La­be­rin­to po­lí­ti­co pos­gar­ciano

Memorias Porteñas - - Portada - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

CDESPUES DEL ASE­SI­NA­TO DEL PRE­SI­DEN­TE GA­BRIEL GARCÍA MO­RENO, EL DOC­TOR FRAN­CIS­CO

JAVIER LEÓN ASU­MIÓ EL PO­DER, Y SE HI­CIE­RON NE­CE­SA­RIAS

ME­DI­DAS REPRESIVAS PA­RA TRANQUILIZAR AL PAÍS Y EVI­TAR QUE SE APROVECHARAN LAS CIR­CUNS­TAN­CIAS ANORMALES PA­RA ASALTAR EL PO­DER.

on­su­ma­do en Qui­to el ase­si­na­to del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor, doc­tor Ga­briel García Mo­reno, el 6 de agos­to de 1875, ante el des­con­cier­to ini­cial por di­cho mag­ni­ci­dio, se en­car­gó del po­der el mi­nis­tro de lo In­te­rior, doc­tor Fran­cis­co Javier León Franco, quien a su vez se desem­pe­ña­ba co­mo vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, y el mis­mo día del cri­men de­cla­ró el es­ta­do de si­tio en to­do el te­rri­to­rio ecua­to­riano.

La si­tua­ción fue tal que se hi­cie­ron ne­ce­sa­rias mu­chas me­di­das represivas pa­ra tranquilizar al país y evi­tar que se aprovecharan las cir­cuns­tan­cias anormales pa­ra asaltar el po­der. La car­te­ra de lo In­te­rior la asu­mió don Ma­nuel de As­cá­zu­bi, cu­ña­do de García Mo­reno. En el Mi­nis­te­rio de Gue­rra y Ma­ri­na con­ti­nuó el ge­ne­ral Fran­cis­co Javier Sa­la­zar, quien des­ple­gó ac­ti­vi­da­des pre­ven­ti­vas a fin de que el país no se vie­ra en­vuel­to en una ola de san­gre, pues en Pi­chin­cha, Gua­yas y Azuay se pro­du­je­ron al­gu­nos

dis­tur­bios. Jo­sé Javier Egui­gu­ren, por su par­te, ocu­pa­ría la car­te­ra de Ha­cien­da.

A po­cos días del ase­si­na­to die­ron co­mien­zo las se­sio­nes or­di­na­rias del Con­gre­so, al cual le to­có pre­si­dir los fu­ne­ra­les del pre­si­den­te, co­no­cer el men­sa­je úl­ti­mo, que más pa­re­cía un tes­ta­men­to por su con­te­ni­do doc­tri­na­rio y de se­ve­ras reflexiones po­lí­ti­cas. Es así que el 11 de agos­to, lue­go de ha­ber da­do cuen­ta de la tra­ge­dia ve­ri­fi­ca­da cin­co días an­tes, el doc­tor León re­cal­có el de­ber del Go­bierno in­te­ri­no y la de­li­ca­da la­bor que le es­pe­ra­ba: “En me­dio de tan­tos ma­les he te­ni­do el con­sue­lo de ver­me ro­dea­do de to­dos los hom­bres de or­den y de va­lía de la ca­pi­tal, que ho­rro­ri­za­dos con el cri­men, se apre­su­ra­ron a ofre­cer­me sus ser­vi­cios pa­ra sos­te­ner el or­den cons­ti­tu­cio­nal... Da­ré el de­cre­to pa­ra las nue­vas elec­cio­nes que ten­drán lu­gar con en­te­ra y ab­so­lu­ta li­ber­tad .... A vo­so­tros to­ca, ho­no­ra­bles le­gis­la­do­res, dic­tar to­das aque­llas dis­po­si­cio­nes que re­cla­man el es­ta­do pro­gre­sis­ta y mo­ral en que de­ja el país la ilus­tre víc­ti­ma in­mo­la­da por la fe ca­tó­li­ca, cu­yo men­sa­je em­pa­pa­do en su san­gre y re­co­gi­do jun­to a su ca­dá­ver ten­go la hon­ra de acom­pa­ñar­lo”.

ELEC­CIÓN PRE­SI­DEN­CIAL DE ANTONIO BORRERO

Al po­co tiem­po el doc­tor Fran­cis­co Javier León en­fer­mó por la im­pre­sión que pro­du­jo en su áni­mo la muer­te de García Mo­reno y por los re­mor­di­mien­tos de ha­ber or­de­na­do sin prue­bas de­fi­ni­ti­vas la eje­cu­ción de Gre­go­rio Cam­pu­zano, acu­sa­do de ha­ber cons­pi­ra­do el 6 de agos­to. Prác­ti­ca­men­te de­jó de gobernar des­de el 15 de sep­tiem­bre, lo ha­cía en su lu­gar don Jo­sé Javier Egui­gu­ren. Pe­se al es­ta­do de si­tio, el 2 de oc­tu­bre se pro­du­jo un le­van­ta­mien­to en los ba­rrios po­pu­la­res de Qui­to pa­ra pe­dir el cam­bio de mi­nis­tros. El 6 re­nun­ció el vi­ce­pre­si­den­te León, que, ca­si en­lo­que­ci­do ya no ac­tua­ba en el po­der.

