IN­FOR­MES DEL MI­NIS­TRO DE HA­CIEN­DA: FUEN­TE DE HIS­TO­RIA ECO­NÓ­MI­CA

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

Al na­cer Ecua­dor en 1830, el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, lla­ma­do Ha­cien­da, for­mó par­te del Mi­nis­te­rio del In­te­rior has­ta el año si­guien­te. A pe­sar de ello, al aca­bar el año se pu­bli­có el pri­mer in­for­me. Has­ta ha­ce tres dé­ca­das, es­tos do­cu­men­tos fue­ron con­sul­ta­dos y usa­dos muy po­co por los his­to­ria­do­res. Mi pri­me­ra obra so­bre Eco­no­mía (1990) fue un aná­li­sis de los ci­ta­dos in­for­mes en­tre 1830 y 1938. ¿Por qué esos in­for­mes no fue­ron con­sul­ta­dos por los his­to­ria­do­res du­ran­te más de un si­glo? ¿Por qué el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da no na­ció in­de­pen­dien­te­men­te des­de 1830? Sim­ple­men­te por­que nues­tros his­to­ria­do­res des­co­no­cían la im­por­tan­cia de la eco­no­mía y el rol que te­nía en el pro­gre­so de los pue­blos. So­bre la se­gun­da pregunta, por­que Flo­res te­nía co­no­ci­mien­tos muy li­mi­ta­dos fue­ra de lo mi­li­tar, y no con­si­de­ró que la eco­no­mía fue­ra im­por­tan­te; se la so­lu­cio­na­ba con más en­deu­da­mien­to. Lo fun­da­men­tal para él era gas­tar en ar­mas y man­te­ner el ejér­ci­to para gue­rrear con Colombia, per­pe­tuar­se en el po­der y li­qui­dar a sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos. Al leer sus in­for­mes se no­ta que los mi­nis­tros sí te­nían co­no­ci­mien­tos de eco­no­mía, in­clu­so cri­ti­ca­ban a los an­te­rio­res go­ber­nan­tes al men­cio­nar el es­ta­do en que re­ci­bía la eco­no­mía el nue­vo Eje­cu­ti­vo y da­ban su­ge­ren­cias acer­ca de qué de­be­ría ha­cer el nue­vo go­ber­nan­te, que tam­bién re­ci­bía crí­ti­cas. To­do que­da­ba so­lo en pa­pel. La ro­ta­ción de ellos era te­rri­ble, al­re­de­dor de uno por año. La ci­fra sa­le de un tra­ba­jo de Víc­tor Emi­lio Es­tra­da, don­de iden­ti­fi­ca a 20 mi­nis­tros en­tre 1898 y 1918.

