Inau­gu­ra­ción del TEA­TRO TAURO, 1964

Memorias Porteñas - - News - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Los montuvios que nos alle­ga­mos a vi­vir en es­te aco­ge­dor Gua­ya­quil, tam­bién so­mos par­te de su his­to­ria. Pa­ra mar­zo de 1964, ad­mi­nis­tra­ba la na­ción, la Jun­ta Mi­li­tar de Go­bierno, in­te­gra­da por el con­tral­mi­ran­te Ra­món Cas­tro Ji­jón, generales Marcos Gán­da­ra En­rí­quez, Luis Ca­bre­ra Sil­va y el co­ro­nel Gui­ller­mo Frei­le Pos­so. La pro­duc­ción agrí­co­la es­ta­ba afec­ta­da, el arroz em­pe­za­ba a es­ca­sear en la ciu­dad, de­bi­do a que azo­ta­ba un fuer­te tem­po­ral y la co­se­cha de in­vierno se­ría de­fi­cien­te. De la no­che a la ma­ña­na el quin­tal de arroz pa­só de 130 a 140 su­cres; cho­clos y pe­pi­nos que cos­ta­ban cin­cuen­ta cen­ta­vos, se ven­dían a un su­cre; los ata­di­tos de ver­du­ras de cin­co reales pa­sa­ron a diez; los can­gre­jos “ma­nos gor­das”, de seis a sie­te ayo­ras, ele­ván­do­se por las nubes el pre­cio de la car­ne de res, el pes­ca­do y el ca­fé mo­li­do. El comisario de Sub­sis­ten­cia, Lc­do. Fran­cis­co Díaz Ga­rai­coa, ci­ta­ba a su des­pa­cho a co­mer­cian­tes ma­yo­ris­tas y mi­no­ris­tas pa­ra que ex­pli­ca­sen el ines­pe­ra­do in­cre­men­to de los co­mes­ti­bles y a pun­ta de mul­tas y clau­su­ras que­ría im­pe­dir el al­za de los ví­ve­res, ca­yén­do­les to­do el pe­so de la ley a quie­nes vio­la­ban in­mi­se­ri­cor­de­men­te la lis­ta ofi­cial de pre­cios. Mien­tras, el Mi­nis­te­rio de Pre­vi­sión So­cial rea­li­za­ba una encuesta sobre los sa­la­rios que se pa­ga­ban a los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las del li­to­ral ecua­to­riano, los cua­les iban des­de los 6, 8, 10 su­cres dia­rios has­ta los 15, 20 y 25, va­lo­res que no al­can­za­ban a cu­brir las prin­ci­pa­les ne­ce­si­da­des de exis­ten­cia, sa­bien­do que ca­da mon­tu­vio te­nía de diez a quin­ce hi­jos por man­te­ner. Es­to ha­cía que no­so­tros los cam­pe­si­nos de­já­ra­mos bo­ta­dos los sem­bríos y nos fué­ra­mos a bus­car me­jor vi­da en las gran­des ciu­da­des. Los al­re­de­do­res del par­que La Vic­to­ria en Gua­ya- ex­pe­ri­men­ta­ban un ha­ci­na­mien­to po­bla­cio­nal de gen­tes ve­ni­das de las di­fe­ren­tes pro­vin­cias de la re­pú­bli­ca, con­vi­vien­do apre­ta­da­men­te en cuar­tu­chos y con­ven­ti­llos de al­qui­ler. Pa­ra ese en­ton­ces, el vi­sio­na­rio em­pre­sa­rio Car­los Romero Jai­me, ge­ren­te de la Com­pa­ñía de In­ver­sio­nes Romero, con­ci­bió la idea de cons­truir en es­ta zo­na cen­tro-oes­te de la ciu­dad, un có­mo­do y mo­derno tea­tro, pro­vis­to de un po­ten­te ci­ne­ma­tó­gra­fo, pa­ra que el pú­bli­co dis­fru­ta­ra de pe­lí­cu­las muy de mo­da en aque­lla épo­ca. Pa­ra las nue­ve de la no­che del jue­ves 19 de mar­zo de 1964, se anun­cia­ba pom­po­sa­men­te la inau­gu­ra­ción del tea­tro Tauro, ubi­ca­do en Lu­que y av. Qui­to, fla­man­te edi­fi­cio di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Vir­gi­lio Po­ve­da Mu­ñoz, cons­trui­do por los in­ge­nie­ros An­to­nio Agui­rre Mar­tí­nez y To­más Cas­tro Abad, en­car­gán­do­se la di­rec­me­tra­je

