LOS HIM­NOS DE MI NI­ÑEZ

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉREZ PI­MEN­TEL

Du­ran­te mi pri­ma­ria se can­ta­ba en las es­cue­las el Himno Na­cio­nal en su ver­sión ac­tual, es de­cir, el co­ro y la pri­me­ra es­tro­fa; y en cier­tas oca­sio­nes tam­bién nos ha­cían en­to­nar la can­ción “Pa­tria, tie­rra sa­gra­da” poe­ma de Manuel Ma­ría Sán­chez Ba­que­ro quien lo es­cri­bió en nue­ve cuar­te­tos y mú­si­ca del maes­tro Six­to Ma­ría Du­rán, aun­que so­lo se can­tan los cuar­te­tos sép­ti­mo y oc­ta­vo: // Pa­tria, tie­rra sa­gra­da / de ho­nor y de hi­dal­guía, / que fe­cun­dó la san­gre / y en­gran­de­ció el do­lor... // Por tus cruen­tos mar­ti­rios / y tus do­lien­tes ho­ras, / por tus épi­cas lu­chas / y tu au­reo­la triun­fal. // Por tus no­ches som­brías / Y tus be­llas au­ro­ras, cú­bre­me siem­pre ¡Oh pa­tria! / con tu iris in­mor­tal.//

Y to­do iba bo­ni­to has­ta que en el 2007, el economista Ra­fael Co­rrea co­men­zó a tras­to­car to­do, y has­ta con­si­guió que en la ma­yor par­te de las fun­cio­nes pú­bli­cas, des­fi­les, inau­gu­ra­cio­nes, even­tos cí­vi­cos, etc. se re­em­pla­ce el Himno Na­cio­nal por “Pa­tria, tie­rra sa­gra­da”, que adop­tó co­mo can­ción de su par­ti­do AP des­vir­tuan­do es­ta be­llí­si­ma me­lo­día en su esen­cia, pues sien­do de pro­fun­do con­te­ni­do cí­vi­co-pa­trió­ti­co no pue­de ser ma­no­sea­da con fi­nes po­lí­ti­cos.

En mi ju­ve­ni­lia nos ha­cían mar­char con el “Himno al Pa­na­me­ri­ca­nis­mo o de las Amé­ri­cas” pues­to de mo­da en 1942 y de uso obli­ga­to­rio en es­cue­las y co­le­gios y el que no lo can­ta­ba en la marcha era cas­ti­ga­do, has­ta que al fi­na­li­zar la II Gue­rra Mun­dial en 1945 en vis­ta que ya no era ne­ce­sa­rio a la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos, se fue ol­vi­dan­do pau­la­ti­na­men­te.

El Himno tie­ne le­tra y mú­si­ca pe­ga­jo­si­ta, fue com­pues­to pa­ra ban­das mi­li­ta­res:

// Un can­to de amis­tad / de bue­na vo­lun­tad / uni­dos nos ten­drá eter­na­men­te // Por nues­tra li­ber­tad /por nues­tra leal­tad /de­be­mos de vi­vir glo­rio­sa­men­te. // Un sím­bo­lo de paz / que alum­bra­rá el vi­vir / de to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano. // Mues­tra de op­ti­mis­mo / mues­tra de her­man­dad / se­rá es­te can­to / de bue­na vo­lun­tad. //Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Bolivia, / Co­lom­bia, Chi­le y Ecua­dor, / Uru­guay, Pa­ra­guay, Ve­ne­zue­la, /Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor, /Cos­ta Ri­ca, Hai­tí, Ni­ca­ra­gua, / Hon­du­ras y Pa­na­má /// Nor­te Amé­ri­ca, Mé­xi­co y Pe­rú / Cu­ba y Ca­na­dá // Son her­ma­nos so­be­ra­nos de la li­ber­tad. // Son her­ma­nos so­be­ra­nos de la li­ber­tad. // Des­pués se re­cor­dó el au­tor que ha­bía de­ja­do fue­ra a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y la in­cor­po­ró, pe­ro no cons­ta en la ver­sión ori­gi­nal que fue la uti­li­za­da en nues­tro país.

Cuan­do en 1949 in­gre­sé a un co­le­gio re­li­gio­so, ha­bía que sa­ber el Himno de Cris­to Rey del pa­dre Ju­lio Ma­to­ve­lle Pe­san­tes, fun­da­dor de los Obla­tos, // Cris­to es mi Rey, Vir­gen Ma­ría // oye el cla­mor de mi can­tar, di­le a tu Hi­jo, / ¡Oh, ma­dre mía! / que soy su es­cla­vo has­ta ex­pi­rar. //¡Ah, no desoi­gas ma­dre! / el gri­to de mi fe: / a Cris­to ado­ro que es nues­tro Pa­dre/ a Cris­to ado­ro que es nues­tro Rey. // ¡Cris­to es mi Rey! Con ese gri­to / se ha de for­mar la ju­ven­tud. / En las es­cue­las, sea ben­di­to / que Él es maes­tro de la vir­tud.

