De Oc­tu­bre (par­te 3)

Memorias Porteñas - - Mp -

Woo­des Ro­gers, cual lo ha de­ja­do cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­do el Dr. Gon­zá­lez Suá­rez, co­mo no me­re­ce fe al­gu­na Al­ce­do y Herrera, que es en quien des­can­sa nues­tro con­cur­san­te. Si hu­bie­ra con­sul­ta­do la His­to­ria del Ecua­dor de nues­tro ilus­tra­do com­pa­trio­ta no se ha­bría he­cho eco de ta­les fal­se­da­des.

Es evi­den­te, co­mo ya lo he­mos ase­ve­ra­do, que el au­tor, a pe­sar de de­cir­lo mu­chas ve­ces, no ha con­sul­ta­do siem­pre las fuen­tes, sino las re­fe­ren­cias. De otro mo­do no nos di­ría en la pág. 172; con ci­ta a la Co­lec­ción To­rres de Men­do­za, y al tra­tar del Es­cu­do de Ar­mas de la Ciu­dad, que es­te em­ble­ma era “un león bermejo, le­van­ta­do sobre los pies y tie­ne en la mano una ban­de­ra, y en ella una cruz tra­ve­sa­da, a ma­ne­ra de as­pas, y to­do ello cer­ca­do con una ca­de­na por or­la”, error en que hi­zo in­cu­rrir el ti­pó­gra­fo al au­tor de la publicación que el con­cur­san­te ha con­sul­ta­do, pues, lo que real­men­te se lee en To­rres de Men­do­za es es­to “Un león bermejo, le­van­ta­do sobre los pies, y tie­ne en la mano una ban­de­ra y en ella una cruz tra­ve­sa­da, a ma­ne­ra de as­pas Y DE­BA­JO DE LA BAN­DE­RA UN CAS­TI­LLO: EL LEÓN ES­TÁ CO­RO­NA­DO y to­do ello cer­ca­do con una ca­de­na por or­la”. Y aun­que es­te Pri­mer Li­bro no ten­ga en reali­dad, otro ob­je­to que el de ser­vir de in­tro­duc­ción al te­ma prin­ci­pal, ma­te­rial del con­cur­so, no por es­to pue­de ex­cu­sar­se a su au­tor de que en es­ta par­te no se ci­ña tam­bién a la ver­dad com­pro­ba­da y ana­li­za­da, y que es­cri­ba so­lo lo que ha­ya exa­mi­na­do es­cru­pu­lo­sa­men­te, y de lo que ha­ya ad­qui­ri­do cer­te­za, de­mos­tran­do que su afán por es­cla­re­cer los pun­tos os­cu­ros, con­fu­sos o du­do­sos de la His­to­ria lo han he­cho que se fa­mi­lia­ri­ce pre­via­men­te con la la­bor de aque­llos su­je­tos que con an­te­rio­ri­dad ha­yan tra­ta­do de los te­mas que él abor­da, pues de otra ma­ne­ra, en lu­gar de pres­tar un ser­vi­cio a es­ta cien­cia con­tri­bu­yen­do a su ma­yor es­cla­re­ci­mien­to y es­plen­dor so­lo se ela­bo­ra en su des­me­dro, ayu­dan­do a la ma­yor pro­pa­ga­ción de erro­res co­me­ti­dos por quie­nes, si con afi­ción y vo­lun­tad pa­ra es­tos estudios, ca­re­cen de la pre­pa­ra­ción in­dis­pen­sa­ble y no se dan cuen­ta del al­to ma­gis­te­rio que se im­po­nen.

Es­te cé­le­bre qui­te­ño no na­ció en 1740 co­mo lo apun­ta nues­tro au­tor, en la pá­gi­na 179 del Li­bro 11 si­guien­do a Don Pablo Herrera en su “Jui­cio sobre Es­pe­jo” fe­cha inexac­ta que se apre­su­ró a rec­ti­fi­car el pro­pio es­cri­tor ci­ta­do, di­cien­do más tar­de, en su “An­to­lo­gía de Pro­sis­tas Ecua­to­ria­nos” que, en ver­dad, ha­bía na­ci­do en Fe­bre­ro de 1747, lo que ha de­ja­do tam­bién es­ta­ble­ci­do en de­fi­ni­ti­va el Dr. Fe­de­ri­co Gon­zá­lez SuÁ­rez, edi­tor de la obra “Es­cri­tos de Es­pe­jo” Qui­to 1912, fuen­te que de­bió ha­ber­se te­ni­do pre­sen­te. Así ha­bría evi­ta­do ade­más los otros erro­res de “La Go­li­lla” ni que es­te pa­pel sa­tí­ri­co hu­bie­re si­do es­cri­to en 1770; ni que “El Nue­vo Lu­ciano” hu­bie­re sa­li­do a la pu­bli­ci­dad el mis­mo año de 1770, cuan­do en reali­dad so­lo vino a co­no­cer­se nue­ve años más tar­de (1779).

