EL LAR­GO TRA­YEC­TO PA­RA CREAR EL BAN­CO CEN­TRAL

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

Des­de el si­glo XIX ha­bía en Ecua­dor in­te­rés por crear un ban­co del Go­bierno pa­ra fun­cio­nes co­mo ban­co emi­sor y cum­plir tam­bién las de­más fun­cio­nes de un Ban­co Cen­tral. A esa fe­cha, mu­chos paí­ses no lo te­nían. En­tre los an­ti­guos es­ta­ban el de Sue­cia, Sve­ri­ges Riks­bank y el Ban­co de In­gla­te­rra fun­da­dos en 1688 y 1794 res­pec­ti­va­men­te. El de Es­ta­dos Uni­dos, Fed, na­ció en 1913; lue­go se crea­ron en Amé­ri­ca La­ti­na. El de Ecua­dor, en 1927. Hu­bo va­rias cau­sas de la de­mo­ra de los paí­ses en crear una ins­ti­tu­ción im­por­tan­te y con­tro­ver­sial en el si­glo XX, sien­do una, la des­con­fian­za en de­jar la crea­ción de di­ne­ro en ma­nos del sec­tor pú­bli­co. En Ecua­dor se creó pa­ra qui­tar la ca­pa­ci­dad de emi­tir bi­lle­tes al sec­tor pri­va­do; los de­trac­to­res ale­ga­ron que los ban­cos pri­va­dos por co­di­cia ha­cían emi­sio­nes fue­ra de lo per­mi­ti­do por ley, mas no di­je­ron que fue­ron obli­ga­dos a ha­cer prés­ta­mos al Go­bierno. Iró­ni­ca­men­te el Eje­cu­ti­vo hi­zo igual con el Ban­co Cen­tral, a po­cos años de fun­da­do, 1932, el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca lo obli­gó a en­tre­gar 10 mi­llo­nes de su­cres, mo­ti­van­do la re­nun­cia de En­ri­que Cue­va, pre­si­den­te del or­ga­nis­mo. Se tra­tó de una emi­sión inor­gá­ni­ca, si­mi­lar a la que exis­tió en la banca pri­va­da de emi­sión. Eduar­do La­rrea Sta­cey tra­ba­jó 40 años en el Ban­co Cen­tral lle­gan­do a ser sub­ge­ren­te ge­ne­ral por lar­gos años; en su li­bro, Evo­lu­ción de la Po­lí­ti­ca del Ban­co Cen­tral de Ecua­dor, es­cri­bió: “...la in­ter­ven­ción del Es­ta­do to­ma ri­be­tes po­lí­ti­cos que al­can­za­rán mu­cho más am­pli­tud[...]de­jan­do ya sin au­to­no­mía es­pe­cí­fi­ca a la Ins­ti­tu­ción Emi­so­ra, par­ti­cu­lar que irá cre­cien­do con el tiem­po has­ta con­ver­tir­se, ca­si de­fi­ni­ti­va­men­te, en instrumento del Es­ta­do, y pla­near la po­lí­ti­ca del Ban­co con sujeción a ta­les in­tere­ses,[…], opues­tos a los del país y al esen­cial man­te­ni­mien­to de la es­ta­bi­li­dad de la mo­ne­da na­cio­nal, que fue el que sir­vió de ba­se pa­ra la crea­ción del Ban­co Cen­tral del Ecua­dor”. Es­ta afir­ma­ción si­gue sien­do par­cial­men­te vá­li­da por la in­ter­ven­ción del Po­der Eje­cu­ti­vo. His­to­ria­do­res qui­te­ños han sos­te­ni­do que Na­po­león Di­llon fue quien pro­pu­so por pri­me­ra vez la crea­ción del Ban­co Cen­tral. La reali­dad es que en el si­glo XIX hu­bo in­ten­tos de crear al­gu­na for­ma de ban­co cen­tral, no exac­ta­men­te co­mo se lo co­no­ció a par­tir de 1925. Los pro­pues­tos en el si­glo XX, an­tes de 1925, te­nía las mis­mas fun­cio­nes que el pro­yec­to de Di­llon en 1925.