/ Cris­to es mi Rey! con an­sia cla­me / el mun­do fiel lleno de ar­dor, / mien­tras el gri­to de gen­te in­fa­me // qui­tar­me, quie­ra glo­ria y ho­nor // ¡Cris­to es mi Rey! Su nom­bre san­to / de­fien­da siem­pre el dul­ce ho­gar. / Sea en la vi­da mi luz, mi en­can­to / y mi co­ro­na al ex­pi­rar./

Es­te Himno de la dé­ca­da de los años 1920 era obli­ga­to­rio en las pro­ce­sio­nes re­li­gio­sas del Día de Cris­to Rey, fes­ti­vi­dad instituida por el Pa­pa Pío XI en su En­cí­cli­ca del 11 de di­ciem­bre de 1925.

Co­mo las pro­ce­sio­nes fue­ron prohi­bi­das en Gua­ya­quil por la In­ten­den­cia, de­bi­do a su tin­te po­lí­ti­co con­tra los go­bier­nos lai­cos y li­be­ra­les de en­ton­ces que pre­co­ni­za­ban el Es­ta­do in­de­pen­dien­te de la Igle­sia, y la exis­ten­cia del de­li­to y ya no el pe­ca­do, etc. El Obis­po Carlos Ma­ría de la To­rre Nieto las rea­li­za­ba al in­te­rior de la Ame­ri­can Park con la par­ti­ci­pa­ción de es­cue­las y co­le­gios con­fe­sio­na­les con uni­for­me de pa­ra­da co­mo era de es­ti­lo en las ce­re­mo­nias más so­lem­nes. Fi­nal­men­te cuan­do de la To­rre as­cen­dió al ar­zo­bis­pa­do de Qui­to ca­yó la Pro­ce­sión de Cris­to Rey en desuso y en mis tiem­pos de es­tu­dian­te -años 40- ha­bía des­apa­re­ci­do, que­dan­do úni­ca­men­te la cos­tum­bre de em­ban­de­rar las ven­ta­nas de los do­mi­ci­lios ca­tó­li­cos y po­ner el cua­dro de Cris­to Rey con flores y fo­cos que se pren­día pa­ra lla­mar la aten­ción de los tran­seún­tes. Mu­chas fa­mi­lias sa­lían a re­co­rrer las ca­lles del cen­tro pa­ra ob­ser­var los Cris­tos Re­yes y de­ci­dir cuál era el me­jor, el más bo­ni­to, el más gran­de o el más lu­jo­so y a qué fa­mi­lias per­te­ne­cían, pues la ciu­dad era pe­que­ña y to­dos nos co­no­cía­mos.

El día de Cris­to Rey no es fi­jo, se ce­le­bra el úl­ti­mo domingo del “am­num” o quin­to domingo an­te­rior a la Na­vi­dad, de ma­ne­ra que su fe­cha os­ci­la en­tre el 20 y el 26 de no­viem­bre de ca­da año y con él se cie­rra el Año Li­túr­gi­co.

En la an­ti­güe­dad el Cris­to Rey se con­fun­día con el Pan­to­cra­tor o Dios To­do­po­de­ro­so que se ve­ne­ra­ba en las igle­sias bi­zan­ti­nas y que aún si­gue en bo­ga en la re­li­gión grie­ga-or­to­do­xa y con el Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús cu­ya ad­vo­ca­ción fue in­tro­du­ci­da en el Ecua­dor por la Com­pa­ñía de Je­sús, des­de la con­sa­gra­ción de nues­tra Re­pú­bli­ca en 1874 por obra del je­sui­ta Manuel José Proa­ño Vega.

Otros him­nos y can­cio­nes tam­bién can­tá­ba­mos a co­ro en el co­le­gio pe­ro era mú­si­ca más bien po­pu­lar en Es­pa­ña, pro­pia de la or­to­do­xia im­pe­ran­te en ese país, que nos lle­ga­ba a tra­vés de sa­cer­do­tes y mon­jas fran­quis­tas; por su­pues­to, sin el con­te­ni­do ni las si­tua­cio­nes mor­bo­sas de las can­cio­nes mo­der­nas.

Re­cuer­do a Mar­ce­lino pan y vino, que des­pués has­ta fue pe­lí­cu­la, un ni­ño huér­fano cria­do en un con­ven­to y que ha­bla con un Cris­to al que adop­tó por pa­dre, otra ha­bía de un ca­ba­lle­ro que de­cla­ra­ba el amor que pro­fe­sa­ba a su san­ta ma­dre y le de­cía a su es­po­sa que en cam­bio a ella la ha­bía en­con­tra­do en la ca­lle.

Fi­nal­men­te la de un jo­ven to­re­ro que de­di­ca­ba su fae­na a la Vir­gen an­tes de sa­lir a en­fren­tar la muer­te en el rue­do pi­dién­do­le que lo pro­te­ja pues te­nía que cui­dar a su an­cia­na pro­ge­ni­to­ra y otras más, pe­ro to­das de la mis­ma la­ya. ¡Oh, tém­po­ra, oh mo­res!

SE CUM­PLE ES­TA VENERACIÓN CA­TÓ­LI­CA A LA SAN­TA IMA­GEN DEL ME­SÍAS DES­DE 1925, CUAN­DO FUE­RA INSTITUIDA POR EL PA­PA PÍO XI, EL QUIN­TO DOMINGO AN­TE­RIOR A LA NA­VI­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.