La muer­te que de­rro­tó al bru­jo Fa­jar­do

Memorias Porteñas - - Portada - Por GABRIEL PAREDES

Po­nién­do­se a ra­zo­nar so­bre la vi­da y la muer­te, es­ta­ba esa ma­ña­na don Ger­má­ni­co Cle­men­te. En su cua­derno ama­ri­llen­to ano­ta­ba lo que su bue­na men­te le dic­ta­ba: la muer­te di­ce que ma­ta, se­rá al cuer­po no más, el al­ma que es in­fi­ni­ta, esa no mo­ri­rá ja­más. La exis­ten­cia es un alien­to, al cuer­po lo ha­ce re­to­zar, en­tra y sa­le co­mo el vien­to, pe­ro a ve­ces se ol­vi­da de re­gre­sar. Na­ce el sol en las ma­ña­nas, ful­gu­ran­te­men­te bri­lla, po­co a po­co va mu­rien­do en la tar­de cam­pe­si­na. Cuan­do Dios se de­ter­mi­na a lle­var­se un cris­tiano, no va­len mi­sas de ga­llo, ni em­plas­to de me­di­ci­na. A Ma­ria­na Dio­ni­sia Ba­lón Quin­de, eso mis­mi­to fue lo que le pa­só, jo­ven agra­cia­da chi­qui­lla, es­tan­do bien, un día des­gra­cia­da­men­te se ama­leó. Vi­vía en el re­cin­to Chu­pa­dor Gran­de, per­te­ne­cien­te a la Pu­ná, aque­ja­da por fuer­tí­si­mos do­lo­res de ba­rri­ga, la jo­ven no po­día an­dar. De­cían que era el “pa­dre­jón”, do­la­ma cau­san­te del ma­les­tar, después de su­frir lar­go tiem­po fue em­bar­ca­da en ca­noa y la tra­je­ron pa’ la ciu­dad. Se­gún los fa­cul­ta­ti­vos del Hos­pi­tal Ge­ne­ral, era una fuer­te in­fec­ción es­to­ma­cal; de­bi­do a lo avan­za­do del asun­to, se de­bía ope­rar. La ci­ru­gía se llevó a ca­bo, sin em­bar­go, a Ma­ria­na Dio­ni­sia no se le veía me­jo­rar. Pa­sa­ba sus do­len­cias asi­la­da, en el do­mi­ci­lio de las ca­lles Por­te­te y la Vi­gé­si­ma quin­ta, pro­pie­dad de Ni­co­de­mo Quin­de, un cer­cano fa­mi­liar. Un buen día don Ni­co le acon­se­jó por si aca­so, se de­ja­ra re­vi­sar del bru­jo Fa­jar­do. La ma­ña­na del mar­tes 3 de mar­zo de 1964, se pre­sen­tó Jo­sé M. Fa­jar­do, aquel men­tao hechicero, y ape­nas mi­ró a la se­ño­ri­ta, la cual se en­con­tra­ba pos­tra­da, sin ti­tu­bear ase­gu­ró que es­ta­ba em­bru­ja­da. Le ha­bían he­cho mal, usan­do la ma­gia ne­gra; su sen­ten­cia de muer­te es­ta­ba fir­ma­da, pe­ro mien­tras ha­ya fe, se po­dría ha­cer al­go. No pro­me­tió un mi­la­gro, so­lo con el fa­vor de Dios, “le me­te­ría mano” a la pa­cien­te. En cua­ren­ta su­cres, ca­da se­sión del tra­ta­mien­to que­dó pac­ta­da, dán­do­le en­se­gui­da a be­ber va­rios bre­ba­jes, pri­me­ra­men­te pa­ra pur­gar a la he­chi­za­da. To­dos que­da­ron ató­ni­tos: al abrir­le la bo­ca a la Ma­ria­na, le ex­tra­jo un pa­que­te de vein­tiún agu­jas com­ple­ta­men­te oxi­da­das. De­jó re­ce­ta y co­bró, anun­cian­do que vol­ve­ría la pró­xi­ma se­ma­na. Nue­va­men­te los men­jun­jes, las pó­ci­mas sa- gra­das, in­sis­tién­do­le el cu­ran­de­ro a que la en­fer­mo­sa las to­ma­ra, en­tre vó­mi­to y vó­mi­to ex­pul­só bo­la de pe­los en­re­da­da, en el fon­do de la ba­ci­ni­lla que­dó, con res­tos de ca­be­lle­ra hu­ma­na. El