EPI­SO­DIOS HIS­TÓ­RI­COS IG­NO­RA­DOS

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUILLERMO AROSEMENA AROSEMENA ( F)

La historia de Gua­ya­quil es muy ri­ca en even­tos no men­cio­na­dos o li­ge­ra­men­te re­vi­sa­dos. Mu­chos son de gran im­por­tan­cia, se los en­cuen­tra en pe­rió­di­cos, pe­ro las prin­ci­pa­les fuen­tes son: in­for­mes y fo­lle­te­ría de mi­les de he­chos po­lí­ti­cos, le­ga­les, eco­nó­mi­cos y so­cia­les. Las grandes bi­blio­te­cas y ar­chi­vos di­gi­ta­les de paí­ses prós­pe­ros son mi­nas de oro pa­ra los es­tu­dio­sos de la historia. Hay do­cu­men­ta­ción gra­tis y pa­ga­da.

VÍCTOR MANUEL RENDÓN RES­PON­DE A ELOY AL­FA­RO POR UNA ACU­SA­CIÓN. 1896

To­do gua­ya­qui­le­ño co­no­ce quién fue Al­fa­ro, pe­ro de Rendón, la ma­yo­ría so­lo la ca­lle con su nom­bre. En edi­ción an­te­rior de Me­mo­rias Por­te­ñas, Mel­vin Ho­yos se re­fi­rió a su obra li­te­ra­ria. Fue: mé­di­co, es­cri­tor, no­ve­lis­ta, guio­nis­ta, tra­duc­tor, di­plo­má­ti­co, pia­nis­ta, com­po­si­tor y bió­gra­fo; si­mi­lar a un per­so­na­je del Re­na­ci­mien­to eu­ro­peo. Na­ció, 1859, en un ho­gar de pa­dre ri­co pro­duc­tor de ca­cao, im­por­ta­dor y edi­tor de pe­rió­di­cos. Es­tu­dió se­cun­da­ria y uni­ver­si­dad en Fran­cia, don­de pa­só gran par­te de su vi­da. Des­pués de gra­duar­se re­gre­só a Gua­ya­quil a prac­ti­car su pro­fe­sión y ser miem­bro del Ca­bil­do. Su es­ta­día du­ró dos años, lue­go vol­vió a Eu­ro­pa; allá cum­plió ex­ten­sa y bri­llan­te ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca, ha­bien­do re­pre­sen­ta­do a su país en nu­me­ro­sos even­tos de tras­cen­den­cia. En 1913 re­nun­ció a re­pre­sen­tar a Ecua­dor. Re­gre­só a Gua­ya­quil, 1932, don­de pre­sen­tó obras de tea­tro. Co­mo es­cri­tor creó más de 40 obras en es­pa­ñol y fran­cés, ade­más fue di­plo­má­ti­co, de­be es­tar en­tre los más no­ta­bles de Ecua­dor. Fa­lle­ció en 1940. Rendón pu­do ha­ber­se de­di­ca­do a los negocios de­ja­dos por el pa­dre, pe­ro pre­fi­rió ser­vir a su país, ha­cién­do­lo muy bien. A pe­sar de ello, los odia­do­res de Gua­ya­quil se ex­pre­san en los peo­res tér­mi­nos de los grandes pro­duc­to­res de ca­cao.

