El 9 de mar­zo de 1968,

Memorias Porteñas - - News - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

Desafian­do un sol ca­ni­cu­lar, pro­pio de la es­ta­ción in­ver­nal gua­ya­qui­le­ña, una mul­ti­tud que so­bre­pa­só las 100.000 per­so­nas fue el mar­co pa­ra el ini­cio de la úl­ti­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial del Dr. Jo­sé Ma­ría Velasco Iba­rra, el sá­ba­do 9 de mar­zo de 1968. Pró­xi­mo a cum­plir los 75 años (na­ció el 19 de mar­zo de 1893), mos­tró ener­gía y ca­rác­ter pa­ra pro­nun­ciar un fo­go­so dis­cur­so. Ca­ris­má­ti­co, ora­dor enér­gi­co y con­vin­cen­te, Velasco ha­bía do­mi­na­do la his­to­ria po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na des­de la dé­ca­da de los años 30.

JU­RIS­TA Y CA­TE­DRÁ­TI­CO

En su ju­ven­tud, des­pués de cul­mi­nar sus es­tu­dios de Ju­ris­pru­den­cia, se de­di­có al ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal y a la cá­te­dra; es­cri­bió al­gu­nos li­bros sobre te­mas fi­lo­só­fi­cos. Tam­bién hi­zo pe­rio­dis­mo, co­la­bo­ran­do en El Co­mer­cio de Qui­to, con po­lé­mi­cos ar­tícu­los que fir­ma­ba con el seu­dó­ni­mo de La­broi­lle. En 1930 via­jó a Fran­cia, es­tu­dian­do Fi­lo­so­fía del Ar­te y De­re­cho Internacional. Es­tan­do en Eu­ro­pa fue ele­gi­do en au­sen­cia dipu­tado; al re­torno to­mó la cau­sa del pre­si­den­te elec­to Nep­ta­lí Bo­ni­faz, quien fue des­ca­li­fi­ca­do por la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria li­be­ral, adu­cien­do que era du­do­sa su na­cio­na­li­dad. Velasco, si bien no pu­do im­pe­dir la des­ca­li­fi­ca­ción, se con­vir­tió en el lí­der de la opo­si­ción y ad­qui­rió gran po­pu­la­ri­dad al de­fen­der la li­ber­tad de su­fra­gio, de­nun­cian­do a los go­bier­nos de esa épo­ca de ma­ni­pu­lar los re­sul­ta­dos.

SUS PRE­SI­DEN­CIAS

Ele­gi­do por pri­me­ra oca­sión pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en 1934 con abru­ma­do­ra vo­ta­ción, fue des­ti­tui­do an­tes de un año de ejer­ci­cio por una su­ble­va­ción mi­li­tar cuan­do un ba­ta­llón se ne­gó a res­pal­dar­lo en su in­ten­to de di­sol­ver el Con­gre­so. Per­dió en las dis­cu­ti­das elecciones de 1940, pe­ro vol­vió al po­der en 1944, lue­go de la Re­vo­lu­ción del 28 de Ma­yo, co­no­ci­da co­mo la Glo­rio­sa, con apo­yo de una ga­ma de par­ti­dos po­lí­ti­cos de de­re­cha e iz­quier­da, apo­yo que se di­lu­yó en po­co tiem­po, pa­ra ser de­rro­ca­do por se­gun­da vez en 1947, nue­va­men­te por ac­ción mi­li­tar. En 1952 ga­nó las elecciones y ac­ce­dió por ter­ce­ra oca­sión al po­der, has­ta ser su­ce­di­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te en 1956 por el Dr. Ca­mi­lo Pon­ce, úni­ca oca­sión en que ter­mi­nó su pe­río­do pre­si­den­cial. Ele­gi­do pre­sia­cu­só den­te por cuar­ta vez en 1960, con vo­ta­ción que en una so­la vuel­ta su­peró el 50 %, tras vio­len­tos dis­tur­bios po­pu­la­res fue des­ti­tui­do en 1961 por el Con­gre­so, en una si­tua­ción con­fu­sa, pues pri­me­ro pre­sen­tó su re­nun­cia an­te el Al­to Mando Mi­li­tar. Lo re­em­pla­zó su vi­ce­pre­si­den­te, el Dr. Car­los Ju­lio Arosemena, con quien se dis­tan­ció has­ta re­con­ci­liar­se en el mes de enero de 1968, cuan­do de­ci­dió par­ti­ci­par nue­va­men­te en las elecciones.

Mag­ne­ti­za­ba a las ma­sas en tiem­pos elec­to­ra­les, pe­ro su he­te­ro­gé­neo en­torno lo lle­va­ba a dis­tan­ciar­se de mu­chos de los gru­pos que lo ha­bían apo­ya­do. For­mó a la ma­yo­ría de los lí­de­res du­ran­te me­dio si­glo de la vi­da po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na. Se sen­tía in­có­mo­do con sus opo­si­to­res, lo que le ori­gi­na­ba gra­ves pro­ble­mas. Cuan­do no es­ta­ba en el po­der vi­vía en el exi­lio, ge­ne­ral­men­te en Bue­nos Ai­res, don­de fue muy apre­cia­do en círcu­los po­lí­ti­cos y uni­ver­si­ta­rios. Por sobre sus erro­res, pro­pios y ex­tra­ños des­ta­ca­ron su ho­nes­ti­dad; pe­se a ser tan­tas ve­ces pre­si­den­te, ja­más se lo de ac­cio­nes do­lo­sas en su pro­ve­cho, dan­do ejem­plo con su vi­da aus­te­ra de su des­ape­go al di­ne­ro.

