Eme­lec: pri­mer cla­si­fi­ca­do ha­ce me­dio si­glo

Memorias Porteñas - - Portada - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VARAS

El Club Sport Eme­lec lo­gró ha­ce 50 años la pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción ecuatoriana a la segunda fa­se de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca. Des­de 1961 los equi­pos com­pa­trio­tas par­ti­ci­pa­ron en el Cam­peo­na­to Su­da­me­ri­cano de Cam­peo­nes de Fút­bol (así se lla­mó al co­mien­zo), sin ma­yor for­tu­na, pues a pe­sar de al­gu­nos éxi­tos en de­ter­mi­na­dos par­ti­dos, nun­ca un equi­po de nues­tro país ha­bía al­can­za­do su­pe­rar la pri­me­ra ron­da del cer­ta­men, que ini­cia­do en 1960 con par­ti­ci­pa­ción so­lo de los cam­peo­nes, am­plió des­de 1966 su cu­po a dos equi­pos. Hoy la par­ti­ci­pa­ción es más am­plia, con un sis­te­ma de cla­si­fi­ca­ción di­fe­ren­te.

El en­cuen­tro decisivo se dis­pu­tó el do­min­go 3 de mar­zo de 1968 en el es­ta­dio Atahual­pa de Qui­to, cuan­do Eme­lec de­rro­tó 1-0 a El Na­cio­nal, en me­dio de una ten­sa ex­pec­ta­ti­va que la ex­pli­ca­re­mos más ade­lan­te. Fa­vo­ri­to pa­ra mu­chos era el elen­co “mi­li­tar” por su con­di­ción de lo­cal. El en­cuen­tro fue dispu­tado con gran in­ten­si­dad y se de­fi­nió dra­má­ti­ca­men­te dos mi­nu­tos an­tes del fi­nal. Es­te triun­fo fue lar­ga­men­te fes­te­ja­do por la hin­cha­da gua­ya­qui­le­ña que en buen nú­me­ro acom­pa­ñó al cua­dro “eléc­tri­co” y a una in­men­sa can­ti­dad de se­gui­do­res que se li­mi­ta­ron a es­cu­char por ra­dio, pues en aque- llos tiem­pos no se tras­mi­tían los par­ti­dos por te­le­vi­sión.

LA CAM­PA­ÑA

En la fa­se ini­cial de la Co­pa les to­có en­fren­tar­se a clu­bes ecua­to­ria­nos y chi­le­nos: los nues­tros eran El Na­cio­nal, cam­peón de 1967, y Eme­lec, vi­ce­cam­peón; por los “arau­ca­nos” par­ti­ci­pa­ron Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y Uni­ver­si­dad de Chi­le, pri­me­ro y se­gun­do de la tem­po­ra­da an­te­rior. Por re­co­rri­do in­ter­na­cio­nal y pre­su­pues­to los equi­pos com­pa­trio­tas te­nían me­nor op­ción, pe­ro de cual­quier ma­ne­ra en­tra­ron con op­ti­mis­mo a bus­car la cla­si­fi­ca­ción. El re­gla­men­to de­ter­mi­na­ba que los dos de me­jor pun­ta­je pa­sa­ban a la segunda eta­pa.

El 4 de fe­bre­ro en el es­ta­dio Mo­de­lo se ini­ció la eli­mi­na­to­ria con el en­cuen­tro en­tre ecua­to­ria­nos. Un ce­rra­do sis­te­ma de­fen­si­vo pre­sen­tó el cua­dro mi­li­tar y sa­có un va­lio­so em­pa­te 0-0. De in­me­dia­to vi­nie­ron al Ecua­dor los equi­pos chi­le­nos y se lle­va­ron un pri­mer dis­gus­to, pues El Na­cio­nal ga­nó en Qui­to 2-1 a Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y Eme­lec su­peró por igual cuen­ta a Uni­ver­si­dad de Chi­le en Gua­ya­quil. En la si­guien­te jornada, El Na­cio­nal de­rro­tó 3-1 a la U., en tan­to que la Ca­tó­li­ca sor­pren­dió a Eme­lec 2-1. Con­clu­yó la pri­me­ra vuel­ta con una vic­to­ria de la UC an­te su tra­di­cio­nal ri­val la U. por 3-2 en San­tia­go, po­nién­do­se a un pa­so de la cla­si­fi­ca­ción. Hay que re­cor­dar que en­ton­ces se da­ba so­lo dos pun­tos al ga­na­dor, no tres co­mo aho­ra. Fal­tan­do las re­van­chas pa­re­cía que los cam­peo­nes de Chi­le y Ecua­dor se­rían los cla­si­fi­ca­dos, so­bre to­do si se to­ma­ba en cuen­ta que Eme­lec ya no ten­dría más par­ti­dos co­mo lo­cal. La U ya no ju­ga­ría co­mo vi­si­tan­te, en tan­to El Na­cio­nal te­nía a fa­vor que de­fi­ni­ría la se­rie en ca­sa.

En los par­ti­dos de vuel­ta en San­tia­go, Ca­tó­li­ca ven­ció de en­tra­da a El Na­cio­nal 2-0, en tan­to que Eme­lec, a la vez que ha­cía re­na­cer sus po­si­bi­li­da­des, vir­tual­men­te li­qui­dó a Uni­ver­si­dad de Chi­le al em­pa­tar 0-0. En la si­guien­te jornada, la U. se to­mó la re­van­cha con los “mi­li­ta­res” ga­nan­do 1-0 pa­ra man­te­más ner una li­ge­ra es­pe­ran­za, pe­ro con mu­cha “ga­rra” Eme­lec igua­ló 1-1 con los “ca­tó­li­cos”, con lo que man­te­nía op­ción de cla­si­fi­car.

