6 DE ABRIL DE

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

Has­ta el año de 1828 se vi­vía en el sur ba­jo el ré­gi­men de te­rror. Sa­lom en Pas­to y des­pués su te­nien­te el co­ro­nel Flo­res. En Qui­to, el co­ro­nel Mo­ra­les y en Gua­ya­quil, el ge­ne­ral Juan Paz del Cas­ti­llo, quie­nes com­pri­mían no so­lo los mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios co­mo en Pas­to, sino que cas­ti­ga­ban de muerte por las más li­ge­ras sos­pe­chas. Es­tas es­ce­nas de san­gre ser­vían en Gua­ya­quil pa­ra avi­var la odio­si­dad a los co­lom­bia­nos y en las de­más pro­vin­cias pa­ra ha­cer­les arre­pen­tir del en­tu­sias­mo con que ha­bían re­ci­bi­do a sus li­ber­ta­do­res, ha­cien­do por ellos los más no­bles sa­cri­fi­cios. (...) la Cons­ti­tu­ción de Co­lom­bia no exis­tía sino en el nom­bre, en los De­par­ta­men­tos del Sur, go­ber­na­dos ar­bi­tra­ria­men­te por un je­fe su­pe­rior, empleo in­cons­ti­tu­cio­nal que de­pen­día del Li­ber­ta­dor, de quien re­ci­bía ór­de­nes en to­do lo re­la­ti­vo a la gue­rra, y aun a otras ra­mas de la ad­mi­nis­tra­ción, por po­co que tu­vie­ran re­la­ción con ellas (Fran­cis­co X. Agui­rre Abad, Op. Cit., Pp. 431-432).

Por es­tos an­te­ce­den­tes de sujeción omi­no­sa, y cen­tra­lis­mo ex­clu­yen­te, tan pron­to se pro­du­ce en Li­ma la in­su­rrec­ción de las fuer­zas es­pe­cia­les que pres­ta­ban ser­vi­cios en el Pe­rú, los gua­ya­qui­le­ños, con la revolución del 16 de abril de 1827, se pro­po­nen exi­gir a Bo­lí­var el es­ta­ble­ci­mien­to de un go­bierno fe­de­ral pa­ra or­ga­ni­zar de me­jor ma­ne­ra la ad­mi­nis­tra­ción de Co­lom­bia, que ya tras­lu­cía si­tua­cio­nes crí­ti­cas.

Con el fin de tras­la­dar­se al Dis­tri­to del Sur, su tie­rra na­tal, en abier­ta re­be­lión con­tra el go­bierno cen­tra­lis­ta, tro­pas y ofi­cia­les se mo­vi­li­za­ron, unos ha­cia el Azuay y otros, por mar, a Gua­ya­quil. El te­nien­te co­ro­nel Jo­sé Bus­ta­man­te to­mó el man­do de Ri­fles, Arau­re y del regimiento de hú­sa­res. Pe­ne­tró a te­rri­to­rio co­lom­biano la vía de Ma­ca­rá, y en­tre­gó el man­do al co­ro­nel Juan Bau­tis­ta Eli­zal­de de los ba­ta­llo­nes Ca­ra­cas y Ven­ce­do­res, con los cua­les, a prin­ci­pios de abril, des­em­bar­có por al­gu­nos pun­tos de las pla­yas ma­na­bi­tas. “Si en lu­gar de di­vi­dir sus fuer­zas hu­bie­ra Bus­ta­man­te ata­ca­do y to­ma­do a Gua­ya­quil con to­das sus tro­pas, y se­gui­do su mar­cha has­ta Pas­to a dar la mano al Go­bierno cons­ti­tu­cio­nal, la dic­ta­du­ra de Bo­lí­var ha­bría aca­ba­do des­de en­ton­ces (Agui­rre Abad, P. 445).

Se de­be re­pa­rar ha­cia dón­de se mo­vi- li­za­ron es­tas tro­pas. Y se en­con­tra­rá, que des­de la lu­cha por nues­tra in­de­pen­den­cia has­ta las reac­cio­nes con­tra el cen­tra­lis­mo co­lom­biano, Cuen­ca y Gua­ya­quil, siem­pre coin­ci­die­ron.

