VIA­JES DE JO­SEPH B. STEERE EN LA PRO­VIN­CIA DE GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - News - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA A.

Du­ran­te el si­glo XIX Amé­ri­ca La­ti­na se con­vir­tió en re­gión con pers­pec­ti­va de in­ver­sión ex­tran­je­ra pa­ra cap­tar el mer­ca­do de una gran po­bla­ción por si­glos ais­la­da; tam­bién des­per­tó enor­me in­te­rés en los na­tu­ra­lis­tas que sa­bían de lo mu­cho que po­día des­cu­brir­se en flo­ra y fau­na. Hu­bo aten­ción en ar­queo­lo­gía, vol­ca­no­lo­gía, etc. Los eu­ro­peos y es­ta­dou­ni­den­ses ya te­nían uni­ver­si­da­des don­de se en­se­ña­ban cien­cias na­tu­ra­les. Es­to mo­ti­vó a es­tu­dio­sos a vi­si­tar des­de sus pri­me­ros años de vi­da a las nue­vas re­pú­bli­cas, co­men­zan­do por Char­les Dar­win, quien pi­só tie­rra ecua­to­ria­na en 1835. Fue­ron per­so­nas con sed de co­no­ci­mien­tos y es­pí­ri­tu de aven­tu­ra. Mu­chas de esas ex­pe­rien­cias no es­tán en li­bros de his­to­ria, en al­gu­nos ca­sos ni si­quie­ra apa­re­cen co­mo cró­ni­cas. En 1997 el Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Gua­yas pu­bli­có la co­lec­ción Gua­ya­quil y el río; con Jo­sé An­to­nio Gómez Itu­rral­de com­pi­la­mos y re­su­mi­mos de to­das las cró­ni­cas que co­no­cía­mos a esa fe­cha. En las dos dé­ca­das pos­te­rio­res he en­con­tra­do me­dio cen­te­nar de na­rra­cio­nes des­co­no­ci­das de ex­tran­je­ros que pa­sa­ron por Ecua­dor. En unos ca­sos las des­crip­cio­nes son bre­ves, en otros ocu­pan de­ce­nas de pá­gi­nas. Hay ob­ser­va­cio­nes re­pe­ti­das, pe­ro siem­pre ca­da vi­si­tan­te es­cri­be al­go di­fe­ren­te que ayu­da al in­ves­ti­ga­dor a se­guir ar­man­do el rom­pe­ca­be­zas que sig­ni­fi­ca te­ner una des­crip­ción com­ple­ta del país y su gen­te en el trans­cur­so de un pe­río­do. En oca­sio­nes los es­cri­tos es­tán acom­pa­ña­dos de di­bu­jos de lo que vie­ron.

En 1870, el pe­rió­di­co Pe­nin­su­lar Cou­rier de la ciu­dad de Ann Ar­bor, 9 de sep­tiem­bre, anun­cia­ba que la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan ha­bía de­ci­di­do en­viar a Jo­seph B. Steere, gra­dua­do en 1868 pa­ra re­co­rrer el mun­do du­ran­te cin­co años (1870-1875). Su res­pon­sa­bi­li­dad era traer co­lec­cio­nes de es­pe­cies de his­to­ria na­tu­ral, geo­lo­gía o an­ti­güe­da­des pa­ra el mu­seo de esa uni­ver­si­dad. El ci­ta­do dia­rio lo men­cio­na­ba co­mo un jo­ven con ha­bi­li­da­des e in­te­gri­dad, que sa­bría có­mo cum­plir con la me­ta que le ha­bían da­do. Lle­gó a Bra­sil y se in­ter­nó en el Ama­zo­nas don­de pa­só 18 me­ses, pa­ra lue­go, a tra­vés del río San­tia­go, as­cen­der a los An­des y pa­sar a Pe­rú. En es­te úl­ti­mo tre­cho vi­si­tó va­rias ciu­da­des del nor­te, ca­mi­nan­do y a lo­mo de mu­la. La es­ta­día en Ecua­dor la hi­zo en dos eta­pas. De Tru­ji­llo pa­só a Tum­bes, que ha­bía per­te­ne­ci­do a la pro­vin­cia de Gua­ya­quil y se en­con­tra­ba a po­cos ki­ló­me­tros de la fron­te­ra ecua­to­ria­na; se di­ri­gió a Jam­be­lí, Are­ni­llas y San­ta Ro­sa (pro­vin­cia de El Oro), lue­go se em­bar­có en una na­ve pa­ra Gua­ya­quil.