No fue su Pre­si­den­te, o sea Pri­mer Di­rec­tor El Con­de de Ca­sa Ji­jón, ni exis­tió nun­ca en Qui­to to­tal So­cie­dad, co­mo ya lo ha pro­ba­do Gon­zá­lez Suá­rez, con­tra­di­cien­do al his­to­ria­dor Ce­va­llos, en las no­tas pues­tas al se­gun­do vo­lu­men de los Es­cri­tos de Es­pe­jo. La úni­ca so­cie­dad de es­ta na­tu­ra­le­za que exis­tió en Qui­to por aquel en­ton­ces se lla­mó “So­cie­dad Pa­trio­ti­ca de Ami­gos del País” Tam­po­co fue di­rec­tor de ella el Con­de de Sel­va Flo­ri­da, cual lo pre­ten­de nues­tro con­cur­san­te en la pá­gi­na 181 de su se­gun­do Li­bro, sino el obis­po Jo­sé Pé­rez Ca­la­ma. To­das es­tas fal­se­da­des han si­do ya re­fu­ta­das por Gon­zá­lez Suá­rez des­de 1912.

In­cu­rre nues­tro au­tor en de­ma­sia­da li­ge­re­za cuan­do, ha­blan­do de las Cor­tes de Cá­diz y del pro­yec­to de abo­li­ción de es­ta ser­vi­dum­bre cri­mi­nal pre­sen­ta­do en las Cor­tes por el Dipu­tado Ol­me­do y Ma­ru­ri ase­gu­ra “que la ma­yo­ría re­sol­vió pos­ter­gar el asun­to pa­ra me­jor oca­sión y allí que­dó to­do sin que se vol­vie­ra a tra­tar ja­más”. Si hu­bie­ra ahon­da­do más en la cues­tión y no con­ten­tán­do­se con co­piar lo que otros sin fun­da­men­to di­je­ron, ha­bría ha­lla­do que di­chas Cor­tes ex­pe­die­ron el de­cre­to de abo­li­ción en 9 de No­viem­bre de 1812. Pu­do ha­ber con­sul­ta­do el fo­lle­to pu­bli­ca­do en Lon­dres por nues­tro com­pa­trio­ta Don Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te. LA BAN­DE­RA DEL 9 OC­TU­BRE.- En la pá­gi­na 553 de es­te Li­bro 111 nos prue­ba una vez más al au­tor la po­ca aten­ción que pres­ta a la lec­tu­ra de las obras por él con­sul­ta­das. Es en efec­to, in­creí­ble, có­mo, re­fi­rién­do­se a las Me­mo­rias de Villamil, a ca­da pa­so, ha­ga ver aquí que no les ha pres­ta­do la de­bi­da aten­ción. Tra­tán­do­se de es­ta pri­me­ra ban­de­ra atri­bu­ye al Pró­cer es­tas pa­la­bras: “Por dis­po­si­ción de la Jun­ta, y. Pue­do agre­gar que to­do Gua­ya­quil , ha­bía des­ple­ga­do una ban­de­ra de cin­co fa­jas orien­ta­les, tres azu­les y dos blan­cas, en la del cen­tro, azul, UNA ES­TRE­LLA” ; ex­pre­san­do an­te­rior­men­te que hay que res­pe­tar la ver­dad y dar a los sucesos el ca­rác­ter que tu­vie­ron. E in­sis­te en la pá­gi­na 556 en que hay que com­ba­tir el error en que es­tán quie­nes afir­man que la pri­me­ra ban­de­ra, o sea la de las fa­jas azu­les y blan­cas, lle­va­ba TRES ES­TRE­LLAS. Sin em­bra­go no hay ejem­plar del fo­lle­to del Ge­ne­ral Villamil, en que no se lea : “Por dis­po­si­ción de la Jun­ta y pue­do agre­gar de to­do Gua­ya­quil, ha­bía des­ple­ga­do una ban­de­ra de cin­co fa­jas orien­ta­les: tres azu­les y dos blan­cas en la del cen­tro, azul, TRES ES­TRE­LLAS”.

