Las re­for­mas bor­bó­ni­cas y Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Portada - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

La historia de Eu­ro­pa ha si­do una de gue­rras en­tre im­pe­rios. Di­fe­ren­tes cau­sas lle­va­ron a de­rra­ma­mien­tos de san­gre, en­tre ellas, re­li­gión o ex­pan­sión de fron­te­ras; al­gu­nas du­ra­ron dé­ca­das, otras, me­nos tiem­po. Es­pa­ña fue uno de los reinos gue­rre­ros, es­pe­cial­men­te du­ran­te Car­los V, quien ocu­pó vas­tos te­rri­to­rios. En 1588 la de­rro­ta cau­sa­da por los in­gle­ses a la Ar­ma­da española, con­si­de­ra­da in­ven­ci­ble, fue du­ro gol­pe al pres­ti­gio gue­rrea­dor es­pa­ñol. A ini­cios del si­glo XVIII, Es­pa­ña es­ta­ba de­bi­li­ta­da mi­li­tar y eco­nó­mi­ca­men­te. El de­rro­che de oro y pla­ta de sus mi­nas en la Amé­ri­ca española, ori­gi­nó de­vas­ta­do­res pro­ce­sos in­fla­cio­na­rios que des­tru­ye­ron su ri­que­za in­ter­na y fo­men­ta­ron la vi­da fá­cil. En 1700 Es­pa­ña era go­ber­na­da por la di­nas­tía Habs­bur­go y al mo­rir Car­los II, úl­ti­mo de la di­nas­tía, Luis XIV, rey de Fran­cia de la ca­sa de Bor­bón, se sin­tió con de­re­cho de nom­brar al rey de Es­pa­ña. Dos eran los que dispu­taban la va­can­te de­ja­da por Car­los II: 1.- Car­los de la ca­sa de Aus­tria, que se con­si­de­ra­ba le­gí­ti­mo he­re­de­ro del trono es­pa­ñol y 2.- Fe­li­pe de An­jou, hijo del del­fín fran­cés, por con­si­guien­te, nie­to de Luis XIV, y he­re­de­ro en po­ten­cia a la Co­ro­na fran­ce­sa. Fe­li­pe te­nía a fa­vor la exis­ten­cia del tes­ta­men­to del rey fa­lle­ci­do, quien lo nom­bra­ba su­ce­sor y he­re­de­ro de to­dos los te­rri­to­rios de la mo­nar­quía his­pá­ni­ca. El con­flic­to ter­mi­nó en la Gue­rra de Su­ce­sión, que fa­vo­re­ció a Fe­li­pe V, re­pre­sen­tan­te de la ca­sa de Bor­bón, mar­can­do una nue­va di­nas­tía y dra­má­ti­cas re­for­mas en la for­ma de go­ber­nar y ad­mi­nis­trar el co­mer­cio co­lo­nial.

Los cam­bios re­pre­sen­ta­ron el cho­que en­tre la con­ti­nui­dad de un sis­te­ma en de­ca­den­cia y la po­si­bi­li­dad de lo­grar un me­jor fu­tu­ro pa­ra la mo­nar­quía española. Las re­for­mas bor­bó­ni­cas fue­ron im­ple­men­tán­do­se a tra­vés del si­glo XVIII, pre­ci­pi­tan­do el fin del im­pe­rio de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, y la eman­ci­pa­ción de las co­lo­nias. Es­pa­ña no te­nía otra al­ter­na­ti­va, re­que­ría de trans­for­ma­cio­nes pa­ra po­der so­bre­vi­vir y con­so­li­dar su po­der eco­nó­mi­co en las In­dias. Pen­sa­do­res in­gle­ses ha­bían ini­cia­do una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción de ideas en lo po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co, mo­ne­ta­rio, ju­rí­di­co y so­cial, co­mo re­sul­ta­do de la Gue­rra Ci­vil que tu­vie­ron en 1688; las re­per­cu­sio­nes de es­ta fue­ron, li­mi­tar el po­der del rey y au­men­tar las ac­cio­nes del Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial. Es­tas re­for­mas co­men­za­ron a tras­cen­der las fron­te­ras del reino in­glés y los de­más reinos eu­ro­peos tra­ta­ron de emu­lar­las, tal cual, la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