En una car­ta del 17 de enero, 1873, es­cri­ta des­de Gua­ya­quil, pu­bli­ca­da en la edi­ción del 18 de fe­bre­ro del dia­rio Pe­nin­su­lar Cou­rier, Steere des­cri­bió lo que ha­bía he­cho: “Pa­sé tres se­ma­nas en Tum­bes en un bar­co ba­lle­ne­ro al­qui­la­do pa­ra re­co­rrer la Bahía de Jam­be­lí pa­ra bus­car con­chas.

Du­ran­te dos no­ches acam­pa­mos en la pla­ya cer­ca de un cria­de­ro de os­tio­nes que se ob­ser­va cuan­do la ma­rea es­tá ba­ja. Ha­bía su­fi­cien­te pa­ra co­mer­las di­rec­ta­men­te de la con­cha o asán­do­las”. Du­ran­te la es­ta­día lo­gró re­unir su­fi­cien­tes mues­tras de os­tras, pá­ja­ros, pes­ca­dos, cu­le­bras, etc. Steere tu­vo que al­qui­lar un ca­ba­llo y dos as­nos, uno pa­ra lle­var sus per­te­ne­cías y otro pa­ra un jo­ven que ha­bía con­tra­ta­do co­mo guía. Du­ran­te ho­ras ca­bal­ga­ron por pe­que­ñas co­li­nas ro­dea­das de pa­lo san­to. Por el guía se en­te­ró de que se lo usa­ba en igle­sias y si­tios con imá­ge­nes de san­tos; al que­mar­lo te­nía agra­da­ble olor y ahu­yen­ta­ba los in­sec­tos. Lle­ga­ron a Are­ni­llas y le asom­bró ver que las ca­sas es­ta­ban ele­va­das en­tre 2 y tres me­tros pa­ra evi­tar inun­da­cio­nes y ví­bo­ras. Steere co­men­ta­ba que era una cos­tum­bre de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Hoy se lo si­gue ha­cien­do, ya no en pue­blos, pe­ro sí en ha­cien­das. Al día si­guien­te atra­ve­sa­ron unos ba­jos don­de se cul­ti­va­ba al­go de ta­ba­co y plá­tano. Se­gún Steere “cul­ti­va­ban con con­si­de­ra­ble cui­da­do”. Pa­ra él, el pai­sa­je no era di­fe­ren­te al que ha­bía vis­to en el Ama­zo­nas, la di­fe­ren­cia era la fal­ta de llu­via. Apro­ve­cha­ron pa­ra ca­zar mo­nos.

Al me­dio día lle­ga­ron a San­ta Ro­sa, un pue­blo de en­tre 600 y 800 ha­bi­tan­tes con to­das las ca­sas ele­va­das. Hoy es­ta ciu­dad de El Oro tie­ne más de 70.000 ha­bi­tan­tes. Le sor­pren­dió co­no­cer al Dr. Hatch, es­ta­dou­ni­den­se del estado de Mas­sa­chu­setts, quien vi­vía en San­ta Ro­sa más de 20 años y se ha­bía ca­sa­do con una ma­cha­le­ña. ¿Qué ha­cía una per­so­na na­ci­da en Bos­ton, una de las ciu­da­des más dis­tin­gui­das de EE. UU.? ¿Por qué prac­ti­ca­ba su pro­fe­sión de mé­di­co en un pue­blo tan atra­sa­do? No se­ría ra­ro que ocul­ta­ra al­go co­me­ti­do en su país. Henry Miggs hu­yó a Pe­rú por ha­ber ase­si­na­do a una per­so­na du­ran­te el des­cu­bri­mien­to de oro en Ca­li­for­nia, 1848; en Pe­rú y Chi­le cons­tru­yó las pri­me­ras lí­neas de fe­rro­ca­rril. Se con­vir­tió en per­so­na exi­to­sa y ho­no­ra­ble. No es ca­so úni­co. A fi­nes de la Co­lo­nia, un ir­lan­dés vi­vía en Sam­bo­ron­dón. Steere co­men­ta­ba que ha­bía vi­vi­do tan­to tiem­po que ca­si ha­bía ol­vi­da­do su idio­ma ma­terno y ha­bla­ba al­go pa­re­ci­do al “es­pan­glish” de aho­ra.

