El Hos­pi­cio del Co­ra­zón de Je­sús ori­gen, or­ga­ni­za­ción y vi­ci­si­tu­des de sus pri­me­ros años

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

El 7 de sep­tiem­bre de 1888, po­cos me­ses des­pués de es­ta­ble­ci­da la Jun­ta de Beneficencia Mu­ni­ci­pal de Gua­ya­quil, es­ta en­ti­dad re­ci­bía el le­ga­do que tes­ta­ra a su fa­vor el fi­lán­tro­po gua­ya­qui­le­ño se­ñor Manuel Ga­le­cio Li­ge­ro.

Den­tro de esa he­ren­cia se re­gis­tra­ban 23.242 su­cres que de­bían des­ti­nar­se a la cons­truc­ción de un asi­lo de an­cia­nos y po­bres des­va­li­dos -que fue­ra uno de los pri­me­ros pro­yec­tos men­ta­li­za­dos por la Jun­ta al tiem­po de su for­ma­ción- con la con­di­ción de que la en­ti­dad pu­sie­se tam­bién un mon­to si­mi­lar pa­ra el efec­to.

El se­ñor Ga­le­cio, quien so­lo te­nía tres me­ses de ha­ber en­viu­da­do de do­ña Mer­ce­des de Je­sús Pe­rey­ra (a nom­bre de quien hi­zo las do­na­cio­nes) in­clui­ría ade­más en su le­ga­do, una cuan­tio­sa for­tu­na y par­te de la pro­duc­ción de su ha­cien­da Los Án­ge­les pa­ra que la obra pu­die­ra sos­te­ner­se a tra­vés del tiem­po, in­clu­yen­do, ade­más, un edi­fi­cio fren­te a la Pla­za Ro­ca­fuer­te y otro que es­ta­ba ubi­ca­do en la Ca­lle Lu­que, el mis­mo que de­bía uti­li­zar­se co­mo asi­lo pa­ra ni­ñas.

Gra­cias a es­ta im­por­tan­te do­na­ción, la Jun­ta de Beneficencia ini­ció con­ver­sa­cio­nes con el se­ñor José Joa­quín Ol­me­do, (hi­jo del Pró­cer) -quien ve­nía pre­ce­di­do de fa­ma de buen ar­qui­tec­to - con el fin de que él se ha­ga car­go del pro­yec­to y po­der ini­ciar cuan­to an­tes su cons­truc­ción.

El se­ñor Ol­me­do se aso­ció pa­ra el efec­to con los se­ño­res Pe­dro Pa­blo Gó­mez y Adolfo Hi­dal­go (cons­truc­to­res tam­bién) y con­tra­ta a dos de los me­jo­res maes­tros car­pin­te­ros que pa­ra aquel en­ton­ces ha­bía en Gua­ya­quil, los se­ño­res An­to­nio y Gre­go­rio Ga­lán, pa­ra que ellos a su vez se en­car­guen de for­mar el me­jor equi­po de obre­ros po­si­ble a fin de ini­ciar los tra­ba­jos.

El te­rreno, que era de grandes di­men­sio­nes -pues te­nía un área su­pe­rior a los vein­te mil me­tros cua­dra­dos- fue do­na­do por Don Fran­cis­co Agui­rre Ja­do (hi­jo del ilus­tre pa­tri­cio se­ñor don Fran­cis­co Xa­vier Agui­rre Abad), y se ha­lla­ba al nor­te de la ciu­dad en un sec­tor co­no­ci­do co­mo Be­lla­vis­ta por lo her­mo­so de su pai­sa­je, ba­ña­do por las aguas del Es­te­ro Sa­la­do, con ár­bo­les fron­do­sos y ve­re­das a ma­ne­ra de pla­yo­nes que per­mi­tían su uso co­mo bal­nea­rio.

El es­pa­cio so­bre el que se cons­trui­ría el pro­yec­to era muy gran­de pues el di­se­ño pre­sen­ta­do por el ar­qui­tec­to Ol­me­do re­que­ría de al­go más de 3.250 me­tros cua­dra­dos que es­ta­rían dis­tri­bui­dos en sa­las, co­me­do­res, bo­de­gas, co­ci­nas, pa­tios, co­rre­do­res y dor­mi­to­rios, su­fi­cien­tes es­tos pa­ra alo­jar có­mo­da­men­te a más de dos­cien­tas per­so­nas, en­tre hom­bres y mu­je­res.

