Triun­fo ines­pe­ra­do de la de­re­cha en 1984

TRAS HA­BER GANADO EL CAN­DI­DA­TO DE LA ID, RODRIGO BORJA, LA PRI­ME­RA VUEL­TA ELECTORAL, SE AUSENTÓ DEL PAÍS, LO QUE APROVECHÓ FEBRESCORDERO PA­RA IMPONERSE EN EL “BALOTAJE”.

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

LAS CANDIDATURAS EN 1984. Los bi­no­mios par­ti­ci­pan­tes en la pri­me­ra vuel­ta electoral del 29 de enero de 1984 ob­tu­vie­ron los si­guien­tes re­sul­ta­dos: León Fe­bres-Cor­de­ro y Blas­co Pe­ñahe­rre­ra Pa­di­lla, del Fren­te de Re­cons­truc­ción Na­cio­nal, el 27,20 %; Rodrigo Borja Ce­va­llos y Aqui­les Ri­gail San­tis­te­van, de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca-Pue­blo, Cam­bio y De­mo­cra­cia, el 28,73 %; Án­gel Duar­te Val­ver­de y Luis Ro­sa­nía, del CFP, el 13,52 %; Jai­me Hur­ta­do Gon­zá­lez y Al­fon­so Yá­nez, del MPD, el 7,33 %; Jai­me As­pia­zu Se­mi­na­rio y Mi­guel Fal­co­ní Puig, del Fren­te Ra­di­cal Al­fa­ris­ta, el 6,78 %; Fran­cis­co Huer­ta Mon­tal­vo y Rodrigo Es­pi­no­za Bermeo, del Par­ti­do De­mó­cra­ta, el 6,64 %; Ju­lio Cé­sar Tru­ji­llo y Mi­guel Án­gel Vi­lla­cís, de la De­mo­cra­cia Po­pu­lar-Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na, el 4,70 %; Re­né Mau­gé y Hum­ber­to Vi­nue­za, del Fren­te Am­plio de Iz­quier­da, el 4,26 %; y Ma­nuel Sal­ga­do y Elías Sán­chez, del Par­ti­do So­cia­lis­ta Ecua­to­riano, el 0,84 %.

LOS BI­NO­MIOS FINALISTAS PA­RA LA SEGUNDA VUEL­TA

Pa­sa­ron a la segunda vuel­ta los bi­no­mios del Fren­te de Re­cons­truc­ción Na­cio­nal y de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca-Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na. Los mo­men­tos pre­vios a la segunda vuel­ta electoral es­tu­vie­ron car­ga­dos de fuer­tes con­fron­ta­cio­nes y de em­ba­tes acu­sa­to­rios en­tre las dos candidaturas finalistas. En es­te lap­so, la fi­gu­ra de León Fe­bres-Cor­de­ro lo­gró el ma­yor pro­ta­go­nis­mo. Asu­mi­do lí­der de la opo­si­ción des­de el Con­gre­so, Fe­bres-Cor­de­ro con­si­guió que va­rias de las agru­pa­cio­nes iden­ti­fi­ca­das con la de­re­cha se unie­ran pa­ra con­for­mar lo que se de­no­mi­na­ría Fren­te de Re­cons­truc­ción Na­cio­nal. La ac­ti­vi­dad desem­pe­ña­da por ese per­so­na­je, co­mo dipu­tado du­ran­te el go­bierno de Rol­dós, y pos­te­rior­men­te ba­jo el go­bierno de Hur­ta­do, le con­fi­rió una ima­gen de po­pu­la­ri­dad y de am­plia co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca, es­pe­cial­men­te cuan­do, apro­ve­chan­do la in­ter­pe­la­ción al mi­nis­tro de Go­bierno del rol­do­sis­mo, Car­los Fe­raud Blum, pro­pues­ta por el le­gis­la­dor so­cial­de­mó­cra­ta Hu­go Cai­ce­do, desem­pe­ñó un rol que lo con­vir­tió en el ges­tor de la acu­sa­ción de pe­cu­la­do en con­tra de ese fun­cio­na­rio y su juz­ga­mien­to co­mo cul­pa­ble en el ca­so co­no­ci­do co­mo “Las mu­ñe­cas de tra­po”, por ha­ber ad­qui­ri­do con so­bre­pre­cio pa­ra re­ga­lo de Na­vi­dad a las ni­ñas po­bres del país ta­les ob­je­tos. Ade­más de ello, Fe- bres-Cor­de­ro en­jui­ció al go­ber­na­dor del Gua­yas en el ré­gi­men de Hur­ta­do, Juan Pablo Monca­gat­ta, por un su­pues­to ne­go­cia­do en la com­pra y ex­pro­pia­ción de la is­la San­tay.

