‘JACK THE RIPPER’ Y SUS CRÓNICAS MONTUVIAS

FUE UNO DE LOS PERIODISTAS Y ESCRITORES MÁS VERSÁTILES DE SU TIEM­PO, HA­BIEN­DO ESCRITO CON IGUAL SOLVENCIA, TAN­TO DE HISTORIA CO­MO DE LITERATURA Y FOLCLORE.

Memorias Porteñas - - Portada - Por ARQ. MELVIN HOYOS

Jo­sé An­to­nio Cam­pos Main­gón na­ció en Gua­ya­quil el 10 de mar­zo de 1868, sien­do sus pa­dres Al­ber­to Cam­pos Coe­llo y Do­lo­res Main­gón Iler, per­so­nas pro­mi­nen­tes de la so­cie­dad gua­ya­qui­le­ña de me­dia­dos del si­glo XIX.

Por par­te de pa­dre, era so­brino de don Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo (1841-1916) gua­ya­qui­le­ño, or­gu­llo de su ciu­dad na­tal, en la que ga­nó un al­to pres­ti­gio por su ta­len­to y vir­tud, ha­bien­do pa­sa­do a la historia lo­cal y na­cio­nal co­mo fun­da­dor de la Jun­ta Uni­ver­si­ta­ria en 1887, en que se fun­dó la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil. Fue fun­da­dor, a la vez, en 1888, de la be­ne­mé­ri­ta Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia, que es una de las ins­ti­tu­cio­nes más no­ta­bles y de uti­li­dad de cuan­tas exis­ten en el Puer­to Prin­ci­pal; pre­si­den­te del M. I. Con­ce­jo Can­to­nal en 1888, eje­cu­tor de los tra­ba­jos de apro­vi­sio­na­mien­to de agua pa­ra Gua­ya­quil, con­clui­dos en enero de 1890; au­tor de nu­me­ro­sas obras his­tó­ri­cas, en­tre ellas, la más no­ta­ble: Ga­le­ría bio­grá­fi­ca de hom­bres cé­le­bres ecua­to­ria­nos, Gua­ya­quil, im­pren­ta de El Te­lé­gra­fo, 1885; Com­pen­dio his­tó­ri­co de Gua­ya­quil des­de su fun­da­ción has­ta el año de 1820, Gua­ya­quil, Es­cue­la de Ar­tes y Ofi­cios, 1894; y de va­rias no­ve­las, co­mo Na­rra­cio­nes fan­tás­ti­cas, Plá­ci­do, La re­ce­ta y Un via­je a Sa­turno, en que dio mues­tras del vi­gor de su plu­ma y de la fa­ci­li­dad de su con­cep­ción al es­cri­bir fic­cio­nes, mien­tras fi­ja­ba en el tra­ba­jo his­tó­ri­co el per­fil de los hom­bres ilus­tres del Ecua­dor o se em­pe­ña­ba en mag­ní­fi­ca la­bor de pe­rio­dis­ta”. (Isaac J., Historia de la literatura ecuatoriana, Vo­lu­men III, p.905).

Tam­bién fue Jo­sé An­to­nio Cam­pos, nie­to del doc­tor Jo­sé An­to­nio Cam­pos Ba­rrón, abo­ga­do, vi­ce­rrec­tor del Se­mi­na­rio de Gua­ya­quil, dipu­tado al Con­gre­so, Go­ber­na­dor de la pro­vin­cia del Gua­yas, que desem­pe­ñó va­rias ve­ces la pre­si­den­cia de la Cor­te Su­pe­rior de Jus­ti­cia, y la Sub­se­cre­ta­ría del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res en 1861. Es­tu­vo ca-

sa­do con Ma­ría de Je­sús Coe­llo y Ba­rrón, su pri­ma her­ma­na.