La in­fluen­cia fran­ce­sa en las co­lo­nias no fue na­da nue­vo. Des­de 1685 los pi­ra­tas y cor­sa­rios fran­ce­ses pu­lu­la­ban en las cos­tas de la Amé­ri­ca española, ata­can­do puer­tos y tra­fi­can­do ilí­ci­ta­men­te. Después de la Paz de Rys­wick en 1697, los co­mer­cian­tes fran­ce­ses or­ga­ni­za­ron la Com­pag­nie de la Mér Pa­ci­fi­que, pa­ra ne­go­ciar con Chi­le y Pe­rú. A par­tir de 1702 los na­víos mi­li­ta­res fran­ce­ses acom­pa­ña­ron a las flo­tas es­pa­ño­las en sus via­jes a las co­lo­nias y en 1705 fue­ron au­to­ri­za­dos de po­der lle­gar a los puer­tos de la Amé­ri­ca española. El re­cla­mo de los po­de­ro­sos co­mer­cian­tes se­vi­lla­nos no se hizo es­pe­rar. De 1702 en ade­lan­te, ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción por la ac­ti­vi­dad co­mer­cial en­tre Fran­cia y las co­lo­nias, que pa­ra 1706 sig­ni­fi­có el en­vío de unos 30 na­víos a Nue­va Es­pa­ña, 85 na­víos pa­ra Tie­rra Fir­me y más de 15 na­víos a Chi­le, Pe­rú y la Au­dien­cia de Qui­to (ADQ). Con el as­cen­so al po­der de Fe­li­pe V, se in­cor­po­ró a la Co­ro­na un gru­po de ase­so­res eco­nó­mi­cos, quie­nes ha­bían si­do mol­dea­dos por el col­ber­tis­mo fran­cés que abo­gó por el mer­can­ti­lis­mo. Se tra­ta­ba de una nue­va ge­ne­ra­ción de eco­no­mis­tas su­gi­rien­do so­lu­cio­nes pa­ra ter­mi­nar con la de­ca­den­cia del im­pe­rio es­pa­ñol.

Du­ran­te los pri­me­ros 40 años de la di­nas­tía de los Bor­bo­nes, hu­bo po­cos cam­bios en el co­mer­cio co­lo­nial. Los es­fuer­zos fue­ron di­ri­gi­dos a lo­grar re­for­mas en la pro­pia Es­pa­ña. En­tre las in­tro­du­ci­das pa­ra im­pul­sar la eco­no­mía española, se en­con­tra­ban: otor­ga­mien­to de pre­mios pa­ra el fo­men­to de cier­tas in­dus­trias, dis­mi­nu­ción de gra­vá­me­nes, in­tro­duc­ción de so­cie­da­des pa­ra me­jo­rar el co­mer­cio y es­ta­ble­ci­mien­to de co­lo­nias de agri­cul­to­res en lu­ga­res bal­díos de Es­pa­ña. A par­tir de 1724, Je­ró­ni­mo Uz­tá­riz en su tra­ta­do, Teo­ría y prác­ti­ca de co­mer­cio y ma­ri­na, qui­so im­ple­men­tar el mo­de­lo de Col­bert den­tro de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de la Co­ro­na. Uz­tá­riz es­cri­bió que el ex­ce­si­vo nú­me­ro de im­pues­tos de los productos es­pa­ño­les no per­mi­tían su com­pe­ti­ti­vi­dad en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, lo que oca­sio­na­ba con­ti­nuos dé­fi­cits en la ba­lan­za co­mer­cial, cu­yos sal­dos ne­ga­ti­vos no ha­cían otra co­sa que be­ne­fi­ciar a otras na­cio­nes, las que ter­mi­na­ban re­ci­bien­do enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro, en pla­ta y oro.

De­ce­nios después, otros pen­sa­do­res eco­nó­mi­cos es­pa­ño­les co­mo Ber­nar­do Ward y Pe­dro Ro­drí­guez Cam­po­na­nes, es­pa­ño­li­za­ron los prin­ci­pios col­ber­ti­nos y pro­pu­sie­ron que ca­da una de las eco­no­mías -la española y la de las co­lo­nias- de­be­rían pro­du­cir aque­llos bie­nes que per­mi­tie­ran la me- jor uti­li­za­ción de sus pro­pios re­cur­sos. Ro­drí­guez Cam­po­na­nes plan­teó la abo­li­ción del sis­te­ma de mo­no­po­lio de los co­mer­cian­tes de Sevilla y Cádiz. En 1748 la Co­ro­na eli­mi­nó el sis­te­ma de flo­tas y au­to­ri­zó la ru­ta del Ca­bo de Hor­nos co­mo al­ter­na­ti­va al tra­di­cio­nal via­je a Por­to­be­lo. Por es­ta de­ci­sión, to­da la cos­ta oes­te su­da­me­ri­ca­na re­ci­bió un enor­me im­pul­so co­mer­cial, pe­ro tam­bién oca­sio­nó se­rios efec­tos ne­ga­ti­vos en cier­tas ac­ti­vi­da­des. La in­tro­duc­ción de bie­nes eu­ro­peos de me­jor ca­li­dad y pre­cios más ba­jos en las co­lo­nias cau­só la des­truc­ción de la ac­ti­vi­dad obra­je­ra en las pro­vin­cias se­rra­nas, la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos en la ADQ. En­tre 1792 y 1820, el 37,7 %

