LA RE­VO­LU­CIÓN DEL 1 DE ENERO 1906

Memorias Porteñas - - Mp - Por RODOLFO PÉ­REZ PIMENTEL

Len­ta­men­te y acom­pa­ña­do de su es­po­sa, don Lizardo Gar­cía y So­rro­za, pre­si­den­te del Ecua­dor, ba­jó las gra­das que con­du­cen en el palacio al gran Sa­lón Ama­ri­llo de re­cep­cio­nes, lla­ma­do así por el co­lor de los ador­nos, cor­ti­nas y ta­pi­ces de los mue­bles que lo de­co­ran. Era la no­che del 31 de di­ciem­bre de 1905 y se ce­le­bra­ba la pri­me­ra fies­ta de fan­ta­sía que el ré­gi­men ofre­cía a la so­cie­dad qui­te­ña, con mo­ti­vo del ad­ve­ni­mien­to del nue­vo año.

A las do­ce en pun­to don Lizardo to­mó en su mano de­re­cha una fi­na co­pa de cris­tal de Bohe­mia re­bo­san­do en cham­pán y brin­dó emo­cio­na­da­men­te a la sa­lud de la con­cu­rren­cia, que era mu­cha, por­que pa­sa­ban de dos­cien­tas las in­vi­ta­cio­nes que se ha­bían pues­to en cir­cu­la­ción en­tre las más con­no­ta­das fa­mi­lias de Qui­to. Ac­to se­gui­do ini­ció el bai­le con un vals de Strauss, a los acor­des de la ban­da de mú­si­ca del ba­ta­llón Car­chi, pues en aque­llos le­ja­nos tiem­pos to­da­vía no se prac­ti­ca­ba el lu­cra­ti­vo ne­go­cio de las or­ques­tas.

La con­cu­rren­cia era se­lec­tí­si­ma. Be­llas se­ño­ri­tas al­ter­na­ban con se­rias ma­tro­nas lle­nas de aba­ni­cos y en­ca­jes lle­ga­dos de Pa­rís. Los ca­ba­lle­ros lu­cían frac y con­de­co­ra­cio­nes, y si no hu­bie­ra si­do por cier­tos ru­mo­res que cir­cu­la­ron du­ran­te el día del bai­le, la ale­gría ha­bría con­ta­gia­do a to­dos los co­ra­zo­nes, pe­ro so­pla­ban vien­tos de fron­da que anun­cia­ban la pro­xi­mi­dad de una tor­men­ta.

Efec­ti­va­men­te, des­de 1901 a 1905 ha­bía go­ber­na­do el Ecua­dor co­mo pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal, el ge­ne­ral Leo­ni­das Pla­za, dis­tan­cia­do del lí­der má­xi­mo del li­be­ra­lis­mo ecua­to­riano, ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro, por chis­mes y ar­gu­cias de los en­vi­dio­sos que nun­ca fal­tan. Llegada la épo­ca de de­sig­nar su­ce­sor, Pla­za es­co­gió a Lizardo Gar­cía y le ofre­ció su apo­yo. Los li­be­ra­les reuni­dos en Qui­to el 5 de ju­nio de 1904, con mo­ti­vo del no­veno aniver­sa­rio de la Re­vo­lu­ción, ha­bían lan­za­do la idea de for­mar una Jun­ta de Elec­to­res que de­ci­die­ra quién de­bía ser el can­di­da­to úni­co del par­ti­do. Pla­za no acep­tó la pro­pues­ta por­que su si­tua­ción era dé­bil en el par­ti­do y tra­tó por to­dos los me­dios de des­acre­di­tar a los Elec­to­res, ini­cian­do con­tra ellos una cam­pa­ña de di­fa­ma­cio­nes y bau­ti­zán­do­los con el nom­bre de La Fron­da.

La Jun­ta sin em­bar­go, es­co­gió a Ig­na­cio Ro­bles y San­tis­te­van pa­ra can­di­da­to del par­ti­do uni­fi­ca­do, pe­ro es­te no acep­tó el ofre­ci­mien­to pues no con­ta­ba con la vo­lun­tad del pre­si­den­te, y en ese es­ta­do el can­di­da­to ofi­cial, Lizardo Gar­cía, triun­fó con 74.369 vo­tos y fue de­cla­ra­do elec­to por el Con­gre­so Ex­traor­di­na­rio; el 1 de sep­tiem­bre se reali­zó la so­lem­ne ce­re­mo­nia de trans­mi­sión de man­do y Gar­cía en­tró en fun­cio­nes.

El nue­vo man­da­ta­rio era de con­duc­ta se­ve­ra y de por­te gra­ve pues no gus­ta­ba de bro­mas. De his­to­rial lim­pio, muy co­no­ci­do en los me­dios ban­ca­rios y co­mer­cia­les de Gua­ya­quil, ha­bía ac­tua­do co­mo de­le­ga­do del Ecua­dor en el arre­glo de la deu­da ex­ter­na. Con an­te­rio­ri­dad ha­bía si­do em­plea­do y lue­go fun­cio­na­rio de las ca­sas co­mer­cia­les Lu­zá­rra­ga y No­re­ro.

En 1895 fue de­sig­na­do mi­nis­tro de Ha­cien­da por Al­fa­ro; después mi­nis­tro Ge­ne­ral y a los po­cos días en­car­ga­do del Po­der Eje­cu­ti­vo (1895) por au­sen­cia del ti­tu­lar. Pos­te­rior­men­te se dis­tan­ció de Al­fa­ro ac­tuan­do co­mo se­na­dor en 1898 y nue­va­men­te en 1904.