LEÓN FE­BRES-COR­DE­RO SE IMPONE EN EL PRO­TA­GO­NIS­MO

A par­tir de ta­les even­tos, la ubi­ca­ción de Fe­bres-Cor­de­ro cons­ti­tui­ría el ma­yor pe­des­tal en la po­lí­ti­ca ecuatoriana y su fi­gu­ra iría de una po­pu­la­ri­dad ini­cial en la sie­rra has­ta una cre­cien­te acep­ta­ción en la cos­ta y en las de­más re­gio­nes del país. Su cam­pa­ña en es­ta segunda fa­se se ca­rac­te­ri­zó por la di­fu­sión de una re­tó­ri­ca de no­to­rio signo po­pu­lis­ta, re­ple­ta de pro­me­sas pa­ra ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da en be­ne­fi­cio de los sec­to­res más po­bres de la co­lec­ti­vi­dad na­cio­nal, y de pro­pues­tas en­ca­mi­na­das a lo­grar la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca me­dian­te una ma­yor in­ver­sión ex­tran­je­ra y un más abier­to apo­yo a las ges­tio­nes de su po­si­ble go­bierno por par­te de los sec­to­res pri­va­dos y em­pre­sa­ria­les. El dis­cur­so de las candidaturas de Fe­bres-Cor­de­ro y Blas­co Pe­ñahe­rre­ra se re­su­mió en la atrac­ti­va fra­se que ya ha­bía lo­gra­do en Co­lom­bia la vic­to­ria del can­di­da­to Be­li­sa­rio Be­tan­cur: Pan, te­cho y em­pleo. De una gran pre­dis­po­si­ción pa­ra el de­ba­te, y con un ma­ne­jo suel­to pa­ra di­ri­gir­se a la au­dien­cia, Fe­bres-Cor­de­ro se en­fo­có en des­acre­di­tar la iden­ti­dad so­cial­de­mó­cra­ta de su con­ten­dor, asi­mi­lán­do­la a una ve­la­da ex­pre­sión del “co­mu­nis­mo in­ter­na­cio­nal”, des­pres­ti­gian­do ese mar­co ideo­ló­gi­co co­mo un “ca­ba­llo de Tro­ya” de ese pe­li­gro con­ti­nen­tal y mun­dial, y ad­vir­tien­do el ries­go de caer en un sis­te­ma to­ta­li­ta­rio y an­ti­de­mo­crá­ti­co de go­bierno.

UNA PERSONALIDAD DE COR­TE ACADÉMICO E INTELECTUAL

Rodrigo Borja, por su par­te, con­si­guió el apo­yo abier­to de al­gu­nas agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas que ha­bían par­ti­ci­pa­do en la pri­me­ra vuel­ta, de otras en pro­ce­so de cons­ti­tu­ción par­ti­da­ria, y de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que in­ter­pre­ta­ban la po­si­bi­li­dad del triun­fo de FebresCordero co­mo la re­cu­pe­ra­ción del po­der pa­ra los in­tere­ses de un em­pre­sa­ria­do ex­clu­yen­te y ex­plo­ta­dor. Los re­sul­ta­dos al­can­za­dos en la pri­me­ra vuel­ta

electoral, pro­duc­to, se­gún la vi­sión del li­de­raz­go so­cial­de­mó­cra­ta, del tra­ba­jo y de la ampliación na­cio­nal de la co­ber­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, ha­cían pre­ver una se­gu­ra vic­to­ria en las elec­cio­nes del 6 de ma­yo de 1984. Borja da­ba por he­cho los re­sul­ta­dos de la segunda vuel­ta a su fa­vor; asu­mía, co­mo pro­pio, el he­cho de ha­ber lo­gra­do nu­clear a to­das las fuer­zas opues­tas a la de­re­cha na­cio­nal, y adop­tar una ac­ti­tud crí­ti­ca en torno a la con­duc­ción de la po­lí­ti­ca mun­dial des­de los in­tere­ses de Oc­ci­den­te, por par­te de la de­no­mi­na­da “Doc­tri­na Rea­gan”, que no era sino la se­ñal del for­ta­le­ci­mien­to de una co­rrien­te que ce­rra­ba las po­si­bi­li­da­des de po­lí­ti­cas so­cia­les am­plias y be­ne­fi­cio­sas pa­ra la so­cie­dad en su con­jun­to, en­ca­be­za­das por Ro­nald Rea­gan des­de la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos y por Mar­ga­ret That­cher, des­de la di­rec­ción del Go­bierno bri­tá­ni­co.

