Mo­nu­men­to a Raúl Cle­men­te Huer­ta

Memorias Porteñas - - Mp - Por ALBERTO SÁN­CHEZ VA­RAS

Es­te miércoles 29 de no­viem­bre, el Al­cal­de de la ciu­dad en re­pre­sen­ta­ción de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, inau­gu­ra­rá el busto del Dr. Raúl Cle­men­te Huer­ta Rendón, en la in­ter­sec­ción de la ave­ni­da que lle­va el nom­bre de es­te po­lí­ti­co gua­ya­qui­le­ño y la ave­ni­da 25 de Ju­lio (vía a Puer­to Ma­rí­ti­mo). Huer­ta quien fue­ra tres ve­ces can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca fue un ciu­da­dano de gran va­lía, con su­fi­cien­tes mé­ri­tos pa­ra ocu­par di­cho car­go, pe­ro di­ver­sas cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas, dos de ellas con sen­sa­ción de in­jus­ti­cia, no lo per­mi­tie­ron.

Sím­bo­lo del ci­vi­lis­mo en años de fre­cuen­tes gol­pes mi­li­ta­res, per­te­ne­ció du­ran­te to­da su vi­da al Par­ti­do Liberal Ra­di­cal, el par­ti­do fundado por Eloy Al­fa­ro. En es­tas lí­neas ha­re­mos un bre­ve re­cuen­to de al­gu­nos epi­so­dios al­go ol­vi­da­dos pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes o ca­si des­co­no­ci­dos pe­ro que re­ve­lan la fir­me­za de sus con­vic­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Son ca­pí­tu­los tras­cen­den­tes de nues­tra historia re­pu­bli­ca­na.

Raúl Cle­men­te Huer­ta Rendón na­ció en Gua­ya­quil el 21 de fe­bre­ro de 1915. Es­tu­dió en el Co­le­gio Na­cio­nal Vicente Ro­ca­fuer­te. Los es­tu­dios su­pe­rio­res los reali­zó en la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil, don­de se gra­duó de doc­tor en Ju­ris­pru­den­cia y Cien­cias So­cia­les, pa­ra ejer­cer du­ran­te ca­si 50 años la pro­fe­sión de abo­ga­do.

Mos­tró sus con­di­cio­nes de lí­der al ser pre­si­den­te fun­da­dor de la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes Uni­ver­si­ta­rios del Ecua­dor (FEUE). Tam­bién fue pre­si­den­te fun­da­dor de la Cá­ma­ra Ju­nior, una or­ga­ni­za­ción so­cial sin fi­nes de lu­cro. Su ca­rre­ra po­lí­ti­ca la ini­cia al ser ele­gi­do con­ce­jal de Gua­ya­quil por el Par­ti­do Liberal. Mien­tras tan­to, cuan­do en 1947, el Con­gre­so Na­cio­nal eli­ge pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca al Sr. Carlos Ju­lio Arosemena To­la a raíz de la caí­da del Dr. José Ma­ría Velasco Iba­rra en su se­gun­do ejer­ci­cio de la pre­si­den­cia, fue nom­bra­do Mi­nis­tro del Te­so­ro. Su acer­ta­do desem­pe­ño en mo­men­tos di­fí­ci­les pa­ra la vi­da po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na, lo hi­cie­ron pro­yec­tar co­mo una fi­gu­ra re­le­van­te en la po­lí­ti­ca na­cio­nal y fun­da­men­tal­men­te en las fi­las li­be­ra­les, don­de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes irrum­pían co­mo res­pues­ta a la de­ca­den­cia de vie­jas fi­gu­ras.