La me­jor par­te de to­da la obra es la na­rra­ción de la cam­pa­ña li­ber­ta­do­ra; pe­ro en ge­ne­ral, el tra­ba­jo ado­le­ce del gra­ve de­fec­to de téc­ni­ca. Hay en acon­te­ci­mien­tos tri­via­les a los que se de­di­can pá­gi­nas en­te­ras con aco­pio de do­cu­men­tos in­sus­tan­cia­les, co­mo su­ce­de par­ti­cu­lar­men­te con arias de las in­va­sio­nes pi­rá­ti­cas, mien­tras a otros sucesos de ma­yor im­por­tan­cia y re­sul­ta­dos so­lo se les con­ce­de po­cas lí­neas. Tam­bién es po­bre en crí­ti­ca, ya que el au­tor se con­cre­ta úni­ca­men­te a na­rrar, es de­cir, a ex­pre­sar he­chos, sin ana­li­zar los fe­nó­me­nos pre­cur­so­res, co­mo tam­po­co la in­fluen­cia de los hom­bres y de las doc­tri­nas en los acon­te­ci­mien­tos, me­nos el rum­bo, cons­cien­te o in­cons­cien­te, que le im­pri­mie­ron sus au­to­res. No se­ña­la, pues, los acier­tos y desa­cier­tos de los hom­bres, ni de­ri­va en­se­ñan­zas pa­ra el fu­tu­ro.

Te­nien­do así pre­sen­te que lo que ha que­ri­do el Ilus­tre con­ce­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil, al pro­mo­ver es­te con­cur­so, ha si­do pu­bli­ca­da por tan Al­ta Cor­po­ra­ción con mo­ti­vo de oca­sión tan so­lem­ne, tie­ne que des­per­tar enor­me in­te­rés, no so­lo en nues­tro Con­ti­nen­te sino en Eu­ro­pa don­de tan­to se preo­cu­pan ya por las co­sas del nues­tro, es­ti­ma­mos leal­men­te, des­pués de de­te­ni­da me­di­ta­ción, que la obra ana­li­za­da, no es acree­do­ra a la Me­da­lla ni al Di­plo­ma ofre­ci­do por el Mu­ni­ci­pio, ya que ella es­tá cons­ti­tui­da por tra­ba­jos que no son nue­vos, y que ellos mis­mos es­tán pla­ga­dos de erro­res que han si­do vic­to­rio­sa­men­te re­fu­ta­dos. Sin am­pa­rar la publicación, bien pu­die­ra otor­gar el pre­mio pe­cu­nia­rio pa­ra re­mu­ne­rar el tra­ba­jo ma­te­rial y la la­bor de bue­na in­ten­ción.”

Y pa­ra ter­mi­nar, dé­je­me de dar­le un úl­ti­mo da­to, que­ri­do lec­tor; dé­je­me de­cir­le que el au­tor de la obra era na­da más ni na­da me­nos que CA­MI­LO DES­TRU­GE. Quien se ha­bía pre­sen­ta­do con el seu­dó­ni­mo de DÁ­me­co­urt pa­ra par­ti­ci­par en el con­cur­so con es­ta obra y que ha­bía pre­sen­ta­do otra (la de la bio­gra­fía de León de Fe­bres Cor­de­ro), QUE GA­NÓ IN­CLU­SO EL PRE­MIO ECO­NÓ­MI­CO, ba­jo el seu­dó­ni­mo de ED­MUN­DO MARCIAL.

ÚL­TI­MAS CO­RREC­CIO­NES ERIDAS POR EL JU­RA­DO A OBRA DE D’AME­CO­URT ITIRÍAN SU PUBLICACIÓN, NO EL SER FA­VO­RE­CI­DO ON EL PRE­MIO DE CIEN DO­RES DE ORO QUE, SIN AR­GO, SÍ GA­NA­RÍA CON A OBRA QUE EL MIS­MO OR PRE­SEN­TA­RÍA BA­JO OTRO SEU­DÓ­NI­MO.

Por­ta­da de­fi­ni­ti­va del li­bro de lu­jo (tam­bién se im­pri­mió en rús­ti­ca, tal co­mo vi­mos en un ar­tícu­lo an­te­rior) im­pre­so en Pa­rís, una vez que es­tu­vo com­ple­ta­men­te co­rre­gi­do de acuer­do a las su­ge­ren­cias del ju­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.