Los tra­ba­jos se ini­cia­ron el 24 de oc­tu­bre de 1889, fi­na­li­zan­do dos años y ocho me­ses des­pués, el 25 de ju­nio de 1892, fe­cha en la que em­pe­za­ría el tra­ba­jo ne­ce­sa­rio pa­ra equi­par­lo con el mo­bi­lia­rio re­que­ri­do.

Des­gra­cia­da­men­te Don Manuel fa­lle­ció el 11 de Mar­zo de 1889, seis me­ses an­tes de ini­ciar­se la cons­truc­ción, por lo que le fue im­po­si­ble ver el Hos­pi­cio ter­mi­na­do.

Sin em­bar­go, uno de los pe­di­dos que hi­zo an­tes de mo­rir, que fue el de que una vez ter­mi­na­da la obra se le pu­sie­ra el nom­bre de “CO­RA­ZÓN DE JE­SÚS”, se cum­pli­ría a pie jun­ti­llas pues esa ha­bía si­do la vo­lun­tad de do­ña Mer­ce­des, su es­po­sa, al mo­men­to de que hi­cie­ran la do­na­ción de los re­cur­sos que per­mi­ti­rían su cons­truc­ción.

Es de des­ta­car el es­pí­ri­tu fi­lán­tro­po y so­li­da­rio que siem­pre ca­rac­te­ri­zó a los es­po­sos Ga­le­cio – Pe­rey­ra, pues de mu­cho tiem­po atrás ellos te­nían por cos­tum­bre es­tar do­nan­do re­cur­sos pa­ra cau­sas no­bles o pa­ra per­so­nas que re­qui­rie­sen de au­xi­lio in­me­dia­to.

Do­ña Mer­ce­des de Je­sús Pe­rey­ra, po­co an­tes de su fa­lle­ci­mien­to, ha­bía he­cho una do­na­ción de 1.800 su­cres pa­ra que se reali­cen me­jo­ras en el Ma­ni­co­mio Vé­lez y otra su­ma, mu­cho más im­por­tan­te, con el fin de que se cons­tru­ya una sa­la ma­ter­ni­dad en el Hos­pi­tal Ci­vil (lo que hoy en día es el Hos­pi­tal Luis Ver­na­za).

Y pa­ra ter­mi­nar lo re­fe­ren­te a la ayu­da pres­ta­da por los fi­lán­tro­pos gua­ya­qui­le­ños en la cons­truc­ción y equi­pa­mien­to del Hos­pi­cio, ca­be men­cio­nar a los se­ño­res Agus­tín Co­ro­nel Ma­teus y Pe­dro San­chez Ru­bio, quie­nes con sus do­na­ti­vos fa­ci­li­ta­rían la com­pra de ca­mas, me­sas, si­llas y otros en­se­res ne­ce­sa­rios pa­ra el co­rrec­to de­sen­vol­vi­mien­to del es­ta­ble­ci­mien­to.

ES­TA AÑOSA Y VENERABLE INS­TI­TU­CIÓN, PRI­ME­RA EN SER CREA­DA POR LA JUN­TA DE BENEFICENCIA, ES VIS­TA HOY DES­DE UN NUE­VO ÁNGULO AL RE­SU­CI­TAR SU AN­TI­GUO EDI­FI­CIO CO­MO UN HO­TEL MA­RA­VI­LLO­SO.

SU AD­MI­NIS­TRA­CIÓN Y OR­GA­NI­ZA­CIÓN

Po­co tiem­po des­pués de ter­mi­na­do de equi­par, el HOS­PI­CIO fue en­tre­ga­do pa­ra su di­rec­ción a las Her­ma­nas de la Ca­ri­dad; su mi­sión se­ría la de man­te­ner el or­den en las la­bo­res que se eje­cu­ta­ban en el es­ta­ble­ci­mien­to; or­ga­ni­zar y de­fi­nir los tra­ba­jos a ser eje­cu­ta­dos por sus empleados o sub­al­ter­nos; re­ca­bar fon­dos y pen­sio­nes; fir­mar pre­su­pues­tos y gas­tos men­sua­les; dis­tri­buir los suel­dos; co­mu­ni­car al ins­pec­tor o di­rec­tor de la Jun­ta las me­jo­ras o re­fac­cio­nes re­que­ri­das por el es­ta­ble­ci­mien­to y lle­var un li­bro de en­tra­das y sa­li­das de an­cia­nos, po­bres o in­vá­li­dos.

