SPRUCE Y LA CINCHONA ECUA­TO­RIA­NA

Memorias Porteñas - - News - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Na­ció es­te sa­bio es­co­cés en 1817 y pron­to de­mos­tró ser un ni­ño ex­cep­cio­nal, con una gran afi­ción a los es­tu­dios. Apren­dió fran­cés con dic­cio­na­rios, astronomía y bo­tá­ni­ca con tex­tos cien­tí­fi­cos y em­pren­dió múl­ti­ples ex­cur­sio­nes re­co­lec­tan­do plan­tas pa­ra sa­tis­fa­cer su her­ba­rio par­ti­cu­lar de es­pe­cies re­co­gi­das, ori­gi­na­rias de las zo­nas ve­ci­nas a Mal­ton, York­hi­re, don­de ha­bi­ta­ba, tra­ba­jo muy in­tere­san­te que edi­tó a los ca­tor­ce años de edad y le hi­zo co­no­cer en su pa­tria co­mo un ni­ño ge­nial. Nue­vas ex­cur­sio­nes -ya no co­mo sim­ple afi­cio­na­do- lo lle­va­ron a un via­je de es­tu­dios pa­ga­dos en los Pi­ri­neos, y ba­jo el aus­pi­cio del Her­ba­rio de York pla­ni­fi­có otro pa­ra re­co­lec­tar es­pe­cí­me­nes bo­tá­ni­cos en la sel­va ama­zó­ni­ca, que por en­ton­ces era una de las zo­nas me­nos ex­plo­ra­das del or­be.

Arros­tran­do múl­ti­ples pe­li­gros re­co­rrió du­ran­te quin­ce años las in­men­sas ex­ten­sio­nes vír­ge­nes del Bra­sil, has­ta lle­gar a las de Ve­ne­zue­la, cru­zan­do ríos cre­ci­dos en las es­ta­cio­nes llu­vio­sas, ba­jo la cons­tan­te in­cer­ti­dum­bre del ata­que de las tri­bus be­li­co­sas y en me­dio de fie­ras, in­sec­tos, rep­ti­les y otros pe­li­gro­sos ani­ma­les. En una oca­sión es­tu­vo ca­si de muer­te al ser pi­ca­do por una hor­mi­ga ne­gra gi­gan­te que le in­yec­tó su ve­neno en una mano, sa­nan­do mi­la­gro­sa­men­te da­da la fortaleza de su or­ga­nis­mo.

Co­mo era una per­so­na dis­ci­pli­na­da, muy cui­da­do­sa y tra­ba­ja­do­ra, ca­da cier­to tiem­po en­via­ba en ca­jo­nes se­lla­dos sus ha­llaz­gos a Eu­ro­pa.

Fi­nal­men­te, tras ese re­co­rri­do gi­gan­tes­co lle­gó a la po­bla­ción de To­to­ra­ta, en la sel­va nor­te pe­rua­na, y en­con­tró la or­den del go­bierno co­lo­nial in­glés de la In­dia, de pa­sar al país de la qui­na, co­mo en­ton­ces se co­no­cía a los An­des ecua­to­ria­nos, a fin de re­co­lec­tar se­mi­llas y plan­tas jó­ve­nes de di­fe­ren­tes ti­pos de la cinchona suc­ci­ru­bra de co­lor ro­jo, pa­ra ser ex­por­ta­da a la In­dia y a Cei­lán, con la fi­na­li­dad de sem­brar­las y ob­te­ner su al­ca­loi­de lla­ma­do qui­ni­na, úni­co re­me­dio co­no­ci­do con­tra las te­mi­das ter­cia­nas o pa­lu­dis­mo, que tan­tas muer­tes cau­sa­ba en el mun­do.

La qui­ni­na ya se ad­mi­nis­tra­ba dia­ria­men­te a los sol­da­dos in­gle­ses en las co­lo­nias pe­ro co­mo su sa­bor era de­ma­sia­do amar­go, pa­ra ate­nuar­lo la mez­cla­ban con agua mi­ne­ral y gi­ne­bra (gin). Mas el Go­bierno que­ría aba­ra­tar su cos­to, por en­ton­ces de­ma­sia­do al­to, pro­du­cién­do­la en sus pro­pios te­rri­to­rios co­lo­nia­les.

El 23 de mar­zo de 1857 co­men­zó un nue­vo iti­ne­ra­rio en dos ca­noas y bus­có inú­til­men­te en la re­gión sel­vá­ti­ca orien­tal si­tios pa­ra la cinchona. En abril de 1861 fue ata­ca­do de reu­ma­tis­mo pe­ro me­jo­ró y ba­jó a la zo­na de los bos­ques hú­me­dos y sub­tro­pi­ca­les, don­de ha­lló nu­me­ro­sos ár­bo­les de qui­na. Con­tra­tó cam­pe­si­nos pa­ra que tra­ba­jen la re­co­lec­ción de plan­tas, las cua­les se­ca­ba, se­lec­cio­na­ba y em­pa­ca­ba con me­ticu­losi­dad y cui­da­do pa­ra evi­tar los hon­gos que a ve­ces sue­len ata­car­las.