Steere lle­gó a San­ta Ro­sa un día an­tes de Na­vi­dad y le lla­mó la aten­ción el ri­tual de la igle­sia la no­che del 24. Co­men­ta­ba que ha­bía pal­mas en la en­tra­da de la igle­sia, y es­ta­ba re­crea­do el pe­se­bre con nu­me­ro­sas imá­ge­nes re­pre­sen­tan­do el na­ci­mien­to de Cris­to en Belén.

EN EL SI­GLO XIX, GO­BER­NAN­TES, AVEN­TU­RE­ROS, PRO­FE­SIO­NA­LES, EM­PRE­SA­RIOS,

ETC. Y EX­TRAN­JE­ROS VI­SI­TA­RON GUA­YA­QUIL.

Des­pués de es­pe­rar unos mi­nu­tos en la puer­ta vio una pro­ce­sión de cer­ca de do­ce ni­ñas y ni­ños en­tre seis y do­ce años lle­van­do an­tor­chas con el sa­cer­do­te a la ca­be­za; iban ves­ti­dos con ro­pa re­la­cio­na­da al even­to re­li­gio­so. Steere de­ta­lló la ce­re­mo­nia, qué ha­cía ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes. Es­ta­ba im­pre­sio­na­do; él ve­nía de un país pro­tes­tan­te y a pe­sar de ser cris­tiano, da­ba a en­ten­der que su ce­le­bra­ción era di­fe­ren­te. Des­pués de la ce­re­mo­nia hu­bo mi­sa; co­men­tó sobre dos ma­los vio­li­nis­tas que to­ca­ban y que al ter­mi­nar la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa y por los pró­xi­mos dos días, la gen­te se de­di­có a li­bar con una be­bi­da he­cha de ca­ña de azú­car. No pu­do dor­mir por la bu­lla que ha­cían los bo­rra­chos.

Steere fue hués­ped del ha­cen­da­do Sil­va, don­de pa­só 4 días co­lec­cio­nan­do es­pe­cies de pe­ces, pá­ja­ros, mo­nos co­lor ne­gro y pa­vos sal­va­jes. Pa­ra aga­rrar los pe­ces, el an­fi­trión usa­ba bar­bas­co, el cual echa­ba en el río pa­ra en­ve­ne­nar­los. Los pe­ces sa­lían a la su­per­fi­cie y ni­ños y mu­je­res se en­car­ga­ba de aga­rrar­los y ti­rar­los a la ori­lla. Un par de es­pe­cies de pe­ces pe­que­ños no eran afec­ta­das por el ve­neno. Le lla­mó la aten­ción los ár­bo­les de cau­cho con le­che muy amar­ga en com­pa­ra­ción con la del cau­cho bra­si­le­ro; la for­ma de ex­traer­la tam­bién di­fe­ren­te. De San­ta Ro­sa to­mó un bar­co ha­cia Gua­ya­quil; tres días du­ró la tra­ve­sía, y de­bió de ser sin cu­bier­ta por­que in­di­có que ca­si se co­ci­na­ron por la muy al­ta tem­pe­ra­tu­ra.