Una vez reuni­das las tro­pas y for­ma­das en com­pa­ñías, pe­ne­tra­ron al te­rri­to­rio de la pro­vin­cia has­ta llegar a las goteras de Gua­ya­quil. El co­ro­nel Juan Fran­cis­co Eli­zal­de al man­do de 400 hom­bres, se acan­to­nó en sus in­me­dia­cio­nes.

An­te la pre­sen­cia de tal con­tin­gen­te ar­ma­do, el co­ro­nel Vi­cen­te Gon­zá­lez, hom­bre pro­fun­da­men­te ne­fas­to y de ma­la re­cor­da­ción pa­ra los gua­ya­qui­le­ños, fue en­via­do a re­cla­mar a Eli­zal­de la su­mi­sión a las au­to­ri­da­des del de­par­ta­men­to. Pe­ro su res­pues­ta ta­jan­te, fue la de exi­gir la in­me­dia­ta de­socu­pa­ción del te­rri­to­rio por par­te de las au­to­ri­da­des de­par­ta­men­ta­les, las cua­les an­te tal ame­na­za se pu­sie­ron en fu­ga.

La in­fluen­cia del pen­sa­mien­to de Ol­me­do y Ro­ca­fuer­te, res­pec­to a la ne­ce­si­dad de que Gua­ya­quil se cons­ti­tu­ye­ra en es­pa­cio au­tó­no­mo o fe­de­ral, des­de los años pre­vios y pos­te­rio­res a la revolución de Oc­tu­bre, ca­ló hon­do en el es­pí­ri­tu abier­to, buscador y re­bel­de de los gua­ya­qui­le­ños.

Así ger­mi­nó, sin nin­gu­na di­fi­cul­tad, en el cam­po abo­na­do por el sen­ti­mien­to au­to­no­mis­ta ma­yo­ri­ta­rio, que pri­mó en nues­tra ciu­dad des­de la épo­ca co­lo­nial. Es­ta ac­ti­tud se fue acen­tuan­do con­for­me sus eli­tes y el pue­blo to­ma­ron la de­ci­sión. La fuer­za del re­pu­bli­ca­nis­mo ilus­tra­do de Ol­me­do que des­de su ju­ven­tud orien­tó su pen­sa­mien­to ha­cia la de­mo­cra­cia, y con­ci­bió los fun­da­men­tos de la au­to­no­mía gua­ya­qui­le­ña, su­ma­dos al fe­de­ra­lis­mo pro­pi­cia­do por Ro­ca­fuer­te, que en de­fen­sa del sis­te­ma es­ta­ble­ci­do en Mé­xi­co, pu­bli­có su obra Ven­ta­jas del Sis­te­ma Re­pu­bli­cano, Re­pre­sen­ta­ti­vo, Po­pu­lar Fe­de­ral (1827), sen­ta­ron sus reales en la con­cien­cia ciu­da­da­na has­tia­da de abu­sos y atro­pe­llos.

En es­ta obra, Ro­ca­fuer­te, in­fluen­cia­do por la ex­pe­rien­cia del go­bierno re­pre­sen­ta­ti­vo prac­ti­ca­do en las Cor­tes es­pa­ño­las, pro­cla­ma al sis­te­ma re­pu­bli­cano y cons­ti­tu­cio­nal de go­bierno, co­mo el ca­mino pa­ra al­can­zar el éxito ad­mi­nis­tra­ti­vo de los paí­ses pos­co­lo­nia­les y, re­co­mien­da la adop­ción y per­fec­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes li­be­ra­les, co­mo in­dis­pen­sa­bles pa­ra al­can­zar el de­sa­rro­llo y la pros­pe­ri­dad.

La in­ten­ción de Gua­ya­quil de cons­ti­tuir­se en un es­ta­do fe­de­ral den­tro de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, no fue, de nin­gu­na ma­ne­ra,

MA­RIS­CAL LA MAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.