SÓ­LO LAS CIUDADES DE SEVILLA Y CÁDIZ

ESTABAN AUTORIZADAS A TE­NER CO­MER­CIO CON LA AMÉ­RI­CA

ESPAÑOLA

de la mer­ca­de­ría que in­gre­só a las co­lo­nias no fue de ori­gen es­pa­ñol. La sie­rra se su­mer­gió en te­rri­ble de­pre­sión eco­nó­mi­ca que du­ró más de un si­glo. En lo po­si­ti­vo, las ci­ta­das re­for­mas con­tri­bu­ye­ron a la ex­pan­sión de la ex­por­ta­ción ca­cao­te­ra y de­mo­grá­fi­ca de las pro­vin­cias cos­te­ñas y al ini­cio del pri­mer au­ge de los productos agrí­co­las del li­to­ral.

A par­tir de 1765, los re­yes bor­bo­nes ins­pi­ra­dos en el pen­sa­mien­to de Mun, May­la­nes, Col­bert y otros eco­no­mis­tas in­gle­ses y fran­ce­ses, in­tro­du­je­ron una le­gis­la­ción co­mer­cial re­vo­lu­cio­na­ria en­ca­mi­na­da a pro­pug­nar la li­ber­tad de co­mer­cio; ha­bien­do to­ma­do la ini­cia­ti­va Car­los III, su­ce­sor de Fe­li­pe VI, per­mi­tió que cual­quier súb­di­to es­pa­ñol pu­die­ra co­mer­ciar con las is­las Española (San­to Do­min­go y Hai­tí), Puer­to Ri­co, Cu­ba, Mar­ga­ri­ta y Tri­ni­dad, sin más for­ma­li­dad que una sim­ple guía de adua­na, dan­do la li­ber­tad pa­ra zar­par y lle­gar de cual­quier puer­to. Es­ta pri­me­ra me­di­da alen­tó el co­mer­cio y re­ani­mó a mu­chas re­gio­nes de las co­lo­nias que ha­bían es­ta­do vir­tual­men­te aban­do­na­das, vi­go­ri­zan­do así los ne­go­cios.

Los ver­da­de­ros cam­bios de las re­for­mas bor­bó­ni­cas que fa­vo­re­cie­ron a la Amé­ri­ca española y en par­ti­cu­lar a Gua­ya­quil se hi­cie­ron en la segunda mi­tad del si­glo XVIII. En 1774 el mis­mo Car­los III con­ce­dió la au­to­ri­za­ción pa­ra que Nue­va Es­pa­ña y Gua­te­ma­la pu­die­ran te­ner un in­ter­cam­bio co­mer­cial con Nue­va Gra­na­da y el Vi­rrei­na­to del Pe­rú. Se de­be te­ner pre­sen­te que has­ta 1774, es de­cir, du­ran­te más de 270 años, las co­lo­nias es­tu­vie­ron prohi­bi­das de co­mer­cia­li­zar en­tre ellas y el po­co mo­vi­mien­to que ocu­rrió fue ex­clu­si­va­men­te de con­tra­ban­do. En 1778 la Co­ro­na de­cre­tó el li­bre co­mer­cio en­tre cual­quier puer­to es­pa­ñol con cual­quier puer­to de la Amé­ri­ca española, Se per­mi­tió la in­tro­duc­ción de mer­ca­de­ría ex­tran­je­ra a las co­lo­nias, pre­vio el pa­go de un im­pues­to su­pe­rior al que pa­ga­ban las es­pa­ño­las en el li­bre co­mer­cio in­ter­co­lo­nial. Den­tro de los cam­bios ju­rí­di­cos en las co­lo­nias, la Co­ro­na creó el Vi­rrei­na­to de San­ta­fé de Bo­go­tá, in­cor­po­rán­do­le nue­vos te­rri­to­rios, en­tre ellos Pa­na­má, Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la y la Au­dien­cia de Qui­to. Los vi­rre­yes es­tu­vie­ron fa­cul­ta­dos pa­ra dis­tri­buir y re­ma­tar tie­rras y so­la­res. Fue­ron res­pon­sa­bles de la con­tra­ta­ción y eje­cu­ción de las obras pú­bli­cas -ca­mi­nos, puen­tes, puer­tos y acue­duc­tos-; man­te­ni­mien­to del or­den pú­bli­co y la se­gu­ri­dad te­rri­to­rial. Tam­bién tu­vie­ron que su­per­vi­sar y con­tro­lar el abas­te­ci­mien­to de ví­ve­res y bie­nes esen­cia­les, pa­ra evi­tar la es­pe­cu­la­ción. Fi­nal­men­te, fue­ron res­pon­sa­bles de la Real Ha­cien­da y ase­gu­ra­ron la re­cau­da­ción de los di­ver­sos im­pues­tos y tri­bu­tos.

