El Con­su­la­do de Co­mer­cio

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓMEZ ITU­RRAL­DE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

El Con­su­la­do de Co­mer­cio fue un or­ga­nis­mo co­le­gia­do crea­do por au­to­ri­za­ción real en ca­da una de las prin­ci­pa­les ciu­da­des his­pa­noa­me­ri­ca­nas du­ran­te el im­pe­rio es­pa­ñol, a ins­tan­cias de los co­mer­cian­tes lo­ca­les. El Ca­bil­do de Gua­ya­quil re­mi­tió to­do el ex­pe­dien­te que tra­ta­ba sobre la cons­truc­ción del Ma­le­cón al go­ber­na­dor y es­te lo pa­só al vi­rrey, quien co­rrió tras­la­do al Con­su­la­do de Car­ta­ge­na (Ac­ta del Ca­bil­do Co­lo­nial de Gua­ya­quil, del 05/26/1802). Al si­guien­te año se co­no­ció lo re­suel­to por el Con­su­la­do de Car­ta­ge­na, de re­co­no­cer la ter­ce­ra par­te del de­re­cho de ave­ría pa­ra la obra del Ma­le­cón, con car­go de for­mar y re­mi­tir un cálcu­lo (ACCG. 04/28/1803). En enero 28 de 1804 el dipu­tado de Co­mer­cio (o de­le­ga­do del Con­su­la­do), don Mar­tín Yca­za Ca­pa­rro­so, co­mu­ni­ca­ba que te­nía en su po­der 866 pe­sos pro­ve­nien­tes de ave­ría pa­ra el Ma­le­cón. La co­mi­sión en­car­ga­da de es­ta obra los re­ci­bió y lue­go de pa­gar cuentas pen­dien­tes avi­só que le que­da­ban 357 pe­sos so­bran­tes. “Pe­ro an­tes de pro­se­guir los tra­ba­jos se re­suel­ve es­pe­rar al nue­vo go­ber­na­dor y al nue­vo su­per­in­ten­den­te de Obras Pú­bli­cas” (Ju­lio Es­tra­da).

Pe­ro, ¿por qué se re­que­ría de la in­ter­ven­ción del Con­su­la­do de Co­mer­cio de Car­ta­ge­na? pues muy sen­ci­llo: has­ta 1804 el dis­tri­to de Gua­ya­quil for­ma­ba par­te de la Pre­si­den­cia de Qui­to, la cual de­pen­día del vi­rrei­na­to de Nue­va Gra­na­da. A par­tir de ese año, en vir­tud de lo es­ti­pu­la­do en la Real Cé­du­la del 7 de ju­lio de 1803, la Go­ber­na­ción de Gua­ya­quil pa­sa a de­pen­der del vi­rrei­na­to de Li­ma en lo ad­mi­nis­tra­ti­vo, jus­ti­cia, gue­rra y ha­cien­da. Mas, te­nien­do la Co­ro­na ne­ce­si­da­des ur­gen­tes, el cum­pli­mien­to de la or­den real se re­tra­só, por lo cual los tra­ba­jos su­frie­ron una lar­ga pa­ra­li­za­ción.

Pe­ro a fi­na­les de 1811, a ins­tan­cias del go­ber­na­dor, la in­ter­ven­ción del pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Mar­tín Yca­za, y la pre­sión del vi­rrey del Pe­rú, el Con­su­la­do de Co­mer­cio de Li­ma, me­dian­te la uti­li­za­ción de una ter­ce­ra par­te de la ave­ría que se re­cau­da­ba en el puer­to, fa­ci­li­tó los me­dios pa­ra su eje­cu­ción. “Pa­ra el gas­to de la obra del Ma­le­cón, so­lo en lo que to­ca a la si­tua­ción de aque­lla Real Adua­na, in­clu­yén­do­se el mue­lle pa­ra la ma­yor co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad del em­bar­co, y des­em­bar­co y ba­jo la ca­li­dad de que se fa­bri­que de pie­dra pa­ra su me­jor per­ma­nen­cia. Que, ab­suel­ta es­ta obra, tam­bién ofre­ce el Tri­bu­nal con­cu­rrir al cos­to de los re­pa­ros que se ne­ce­si­ten en ca­da año pa­ra su de­bi­da con­ser­va­ción” (Mi­chael T. Ha­merly, His­to­ria So­cial y Eco­nó­mi­ca de An­ti­gua Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, AHG, 1987, PP., 61-62).

Co­mo es­ta asig­na­ción no lle­ga­ba, la per­ma­nen­te ac­ti­tud gua­ya­qui­le­ña de au­to­de­fen­sa con­tra el cen­tra­lis­mo que, co­mo po­de­mos ver, vie­ne de tiem­po atrás, no se hi­zo es­pe­rar. Por ser una obra de su­ma im­por­tan­cia pa­ra la ciu­dad, el Ca­bil­do re­sol­vió usar a su con­ve­nien­cia unos fondos des­ti­na­dos a otros me­nes­te­res. Con la anuen­cia de la au­to­ri­dad com­pe­ten­te, echa­ron mano a 4.000 pe­sos que es­ta­ban des­ti­na­dos al sus­ten­to de la dipu­tación de Gua­ya­quil an­te las Cor­tes de Cá­diz y de otros a obras me­no­res.

A fi­na­les de 1810, “el al­fé­rez real (Jo­sé Joa­quín Pa­re­ja), hi­zo pre­sen­te que es­ta ciu­dad ne­ce­si­ta­ba con ur­gen­cia al­gu­nas obras de la ma­yor im­por­tan­cia (…) la del Ma­le­cón (en­tre ellas) que al pa­so que her­mo­sea el as­pec­to del pue­blo, ase­gu­ra el te­rreno y edi­fi­cios de la ciu­dad de las inun­da­cio­nes y de la vio­len­cia con que las fuer­zas de las aguas van co­mien­do al­gu­nas par­tes de la pla­ya e in­tro­du­cién­do­se a la po­bla­ción (…) en con­se­cuen­cia pro­pu­so la apli­ca­ción del ramo de si­sa al de Pro­pios, ar­bi­tra­do por el Ca­bil­do en be­ne­fi­cio de la ciu­dad (…) que se co­bra­se en las pul­pe­rías de los pue­blos, el mis­mo de­re­cho que se co­bra a las de la ciu­dad (…) un real (la oc­ta­va par­te de un pe­so) por ca­da bo­ti­ja del gua­ra­po que se con­su­me en las pul­pe­rías y que se sa­ca­se un real por ca­da car­ga de ca­cao de las que se ex­traen mar fue­ra” ACCG, 10/23/1810).

Aque­lla se­sión del Ayun­ta­mien­to fue can­den­te, pues mien­tras los re­gi­do­res vin­cu­la­dos a los gre­mios de co­mer­cian­tes y ha­cen­da­dos es­tu­vie­ron de acuer­do con las me­di­das, los que te­nían la­zos de ne­go­cios con los ex­por­ta­do­res del ca­cao las re­cha­za­ron. An­tes de fi­na­li­zar el año el Con­su­la­do del Pe­rú acu­só re­ci­bo de los

MU­CHOS PRO­BLE­MAS

TU­VIE­RON QUE SER SU­PE­RA­DOS DU­RAN­TE LA ÉPO­CA CO­LO­NIAL PA­RA IM­PUL­SAR EL PRO­GRE­SO UR­BANO DE

GUA­YA­QUIL, SOBRE TO­DO POR LA FAL­TA DE ME­DIOS ECO­NÓ­MI­COS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.