El 2 de mar­zo, en par­ti­do que so­lo in­tere­sa­ba pa­ra las es­ta­dís­ti­cas, la U. Ca­tó­li­ca ya con el pa­se a segunda ron­da, vol­vió a ga­nar a la U. de Chi­le, es­ta vez 2-1. Fal­ta­ba un cu­po por de­fi­nir y ese se­ría pa­ra un equi­po ecua­to­riano.

EL TRIUN­FO EN EL ATAHUAL­PA

El es­ta­dio Atahual­pa, se­de del par­ti­do decisivo, re­ci­bió a de 35 mil es­pec­ta­do­res, de los cua­les no me­nos de 5 mil lle­ga­ron des­de Gua­ya­quil. El Na­cio­nal ju­gó con Mal­do­na­do; Pra­do, Quin­te­ros, Cas­ti­llo y Es­ca­lan­te; Al­cí­var y Be­na­vi­des; Ran­gel, Co­rrea, Che­me y Ro­drí­guez (León re­em­pla­zó a Co­rrea). Eme­lec for­mó con Gar­cía; Ro­ma­ne­lli, Pí­riz, To­rres y Mi­na; Her­nán­dez y Ray­mon­do; Delgado Mena, So­sa, Bo­la­ños y Eche­ve­rría. El ár­bi­tro fue el ve­ne­zo­lano Jo­sé Va­rro­ne y jue­ces de lí­nea, el co­lom­biano An­to­nio Chá­vez y el pa­ra­gua­yo Rodolfo Pé­rez.

El par­ti­do fue emo­cio­nan­te. Los equi­pos se es­for­za­ron por ga­nar; un em­pa­te los lle­va­ba a dispu­tar un par­ti­do ex­tra (se lle­gó a ha­blar a Bo­go­tá, Ca­li o Li­ma, pues en el país no ha­bía gran­des es­ta­dios fue­ra de Gua­ya­quil o Qui­to). La ini­cia­ti­va la lle­va­ron los lo­ca­les, cu­yo di­rec­tor téc­ni­co era el ita­liano Ves­si­lio Bar­to­li, quien le dio a su equi­po una di­ná­mi­ca es­pe­cial que de­mo­lía a los equi­pos vi­si­tan­tes que no so­por­ta­ban su rit­mo. Eme­lec era en­tre­na­do por el ar­gen­tino Gre­go­rio Es­pe­rón, un co­no­ce­dor del fút­bol ecua­to­riano por mu­chos años. Bus­có con un fé­rreo sis­te­ma de­fen­si­vo y jue­go pau­sa­do, con­tra­rres­tar el vér­ti­go de su ad­ver­sa­rio; guar­dó ener­gías pa­ra el fi­nal. Un gran due­lo tác­ti­co don­de las in­di­vi­dua­li­da­des mar­ca­ron la di­fe­ren­cia.

Eme­lec mon­tó un gran cer­co de­fen­si­vo con un ar­que­ro só­li­do y se­gu­ro co­mo Eduardo Gar­cía, la fi­gu­ra del par­ti­do. Los “azu­les” no se li­mi­ta­ron a de­fen­der, con­tra­gol­pea­ron con acier­to y de­ses­pe­ra­ron a El Na­cio­nal, cu­yos ata­can­tes Tom Ro­drí­guez, el ‘Ca­mión’ Co­rrea y Ran­gel, no de­fi­nie­ron. En los úl­ti­mos 15 mi­nu­tos, el me­dio­cam­po eléc­tri­co con Jor­ge Bo­la­ños y Ga­lo Pu­li­do, im­pu­so con­di­cio­nes, bus­can­do el triun­fo. Los “mi­li­ta­res”, ago­ta­dos por ha­ber lle­va­do el tren del par­ti­do, pa­re­cían re­sig­na­dos al jue­go de des­em­pa­te.

Fal­ta­ba la ins­pi­ra­ción de Delgado a los 89 mi­nu­tos. Co­bró un ti­ro li­bre des­de 40 me­tros. Su dis­pa­ro a ba­ja al­tu­ra, pi­có an­tes de lle­gar al ar­co y por el te­rreno res­ba­la­di­zo to­mó más ve­lo­ci­dad, re­sul­tan­do in­ta­pa­ble pa­ra Mal­do­na­do, con­vir­tien­do el gol de la cla­si­fi­ca­ción. 1-0 ga­nó Eme­lec. (F)

UN TRIUN­FO SO­BRE EL NA­CIO­NAL EN QUI­TO 1 A O LE DIO LA CLA­SI­FI­CA­CIÓN. EDUARDO GAR­CÍA Y JAI­ME DELGADO MENA, LAS FIGURAS DEL JUE­GO

DECISIVO.

1.Eme­lec in­gre­sa a la can­cha del Atahual­pa pa­ra el jue­go decisivo. Ade­lan­te va el ca­pi­tán Jor­ge Bo­la­ños, lo si­guen Delgado Mena y los uru­gua­yos Her­nán­dez y Ro­ma­ne­lli.

3 4

2 2. Jai­me Delgado Mena, au­tor del gol de la cla­si­fi­ca­ción. 3. Una ines­pe­ra­da gra­ni­za­da que ca­yó al fi­nal del jue­go en el Atahual­pa no im­pi­dió el fes­te­jo eléc­tri­co. 4. En las ac­tua­cio­nes de vi­si­tan­te de Eme­lec des­co­lló el ar­que­ro Eduardo Gar­cía. Aquí...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.