La her­ma­na Su­pe­rio­ra se con­ver­ti­ría en puen­te en­tre el per­so­nal del Hos­pi­cio y los miem­bros de la Jun­ta de Beneficencia que tu­vie­ren a car­go la su­per­vi­sión de su de­sen­vol­vi­mien­to.

Y es digno de des­ta­car su tra­ba­jo en par­ti­cu­lar, pues era ella la lla­ma­da ana­li­zar las con­di­cio­nes de aque­llos que por su po­bre­za o es­ta­do de aban­dono de­bían be­ne­fi­ciar­se del ser­vi­cio que pres­ta­ban,

Así; has­ta los an­cia­nos in­vá­li­dos de cla­se aco­mo­da­da po­dían op­tar por en­trar al Hos­pi­cio en el ca­so de com­pro­bar­se que no te­nían a na­die que pu­die­ra ocu­par­se de ellos.

El re­gla­men­to, apro­ba­do en 1893 pa­ra su fun­cio­na­mien­to con­tem­pla­ba diez ca­pí­tu­los de los cua­les he­mos creí­do per­ti­nen­te ana­li­zar el ter­ce­ro con el fin de que po­da­mos co­no­cer la for­ma en la que el hos­pi­cio fun­cio­na­ra en sus ini­cios.

El horario obli­ga­to­rio se ini­cia­ba a las seis de la ma­ña­na, ho­ra en la que era obli­ga­to­rio le­van­tar­se pa­ra apa­gar las lu­ces, asear­se y ten­der las ca­mas, pa­ra es­tar en el co­me­dor desa­yu­nan­do a las 7. Tres ho­ras des­pués se ha­cía una se­gun­da co­mi­da y la úl­ti­ma era a las cua­tro de la tar­de.

A las seis de la tar­de se en­cen­dían las lu­ces y ca­da cual vol­vía a sus ha­bi­ta­cio­nes a las sie­te, sien­do prohi­bi­do des­pués de esa ho­ra deam­bu­lar por los pa­si­llos o vi- si­tar­se en las ha­bi­ta­cio­nes.

Co­mo la ocio­si­dad era con­si­de­ra­da en­tre las Her­ma­nas un vi­cio que afec­ta­ba la sa­lud fí­si­ca y men­tal, exis­tía una prohi­bi­ción ter­mi­nan­te de acos­tar­se du­ran­te el día, a me­nos que fue­ra ne­ce­sa­rio por al­gu­na do­len­cia o en­fer­me­dad, a cam­bio, se pro­mo­cio­na­ba en­tre po­bres y an­cia­nos, la lec­tu­ra o los jue­gos de sa­lón siem­pre y cuan­do se evi­ta­ran las apues­tas.

Y así co­mo po­día ser ex­pul­sa­do quien fue­ra sor­pren­di­do vio­lan­do es­tas dis­po­si­cio­nes, tam­bién po­día ser­lo quien por su fuer­te ca­rác­ter pro­mo­vie­ra dis­cu­sio­nes o ge­ne­ra­ra al­ter­ca­dos, bien sea con otros hués­pe­des o con los empleados de la ins­ti­tu­ción.

Otra fal­ta con­si­de­ra­da gra­ve era la de ir­se del asi­lo sin mo­ti­vo al­guno o sin avi­sar, es­to anu­la­ba com­ple­ta­men­te la po­si­bi­li­dad de ser nue­va­men­te re­ci­bi­dos.

LA HER­MA­NA MA­RÍA LUI­SA MAICHONIER Y SUS RE­CUER­DOS DEL HOS­PI­CIO Y DEL IN­CEN­DIO DE 1896.

Uno de los do­cu­men­tos más com­ple­tos y so­bre­co­ge­do­res del in­cen­dio del 5 y 6 de Oc­tu­bre de 1896 es sin lu­gar a du­das el es­cri­to por la Her­ma­na Ma­ria Lui­sa Maichonier de la con­gre­ga­ción de los Sa­gra­dos Co­ra­zo­nes. Ella cuen­ta que po­co an­tes de que el in­cen­dio lle­ga­se al co­le­gio -ubi­ca­do en la es­qui­na de Ma­le­cón y Lo­ja jun­to a la Adua­na(hoy en día es­te es el gran so­lar en el que se le­van­ta la Es­pol, cam­pus Las Pe­ñas), cin­co de las Her­ma­nas se di­ri­gie­ron a la pe­que­ña QUIN­TA que la con­gre­ga­ción te­nía en Be­lla­vis­ta, fren­te AL HOS­PI­CIO DEL CO­RA­ZÓN DE JESUS jun­to a las quin­ce ni­ñas que no ha­bían po­di­do ser re­ti­ra­das del co­le­gio por sus pa­dres en la ofus­ca­ción del in­cen­dio.