En 1952 retorna a la pre­si­den­cia el Dr. Velasco y aun­que fi­nal­men­te cum­pli­ría por úni­ca vez su man­da­to cons­ti­tu­cio­nal has­ta 1956, tu­vo un pe­río­do com­pli­ca­do. El Par­ti­do Liberal ha­bía ele­gi­do co­mo Di­rec­tor Su­pre­mo al Dr. Huer­ta y li­de­ra­ba la opo­si­ción par­la­men­ta­ria de cen­troiz­quier­da, que in­cluía al CFP, par­ti­do que en­ca­be­za­ba el an­ti­guo alia­do de Velasco, Carlos Gue­va­ra Mo­reno. En el par­ti­do de go­bierno no se per­fi­la­ba una fi­gu­ra pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 1956, pe­ro sí te­nía un co­la­bo­ra­dor im­por­tan- te, el mi­nis­tro de Go­bierno, el con­ser­va­dor di­si­den­te Ca­mi­lo Pon­ce, quien se con­vir­tió en la op­ción de cen­tro­de­re­cha. Así se lle­gó a las elec­cio­nes del 56. Huer­ta fue pro­cla­ma­do can­di­da­to por el Fren­te De­mo­crá­ti­co Na­cio­nal, una coa­li­ción que en­ca­be­za­ba el Par­ti­do Liberal, con apo­yo de so­cia­lis­tas, co­mu­nis­tas y sec­to­res in­de­pen­dien­tes, in­clu­yen­do por pri­me­ra oca­sión un im­por­tan­te gru­po de mu­je­res. Pon­ce a su vez agru­pó jun­to a su re­cién crea­do Par­ti­do So­cial Cris­tiano a su an­ti­guo par­ti­do, el Con­ser­va­dor; con­ta­ba ade­más con el apo­yo de bue­na par­te de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca que mi­ra­ba con te­mor la coa­li­ción de cen­troiz­quier­da. Velasco Iba­rra no sim­pa­ti­za­ba pa­ra na­da con la po­si­bi­li­dad de que triun­fen sus opo­si­to­res de cen­troiz­quier­da y en un dis­cur­so ma­ni­fes­tó en­fá­ti­ca­men­te: “O el Fren­te me tri­tu­ra o yo tri­tu­ro al Fren­te”. Ade­más de la gue­rra ver­bal, la ma­qui­na­ria elec­to­ral es­ta­tal se mo­vi­li­zó con­tra Huer­ta. El ré­gi­men ade­más ma­nio­bró pa­ra que dos lí­de­res po­pu­lis­tas de Qui­to y Gua­ya­quil, José Ri­car­do Chi­ri­bo­ga Vi­lla­gó­mez y Carlos Gue­va­ra Mo­reno lan­za­ran sus can­di­da­tu­ras, a sa­bien­das que no te­nían po­si­bi­li­da­des de triun­fo pe­ro co­no­cien­do que así res­ta­ría vo­tos ur­ba­nos al Fren­te, con­fian­do que en el sec­tor ru­ral, en es­pe­cial de la sie­rra, se im­pon­dría Pon­ce. Así se lle­gó a las elec­cio­nes, don­de fi­nal­men­te el tri­bu­nal Elec­to­ral pro­cla­mó un dis­cu­ti­do triun­fo de Pon­ce con una di­fe­ren­cia de ape­nas 3.500 vo­tos, en medio de acu­sa­cio­nes de frau­de. El país vi­vió mo­men­tos de ten­sa in- cer­ti­dum­bre; has­ta se re­gis­tró una in­su­rrec­ción cí­vi­co-mi­li­tar en la zo­na mon­ta­ño­sa de Ma­na­bí, con la cual no es­tu­vo de acuer­do Huer­ta quien ma­ni­fes­tó que el país po­día caer en un ba­ño de san­gre. Pon­ce, quien subió al Po­der con el apo­yo de Velasco, rom­pió con él muy pron­to y go­ber­nó con una fuer­te opo­si­ción en el pe­río­do 1956-1960. Una ofer­ta de las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra que asu­ma la Pre­si­den­cia co­mo Dic­ta­dor Ci­vil en 1961 es una historia ca­si des­co­no­ci­da en la vi­da de Huer­ta. En las elec­cio­nes de 1960 ha­bía triun­fa­do por cuar­ta vez el Dr. José Ma­ría Velasco Iba­rra en bi­no­mio con el Dr. Carlos Ju­lio Arosemena Mon­roy. Fue un triun­fo arro­lla­dor pe­ro un año des­pués es­ta­lló una fuer­te pu­ga en­tre los man­da­ta­rios y el país vi­vió una gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca, con vio­len­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res con­tra Velasco, quien or­de­nó la pri­sión de Arosemena. Era una virtual rup­tu­ra del Or­den cons­ti­tu­cio­nal. La cú­pu­la de las Fuer­zas Ar­ma­das pro­pu­so co­mo so­lu­ción que se en­car­gue el po­der al Dr. Huer­ta, pe­ro es­te se ne­gó y ma­ni­fes­tó que la úni­ca sa­li­da era que el Con­gre­so pro­cla­me, co­mo en efec­to lo hi­zo, la su­ce­sión pre­si­den­cial y asu­ma Arosemena. En­tre tan­to hu­bo mu­cha ten­sión, pues el Al­to Man­do de las Fuer­zas Ar­ma­das in­ten­tó po­se­sio­nar al Pre­si­den­te de la Cor­te de Jus­ti­cia Dr. Ca­mi­lo Ga­lle­gos To­le­do co­mo Pre­si­den­te In­te­ri­no. Huer­ta, pre­fi­rió man­te­ner un per­fil ba­jo y nun­ca ha­bló del te­ma. Di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de la épo­ca co­no­cie­ron es­tos de­ta­lles y nos lo han ma­ni­fes­ta­do más de una vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.