Des­de sus años ju­ve­ni­les, Jo­sé An­to­nio Cam­pos se mos­tró co­mo un ser do­ta­do de una es­pe­cial fa­ci­li­dad y vo­ca­ción pa­ra con­ver­tir­se en un es­cri­tor ori­gi­nal y ameno.

Con­ta­ron 21 años ape­nas, cuan­do dio a luz su pri­me­ra obra, la no­ve­la ti­tu­la­da Dos amo­res, apa­re­ci­da en Gua­ya­quil en 1889.

Una se­rie de crí­me­nes acae­ci­dos en el Ar­chi­pié­la­go de Ga­lá­pa­gos con­mo­vie­ron la con­cien­cia na­cio­nal a co­mien­zos de si­glo, en que fue ase­si­na­do don Ma­nuel J. Co­bo, el te­rra­te­nien­te más po­de­ro­so de esos te­rri­to­rios. Cam­pos re­co­gió los prin­ci­pa­les as­pec­tos de la tra­ge­dia y pu­bli­có un fo­lle­to a ma­ne­ra de re­por­ta­je pe­rio­dís­ti­co que se ti­tu­la Los crí­me­nes de Ga­lá­pa­gos (1904), el que por su ve­ro­si­mi­li­tud y ac­tua­li­dad al­can­zó un gran éxi­to de lec­to­res.

El pe­rio­dis­mo atra­jo a Cam­pos des­de fi­nes de si­glo, en que ejer­ció tal pro­fe­sión re­co­rrien­do to­dos los es­ca­lo­nes que son ne­ce­sa­rios pa­ra do­mi­nar­lo, co­men­zan­do co­mo sim­ple ga­ce­ti­lle­ro y con­ti­nuan­do con el ar­tícu­lo de fon­do, lo que atra­jo el res­pe­to y la con­si­de­ra­ción de cuan­tos se­guían sus pa­sos, a tra­vés de to­dos los ór­ga­nos de opi­nión que lo tu­vie­ron en sus re­dac­cio­nes y que fue­ron mu­chos.

Con­clui­dos sus es­tu­dios se­cun­da­rios y gra­dua­do de ba­chi­ller en Hu­ma­ni­da­des Clá­si­cas en el co­le­gio San Vi­cen­te de su ciu­dad na­tal, ini­ció su ca­rre­ra li­te­ra­ria en 1887, pu­bli­can­do ar­tícu­los hu­mo­rís­ti­cos en El Ma­ra­vi­llo­so, se­ma­na­rio po­lí­ti­co que cir­cu­la­ba por ese en­ton­ces.

Si­guió su ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca en el afa­ma­do Dia­rio de Avi­sos, de don Be­li­sa­rio To­rres, a par­tir de 1888. Lue­go for­mó par­te de las re­dac­cio­nes de los co­no­ci­dos pe­rió­di­cos El glo­bo li­te­ra­rio, El gri­to del pue­blo ecua­to­riano, El Te­lé­gra­fo, La ga­ce­ta mu­ni­ci­pal y El 9 de Oc­tu­bre, (1914), los dos úl­ti­mos pu­bli­ca­dos por la M. I. Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil.

To­das las se­ma­nas, du­ran­te mu­chos años, man­tu­vo una co­lum­na hu­mo­rís­ti­ca es­pe­cial, sus­cri­ta con el cu­rio­so seu­dó­ni­mo de ‘Jack the Ripper’, co­no­ci­do re­mo­que­te con el que se co­no­cía al fa­mo­so ‘Des­tri­pa­dor de Lon­dres’. Esa co­lum­na se ti­tu­ló de dis­tin­tas ma­ne­ras, se­gún fue­sen los ór­ga­nos, en va­rias se­ries lla­ma­das Ra­yos ca­tó­di­cos, Fue­gos fa­tuos, Pe­lí­cu­las có­mi­cas y Jue­ves ale­gres, dán­do­las lue­go a la pu­bli­ci­dad en for­ma de li­bros.