san­to va­rón su pa­ga re­ci­bió, an­ti­ci­pan­do que dos se­sio­nes más fal­ta­ban. Ca­da vi­si­ta del bru­jo a la co­va­cha, con an­sias era es­pe­ra­da. Es­ta vez pa­ra asom­bro de los pre­sen­tes, a la con­va­le­cien­te Ma­ria­na se le ex­traía del guar­güe­ro, ama­ri­llen­ta al­ha­ja, una ca­de­na de bam­ba­li­na con sor­ti­ja in­crus­ta­da, que el ni­gro­man­te se llevó pa­ra que sea en­te­rra­da. La con­clu­sión del tra­ta­mien­to cu­ra­ti­vo a su fa­se fi­nal lle­ga­ba. Esa no­che pa­cien­te y fa­mi­lia­res que­da­ron ho­rro­ri­za­dos, uti­li­zan­do qui­rúr­gi­ca ma­gia, don Jo­sé Fa­jar­do del vien­tre de la jo­ven sa­có, un pe­que­ño ani­ma­li­to, pa­re­ci­do a un chan­chi­to, en­vuel­to en san­gre y tri­pa­je; él ma­nual­men­te lo ex­tir­pa­ba, la po­bre en­fer­mi­za ca­yó des­ma­ya­da. No la des­pier­ten, sen­ten­ció el bru­jo, mien­tras su pla­ta co­bra­ba, ase­gu­ran­do tá­ci­ta­men­te que su mal ha­bía cu­ra­do, y dán­do­se la me­dia vuel­ta, cam­pan­te­men­te se fue ca­mi­nan­do. El co­mi­sa­rio se­gun­do de Po­li­cía, Lc­do. Cá­ce­res, or­de­nó la de­ten­ción del bru­jo Jo­sé Ma­nuel Fa­jar­do To­rres, por in­di­cios de res­pon­sa­bi­li­dad en la muer­te de Ma­ria­na Dio­ni­sia Ba­lón Quin­de, ini­cian­do en­jui­cia­mien­to pe­nal; lue­go de ese trá­mi­te ju­di­cial, pa­sa­ría a ór­de­nes del co­mi­sa­rio de Sa­ni­dad, pa­ra que sea san­cio­na­do por el ejer­ci­cio ile­gal co­mo mé­di­co tra­tan­te y prac­ti­can­te de he­chi­ce­ría. En su de­fen­sa el men­tao cu­ran­de­ro ex­pli­ca­ba: “En­con­trán­do­me des­de ha­ce años in­ca­pa­ci­ta­do fí­si­ca­men­te pa­ra tra­ba­jar, en­ton­ces pa­ra ga­nar­me la vi­da, in­ven­té que sa­bía cu­rar ma­les pro­vo­ca­dos por la he­chi­ce­ría, pre­pa­ran­do bre­ba­jes, fa­bri­can­do po­ma­das a ba­se de sus­tan­cias ani­ma­les y ve­ge­ta­les. Es ver­dad que por más de vein­te días ve­nía tra­tan­do a la fa­lle­ci­da, res­pon­dien­do fa­vo­ra­ble­men­te al tra­ta­mien­to apli­ca­do, más yo no ten­go la cul­pa de que ‘Dios la ha­ya re­co­gi­do’; no po­de­mos ir­nos con­tra su vo­lun­tad. Es­tá por de más de­cir que, yo no fui a bus­car­la ni me ofre­cí pa­ra tra­tar a la en­fer­ma, fue el pro­pio don Ni­co­de­mo, la per­so­na que me llevó has­ta su ca­sa, por lo tan­to, soy inocen­te en es­te ca­so. Un ex­pe­dien­te po­li­cial in­di­ca­ba que el año an­te­rior el bru­jo Fa­jar­do ha­bía si­do san­cio­na­do por el co­mi­sa­rio de Sa­ni­dad, con diez días de cár­cel y el pa­go de qui­nien­tos su­cres de mul­ta, por de­di­car­se a la he­chi­ce­ría, pe­ro una vez re­co­bra­da la li­ber­tad vol­vió a sus an­dan­zas; ju­gan­do con la mis­ma muer­te an­da­ba. (F)

EL HECHICERO TRA­TÓ POR VA­RIAS OPORTUNIDADES A LA JO­VEN, QUE TE­NÍA UN PELIGROSO MAL EN EL ESTÓMAGO, PE­RO TO­DA CURACIÓN “MÁGICA” FUE INFRUCTUOSA. ELLA MURIÓ Y ÉL FUE A PRI­SIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.