El pre­si­den­te An­to­nio Flo­res Ji­jón ha­bía pre­sen­ta­do a la Le­gis­la­tu­ra, en 1890 un pro­yec­to de ley pa­ra crear el Ban­co Na­cio­nal (BN) de pro­pie­dad del Go­bierno. En los con­si­de­ran­dos es­cri­bió: “El Ecua­dor ne­ce­si­ta im­pe­rio­sa­men­te el es­ta­ble­ci­mien­to de un Ban­co Na­cio­nal que, ade­más de esa obli­ga­ción, ten­ga tam­bién, co­mo el de In­gla­te­rra, la de an­ti­ci­par a ba­jo in­te­rés cier­tas con­tri­bu­cio­nes…” Otra par­te de su Men­sa­je: “Mien­tras no ha­ya es­te ban­co[...]que se ha­lle obli­ga­do a cu­brir el pre­su­pues­to vo­ta­do por las Cá­ma­ras y a mo­vi­li­zar de­ter­mi­na­das ren­tas, se arras­tra­rá la pe­no­sa y pre­ca­ria existencia que se ha arras­tra­do has­ta aho­ra, y el Go­bierno con­ti­nua­rá tri­bu­ta­rio de los mis­mos a quie­nes ha con­fe­ri­do los pri­vi­le­gios que lo cons­ti­tu­yen tal.” Pa­ra él el BN era “…me­di­da sal­va­do­ra de la di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca que hoy abru­ma a la Re­pú­bli­ca…”. Se pre­ten­dió ha­cer­lo con un prés­ta­mo ex­terno de 8 mi­llo­nes de pe­sos fuer­tes a 20 años pla­zo y 4.5% de in­te­rés, de los cua­les 2 mi­llo­nes se usa­rían pa­ra can­ce­lar la deu­da a los ban­cos pri­va­dos de emi­sión y 1 mi­llón pa­ra los te­ne­do­res de bo­nos emi­ti­dos por el Go­bierno. Con el sal­do de 5 mi­llo­nes se ca­pi­ta­li­za­ría el BN que emi­ti­ría 15 mi­llo­nes de su­cres en bi­lle­tes; la ley es­ti­pu­la­ba una re­la­ción de tres a uno, en­tre capital y emi­sión de bi­lle­tes. Pos­te­rior­men­te se cam­bió a dos a uno. Lla­ma la aten­ción la mo­ne­da ya que el su­cre ha­bía re­em­pla­za­do al pe­so ecua­to­riano y los de­más paí­ses de la re­gión, don­de se­guía usán­do­se el pe­so, no te­nían ca­pi­ta­les. Se tra­ta­ba de un prés­ta­mo que se ca­na­li­za­ría a tra­vés de Lon­dres, capital fi­nan­cie­ra del mun­do en aque­llos años. Ya Gar­cía Mo­reno ha­bía in­ten­ta­do con­se­guir un prés­ta­mo ex­terno, pe­ro no tu­vo éxito por la deu­da pen­dien­te de la In­de­pen­den­cia. El pre­si­den­te del di­rec­to­rio se­ría nom­bra­do por el pre­si­den­te de Ecua­dor, el di­rec­to­rio es­ta­ría con­for­ma­do por tres vo­ca­les

EN LAS ÚL­TI­MAS DÉ­CA­DAS EL BAN­CO CEN­TRAL ES­TU­VO CON­TRO­LA­DO POR EL EJE­CU­TI­VO, NO HU­BO TO­TAL IN­DE­PEN­DEN­CIA.

ele­gi­dos por el Con­gre­so y ten­drían res­pon­sa­bi­li­dad solidaria, de­bien­do en­tre­gar fian­za, equi­va­len­te a 5 años de suel­do. El BN fun­cio­na­ría con ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia del Go­bierno, y es­te no ten­dría otro de­re­cho sino el que le da­ba la Cons­ti­tu­ción. Ya que la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos na­ció en el si­glo XX, el con­trol del Ban­co Na­cio­nal se ha­ría a tra­vés de un ins­pec­tor nom­bra­do por el Eje­cu­ti­vo pa­ra que vi­gi­la­ra sus ope­ra­cio­nes.