EL DIS­CUR­SO QUE MOTIVA A PAR­TIR DE LAS OFERTAS

En la segunda vuel­ta, sin em­bar­go, se re­vir­tió el re­sul­ta­do, y el dis­cur­so de Fe­bres-Cor­de­ro, ofre­cien­do au­men­tar los sa­la­rios cuan­do fue­re pre­ci­so y cuan­tas ve­ces lo exi­jan las ne­ce­si­da­des po­pu­la­res, ca­ló de ma­ne­ra pro­fun­da en la opi­nión pú­bli­ca y se al­zó con la vic­to­ria. Es­te acon­te­ci­mien­to fue, sin du­da, pro­duc­to de va­rios fac­to­res. Uno de ellos, la ex­ce­si­va con­fian­za de­mos­tra­da por el can­di­da­to triun­fa­dor en la pri­me­ra vuel­ta, quien a los po­cos días de­ci­dió dar­se va­ca­cio­nes en una de las is­las pa­ra­di­sía­cas del Ca­ri­be. Es­ta ac­ti­tud fue vi­sua­li­za­da por un gran sec­tor de la ciu­da­da­nía co­mo irres­pon­sa­ble fren­te a lo que ame­na­za­ba con­ver­tir­se en una ar­do­ro­sa cam­pa­ña por par­te del so­cial­cris­tiano, do­ta­do de una nor­me ca­pa­ci­dad de con­fron­ta­ción y de una cre­cien­te acep­ta­ción de la po­bla­ción en con­di­cio­nes de de­ci­dir la si­tua­ción en las ur­nas. Aquí ca­be ano­tar ade­más, co­mo fac­to­res a fa­vor de Fe­bres-Cor­de­ro, la di­fu­sión de un con­te­ni­do efec­tis­ta, que ca­ló de ma­ne­ra pro­fun­da: que los re­sul­ta­dos de la pri­me­ra vuel­ta a fa­vor de Rodrigo Borja obe­de­cie­ron a un inocul­ta­ble frau­de, y el ma­ne­jo de una re­tó­ri­ca ar­ma­da a par­tir del cre­cien­te des­pre­cio de la opi­nión pú­bli­ca por los po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos, a la ma­ne­ra del ex­pre­si­den­te Os­val­do Hur­ta­do. El acu­sar a Borja de “con­ti­nuis­ta” sig­ni­fi­có pre­ci­sa­men­te la for­ma de ma­yor llegada e im­pac­to pa­ra lo­grar que se asen­ta­ra un re­cha­zo pa­ra es­te ti­po de per­so­na­jes.

EL PREDOMINIO RETÓRICO DEL ANTICOMUNISMO

Fe­bres-Cor­de­ro aprovechó el re­cha­zo co­lec­ti­vo a las “ideo­lo­gías” que pre­do­mi­na­ba en el am­bien­te po­lí­ti­co de esa fa­se. A par­tir de ahí, di­fun­dió con­cep­tos y sos­tu­vo ar­gu­men­tos que cum­plie­ron el ob­je­ti­vo de ho­mo­lo­gar la ges­tión de los go­bier­nos pre­ce­den­tes (Rol­dós y Hur­ta­do) con orien­ta­cio­nes de iz­quier­da y so­cia­lis­tas. Así, el “te­mor al co­mu­nis­mo” que ha­bía co­pa­do el am­bien­te po­lí­ti­co en la dé­ca­da de los 60 y par­te de la de los 70, fue re­cu­pe­ra­do y sir­vió de fon­do a un dis­cur­so que frac­tu­ra­ba el pen­sa­mien­to so­cial en dos po­si­cio­nes: una que cul­pa­ba de to­dos los ma­les e in­con­sis­ten­cias de la ges­tión ofi­cial al predominio de una ideo­lo­gía de ex­tre­ma iz­quier­da, y, otra que se le­gi­ti­ma­ba co­mo la úni­ca al­ter­na­ti­va de sal­va­ción y re­cu­pe­ra­ción de las es­pe­ran­zas en el pro­gre­so y el desa­rro­llo na­cio­nal. Una frac­tu­ra, en su­ma, en­tre la reali­dad y la apa­rien­cia.