Sien­do los vi­rrei­na­tos de Nue­va Gra­na­da y Pe­rú, ex­ten­sos y ri­cos te­rri­to­rios, sus co­mer­cian­tes po­se­ye­ron enor­mes for­tu­nas y sus flo­tas, es­pe­cial­men­te la pe­rua­na, na­ve­ga­ron por to­da la cos­ta oes­te del te­rri­to­rio co­lo­nial en busca de un in­ter­cam­bio co­mer­cial que ge­ne­ró un vo­lu­men anual de ven­tas de al­gu­nos mi­llo­nes de pe­sos. Los co­mer­cian­tes de Gua­ya­quil no hu­bie­ran po­di­do ex­por­tar sus productos sin el apo­yo eco­nó­mi­co que les pres­ta­ron los co­mer­cian­tes me­ji­ca­nos y es­pe­cial­men­te los pe­rua­nos. Pe­ro fue un cos­to muy ele­va­do que ellos pa­ga­ron en los an­ti­ci­pos de di­ne­ro y va­lor de los fle­tes. El por­cen­ta­je ma­yor de las uti­li­da­des ter­mi­nó en los bol­si­llos de los mer­ca­de­res li­me­ños.

El gran be­ne­fi­cia­rio de las re­for­mas bór­bo­ni­cas fue Gua­ya­quil. En 1764 la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil fue ele­va­da de Co­rre­gi­mien­to a Go­bierno Po­lí­ti­co, con su pro­pio go­ber­na­dor; se for­ta­le­ció la ciu­dad y puer­to pa­ra pro­te­ger­los, con­di­ción pa­ra lo­grar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co sos­te­ni­dos. En 1774 se au­to­ri­zó la or­ga­ni­za­ción de una mi­li­cia pa­ra de­fen­der­la y sir­vió co­mo me­dio pa­ra as­cen­der so­cial­men­te. Se es­ta­ble­ció el es­tan­co del ta­ba­co con la llegada del go­ber­na­dor Gar­cía de León y Pi­za­rro. El mo­no­po­lio for­mó par­te del sis­te­ma mer­can­ti­lis­ta. No era be­ne­fi­cio­so si se lo ana­li­za de la pers­pec­ti­va ac­tual, que pri­vi­le­gia la com­pe­ten­cia; pe­ro au­men­tó la ex­ten­sión de siem­bra y la ca­li­dad del ta­ba­co. Se creó la Real Fá­bri­ca de Ta­ba­co a par­tir de 1778. Y lo más im­por­tan­te, se ter­mi­nó con el sis­te­ma de cu­po de ex­por­ta­ción de ca­cao. Sin las re­for­mas bor­bó­ni­cas, di­fí­cil­men­te Gua­ya­quil hu­bie­ra pro­gre­sa­do en la for­ma que lo hizo, al con­ver­tir­se en mo­tor de desa­rro­llo de Ecua­dor. Es otro mo­ti­vo sos­te­ni­do por cier­tos his­to­ria­do­res del por­qué Gua­ya­quil no ple­gó al mo­vi­mien­to qui­te­ño de 1809; no acep­to es­te su­pues­to, pron­to ex­pon­dré al res­pec­to. (F)

2. Ru­ta ma­rí­ti­ma por Ca­bo de Hor­nos a par­tir de 1748

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.