Es­tan­do Rendón de re­pre­sen­tan­te de Ecua­dor en París, Eloy Al­fa­ro, en su pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción, le or­de­nó com­prar ar­mas pe­ro sus­pen­dió la or­den cuan­do alle­ga­dos le comunicaron que el ar­ma­men­to que com­pra­ría a tra­vés de Rendón sal­dría más ca­ro por­que ha­bía una co­mi­sión de por medio. Sin ha­ber­lo con­tac­ta­do pri­me­ro, Al­fa­ro en­vió una car­ta abier­ta a Dia­rios de Avi­sos pu­bli­ca­da el 15-71896 di­ri­gi­da a Fran­cis­co Ro­ca, Go­ber­na­dor del Gua­yas el 2-6-1896: “El arre­glo que ha con­se­gui­do el se­ñor Ig­na­cio C. Ro­ca en el asun­to San­tos, ha sal­va­do al país de un com­pro­mi­so que ma­ni­fes­ta­ba na­da me­nos que el des­em­bol­so de fa­bu­lo­sa su­ma, y me com­plaz­co en re­co­no­cer que a us­ted se de­be es­te fe­liz re­sul­ta­do por las ac­ti­vas ges­tio­nes que hi­zo pa­ra po­ner tan de­li­ca­da ges­tión en ma­nos de se­ñor her­mano, por lo cual le doy las más sin­ce- ras gra­cias, a nom­bre de la Na­ción y al mío…” Al­fa­ro le es­cri­be so­bre las di­fe­ren­tes vic­to­rias en el nor­te del país don­de hu­bo mu­cha san­gre y enor­mes des­em­bol­sos eco­nó­mi­cos. Con­ti­núa: “Ten­go se­gu­ri­dad de que to­do es­to se ha­bría evi­ta­do si hu­bié­se­mos rea­li­za­do co­mo se con­cer­tó el ne­go­cio de ar­mas con Gen­ti­li, por lo cual no tré­pi­do en de­cir que los res­pon­sa­bles de lo que ha pa­sa­do son Se­mi­na­rio y Rendón, quie­nes por am­bi­cio­sos des­afo­ra­dos in­tri­ga­ron pa­ra im­pe­dir el re­fe­ri­do ne­go­cio. Us­ted mis­mo re­cor­da­rá que con la hon­ra­dez y bue­na fe que lo ca­rac­te­ri­za, tu­vo por pa­trió­ti­co los in­for­mes que Rendón da­ba mo­te­jan­do de ver­gon­zo­so pa­ra el Go­bierno lo pac­ta­do con Gen­ti­li y des­pués re­sul­tó que los pre­cios que di­cho se­ñor Rendón nos se­ña­la­ba al con­ta­do por ca­da ri­fle eran más ele­va­dos que los con­tra­ta­dos por el re­fe­ri­do agen­te, y sien­do la mis­ma ar­ma y el mis­mo fa­bri­can­te”. En su ex­ten­sa car­ta di­ce que Rendón y la fa­mi­lia Se­mi­na­rio boi­co­tea­ron la ven­ta de ar­mas más eco­nó­mi­cas. Al­fa­ro ter­mi­na su car­ta en tér­mi­nos muy fuer­tes: “En re­su­men, la an­ti­pa­trió­ti­ca e in­jus­ti­fi­ca­ble con­duc­ta de los men­cio­na­dos ca­ba­lle­ros, ha­ce re­caer so­bre ellos la in­men­sa res­pon­sa­bi­li­dad de las vi­das sa­cri­fi­ca­das y de los fuer­tes gas­tos ex­tra­or­di­na­rios efec­tua­dos, los cua­les mon­tan a una su­ma con la que, hol­ga­da­men­te, ha­bría po­di­do pa­gar­se el ar­ma­men­to que ase­gu­ra­ba de una ma­ne­ra só­li­da la paz in­ter­na”. Muy gra­ve acu­sa­ción sin an­tes ha­ber con­tac­ta­do a los acu­sa­dos.

Tan pron­to Rendón se en­te­ró por te­le­gra­ma re­ci­bi­do le es­cri­bió ca­ble des­de París, 9-8-1906: “Re­cha­zo mons­truo­sa acu­sa­ción con ener­gía y sin­ce­ro pa­trio­tis­mo. In­for­man­do cum­plí mi de­ber[…]nun­ca so­li­ci­té pues­tos. Úni­ca am­bi­ción ser­vir a la pa­tria. Siem­pre pro­ce­dí leal­men­te. Agra­de­ce­ré pu­bli­que to­do. No te­nien­do su con­fian­za su­pli­co acep­te mi re­nun­cia”. Ter­mi­na Rendón: “…ha­go la pre­sen­te pu­bli­ca­ción pa­ra de­jar cons­tan­cia de mi inal­te­ra­ble leal­tad, de mi de­sin­te­re­sa­da con­duc­ta y de mi fer­vo­ro­so pa­trio­tis­mo”. Con la frial­dad que lo ca­rac­te­ri­za­ba, el 9-3-1896, por la mis­ma vía le con­tes­ta: “Com­plá­ce­me su vin­di­ca­ción. Pu­bli­ca­ré cuan­do re­mi­ta us­ted”. No con­ten­to con el te­le­gra­ma, dos días des­pués le en­vía una ex­ten­sa car­ta; en la par­te in­tro­duc­to­ria afir­ma: “Creí vol­ver­me lo­co de do­lor e indignación al leer en el Dia­rio de Avi­sos, la acu­sa­ción te­rri­ble y la afren­ta pú­bli­ca con que, sin jus­ti­cia, me ha he­ri­do us­ted pro­fun­da­men­te. No atino a com­pren­der có­mo ha po­di­do es­co­ger us­ted un so­lo ins­tan­te en su seno la sos­pe­cha de mi des­leal­tad, ni aun dan­do oí­do a la más há­bil co­mo in­fa­me ca­lum­nia. Bien se ve que Ud. no me co­no­ce. Es­toy con­ven­ci­do que, al ha­ber­me tra­ta­do una vez, ja­más me hu­bie­ra ofen­di­do tan cruel-