Es que hu­bo in­tere­sa­dos en in­vo­lu­crar en la tra­ma del mag­ni­ci­dio al ge­ne­ral Fran­cis­co Javier Sa­la­zar. En reali­dad nun­ca se com­pro­bó nin­gu­na com­pli­ci­dad de es­te mi­li­tar en el aten­ta­do, aun­que se pro­du­jo por al­gún tiem­po una ver­da­de­ra po­lé­mi­ca por me­dio de fo­lle­tos al­re­de­dor de di­cho per­so­na­je.

Ante la pre­sión del tu­mul­to po­pu­lar re­nun­cia­ron los mi­nis­tros Ma­nuel As­cá­zu­bi y Fran­cis­co J. Sa­la­zar. El pre­si­den­te del Se­na­do, Ra­fael Pó­lit, nom­bró otros mi­nis­tros. León fue sus­ti­tui­do por el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Jo­sé Javier Egui­gu­ren, quien tam­bién re­nun­ció, pero el Se­na­do no acep­tó su re­nun­cia y tu­vo que con­ti­nuar has­ta que asu­mie­ra la pre­si­den­cia el le­gal­men­te elec­to.

Luis Antonio Sa­la­zar, her­mano del ge­ne­ral, que se ha­bía pos­tu­la­do co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial, re­nun­ció a esa can­di­da­tu­ra y apro­ve­chan­do la po­pu­la­ri­dad ga­na­da el 2 de oc­tu­bre por el ge­ne­ral Ju­lio Sáenz, los bo­rre­ris­tas lo pro­cla­ma­ron can­di­da­to pa­ra

di­vi­dir el vo­to con­ser­va­dor, pues Antonio Flo­res Ji­jón, hi­jo del ge­ne­ral Juan Jo­sé Flo­res, era el otro can­di­da­to. Ter­cia­ba en la lid elec­to­ral el doc­tor Antonio Borrero Cor­tá­zar, el más op­cio­na­do de los tres.

Las elec­cio­nes se efec­tua­ron en­tre el 17 y el 20 de oc­tu­bre. Una abru­ma­do­ra ma­yo­ría de ecua­to­ria­nos, li­bre­men­te, ex­pre­só su en­tu­sias­mo por Antonio Borrero, quien re­sul­tó elec­to con un to­tal de vo­tos has­ta en­ton­ces no vis­to en los ac­tos elec­to­ra­les de la Re­pú­bli­ca. Ob­tu­vo 38.637 vo­tos. Sáenz fue vo­ta­do por 3.583 elec­to­res y Antonio Flo­res por 2.836.

El ju­ra­men­to cons­ti­tu­cio­nal lo pres­tó Borrero ante el Le­gis­la­ti­vo el 9 de di­ciem­bre de 1875 y, en­se­gui­da hi­zo de­cla­ra­cio­nes de su pro­gra­ma, de sus prin­ci­pios y de las nor­mas que re­gi­rían en su ad­mi­nis­tra­ción. To­das ellas abier­ta­men­te opues­tas a la po­lí­ti­ca de García Mo­reno y a la Car­ta Po­lí­ti­ca del año 1869. “Es­to no de­jó de agra­dar a unos y de cau­sar se­rias mo­les­tias al Con­gre­so, el cuy al, co­mo des­qui­te, an­tes de di­sol­ver y a pre­tex­to de un men­sa­je de agra­de­ci­mien­to al pon­tí­fi­ce ro­mano, por el pé­sa­me en­via­do con mo­ti­vo de la muer­te de García Mo­reno, hi­zo una apa­sio­na­da de­fen­sa de los prin­ci­pios y pos­tu­la­dos del man­da­ta­rio di­fun­to”. (Ga­briel Ce­va­llos García en su obra His­to­ria del Ecua­dor).