A pro­pó­si­to de es­te muy há­bil ma­ne­jo dis­cur­si­vo, ca­be ci­tar a Feuer­bach en el pre­fa­cio a la segunda edi­ción de la Esen­cia del cris­tia­nis­mo, que sir­vie­ra de in­tro­duc­ción a la obra de Guy De­bord, La so­cie­dad del es­pec­tácu­lo, pu­bli­ca­da en 1967: “…Y sin du­da nues­tro tiem­po… pre­fie­re la ima­gen a la co­sa, la co­pia al ori­gi­nal, la re­pre­sen­ta­ción a la reali­dad, la apa­rien­cia al ser… lo que es sa­gra­do pa­ra él no es sino la ILUSIÓN, pe­ro aque­llo que es pro­fano es la VER­DAD. Más aún, lo sa­gra­do se en­gran­de­ce a sus ojos a me­di­da que de­cre­ce la ver­dad y que la ilusión cre­ce, tan­to que el COLMO DE LA ILUSIÓN es tam­bién pa­ra él el colmo de LO SA­GRA­DO…”.

LOS EFECTIVOS IMPACTOS DE UN CRÍTICO DIS­CUR­SO

En la cam­pa­ña de la de­re­cha in­ter­vino un muy ex­pe­ri­men­ta­do y ca­paz con­sul­tor po­lí­ti­co co­lom­biano, en cu­ya ho­ja de vi­da se ano­ta­ban im­por­tan­tes lo­gros y sig­ni­fi­ca­ti­vos triun­fos: Ós­car Lom­ba­na. No ca­be du­da que el in­di­ca­do pro­fe­sio­nal, do­ta­do de una gran for­ma­ción teó­ri­ca, y de una ex­pe­rien­cia asen­ta­da en el co­no­ci­mien­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas glo­ba­les que de­be te­ner una fi­gu­ra po­lí­ti­ca pa­ra pro­yec­tar­se al po­der, se­ría un pun­tal im­por­tan­te pa­ra que la pre­sen­cia del can­di­da­to de­re­chis­ta se ubi­que en el cen­tro de la aten­ción po­lí­ti­co-electoral de ese mo­men­to. Aquí va­le ano­tar la apre­cia­ción de uno de los más con­no­ta­dos es­pe­cia­lis­tas en la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca en Ecua­dor, Luis Ela­dio Proa­ño. En la re­vis­ta Chas­qui N. 58, de mar­zo de 2004, en su en­sa­yo Con­sul­to­res po­lí­ti­cos, ¿fa­bri­can­tes o dio­ses?, ha­blan­do de la le­yen­da de la sa­bi­du­ría de los con­sul­to­res a pro­pó­si­to de la llegada de Car­ter a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, acon­te­ci­mien­to que ha­bría si­do pro­duc­to de la dis­ci­pli­na de ese per­so­na­je pa­ra se­guir al pie de la le­tra las in­di­ca­cio­nes de sus con­sul­to­res po­lí­ti­cos y de su en­cues­ta­dor Pat Cad­del, sos­tu­vo: “…Par­te de la le­yen­da lle­gó al Ecua­dor cuan­do Fe­bres-Cor­de­ro ga­nó la segunda vuel­ta, lue­go de ha­ber per­di­do la pri­me­ra. Su triun­fo se atri­bu­yó no a sus cua­li­da­des de co­ra­je y per­sua­sión, sino a los con­se­jos de un con­sul­tor co­lom­biano, Lom­ba­na. Su éxi­to, se de­cía, ha­bía con­sis­ti­do en vol­ver con­cre­to el dis­cur­so abs­trac­to del León de la pri­me­ra vuel­ta, con el ofre­ci­mien­to de Pan, te­cho y em­pleo, y ha­ber­le per­sua­di­do de bus­car, a to­do tran­ce, un de­ba­te te­le­vi­si­vo con Borja…”.

La re­fe­ren­cia de Luis Ela­dio Proa­ño, sin em­bar­go, se desa­rro­lla lue­go, cuan­do alu­de a las ca­rac­te­rís­ti­cas con que León Fe­bres-Cor­de­ro asu­me su rol pa­ra la segunda vuel­ta. Ha­bla­re­mos de ello en la par­te si­guien­te. (F)

Palacio Le­gis­la­ti­vo Ecua­dor.

1. En el cen­tro Car­los Fe­raud Blum. 2. Jai­me Hur­ta­do Gon­zá­lez. 3. Leon Fe­bres Cor­de­ro con­tra Fe­raud Blom.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.