LA OBRA TEA­TRAL DE VÍCTOR M. RENDÓN, EL AUSENTISMO, ES SO­BRE UNA FA­MI­LIA GUAYAQUILEÑA QUE SE TRAS­LA­DA A VI­VIR EN FRAN­CIA

men­te. Pe­ro, cual­quie­ra en Gua­ya­quil, co­mo en la co­lo­nia ecua­to­ria­na en París, a quien us­ted se di­ri­gie­se, ami­go o enemi­go, si lo ten­go, afir­ma­ría a us­ted que soy in­ca­paz de vi­lla­nía, de ba­je­za y me­nos de trai­ción. Ja­más he am­bi­cio­na­do pues­to al­guno pú­bli­co en mi país sa­bien­do cuan amar­gos de­sen­ga­ños se co­se­chan, aun sir­vien­do con leal­tad y des­pren­di­mien­to; pe­ro, des­de que acep­té el Con­su­la­do sin so­li­ci­tar­lo, só­lo por pa­trio­tis­mo, no hay un ac­to, un pa­so mío, que no ha­ya te­ni­do por mó­vil el ser­vir a mi pa­tria y su Go­bierno, pues, an­tes que to­do, he an­he­la­do siem­pre la paz pa­ra el Ecua­dor. Y es a mí a quien us­ted acu­sa con tan­to en­cono de ha­ber si­do fac­tor de gue­rras e ins­tru­men­to de ca­la­mi­da­des de las que me ha­ce res­pon­sa­ble […] Mi sor­pre­sa es in­men­sa el ver el nom­bre de los Se­mi­na­rio men­ta­do en es­ta oca­sión. Si ellos, co­mo ca­si to­dos los ecua­to­ria­nos re­si­den­tes en París y en Ale­ma­nia, co­mo to­dos los fa­bri­can­tes y co­mi­sio­nis­tas de ar­mas han co­no­ci­do del asun­to por ha­ber oí­do los in­for­mes que so­bre el agen­te con­tra­tis­ta da­ba cual­quie­ra que lo co­no­cie­se, ja­más, ni Se­mi­na­rio, ni otros, na­die ha tra­ta­do de in­fluir so­bre mi con­duc­ta pa­ra des­viar­la del rec­to sen­de­ro del pa­trio­tis­mo y de la leal­tad, ni lo hu­bie­ra yo ins­tru­men­to con­sen­ti­do”.

El 29-12-1896 Rendón pu­bli­có, Do­cu­men­tos pa­ra la Historia, pro­ce­dien­do, a ana­li­zar las acu­sa­cio­nes de Al­fa­ro. En 44 pá­gi­nas él pre­sen­ta va­rios tes­ti­mo­nios y do­cu­men­tos pro­ba­to­rios de su inocen­cia. So­bre las acu­sa­cio­nes: 1.- “Trai­ción ha­cia el Go­bierno, im­pli­cán­do­me en su­pues­tas in­tri­gas en Eu­ro­pa, so­bre las cua­les, ha vuel­to a in­sis­tir en su men­sa­je a la Asam­blea Na­cio­nal”. 2- “Ha­ber co­mu­ni­ca­do al Go­bierno pre­cios de fu­si­les su­pe­rio­res a los del con­tra­tis­ta, se­ñor Gen­ti­li, se­ña­la­ba por la mi­sa ar­ma y en la mis­ma fá­bri­ca cuan­do yo ha­bía in­for­ma­do que des­con­fia­sen por­que pú­bli­ca­men­te se de­cía que el ne­go­cio era rui­no­so pa­ra el Ecua­dor”. Con do­cu­men­tos en mano, Rendón prue­ba que le­jos de per­ju­di­car­se Ecua­dor hu­bie­ra lo­gra­do aho­rros: “El be­ne­fi­cio que só­lo en fu­si­les, re­sul­ta­ba por mi con­duc­to en fa­vor del Ecua­dor, ha­bien­do re­cha­za­do yo to­da co­mi­sión pa­ra mí, era pues 75.000 fran­cos fran­ce­ses. Es in­con­tras­ta­ble que te­nía ra­zón al afir­mar que di­cho ne­go­cio de ar­mas era rui­no­so y que cum­plí con mi de­ber co­mu­ni­cán­do­lo al Go­bierno que re­pre­sen­ta­ba”. Rendón re­nun­ció al car­go ho­no­ra­rio que te­nía en París. La per­so­na­li­dad ex­plo­si­va de Al­fa­ro lo lle­vó a triun­fos y de­rro­tas, la mis­ma le cau­só la muer­te. Es po­si­ble que él hu­bie­ra que­ri­do mo­rir en la for­ma co­mo ocu­rrió, már­tir. De ser así se cum­plió su de­seo.