CONSPIRACIÓN DE MA­YO DE 1876

En­con­trán­do­se en Bo­de­gas el via­je­ro Tho­mas Mac Far­la­ne, lue­go de re­tor­nar de los An­des ecua­to­ria­nos, con la in­ten­ción de es­pe­rar un bu­que que lo con­duz­ca has­ta el puer­to de Gua­ya­quil, es­te arri­bó en la ma­ña­na del 25 de ma­yo de 1876, des­pués de na­ve­gar por el río Ca­ra­col. Se anun­ció que zar­pa­ría con des­tino a Gua­ya­quil al me­dio­día. Aquel efec­tuó el si­guien­te re­la­to: “Des­pués de abor­dar la em­bar­ca­ción (va­por Qui­to) con mi equi­pa­je, me en­te­ré que la par­ti­da fue pos­pues­ta has­ta la ma­ña­na si­guien­te con el ob­je­to de aco­mo­dar al ge­ne­ral (Ignacio) Vein­te­mi­lla, que ha­bía aca­ba­do de lle­gar a Bo­de­gas. Ha­blé con el ca­pi­tán, di­cién­do­le que si es­pe­ra­ba has­ta la ma­ña­na si­guien­te, yo per­de­ría el bar­co Tru­ji­llo que par­ti­ría de Gua­ya­quil. Él cul­pó al ge­ne­ral y me atre­ví a ha­blar per­so­nal­men­te con es­te y ex­pli­car­le mi pro­ble­ma. El ge­ne­ral me re­ci­bió muy cor­tés­men­te, ha­bló con­mi­go en fran­cés me pro­me­tió que ha­bla­ría con el ca­pi­tán pa­ra apre­su­rar la par­ti­da. Pero na­da cam­bió en los arre­glos, y me di cuen­ta de que en una re­pú­bli­ca li­bre (¿?) de Su­da­mé­ri­ca, un ge­ne­ral, o el ca­pi­tán de una in­sig­ni­fi­can­te em­bar­ca­ción, pue­den de­te­ner el trans­por­te pú­bli­co de una ma­ne­ra en que ni si­quie­ra el Queen Victoria po­dría ha­cer­lo en In­gla­te­rra”.

“El Qui­to no par­tió sino has­ta las seis de la ma­ña­na del día si­guien­te, ho­ra en que el ge­ne­ral Vein­te­mi­lla y sus ofi­cia­les subie­ron a bor­do... El día pa­só muy rá­pi­da­men­te y el (va­por) Qui­to lle­gó a Gua­ya­quil tem­prano, en la tar­de, pero el Tru­ji­llo ha­bía zar­pa­do en la ma­ña­na. Aquí tam­bién hu­bo un gran re­vue­lo pa­ra sa­lu­dar al ge­ne­ral, que es­ta­ba pa­ra­do jun­to al ca­pi­tán y ha­cía la ve­nia al po­pu­la­cho, del mis­mo mo­do que un ac­tor aplaudido sa­le a re­ci­bir la ova­ción. Más tar­de me en­te­ré de que se ha­bía des­cu­bier­to una in­ci­pien­te in­su­rrec­ción en Gua­ya­quil, y que el cam­bio de co­man­dan­tes es­ta­ba re­la­cio­na­do de una u otra for­ma con es­ta”.

Es­to úl­ti­mo re­sul­ta ser cier­to, pues ha­bien­do pro­me­ti­do el pre­si­den­te Antonio Borrero re­for­mar la Cons­ti­tu­ción de 1869, los liberales más ra­di­ca­les pro­pu­sie­ron con­vo­car una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que ela­bo­ra­ra una nue­va, en­ta­blán­do­se un apa­sio­na­do de­ba­te na­cio­nal, pero el 6 de abril, el man­da­ta­rio di­jo no a la Con­ven­ción por con­si­de­rar que se­ría ile­gal e in­con­ve­nien­te.

Di­ce Si­món Es­pi­no­sa: “Con es­ta res­pues­ta, Borrero se pu­so la so­ga al cue­llo. Una mi­no­ría com­pues­ta prin­ci­pal­men­te de mi­li­ta­res, tra­mó una conspiración en Gua­ya­quil en ma­yo de 1876. Re­nun­ció el co­man­dan­te ge­ne­ral del Dis­tri­to de Gua­ya­quil, co­ro­nel Teo­do­ro Gó­mez de La Torre. En ju­nio re­nun­ció el mi­nis­tro de lo In­te­rior, Ma­nuel Gó­mez de la Torre, ante una pro­vo­ca­ción de Mon­tal­vo”.

Lo ad­mi­ra­ble es que Borrero, sin ha­cer ca­so a los con­se­jos de sus ase­so­res, nom­bró al ge­ne­ral Ignacio de Vein­te­mi­lla pa­ra el car­go de co­man­dan­te ge­ne­ral de di­cho dis­tri­to, en re­em­pla­zo del co­ro­nel re­nun­cian­te. El retorno de Vein­te­mi­lla al país, y a la po­lí­ti­ca, fue el co­mien­zo del fin pa­ra Borrero, pues es­te as­tu­to y ha­bi­lí­si­mo per­so­na­je te­nía en men­te es­ca­lar has­ta la ci­ma del po­der. Así fue pues, el 8 de sep­tiem­bre de ese mis­mo año, di­cho ge­ne­ral se ha­cía car­go del man­do de la na­ción. (F)

3

4

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.