1820,

Memorias Porteñas - - Mp -

un mo­vi­mien­to no­ve­le­ro sa­li­do del tro­pi­ca­lis­mo de sus ciu­da­da­nos. Es la res­pues­ta a un pro­fun­do pen­sa­mien­to po­lí­ti­co, a una ideo­lo­gía que se nu­tre de la li­ber­tad in­ma­nen­te a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. En esen­cia, las an­sia­das au­to­no­mías de hoy, tie­nen el mis­mo ori­gen, son el pro­duc­to de las ideas de Ol­me­do y Ro­ca­fuer­te, que a lo lar­go de los años, he­mos desea­do con­cre­tar­se.

Evi­den­te­men­te es­ta for­ma de pen­sar que fue de­ter­mi­nan­te pa­ra la as­pi­ra­ción fe­de­ra­lis­ta f que to­mó cuer­po en Gua­ya­quil q a par­tir de 1826. Des­gra­cia­da­men­te, nu­me­ro­sos go­bier­nos y el pro­pio Ro­ca­fuer­te en su mo­men­to, re­cu­rrie­ron a la fuer­za co­mo me­dio de re­sol­ver los con­flic­tos so­cia­les, eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos r que di­vi­dían al país.

La pre­sen­cia de Eli­zal­de (her­mano de An­to­nio, héroes y pró­ce­res del 9 de Oc­tu­bre, quien no era un in­va­sor ni un in­su­bor­di­na­do), y sus tro­pas, que era co­sa es­pe­ra­da e por los gua­ya­qui­le­ños. Fue re­ci­bi­da por los au­to­no­mis­tas o fe­de­ra­lis­tas de to­da la pro­vin­cia, co­mo una opor­tu­ni­dad im­po­si­ble de des­per­di­ciar.

Con el res­pal­do de aque­lla fuer­za mi­li­tar, t en la ma­ña­na del 16 de abril, el pue­blo exa­cer­ba­do des­co­no­ció la au­to­ri­dad del je­fe su­pe­rior del sur, co­ro­nel Jo­sé Ga­briel Pé­rez, P pe­ro se ra­ti­fi­có en la obe­dien­cia a la Cons­ti­tu­ción y le­yes de Co­lom­bia. Las tro­pas que guar­ne­cían la ciu­dad, al man­do del co­ro­nel An­to­nio Eli­zal­de y del se­gun­do co­man­dan­te del ba­ta­llón Gua­yas, te­nien­te co­ro­nel Ra­fael Me­rino, se amo­ti­na­ron, y so­me­tie­ron al cuar­tel de ar­ti­lle­ría, si­tua­do s al nor­te de la ciu­dad.

Por otra par­te, el ge­ne­ral Ba­rre­to se apo­de­ró d de la ma­yor par­te del es­cua­drón de Hú­sa­res, con los cua­les so­me­tió la guar­ni­ción y pu­so en fu­ga a las au­to­ri­da­des que re­gían el de­par­ta­men­to. En­tre ellos, los ge­ne­ra­les Val­dés, y To­más Ci­priano Mos­que­ra, el e co­ro­nel Ra­fael Ur­da­ne­ta, y los co­man­dan­tes Cam­pos y Le­cum­berry, ade­más, de 14 ofi­cia­les de di­fe­ren­tes gra­dua­cio­nes.

Con el apo­yo del ca­pi­tán del puerto, Ma­nuel A. Lu­zá­rra­ga, bus­ca­ron re­fu­gio en los ber­gan­ti­nes de gue­rra Co­lom­bia y Con­gre­so, y los bu­ques San Vi­cen­te y “Ol­me­do, fon­dea­dos en el río Gua­yas. “Gua­ya­quil se pre­sen­ta en el día ba­jo una ad­mi­nis­tra­ción, re­gi­da por las le­yes de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, y uni­do a la Na­ción; sin em­bar­go, de ha­llar­se di­suel­tos los víncu­los cons­ti­tu­cio­na­les” (Se­ma­na­rio El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil, q del 16 de abril de 1827).