Co­mo el Con­gre­so no apro­bó el pro­yec­to, pro­tes­ta­ron per­so­nas que creían ne­ce­sa­rio que Ecua­dor tu­vie­ra un ban­co cen­tral. Uno fue Al­ber­to Mu­ñoz Ver­na­za, dis­tin­gui­do hom­bre pú­bli­co cuen­cano, quien afir­mó: “El Se­na­do de la Re­pú­bli­ca desechó, ca­si sin dis­cu­sión, y, si mal no re­cor­da­mos, por una­ni­mi­dad el pro­yec­to re­la­ti­vo a la fun­da­ción de un Ban­co Na­cio­nal. Se evo­có al fan­tas­ma ate­rra­dor del pa­pel mo­ne­da, y el mie­do qui­tó el lu­gar al co­no­ci­mien­to. Las ob­je­cio­nes prin­ci­pa­les ver­sa­ron sobre pun­tos se­cun­da­rios de or­ga­ni­za­ción y de­sa­rro­llo, que muy bien pu­die­ron ser re­for­ma­dos o acla­ra­dos en la dis­cu­sión del pro­yec­to. Pe­ro lo que se de­ja tras­lu­cir al fi­nal de to­do, es que la des­con­fian­za, y qui­zás el de­ma­sia­do ape­go a las prácticas an­te­rio­res, ins­pi­ra­ron la ne­ga­ti­va del Se­na­do.” Mu­ñoz Ver­na­za desea­ba ter­mi­nar con los ban­cos pri­va­dos de emi­sión: “En to­dos los paí­ses ci­vi­li­za­dos, la Na­ción es la que, por me­dio del Go­bierno, se re­ser­va la fa­cul­tad de acu­ñar la mo­ne­da y de au­to­ri­zar y ga­ran­ti­zar su cir­cu­la­ción[…] Él so­lo ten­drá el de­re­cho de la emi­sión fi­du­cia­ria; des­pués de ter­mi­na­do el pla­zo de las con­ce­sio­nes en fa­vor de los Ban­cos exis­ten­tes, ni es­tos ni los que en ade­lan­te se fun­den, po­drán emi­tir bi­lle­tes, mien­tras du­re el pri­vi­le­gio del Ban­co cen­tral...” Se es­pe­ró al­gu­nos años pa­ra ha­cer un nue­vo in­ten­to de crear un ban­co cen­tral.

La ini­cia­ti­va vino de la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va Eco­nó­mi­ca crea­da por Os­val­do Tamayo a raíz del 15 de no­viem­bre, 1922, pa­ra fre­nar la subida de la libra es­ter­li­na, dó­lar y otras mo­ne­das eu­ro­peas. En­tre los miem­bros es­ta­ban los ban­que­ros Víc­tor Emi­lio Es­tra­da y Eduar­do Ga­me. Los pri­me­ros me­ses se lo­gró re­du- cir su va­lor, pe­ro lue­go la escalada con­ti­nuó; la cau­sa no era la es­pe­cu­la­ción, co­mo his­to­ria­do­res han es­cri­to; sino que fue un pro­ble­ma de ofer­ta y de­man­da; los dó­la­res de las ex­por­ta­cio­nes no eran su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir el va­lor de las im­por­ta­cio­nes. La Co­mi­sión re­co­men­dó a Tamayo con­tra­tar a un ex­per­to in­ter­na­cio­nal pa­ra identificar los ma­les eco­nó­mi­cos del país y pro­po­ner re­for­ma in­te­gral. En 1923 Tamayo ins­tru­yó a la Em­ba­ja­da de Ecua­dor en Washington DC con­se­guir­lo. Se con­tra­tó al es­ta­dou­ni­den­se John Hord, quien ha­bía tra­ba­ja­do en va­rios paí­ses: Mé­xi­co, Hai­tí, Cu­ba y Fi­li­pi­nas, cum­plien­do si­mi­la­res res­pon­sa­bi­li­da­des. Se­gún el con­tra­to fir­ma­do el 20 de julio, 1923, el tiem­po de du­ra­ción se­ría 4 años y ac­tua­ría de con­sul­tor del Mi­nis­tro de Ha­cien­da. Cu­rio­sa­men­te el De­par­ta­men­to de Es­ta­do (Can­ci­lle­ría) tu­vo que apro­bar el con­tra­to. Su ase­so­ría in­vo­lu­cra­ba la crea­ción, mo­di­fi­ca­ción o re­for­ma de le­yes, de­cre­tos o re­gla­men­tos to­can­tes a im­pues­tos, aran­ce­les, pre­su­pues­tos, re­cau­da­cio­nes de ren­tas na­cio­na­les, con­ta­bi­li­dad fis­cal, transac­cio­nes re­la­ti­vas a em­prés­ti­tos y de­más ac­ti­vi­da­des con­cer­nien­tes a la eco­no­mía na­cio­nal y a la ha­cien­da pú­bli­ca. El go­bierno de Tamayo as­pi­ra­ba a que con la pre­sen­cia de Hord pro­por­cio­ne cre­di­bi­li­dad en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les; desea­ba ob­te­ner un prés­ta­mo ex­terno pa­ra en­tre otros usos, pa­gar lo adeu­da­do a los ban­cos de emi­sión.