En di­cha na­rra­ción cuen­ta ade­más, que a es­te lu­gar irían po­co a po­co lle­gan­do otro gru­po de ma­dres jun­to al ca­pe­llán de la igle­sia de LA CON­CEP­CIÓN (que que­da­ba en don­de hoy se le­van­ta el MU­SEO DEL BOMBERO), quien ha­bía sal­va­do una cus­to­dia y dos pe­sa­dos co­po­nes per­te­ne­cien­tes a la ca­pi­lla del Co­le­gio.

El Hos­pi­cio no se da­ría abas­to pa­ra au­xi­liar a los mu­chos dam­ni­fi­ca­dos del In­cen­dio que lle­ga­ron a él bus­can­do ayu­da (se asu­me que so­co­rrie­ron a más de tres­cien­tas per­so­nas en la se­ma­na que fue del seis al 13 de Oc­tu­bre de 1896), y co­mo la QUIN­TA de las Her­ma­nas de los SS. CC. es­ta­ba al fren­te, es­tas jun­to a las ni­ñas que las acom­pa­ña­ban es­tu­vie­ron den­tro del pri­mer gru­po de per­so­nas que fue­ron so­co­rri­das por las HER­MA­NAS DE LA CA­RI­DAD que, co­mo ya vi­mos, era la con­gre­ga­ción a car­go de su ad­mi­nis­tra­ción.

Vi­ven­cias ta­les co­mo la en­tre­ga de la mi­tad de su desa­yuno he­cha por los asi­la­dos en el ma­ni­co­mio VÉ­LEZ (que se le­van­ta­ba muy cer­ca del HOS­PI­CIO), se­rían des­cri­tas con pro­fun­do amor por la ma­dre Ma­choi­nier en su re­la­to, quien nos cuen­ta ade­más que la ma­dre su­pe­rio­ra fue au­xi­lia­da por cua­tro hom­bres en­via­dos des­de el Hos­pi­cio pa­ra tras­la­dar­la en una pa­rihue­la pues su es­ta­do de sa­lud se com­pli­có te­rri­ble­men­te en el in­ten­to de huir por el ce­rro pa­ra al­can­zar el sec­tor de Be­lla­vis­ta y lue­go de ver des­de es­te lu­gar có­mo el co­le­gio era al­can­za­do por las lla­mas que con­su­mían al edi­fi­cio de la ADUA­NA que se ha­lla­ba jun­to a él.

Co­mo la Quin­ta no abas­te­cía ni re­mo­ta­men­te las ne­ce­si­da­des de las her­ma­nas de los SS. CC. y sus ni­ñas, es­tas se man­tu­vie­ron por bas­tan­te tiem­po en el Hos­pi­cio has­ta que con un di­ne­ro lle­ga­do des­de su con­ven­to en Li­ma pu­die­ron ini­ciar los tra­ba­jos de am­plia­ción de la Quin­ta pa­ra con­ti­nuar su la­bor aun cuan­do fue­ra de for­ma pro­vi­sio­nal.

Es­te re­la­to, mu­cho más am­plio y so­bre­co­ge­dor de lo que aquí con­sig­na­mos, nos ha­ce vi­vir la pri­me­ra gran emer­gen­cia aten­di­da por el HOS­PI­CIO DEL CO­RA­ZÓN DE JE­SÚS a es­ca­sos tres años de ha­ber co­men­za­do a pres­tar ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad.

Edi­fi­cio del Hos­pi­cio del Co­ra­zón de Je­sús tal y co­mo se veía pa­ra 1920 en el sec­tor lla­ma­do “Be­lla­vis­ta”.

Fo­lle­tos en los que se re­gis­tran tan­to los es­ta­tu­tos co­mo el re­gla­men­to con el que se ma­ne­ja­ba, en los pri­me­ros años de su fundación, el Hos­pi­cio el Co­ra­zón de Je­sús. Re­le­va­mien­to del edi­fi­cio al mo­men­to de ser des­man­te­la­do y des­mon­ta­do con el fin de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.