LA CON­CEN­TRA­CIÓN DEL 9 DE MAR­ZO

El co­mien­zo de la cam­pa­ña de 1968 fue im­pre­sio­nan­te. Sa­lió de Bue­nos Ai­res el vier­nes en la tar­de y per­noc­tó en Li­ma. A Gua­ya­quil lle­gó en avión chár­ter de Área, el sá­ba­do al me­dio­día. Del ae­ro­puer­to se tras­la­dó en he­li­cóp­te­ro al es­ta­dio Mo­de­lo, en cu­ya ex­pla­na­da se co­lo­có una ta­ri­ma, don­de se di­ri­gió a la mul­ti­tud.

En su dis­cur­so el Dr. Velasco abor­dó va­rios te­mas, pe­ro que­re­mos des­ta­car sus pa­la­bras sobre la jus­ti­cia so­cial in­te­gral:

“El si­glo XIX y los pri­me­ros años del si­glo XX fue­ron ob­se­sio­na­dos de la idea de li­ber­tad. Lue­go los pue­blos se pre­gun­ta­ron: ¿li­ber­tad, li­ber­tad?... ¿Pe­ro qué li­ber­tad quie­re el hom­bre an­gus­tia­do por el ham­bre? ¿Pe­ro qué li­ber­tad pue­de te­ner el ni­ño que vi­ve en los suburbios de Gua­ya­quil y cu­ya ma­dre tie­ne que la­men­tar que su hi­jo re­sul­te he­ri­do por las ra­tas? ¿Có­mo pue­de ha­ber li­ber­tad en me­dio de la mi­se­ria? De ma­ne­ra que la idea de la li­ber­tad es la idea de avan­zar ha­cia ade­lan­te. En es­te mo­men­to han de an­dar di­cien­do: ‘Con Velasco la des­or­ga­ni­za­ción, con Velasco el caos, con Velasco el co­mu­nis­mo’. Y no com­pren­den que la úni­ca ma­ne­ra de com­ba­tir el co­mu­nis­mo es ha­cer sen­sa­ta pe­ro va­lien­te­men­te re­for­mas eco­nó­mi­cas que per­mi­tan que el tra­ba­ja­dor sea le­gí­ti­ma­men­te tra­ba­ja­dor, que per­mi­tan que las em­pre­sas cum­plan su de­ber con la pa­tria y con el res­to de la hu­ma­ni­dad. Tam­bién las em­pre­sas de­ben te­ner sen­ti­do pa­trió­ti­co. Las em­pre­sas ca­re­cen del de­re­cho pa­ra mo­no­po­li­zar ta­les o cua­les ac­ti­vi­da­des, tra­tar al tra­ba­ja­dor co­mo un sier­vo, en la con­di­ción más opre­so­ra y mi­se­ra­ble, aho­gar a las pe­que­ñas em­pre­sas. Ahí sí, el co­mu­nis­mo pe­ne­tra. Con el ve­las­quis­mo que ha­ga re­for­mas tras­cen­den­ta­les, va­lien­tes y efi­ca­ces, no ven­drá el co­mu­nis­mo. No ven­drá la ines­ta­bi­li­dad sino que el Ecua­dor inau­gu­ra­rá una nue­va era en Amé­ri­ca La­ti­na, ha­cien­do la pro­fun­da re­vo­lu­ción so­cial, res­pe­tan­do las ini­cia­ti­vas y res­pe­tan­do los de­re­chos ciu­da­da­nos”.

UN TRIUN­FO SOBRE EL NA­CIO­NAL EN QUI­TO 1 A O LE DIO LA CLA­SI­FI­CA­CIÓN. EDUAR­DO GARCÍA Y JAI­ME DELGADO ME­NA, LAS FI­GU­RAS DEL JUE­GO

DE­CI­SI­VO.

UNA DU­RA CAM­PA­ÑA

Des­pués de la con­cen­tra­ción se reali­zó una ca­ra­va­na que re­co­rrió las prin­ci­pa­les ca­lles de la ciu­dad pa­ra con­cluir en el He­mi­ci­clo de la Ro­ton­da. Ven­dría des­pués una du­ra cam­pa­ña. En las re­ñi­das elecciones del 2 de ju­nio, Velasco Iba­rra ob­tu­vo 280.000 vo­tos, 16 mil más que An­drés Cór­do­va y 20 mil más que Ca­mi­lo Pon­ce. (F)

2

La mul­ti­tud acla­ma a su lí­der Jo­sé Ma­ría Velasco Iba­rra.

En­cen­di­do dis­cur­so del Dr. Velasco.

Con­vo­ca­to­ria a la ma­ni­fes­ta­ción. Ca­ra­va­na por las ca­lles gua­ya­qui­le­ñas. Lo acom­pa­ñan el ex pre­si­den­te Car­los Ju­lio Arosemena y el Di­rec­tor de la Fe­de­ra­ción Na­cio­na Ve­las­quis­ta, Lc­do. Ga­lo Mar­tí­nez Mer­chán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.