Eran es­tos re­la­tos de gran ame­ni­dad en los que, por lo ge­ne­ral, tra­ta­ba de cap­tar la reac­ción de la gen­te hu­mil­de, tan­to de la ciu­dad co­mo del cam­po, fren­te a los su­ce­sos más co­mu­nes de la vi­da ur­ba­na.

La fá­bu­la gra­cio­sa pe­ne­tra­ba en la hon­du­ra del apó­lo­go hu­mo­rís­ti­co con un diá­lo­go fá­cil y pin­to­res­co, desa­rro­lla­do en la for­ma pe­cu­liar de ha­blar de la gen­te sen­ci­lla, de­rro­chan­do una gra­cia sa­na que in­vi­ta­ba a la ri­sa y que ge­ne­ral­men­te con­cluía con una re­fe­ren­cia a los he­chos se­rios de la vi­da na­cio­nal. Se hi­cie­ron fa­mo­sos al­gu­nos de sus cuen­tos ale­gres, co­mo el de las elec­cio­nes efec­tua­das en un pe­que­ño pue­blo en que el je­fe po­lí­ti­co, si­mu­lan­do cum­plir con la ley, de­cla­ra la li­ber­tad de vo­to que per­mi­te so­lo si es su­fra­ga­do por el can­di­da­to ofi­cial. Otro muy re­cor­da­do es el de un gru­po que se reúne pa­ra ela­bo­rar una le­tri­lla poé­ti­ca en con­tra de un per­so­na­je, le­tri­lla en la que se pro­du­cen tan­tos cam­bios y mo­di­fi­ca­cio­nes que, al fin, de­ci­den en­do­sár­se­la a otra per­so­na a la que le cae me­jor, tra­tan­do, de esa ma­ne­ra, de ter­gi­ver­sar las co­sas pa­ro­dian­do a los le­gis­la­do­res y su for­ma de ha­cer las le­yes, las que, a fuer­za de cam­bios, re­sul­tan con di­fe­ren­te fi­na­li­dad que la que te­nían al prin­ci­pio. La di­ver­ti­da ex­pe­rien­cia del mon­tu­vio que asis­te por pri­me­ra vez a una fun­ción de tea­tro mu­si­ca­li­za­do y can­ta­do, de la que na­da en­tien­de, o la del dúo de enamo­ra­dos que na­da se di­cen co­mo no sea pre­gun­tar­se si se aman el uno al otro, sin can­san­cio al­guno, has­ta el in­fi­ni­to.

La crí­ti­ca mo­der­na ha re­co­no­ci­do el as­cen­dien­te de Cam­pos so­bre el lla­ma­do Gru­po Gua­ya­quil, in­te­gra­do por los escritores Jo­sé de la Cua­dra, Joa­quín Ga­lle­gos La­ra, En­ri­que Gil Gil­bert, De­me­trio Agui­le­ra Mal­ta y Al­fre­do Pa­re­ja Diez­can­se­co, pues tan­to él co­mo ellos tra­ta­ban de imi­tar el ha­bla ver­ná­cu­la e in­ter­pre­tar sus reac­cio­nes ele­men­ta­les, por lo que se ha se­ña­la­do a Cam­pos co­mo “el abue­lo de los re­la­tis­tas ecua­to­ria­nos mo­der­nos”. (F)

Ima­gen en la que se apre­cia al es­cri­tor Jo­sé An­to­nio Cam­pos en la épo­ca en la que tra­ba­ja­ba co­mo re­dac­tor pa­ra dia­rio El Uni­ver­so.

Por­ta­da de la pri­me­ra edi­ción de la obra Co­sas de mi tie­rra, la cual fue­ra, sin lu­gar a du­das, la pie­dra an­gu­lar en la que se cons­trui­ría to­da la literatura fol­cló­ri­ca de la cos­ta ecuatoriana. Por­ta­da de la pri­me­ra edi­ción de la obra Ra­yos ca­tó­di­cos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.