EPI­DE­MIAS DE CA­CAO EN EL SI­GLO XIX. 1892

To­do ecuatoriano me­dia­na­men­te co­no­ce­dor de la historia sa­be que las epi­de­mias de ca­cao ini­cia­das en 1916, ex­ten­dié­ron­se has­ta los años trein­ta, cau­san­do gra­ví­si­mos pro­ble­mas en el área eco­nó­mi­ca y so­cial, y ori­gen de la pri­me­ra in­va­sión de gen­te del cam­po a Gua­ya­quil. Pe­ro ellas no fue­ron las úni­cas, ya a fi­nes del si­glo XIX, se ha­bían pre­sen­ta­do las pri­me­ras pla­gas. De es­to po­co se co­no­ce, no es­tá en las publicaciones em­pre­sa­ria­les co­mo la Re­vis­ta Co­mer­cial de Gon­zá­lez Ba­zo, ni en los in­for­mes anua­les del Mi­nis­tro de Ha­cien­da. Lla­ma la aten­ción que es­tá en in­for­me de 1892 pu­bli­ca­do en Qui­to, por Luis So­ri­do, sa­cer­do­te je­sui­ta: So­bre la en­fer­me­dad del ca­cao lla­ma­da la Man­cha y me­dios pa­ra pre­ve­nir­la. No he po­di­do in­ves­ti­gar más so­bre el au­tor. Hu- bie­ra es­pe­ra­do que esa in­ves­ti­ga­ción de 16 pá­gi­nas fue­ra edi­ta­da en Gua­ya­quil por al­gún téc­ni­co de ca­cao cos­te­ño. So­ri­do ini­cia su es­cri­to con gra­ve ad­ver­ten­cia: “La Agri­cul­tu­ra del Li­to­ral ecuatoriano es­tá su­frien­do des­de ha­ce al­gún tiem­po las fu­nes­tas con­se­cuen­cias de una tre­men­da pla­ga que des­tru­ye anual­men­te una gran par­te de los pro­duc­tos del ar­tícu­lo más va­lio­so y pro­duc­ti­vo que po­see: el Ca­cao, a cau­sa de una en­fer­me­dad que sue­le in­va­dir y des­truir en gran es­ca­la sus fru­tos[…] bien pue­de de­cir­se que esa en­fer­me­dad, no es só­lo una ca­la­mi­dad pa­ra los agri­cul­to­res de esa co­mar­ca, sino tam­bién pa­ra to­da la na­ción[…]Digno es por lo tan­to que se pro­ce­da con el ma­yor afán a in­ves­ti­gar las cau­sas de ella y a es­tu­diar los me­dios que pu­die­ren dar­se pa­ra re­me­diar­la”.

He tra­ta­do de ave­ri­guar cuál es el pe­río­do al que el au­tor ha­ce re­fe­ren­cia re­vi­san­do las pro­duc­cio­nes anua­les. He iden­ti­fi­ca­do los años 1886 a 1891, la pro­duc­ción dis­mi­nu­ye de 416.523 a 227.070 quin­ta­les, caí­da muy sig­ni­fi­ca­ti­va. En dó­la­res hay mí­ni­ma va­ria­ción por ha­ber es­ta­do ele­va­do el pre­cio del ca­cao. ¿Qué hi­cie­ron los pro­duc­to­res de ca­cao fren­te a la ad­ver­ten­cia? No era la pri­me­ra vez, en 1880 cuan­do Teo­do­ro Wolf pu­bli­có la Geo­gra­fía de Ecua­dor, ya ad­ver­tía que en cier­tas áreas de pro­duc­ción, las ho­jas da­ban se­ña­les de no es­tar sa­lu­da­bles. La­men­ta­ble­men­te los grandes pro­duc­to­res ig­no­ra­ron las ad­ver­ten­cias y les cos­tó muy ca­ro.

ERRA­TA: EN LA EDI­CIÓN DEL DOMINGO AN­TE­RIOR, LA FE­CHA CO­RREC­TA EN LA IMA­GEN DE CAR­TA ES 1927.

Eloy Al­fa­ro.

Víctor Manuel Rendón. Vic­tor Manuel Ren­don se de­fien­de de Al­fa­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.