Con Ja­mes Tay­lor in­cur­sio­nó en­tre Li­món y Ven­ta­nas, y en­con­tra­ron un in­ge­nio azu­ca­re­ro aban­do­na­do, cer­ca­ron una par­ce­la, pre­pa­ra­ron el sue­lo y sem­bra­ron mi­les de re­nue­vos de ár­bo­les de qui­na en agos­to, so­me­tién­do­los a di­ver­sos mo­dos de tra­ta­mien­to. En Lo­ja te­nía al­qui­la­dos bos­ques de ci­cho­na con­da­mi­nea y ex­pe­ri­men­tó con se­mi­llas ma­du­ras y se­cas, y to­das die­ron bue­nos re­sul­ta­dos, de suer­te que se de­di­có a re­co­ger­las pa­ra su en­vío en un nú­me­ro no me­nor a cien mil. En sep­tiem­bre em­bar­có en Gua­ya­quil las pri­me­ras ca­jas en el va­por Pa­ci­fic, con des­tino a In­gla­te­rra, con es­ca­las en Pa­na­má y Ja­mai­ca.

De ma­ne­ra in­can­sa­ble si­guió su tra­ba­jo en la ha­cien­da Agua­ca­tal de Pe­dro As­pia­zu Co­to y re­ci­bió a su ayu­dan­te Mr. Cross, quien lle­gó del bos­que con otras plan­tas. Con él pa­só a Ca­ra­col, Ba­baho­yo y nue­va­men­te a Gua­ya­quil, e hi­zo un se­gun­do em­bar­que en la mis­ma na­ve.

En enero de 1861 se man­tu­vo re­co­gien­do nue­vas mues­tras en la fin­ca La be­lla unión, de Fran­cis­co Agui­rre Abad en Dau­le y cuan­do pa­só el in­vierno si­guió a Pas­cua­les y Gua­ya­quil. En agos­to vi­vió en la ha­cien­da Cho­na­na, en San­ta Lu­cía, de Gui­ller­mo Illing­worth De­ci­ma-Vi­lla, aten­di­do por su cu­ña­do, el mé­di­co Al­ci­des Des­tru­ge Mar­tín. Se en­te­ró que es­te ha­bía per­di­do seis mil dó­la­res en la quie­bra de la ca­sa ban­ca­ria de Juan An­to­nio Gu­tié­rrez y re­dac­tó un in­for­me sobre la ex­pe­di­ción pa­ra re­co­lec­tar se­mi­llas y plan­tas de cas­ca­ri­lla ro­ja que apa­re­ció ese año en Lon­dres: “Re­part of the expedition to pro­cu­re seeds and plants of the cinchona suc­ci­ru­ba or red bank tree”, re­la­tan­do que en 1860 ha­bía com­pra­do en Gua­ran­da la li­cen­cia pa­ra sa­car se­mi­llas de cinchona en cua­tro­cien­tos pe­sos y que mu­chos se reían del grin­go es­plé­ni­co, pues era cos­tum­bre re­ga­lar­las co­mo co­sas sin va­lor.

Gran par­te de su iti­ne­ra­rio se ha­lla co­men­ta­do en “No­tes of bo­ta­ni­cal on the Ama­zo­nia and An­des”, Lon­dres, 1908, cuan­do ya ha­bía fa­lle­ci­do, es­cri­ta por su ami­go el sa­bio Al­fred Ru­sell Wa­lla­ce, que ayu­da­do por el ecua­to­riano Jor­ge Gómez Ren­dón, re­co­pi­ló las notas de via­jes de Spruce. En­tre 1939 y el 40 el pro­fe­sor Jo­nás Gue­rre­ro la’s tra­du­jo al es­pa­ñol y pu­bli­có por en­tre­gas en los Anales de la U. Cen­tral de Qui­to. La edi­to­rial Ab­ya Ya­la las re­pro­du­jo en dos vo­lú­me­nes.

De fe­bre­ro a agos­to del 62 per­ma­ne­ció en Chan­duy, go­zan­do el cli­ma se­co de ese lu­gar. En sep­tiem­bre re­gre­só a Gua­ya­quil. En enero del 63 via­jó a la cos­ta nor­te pe­rua­na. En fe­bre­ro es­tu­vo en Piu­ra y me­ses des­pués pa­só a Amo­ta­pe. El 64 des­can­só en Pai­ta, fi­nal­men­te el 28 de ma­yo de 1864 hi­zo su arri­bo a South­ham­pton. Es­tá con­si­de­ra­do uno de los di­fu­so­res de la qui­ni­na a ni­vel mun­dial. (F)

ES­TE SA­BIO ES­CO­CÉS EN SU GI­RA MUN­DIAL PA­RA EL ES­TU­DIO DE LA FAU­NA Y FLO­RA, DU­RAN­TE 4 AÑOS HI­ZO IN­TEN­SAS IN­VES­TI­GA­CIO­NES EN LAS 3 RE­GIO­NES DE NUES­TRO PAÍS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.