LA CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA QUE AFEC­TÓ A LOS AGRI­CUL­TO­RES COSTEÑOS EN LOS AÑOS 60 DEL SI­GLO PA­SA­DO OBLI­GÓ A

UNA GRAN MI­GRA­CIÓN HA­CIA GUA­YA­QUIL, QUE EN­TON­CES SE MODERNIZABA.

ción de la obra a los in­ge­nie­ros An­to­nio Agui­rre y Luis Lan­dí­var Garcés. Lle­gó a cua­tro mi­llo­nes y me­dio de su­cres, apro­xi­ma­da­men­te, el cos­to de la edi­fi­ca­ción, te­nien­do ca­pa­ci­dad pa­ra 1.200 es­pec­ta­do­res sen­ta­dos có­mo­da­men­te; en lu­ne­ta ca­bían se­te­cien­tas per­so­nas y el res­to en la ga­le­ría. Ha­bién­do­se equipado el lo­cal con una ex­ce­len­te ilu­mi­na­ción y un per­fec­to sis­te­ma de so­ni­do, ins­ta­la­do por el Ing. Jo­seph Ma­gen, téc­ni­co in­glés, com­ple­men­ta­ban la or­na­men­ta­ción in­te­rior, tan­to en la sa­la del tea­tro, co­mo en los al­re­de­do­res del “hall”, don­de re­sal­ta­ban va­ria­das fi­gu­ras rea­li­za­das en hie­rro, apor­ta­ción de la ar­tis­ta Ye­la Lo­fre­do de Klein. Es­tan­do pre­sen­te el día de la inau­gu­ra­ción el se­ñor Héc­tor Chi­ri­bo­ga, ge­ren­te re­gio­nal de la Twenty Cen­tury Fox, in­for­man­do que se ha­bía es­co­gi­do pa­ra es­ta aper­tu­ra la pe­lí­cu­la de Walt Dis­ney, La no­che de las na­ri­ces frías, lar­go­quil, de di­bu­jos ani­ma­dos, en tec­ni­co­lor y dis­tri­bui­da a tra­vés de Br­yant Film Ecua­to­ria­na S. A. Pre­via­men­te la cin­ta tu­vo que pa­sar por la Co­mi­sión y Jun­ta Cen­so­ra de Es­pec­tácu­los pa­ra su cla­si­fi­ca­ción, ta­rea rea­li­za­da por los se­ño­res Au­gus­to Zú­ñi­ga, ma­yor Juan J. Páez y Luis García J., po­nién­do­la en la ca­te­go­ría: Cla­se B, ap­ta pa­ra to­do pú­bli­co. Por otro la­do, el comisario Díaz Ga­rai­coa san­cio­na­ba al ma­yo­ris­ta de car­ne F. Ta­ma­yo con 1.500 su­cres, por ha­bér­se­le en­con­tra­do ba­lan­zas ade­lan­ta­das, per­ju­di­can­do a los mi­no­ris­tas que co­mer­cian con es­te pro­duc­to. Los re­pre­sen­tan­tes de la fá­bri­ca de man­te­ca y acei­tes La Per­la de­bían pa­gar una mul­ta de 5.000 su­cres, por cuan­to se com­pro­bó que va­rios pa­que­tes de man­te­ca no te­nían el pe­so com­ple­to de una libra. Ade­más man­dó a to­mar mues­tras de pro­duc­tos de las fá­bri­cas La Uni­ver­sal, La Orien­tal y La Unión. Asi­mis­mo, 8.000 su­cres des­em­bol­só Me­dar­do Ayau­ca por su­bir ar­bi­tra­ria­men­te el pre­cio del quin­tal de ba­ca­lao. El Tauro, man­te­nía su pro­gra­ma­ción de ma­ti­né 2:30 p. m., es­pe­cial 6:00 p. m. y no­che 9:30 p. m., cos­tan­do el bo­le­to pa­ra lu­ne­ta 12,80 y ga­le­ría 3,80 su­cres, a la cual acu­día­mos los sá­ba­dos o al ver­mut del do­min­go. Lue­go, en los años se­ten­ta lle­ga­ba la fie­bre de pe­lí­cu­las de ka­ra­te­cas, pa­san­do lue­go a las de so­lo pa­ra adul­tos, has­ta que fi­nal­men­te lo con­vir­tie­ron en un tem­plo de ora­ción. La edi­fi­ca­ción es­tá, el tea­tro so­lo en los re­cuer­dos. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.