Rendón Se­mi­na­rio y Ara­ce­li Gil­bert

Ex­pu­sie­ron en los 120 años del Club de la Unión

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

Pa­ra oc­tu­bre de 1989, el Club de la Unión de Gua­ya­quil pre­pa­ró va­rias ac­ti­vi­da­des pa­ra ce­le­brar 120 años de vi­da ins­ti­tu­cio­nal.

El Pre­si­den­te del centenario cen­tro so­cial, don Ni­co­lás Fe­bres-Cor­de­ro Ri­ba­de­ney­ra con el apo­yo de un di­ná­mi­co di­rec­to­rio, es­ta­ba cons­cien­te de la im­por­tan­cia his­tó­ri­ca tan pro­fun­da­men­te im­bri­ca­da con Gua­ya­quil des­de la épo­ca del Ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro, al pun­to de que es par­te de ella aque­lla afir­ma­ción “el Ecua­dor se go­bier­na des­de el Club de la Unión”, por cier­to una fra­se de­ma­sia­do exa­ge­ra­da, pe­ro no ca­ren­te de ver­dad en di­fe­ren­tes épo­cas.

Don Horst Moe­ller Frei­le, dis­tin­gui­do so­cio, es­ta­ba con­si­de­ra­do el más no­ta­ble co­lec­cio­nis­ta de Gua­ya­quil, ra­zón por lo que se le so­li­ci­tó la or­ga­ni­za­ción de una ex­po­si­ción de pos­tín.

Con la ca­ba­lle­ro­si­dad que se pre­cian los so­cios del Club, él pi­dió a Ni­co­lás Fe­bre­sCor­de­ro que la ex­po­si­ción sea rea­li­za­da por Juan Cas­tro y Ve­láz­quez.

En esa épo­ca que ya ha­bía re­gre­sa­do de Eu­ro­pa y mi in­gre­so co­mo so­cio es­ta­ba en trá­mi­te, se pren­die­ron los mo­to­res pa­ra mi in­me­dia­to in­gre­so y la or­ga­ni­za­ción de la mues­tra.

Es­ta­ba cla­ro que es­ta ten­dría con las grandes fi­gu­ras a Manuel Rendón Se­mi­na­rio y Ara­ce­li Gil­bert Elizalde, gran­dio­sos ar­tis­tas que, ade­más, eran par­te de la “fa­mi­lia” del Club. Ni­co­lás Fe­bres-Cor­de­ro apor­tó, asi­mis­mo el te­ma: “Un hom­bre y una mu­jer” en el ar­te de Gua­ya­quil.

Se des­ti­nó el “Pi­so In­glés” pa­ra pre­sen­tar la obra de Rendón, el “Sa­lón Prin­ci­pal” pa­ra la obra de Ara­ce­li.

Al rea­li­zar la se­lec­ción de las pin­tu­ras se dio un ca­so muy im­por­tan­te: la to­ta­li­dad de la obras es­ta­ban en co­lec­cio­nes de so­cios del Club de la Unión.

Es­te tra­ba­jo, que pu­de rea­li­zar con to­tal in­de­pen­den­cia e in­men­so ca­ri­ño, fue el ini­cio de mi amis­tad con Ni­co­lás Fe­bre­sCor­de­ro, ca­ba­lle­ro ex­qui­si­to, quien fa­lle­ció ha­ce po­co tiem­po.

Se reali­zó jun­to a la ex­po­si­ción un ca­tá­lo­go ilus­tra­do re­gis­tran­do los nom­bres de las co­lec­cio­nes y con un en­sa­yo his­tó­ri­co­crí­ti­co de Juan Cas­tro y Ve­láz­quez.

Las pin­tu­ras de Rendón po­dían ser ad­mi­ra­das en el am­bien­te más in­ti­mis­ta, ideal pa­ra las obras de ca­ba­lle­te. Va­rias de es­tas pin­tu­ras, co­mo “Las Ama­zo­nas” no han si­do ex­pues­tas al pú­bli­co des­de en­ton­ces.

El Club man­tu­vo su or­ga­ni­za­ción, por lo que era real­men­te un de­lei­te co­mer y to­mar los tra­gos en un en­torno de tan­ta be­lle­za.

Las pin­tu­ras de Ara­ce­li Gil­bert en el “Sa­lón Prin­ci­pal” se mos­tra­ban exul­tan­tes de for­ma y co­lor, pu­dien­do ser ad­mi­ra­das des- de grandes dis­tan­cias. Es­ta fue la úl­ti­ma oca­sión en que el pú­bli­co pu­do ver “Ré­quiem por Sid­ney Be­chet” una obra cla­ve de la pro­duc­ción de Ara­ce­li que es un pa­ra­dig­ma del Ar­te del Ecua­dor.

Sien­do el Club de la Unión una ins­ti­tu­ción pri­va­da y de ac­ce­so so­la­men­te pa­ra los so­cios y sus ami­gos, se mos­tró nue­va­men­te la bon­ho­mía de Ni­co­lás Fe­bres-Cor­de­ro al abrir las sa­las de ex­po­si­ción a la co­mu­ni­dad, den­tro de un ca­len­da­rio y horario ade­cua­dos, en que el pú­bli­co, es­pe­cial­men­te los ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les eran re­ci­bi­dos con sim­pa­tía y aten­di­dos con re­fri­ge­rios.

Es­te he­cho so­la­men­te es un tes­ti­mo­nio de gran­de­za pa­ra el Club de la Unión, hoy cer­cano a fes­te­jar su ses­qui­cen­te­na­rio.

Gua­ya­quil es in­du­da­ble­men­te una ciu­dad de mar­ca­dos con­tras­tes. En gran par­te es­to se de­be a su mis­mo po­der eco­nó­mi­co. Y es jus­ta­men­te el ejem­plo de la ex­po­si­ción “Manuel Rendón Se­mi­na­rio y Ara­ce­li Gil­bert Elizalde. Un hom­bre y una mu­jer”, de có­mo se pue­de ser­vir a la co­mu­ni­dad a tra­vés de la Cul­tu­ra a tra­vés de per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes po­see­do­ras de una tra­di­ción de nobleza, en­tre­ga y hu­mil­dad aten­ta a to­dos los cam­bios del de­ve­nir his­tó­ri­co.

LA IM­POR­TAN­TE OBRA PLÁS­TI­CA DE ES­TOS DOS GRANDES PINTORES ABSTRACTOS NA­CI­DOS EN GUA­YA­QUIL, SE PRE­SEN­TÓ CON GRAN ÉXI­TO AL CE­LE­BRAR­SE UN ANIVER­SA­RIO DE FUNDACIÓN DEL CLUB POR­TE­ÑO.

Ré­quiem por Sid­ney Be­chet 1963 Ara­ce­li Gil­bert.

2

2. Manuel

Rendón: La Ama­zo­na 1939 Co­lec­ción Wag­ner Are­co.

1. Manuel Rendón: Ma­dre In­dia 1939. Co­lec­ción Ro­ber­to Ne­va­rez. 1

3. Ni­co­lás Fe­bres Cor­de­ro. 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.