Co­men­zó a tra­ba­jar en la Co­mi­sión Téc­ni­ca Fi­nan­cie­ra Con­sul­ti­va (CTFC) que fun­cio­na­ba des­de el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, crea­da un año atrás con la fi­na­li­dad de re­vi­sar la le­gis­la­ción fis­cal, tri­bu­ta­ria, ban­ca­ria y de­más áreas vin­cu­la­das a las fi­nan­zas pú­bli­cas. Co­mo Hord no tu­vo nin­gún pa­pel for­mal en la CTFC fue im­pe­di­do de ha­cer los cam­bios pa­ra cum­plir exi­to­sa­men­te su con­tra­to. Pe­ro con ha­bi­li­dad es­ta­ble­ció un gru­po in­for­mal de tra­ba­jo en el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, en el que in­vo­lu­cró a la Co­mi­sión Le­gis­la­ti­va Per- ma­nen­te. A pe­sar de los gran­des obs­tácu­los que en­fren­tó, los pro­yec­tos se pre­sen­ta­ron a fi­nes de 1924 y el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da los pro­pu­so al Eje­cu­ti­vo.

Hord no su­po ven­der­se bien, su tra­ba­jo no re­ci­bió apo­yo del Eje­cu­ti­vo y po­co a po­co fue per­dien­do el res­pe­to de los res­pon­sa­bles de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. A su lle­ga­da a Gua­ya­quil, los pe­rió­di­cos lo elo­gia­ron, pe­ro al ter­mi­nar 1924, su pre­sen­cia en Ecua­dor em­pe­zó a ser cues­tio­na­da. Los dia­rios opi­na­ron que ha­bía fra­ca­sa­do co­mo re­for­ma­dor y pla­ni­fi­ca­dor al in­vo­lu­crar­se en la to­ma de de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas a tra­vés pe­di­dos de in­for­mes y con­se­jos de pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos. Sus re­co­men­da­cio­nes fue­ron ig­no­ra­das ca­da vez que no coin­ci­dían con los de­seos y los in­tere­ses de quie­nes so­li­ci­ta­ban su opi­nión, pe­ro se uti­li­za­ba su con­se­jo pa­ra jus­ti­fi­car de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas im­po­pu­la­res cuan­do ello con­ve­nía a quie­nes te­nían el po­der. La pren­sa sos­tu­vo que Hord se ha­bía po­li­ti­za­do y no pres­ta­ba nin­gu­na uti­li­dad al país co­mo cons­truc­tor de un con­sen­so. Los ata­ques con­ti­nua­ron, in­clu­so pos­te­rior­men­te a su par­ti­da del país, ar­gu­men­tan­do que ha­bía si­do un com­ple­to error traer­lo al Ecua­dor. Ecua­dor no lo­gró ob­te­ner el prés­ta­mo ex­terno.

Des­de ini­cios de 1924, otros gua­ya­qui­le­ños, en­tre ellos Víc­tor Emi­lio Es­tra­da, ha­bían co­men­za­do a con­tac­tar expertos es­ta­dou­ni­den­ses en banca cen­tral pa­ra lo­grar que el Go­bierno los con­tra­ta­ra. Dos años des­pués de Hord, 1926, lle­gó a Ecua­dor la Mi­sión Kem­me­rer pa­ra ha­cer reali­dad las an­he­la­das re­for­mas. En es­ta oca­sión no se tra­ta­ba de un ex­per­to, eran va­rios. Kem­me­rer te­nía más ex­pe­rien­cia que Hord y era más di­plo­má­ti­co en su tra­ba­jo; él y su equi­po ne­ce­si­ta­ron po­cos me­ses, par­te im­por­tan­te de lo que de­bían re­ca­bar fue he­cho por Hord. El Go­bierno de Isi­dro Ayo­ra acep­tó la ma­yo­ría de las pro­pues­tas de Kem­me­rer, in­clu­yen­do la crea­ción del Ban­co Cen­tral.

AN­TO­NIO FLO­RES JI­JÓN.

1. Car­ta de Víc­tor E. Es­tra­da a E. Kem­me­rer. 24-8-1924. Ha­ce re­fe­ren­cia a una car­ta an­te­rior. Fuen­te Eduar­do Es­tra­da G.

2. Con­tra­to de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les en­tre el Go­bierno de Ecua­dor y John Hord.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.