La Cor­po­ra­ción Mu­ni­ci­pal de Por­to­vie­jo, reuni­da r en asam­blea, se pro­nun­ció por la pro­tes­ta p re­vo­lu­cio­na­ria de la Ter­ce­ra Di­vi­sión Au­xi­liar al Pe­rú y en vis­ta que las au­to­ri­da­des nom­bra­das por el eje­cu­ti­vo de Co­lom­bia ha­bían aban­do­na­do sus car­gos, apo­yó la de­sig­na­ción n del ma­ris­cal La Mar pa­ra di­ri­gir la ad­mi­nis­tra­ción de­par­ta­men­tal ci­vil y mi­li­tar de la Pro­vin­cia. Des­ta­ca­do mi­li­tar y ciu­da­dano que se ha­lla­ba ca­sual­men­te en su pro­pie­dad agrí­co­la de Bui­jo, en es­pe­ra de asis­tir co­mo

LA IN­FLUEN­CIA DEL PEN­SA­MIEN­TO AU­TO­NO­MIS­TA DE OL­ME­DO Y RO­CA­FUER­TE CA­LÓ HON­DO EN LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS Y HAS­TA LLE­GÓ A CONS­TI­TUIR­SE UN MO­VI­MIEN­TO FE­DE­RA­LIS­TA, AÑOS DES­PUÉS.

dipu­tado al Con­gre­so pe­ruano.

La ciu­da­da­nía gua­ya­qui­le­ña en su per­ma­nen­te bús­que­da por los cam­bios po­lí­ti­cos y ad­mi­nis­tra­ti­vos na­cio­na­les pro­fun­dos, que ha­bían si­do pues­tos sobre el ta­pe­te, pe­ro no dis­cu­ti­dos ni re­suel­tos, pre­vien­do ata­ques armados no es­ca­ti­mó sa­cri­fi­cios per­so­na­les ni eco­nó­mi­cos, por lo cual, el Ca­bil­do es­ta­ble­ció “las can­ti­da­des re­ci­bi­das úl­ti­ma­men­te del ve­cin­da­rio en ca­li­dad de prés­ta­mo” (Ac­ta del Ca­bil­do de Gua­ya­quil del 17 de abril de 1827).

La ciu­da­da­nía en su per­ma­nen­te bús­que­da por los cam­bios po­lí­ti­cos y ad­mi­nis­tra­ti­vos na­cio­na­les pro­fun­dos, que ha­bían si­do pues­tos en el ta­pe­te, pe­ro no dis­cu­ti­dos ni re­suel­tos, pre­vien­do ata­ques armados no es­ca­ti­mó sa­cri­fi­cios per­so­na­les ni eco­nó­mi­cos, por lo cual, el Ca­bil­do es­ta­ble­ció “las can­ti­da­des re­ci­bi­das úl­ti­ma­men­te del ve­cin­da­rio en ca­li­dad de prés­ta­mo” (Ac­ta del Ca­bil­do del 17 de abril de 1827).

Al día si­guien­te, Mos­que­ra en­vió una car­ta al ma­ris­cal La Mar, en la que pi­de ex­pli­ca­cio­nes e in­for­ma­ción sobre los mo­ti­vos que tu­vo la ciu­da­da­nía pa­ra des­ti­tuir­lo de su car­go cons­ti­tu­cio­nal y le ase­gu­ra que se en­cuen­tra tran­qui­lo, al sa­ber que gra­cias a él (La Mar), rei­na el or­den en la ciu­da­da­nía (O’Leary, Op. Cit., To­mo XXV, Car­ta de T.C. Mos­que­ra a La Mar del 17 de abril de 1827, Pp. 254-255).

Ape­nas pro­du­ci­dos los acon­te­ci­mien­tos, los gua­ya­qui­le­ños, pe­se a es­tar en es­ta­do de re­be­lión, se ma­ni­fes­ta­ron uná­ni­me­men­te por afir­mar la sujeción a la Re­pú­bli­ca. Por con­duc­to del mi­nis­tro de Es­ta­do del In­te­rior, pro­ce­die­ron a in­for­mar al eje­cu­ti­vo de to­do lo ocu­rri­do el día 16, y de las in­ten­cio­nes que es­tos he­chos te­nían. Pues se con­si­de­ra­ba de ab­so­lu­ta ne­ce­si­dad que el go­bierno es­tu­vie­se al tan­to de lo su­ce­di­do.

GRAL. JO­SÉ MIRES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.