Des­cri­bió a Gua­ya­quil co­mo puer­to lleno de bar­cos ex­tran­je­ros, bal­sas y cha­tas; tam­bién pe­que­ños va­po­res que mo­vi­li­za­ban gen­te y car­ga a los pue­blos ri­be­re­ños. Co­men­tó la for­ma co­mo se re­ci­bía, tra­ta­ba y em­bar­ca­ba el ca­cao y otros pro­duc­tos de ex­por­ta­ción, men­cio­nó las ca­rac­te­rís­ti­cas de las ca­sas con por­ta­les y so­por­ta­les, la ba­su­ra re­ga­da en las ca­lles lle­nas de lo­do y los es­tra­gos de la ma­rea tam­bién en las ca­lles. Ca­te­go­ri­za­ba la ciu­dad co­mo la más su­cia que vi­si­tó en su via­je. An­dan­do por la ca­lle le ad­mi­ró ver ban­das de mú­si­ca de tres o cua­tro sol­da­dos. En te­mas po­lí­ti­cos, agre­ga­ba que era fre­cuen­te el co­men­ta­rio de que Ecua­dor es­ta­ba en peor si­tua­ción que Pe­rú, go­ber­na­do por un dic­ta­dor que ha­bía da­do gol­pes de Estado con­tra dos go­bier­nos cons­ti­tu­cio­na­les. Se re­fi­rió a la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción de García Mo­reno y a los de­rro­ca­mien­tos de Je­ró­ni­mo Ca­rrión y Ja­vier Espinoza. Steere afir­ma­ba que pre­ten­dien­do ser un go­bierno cons­ti­tu­cio­nal era “...más ab­so­lu­tis­ta que el zar de Ru­sia, or­de­na­ba ase­si­nar sin un juez ni jurado a quie­nes él sos­pe­cha­ba de cons­pi­rar o los ha­cía des­apa­re­cer en la sel­va ama­zó­ni­ca”. Se­gún él la gen­te se que­ja­ba por la can­ti­dad de im­pues­tos que se de­bía pa­gar, mu­chos pe­na­li­za­ban la pro­duc­ción, co­mo el diez­mo y al­ca­ba­las. Nin­gún pro­duc­to de ex­por­ta­ción se li­bra­ba de pa­gar aran­ce­les. Ad­mi­tía que los gua­ya­qui­le­ños eran más em­pren­de­do­res que los pe­rua­nos.

Per­ma­ne­ció 6 días en el puer­to y via­jó a Qui­to, le to­mó

12 días lle­gar. El pri­mer tre­cho, Gua­ya­quil-Ba­baho­yo se hi­zo por agua. Se­gún él los va­po­res no te­nían iti­ne­ra­rio de via­je y le to­có es­pe­rar va­rios días. Se em­bar­co a las 9 p. m., sor­pren­dién­do­se de que no ha­bía ca­mas, sino ha­ma­cas. No acos­tum­bra­do pre­fi­rió el sue­lo. Al me­dio­día arri­bó a Ba­baho­yo, tam­bién co­no­ci­do co­mo Bo­de­ga des­de la Co­lo­nia, por ser el lu­gar de al­ma­ce­na­mien­to de la car­ga que iba y ve­nía de Qui­to. El pue­blo te­nía en­tre 500 y 600 per­so­nas, vi­vían en ca­sas de ca­ña cu­bier­tas de pal­mas en cons­truc­cio­nes cu­yo pi­so era en­tre 2,5 y 3 me­tros de al­tu­ra. Co­no­ció a un es­ta­dou­ni­den­se ape­lli­do McKen­zie, quien le con­si­guió trans­por­te a Qui­to, co­mo lo ha­bía he­cho an­te­rior­men­te con nu­me­ro­sos es­ta­dou­ni­den­ses. Al día si­guien­te con­tra­ta­ron a arrie­ros y mu­las. La tre­pa­da a Los An­des im­pli­ca­ba enor­mes ries­gos. Se di­ri­gió a Sa­va­ne­ta, a 22 ki­ló­me­tros, y tu­vo que as­cen­der y acam­par en la no­che. Al día si­guien­te es­ca­ló to­do el día, hu­bo llu­via, has­ta lle­gar a Ca­mino Real, cer­ca de Gua­ran­da. En es­te si­tio se li­bró la pri­me­ra ba­ta­lla por la Independencia pa­ra li­be­rar el res­to de la Au­dien­cia de Qui­to. Ol­me­do ha­bía crea­do la Di­vi­sión Pro­tec­to­ra de Qui­to, que ba­jo el mando de Luis Ur­da­ne­ta y León de Fe­bres Cor­de­ro, lo­gra­ron de­rro­tar a los rea­lis­tas el 9 de no­viem­bre de 1820. Per­ma­ne­ció un par de días en Gua­ran­da, es­pe­ran­do las mu­las. Lue­go tre­pó por la par­te es­te del Chim­bo­ra­zo, has­ta al­can­zar 5.300 me­tros de al­tu­ra. Des­pués de an­dar 75 ki­ló­me­tros lle­gó a Mo­cha y acam­pó en una ca­ba­ña en pé­si­mas con­di­cio­nes, el pi­so era de tie­rra.

Es­pe­cie des­cu­bier­ta por Steere lle­va su nom­bre Steere lio­ci­chla.

Pro­fe­sor Jo­seph Beal Steere. Par­te del iti­ne­ra­rio de los via­jes de Jo­seph B. Steere en Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.