Co­mo ge­ren­te del Ban­co Co­mer­cial y Agrí­co­la des­de 1904 re­flo­tó a di­cha ins­ti- tu­ción, de­mos­tran­do con­di­cio­nes de in­te­li­gen­cia y pe­ri­cia. Buen pa­dre y me­jor ma­ri­do, to­dos lo ad­mi­ra­ban por ha­ber sur­gi­do en la vi­da des­de aba­jo, co­mo vul­gar­men­te se de­cía, ya que na­ció po­bre; mer­ced a su es­fuer­zo y te­són ha­bía lo­gra­do éxi­to y di­ne­ro.

Y así fue co­mo esa me­mo­ra­ble no­che del 31 de di­ciem­bre de 1905 lo co­gió ale­gre y di­cha­ra­che­ro y en la ma­dru­ga­da, ya en­tre ami­gos de con­fian­za, con­tó en se­cre­to que les te­nía pre­pa­ra­da una sa­bro­sí­si­ma cor­vi­na traí­da es­pe­cial­men­te de Gua­ya­quil y que la ser­vi­ría a las tres en un re­ti­ra­do sa­lon­ci­to de Palacio, man­da­da a pre­pa­rar con nu­me­ro­sas vian­das y li­co­res im­por­ta­dos, y es que en el Qui­to de 1905 ser­vir una cor­vi­na era signo de lu­jo y su­pre­ma dis­tin­ción que so­lo los po­ten­ta­dos po­dían dar­se. Co­mo el fe­rro­ca­rril de Du­rán lle­ga­ba has­ta Rio­bam­ba, los ma­ris­cos se trans­por­ta­ban el res­to del tra­yec­to a lo­mo de mu­la en gran­des tro­zos de hie­lo re­co­gi­dos en el Chim­bo­ra­zo, con los gas­tos que son de su­po­ner.

A las tres de la ma­ña­na ya los es­pe­ra­ba don Lizardo con la sa­bro­sí­si­ma cor­vi­na, que era de gran­des pro­por­cio­nes, des­can­san­do en ele­gan­te ban­de­ja de pla­ta, ro­cia­da con vi­nos blan­cos y sal­sa de pe­re­jil li­ge­ra­men­te pi­can­te. Gran­des ro­da­jas fue­ron cor­ta­das y ser­vi­das en ho­jas de le­chu­ga se­rra­na y tra­gos iban y ve­nían. El re­loj de la Pla­za de la In­de­pen­den­cia mar­có cua­tro cam­pa­na­das co­gien­do a los go­lo­sos si­ba­ri­tas en gran cha­co­ta, pe­ro jus­to en ese mo­men­to so­na­ron gol­pes en la puer­ta y en­tró pre­ci­pi­ta­da­men­te Li­zar­di­to Gar­cía Jr., hijo ma­yor del pre­si­den­te, di­cien­do: -Pa­pá, aca­ba de lle­gar un te­le­gra­ma ur­gen­te de Rio­bam­ba. -Lée­lo, con­tes­tó su Ex­ce­len­cia. “Se­ñor Lizardo Gar­cía- De­séo­le fe­li­ci­dad en el año que co­mien­za, co­mu­ni­cán­do­le que aca­bo de to­mar es­ta pla­za, des­co­no­cien­do su go­bierno”. Emi­lio Ma­ría Te­rán, ge­ne­ral de Di­vi­sión.

Sor­pre­sa ge­ne­ral y tér­mino del ban­que­te ¡La cor­vi­na ha­bía in­di­ges­ta­do! El pre­si­den­te, que es­cu­cha­ba el fin del men­sa­je pues­to de pie, con el ros­tro pá­li­do de in­dig­na­ción, se tras­la­dó con los pre­sen­tes a la sa­la de Ga­bi­ne­te, don­de se in­ten­tó dis­cu­tir la si­tua­ción pa­ra to­mar las me­di­das del ca­so, pe­ro el can­san­cio, la sor­pre­sa y los brin­dis con li­cor ha­cían im­po­si­ble la afluen­cia de las ideas a tan al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da, por lo que de co­mún acuer­do se re­sol­vió pos­ter­gar la se­sión pa­ra las sie­te de la ma­ña­na, ho­ra en que se con­vo­có a reunión ex­tra­or­di­na­ria al Ga­bi­ne­te com­pues­to por Juan Fran­cis­co Ga­me Ba­la­re­zo en Ha­cien­da, Án­gel Es­pi­no­sa en Ins­truc­ción, co­ro­nel To­más La­rrea Al­ba en Gue­rra y Ma­ri­na, y doc­tor Gon­za­lo S. Cór­do­va Ri­be­ra en In­te­rior o Go­bierno. Die­ci­séis días después, don Lizardo bus­ca­ba asi­lo en la le­ga­ción di­plo­má­ti­ca de Co­lom­bia y a la ma­ña­na si­guien­te en­tra­ba en Qui­to Eloy Al­fa­ro ¡La Re­vo­lu­ción ha­bía triun­fa­do! (F)

TRAS LA CELEBRACIÓN DEL FIN DEL AÑO 1905 EN

EL PALACIO DE CARONDELET LLE­GÓ LA NO­TI­CIA DE UN GOL­PE DE ES­TA­DO Y 16 DÍAS DESPUÉS EL

PRE­SI­DEN­TE LIZARDO GAR­CÍA DE­JÓ EL PO­DER.

Lizardo Gar­cía So­rro­za, pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal del Ecua­dor 1905 - 1906.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.