EMBAJADORES DE MANABÍ EN BONN

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CASTRO Y VELÁZQUEZ

EL DOC­TOR SÓCRATES NAVAS, UN “MANABA” DE CEPA, OCU­PÓ POR VA­RIOS AÑOS LA EMBAJADA ECUATORIANA EN BONN Y ORGANIZABA ALMUERZOS CON LOS PRODUCTOS DE SU ENTRAÑABLE TIE­RRA.

Alo lar­go de nue­ve años de es­tu­dian­te en Bonn, cuan­do la ciu­dad re­na­na era ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia, vi su­ce­der­se a nu­me­ro­sos embajadores del Ecua­dor y de otras na­cio­nes; con va­rios de ellos tu­ve la­zos de le­gí­ti­ma amis­tad.

De los ecua­to­ria­nos re­cuer­do ha­ber lle­ga­do cuan­do to­da­vía es­ta­ba en fun­cio­nes el em­ba­ja­dor Sevilla. El úl­ti­mo de los ecua­to­ria­nos que re­si­día en Bonn du­ran­te mi épo­ca fue el in­ge­nie­ro Fe­de­ri­co Arte­ta Ri­ve­ra y su cón­yu­ge Ali­cia Cár­de­nas Mon­ge, quie­nes con sus hi­jas Jo­se­fi­na, Ali­cia e Ire­ne se con­vir­tie­ron co­mo fa­mi­lia pa­ra mi her­ma­na Me­che y pa­ra mí.

En­tre los di­plo­má­ti­cos que lle­ga­ron a in­te­grar la re­pre­sen­ta­ción de Ecua­dor, de­bo men­cio­nar a una fa­mi­lia muy sin­gu­lar in­te­gra­da por los ca­be­za de fa­mi­lia y tres hi­jos, en­ton­ces ado­les­cen­tes. Era el doc­tor Sócrates Navas, su es­po­sa No­ri y sus hi­jos Ta­ma­ra, Xio­ma­ra y Pe­pe. To­dos ma­na­bi­tas de cepa, eran una en­can­ta­do­ra fa­mi­lia que de­rro­cha­ba esa sim­pa­tía en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes de con­ser­va­ción y prác­ti­ca de tra­di­cio­nes que, aun en el mis­mo Ecua­dor, ra­ra vez se pue­den ad­mi­rar.

Vi­vian cul­ti­van­do y ofre­cien­do a to­dos lo me­jor de la be­lla pro­vin­cia de Manabí: su gas­tro­no­mía sin­gu­lar que ellos, de for­ma cua­si­mi­la­gro­sa, po­dían ofre­cer im­por­tan­do productos fres­cos ra­rí­si­mos de su pa­tria chi­ca. Allí de­gus­tá­ba­mos tan­to una li­sa o cha­me, y exó­ti­cos fru­tos co­mo el cai­mi­to y la po­ma­rro­sa. No re­cuer­do ha­ber co­mi­do un cor­vi­che me­jor que don­de ellos, ni na­ti­lla tan fra­gan­te. Por en­ton­ces nues­tro que­ri­dí­si­mo ami­go Al­ber­to ‘Be­ti’ Acos­ta Es­pi­no­sa es­tu­dia­ba tam­bién en Re­na­nia y te­nía un car­go me­nor en nues­tra embajada. Era otro de los in­fal­ta­bles a tan no­ta­bles co­mi­lo­nas.

Cuan­do lle­ga­ban por pri­me­ra vez a vi­si­tar­los los pai­sa­nos ecua­to­ria­nos, la ce­re­mo­nio­sa pre­sen­ta­ción era: “Doc­tor Sócrates Al­ci­bía­des Em­pé­do­cles Navas Men­do­za, na­ci­do en la que­bra­da de Vis­qui­je, pa­ra ser­vir­le”. Y así se ini­cia­ba un co­lo­quio jo­co­so y dis­ten­di­do, lleno de ocu­rren­cias y de gi­ros idio­má­ti­cos ar­cai­zan­tes, pe­ro na­da ex­tra­ños en­tre los ma­na­bi­tas.

Al pa­sar a la me­sa pre­ce­día la pre­gun­ta: ¿quie­re sen­tar­se aquí o acu­llá?

¿Qué desea ser­vir­se? ¿Un Ga­llo Blan­co, el Si­len­cio, o al­go­tra co­sa?, men­cio­nan­do pla­tos ela­bo­ra­dí­si­mos que nun­ca he vuel­to a pro­bar ni a ver en li­bro de co­ci­na al­guno.

Se ha­cía so­bre­me­sa y tam­bién se ju­ga­ba a los nai­pes. En­ton­ces la pre­gun­ta era: ¿Desea ju­gar? Si el jue­go se pro­lon­ga­ba y el frío in­ver­nal se ha­cia sen­tir, do­ña No­ri pe­día a su es­po­so Sócrates: “Prén­da­se la ca­le­fan­cia”.

Ellos fue­ron du­ran­te va­rios años los que­ri­dos y le­gí­ti­mos embajadores de Manabí en Bonn. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.