te­nía, en esos años, pen­dien­te su re­cla­mo fron­te­ri­zo con Pe­rú, as­pi­ra­ba a que la cum­bre tra­ta­ra so­bre la so­lu­ción de ese y otros con­flic­tos si­mi­la­res, pe­ro la agenda no lo con­tem­pló. Ade­más no veía una ver­da­de­ra so­lu­ción a la pro­ble­má­ti­ca eco­nó­mi­ca y de con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca. Pre­vio a la Cum­bre, en Pun­ta del Es­te se reali­zó el 7 y 8 de abril, una reunión de can­ci­lle­res de Amé­ri­ca, de­li­nean­do la agenda. Allí ma­ni­fes­tó su con­tra­rie­dad por di­cha agenda el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Ju­lio Pra­do Va­lle­jo, y al ex­pre­sar esa con­tra­rie­dad, an­ti­ci­pó una po­si­ble in­asis­ten­cia del pre­si­den­te Arosemena. Gestiones di­plo­má­ti­cas se hi­cie­ron pa­ra que desis­tie­ra de esa pos­tu­ra y fi­nal­men­te con­cu­rrió.

En esos mo­men­tos, el Ecua­dor te­nía po­cos me­ses de ha­ber re­tor­na­do al or­den de­mo­crá­ti­co, tras la caí­da de la dic­ta­du­ra mi­li­tar y el in­te­ri­naz­go ci­vil de Cle­men­te Ye­ro­vi. Es­ta­ba ins­ta­la­da una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, que au­to­ri­zó el via­je de Arosemena al Uru­guay. Du­ran­te su au­sen­cia, a fal­ta de un vi­ce­pre­si­den­te, se de­sig­nó al Dr. Aurelio Dávila Ca­jas co­mo en­car­ga­do del po­der.

La cum­bre se ins­ta­ló en el ho­tel San Ra­fael, un lu­jo­so ho­tel de es­ti­lo in­glés, con asis­ten­cia de 19 pre­si­den­tes de 20 paí­ses (so­lo Hai­tí man­dó un re­pre­sen­tan­te) y aun­que des­per­tó ex­pec­ta­ti­vas, no cu­brió es­tas. Al­re­de­dor de 2.000 pe­rio­dis­tas cu­brie­ron la reunión y en Ecua­dor se es­cu­chó por ra­dio, en­tre otras, la in­ter­ven­ción del pre­si­den­te Arosemena.

Co­mo no hu­bo cam­bios en la agenda, Arosemena ca­li­fi­có a la de­cla­ra­ción pro­pues­ta de la cum­bre, de un do­cu­men­to inú­til y va­ti­ci­nó el fra­ca­so de sus pro­pó­si­tos. A pe­sar de fuer­tes pre­sio­nes, que in­clu­ye­ron un cru­ce de pa­la­bras con el pre­si­den­te me­xi­cano Gus­ta­vo Díaz Or­daz, el pre­si­den­te de Ecua­dor fue el úni­co que no fir­mó, con­tra­rian­do al pre­si­den­te Lyn­don John­son.

A su re­torno, Ot­to Arosemena fue re­ci­bi­do mul­ti­tu­di­na­ria­men­te en Quito y Gua­ya­quil, re­fle­jo del con­sen­so que hu­bo en el país pa­ra no fir­mar el acuer­do de los pre­si­den­tes de Amé­ri­ca.

FUE EN LA CUM­BRE REA­LI­ZA­DA EN 1967. PRO­NOS­TI­CÓ EL FRA­CA­SO DEL PLAN DEL PRE­SI­DEN­TE NOR­TE­AME­RI­CANO JOHN­SON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.