Es­te te­rri­ble mal to­da­vía no ha si­do su­pe­ra­do. Ya des­de el si­glo XIX y pri­me­ras dé­ca­das del XX hu­bo re­ci­cla­je de nom­bres, al es­ti­lo del go­bierno de Ra­fael Co­rrea, co­mo Jo­sé Pe­ral­ta: can­ci­ller, mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ins­truc­ción Pú­bli­ca y Ha­cien­da. Pe­ral­ta, era un hom­bre bri­llan­te pe­ro no po­día ser ex­per­to en to­do. Si Ecua­dor tie­ne 187 años co­mo re­pú­bli­ca, de­ben ser 187 los ex­mi­nis­tros de Eco­no­mía, sin con­tar los del 2018. ¿A cuán­tos de ellos pue­de re­cor­dar un ecuatoriano, qui­zá 10? ¿Có­mo se pue­de ma­ne­jar co­rrec­ta­men­te la eco­no­mía de Ecua­dor con tan­ta ines­ta­bi­li­dad en el pues­to de un fun­cio­na­rio tan im­por­tan­te? Los ci­ta­dos in­for­mes tie­nen bas­tan­te in­for­ma­ción, pe­ro no es 100 % con­fia­ble, hay va­ria­cio­nes de las mis­mas ci­fras de un año a otro. Ob­te­ner la fuen­te no era fá­cil, los res­pon­sa­bles co­me­tían erro­res. Hay que acep­tar­las con mar­gen de error. Por ejem­plo, hay di­fe­ren­cias en los va­lo­res del co­mer­cio ex­te­rior y en las cuentas fis­ca­les. Pe­ro en ge­ne­ral dan una idea de có­mo se mo­vía la eco­no­mía de año en otro. No hay otro do­cu­men­to más com­ple­to para usar­se co­mo fuen­te pri­ma­ria por par­te de quien quie­ra co­no­cer la his­to­ria de la eco­no­mía ecua­to­ria­na des­de 1830. Ade­más de las es­ta­dís­ti­cas del co­mer­cio ex­te­rior y la po­lí­ti­ca fis­cal, in­clu­ye la evo­lu­ción de la deu­da pú­bli­ca ex­ter­na e in­ter­na, co­mo la deu­da al sec­tor pri­va­do, que ma­yo­ri­ta­ria­men­te era de la ban­ca y co­mer­cian­tes gua­ya­qui­le­ños. Es­tos úl­ti­mos fue­ron ata­ca­dos es­po­rá­di­ca­men­te en el si­glo XIX, con­cen­trán­do­se en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, pe­ro se vol­vie­ron ha­bi­tua­les las du­ras crí­ti­cas des­de 1918. Siem­pre he cues­tio­na­do los ata­ques, me han pa­re­ci­do in­jus­tos y atri­bui­bles al odio que hay so­bre el éxi­to em­pre­sa­rial gua- ya­qui­le­ño. Los ban­cos de Gua­ya­quil ac­tua­ron co­mo ban­cos de desa­rro­llo. Por ejem­plo, el Ban­co del Ecua­dor (pri­va­do) pres­tó di­ne­ro a Gar­cía Mo­reno para ini­ciar la cons­truc­ción del fe­rro­ca­rril; el error fue el mal uso que los go­ber­nan­tes die­ron a los prés­ta­mos. Una par­te muy pe­que­ña fue a obra pú­bli­ca y edu­ca­ción, la ma­yo­ría se uti­li­zó en gas­tos mi­li­ta­res y co­rrien­tes. Si en el si­glo XIX la eco­no­mía se­rra­na hu­bie­ra si­do prós­pe­ra y la gua­ya­qui­le­ña en cri­sis, es de­cir, si hu­bie­se ocu­rri­do lo con­tra­rio a la his­to­ria, el sec­tor pri­va­do qui­te­ño no ha­bría si­do ata­ca­do. De he­cho, las quie­bras del Ban­co de Qui­to y Ban­co Unión, los his­to­ria­do­res no las men­cio­nan y si lo ha­cen es muy su­per­fi­cial­men­te. Pe­ro sí de­di­can mu­chas pá­gi­nas a cen­su­rar a los ban­cos gua­ya­qui­le­ños.

No exis­tía con­ta­bi­li­dad gu­ber­na­men­tal. En el pri­mer in­for­me del mi­nis­tro de Ha­cien­da la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos fue la re­cau­da­ción de la adua­na (la de Gua­ya­quil re­pre­sen­ta­ba 80 % del to­tal), se­gui­da de la con­tri­bu­ción in­dí­ge­na y el diezmo. Y fue así por de­ce­nios. Des­de el pri­mer in­for­me hay dis­cre­pan­cias de mon­tos. El ti­po de cam­bio en 1830 era 1,2 pe­sos del dó­lar. En el cua­dro de los In­gre­sos del Es­ta­do por to­do el año, so­lo se agre­ga el va­lor de la adua­na de Gua­ya­quil del se­gun­do se­mes­tre, 341.500 pe­sos. Sa­can un to­tal que no ha­ce sen­ti­do, con va­lo­res par­cia­les de una de las cuentas. En el cua­dro so­bre las re­cau­da­cio­nes de la Adua­na de Gua­ya­quil de to­do el año, la ci­fra es 456.852 pe­sos. Se­gún ese in­for­me el to­tal de los in­gre­sos fue 708.461 pe­sos. En la pre­si­den­cia de Flo­res fue­ron mi­nis­tros de Ha­cien­da: An­to­nio Fer­nán­dez Salvador y Juan Gar­cía del Río. En 1831 más de la mi­tad de los in­gre­sos cu­brían gas­tos mi­li­ta­res por los de­seos ex­pan­sio­nis­tas de Flo­res y para apla­car la re­vo­lu­ción in­ter­na. A esa fe­cha no se in­cluía la deu­da de la In­de­pen­den­cia por­que no se ha­bía li­qui­da­do. En el in­for­me de 1832, el mi­nis­tro es­cri­be: “En Gua­ya­quil, de re­sul­tas de la in­su­rrec­ción pro­mo­vi­da por el ge­ne­ral Luis Ur­da­ne­ta que­dó el era­rio en tal si­tua­ción, que dos pre­fec­tos, obli­ga­dos de la ne­ce­si­dad, a ve­ces con la au­to­ri­za­ción del Go­bierno, y otras sin ella, hu­bie­ron de le­van­tar em­prés­ti­tos one­ro­sos. Al­gu­nos de es­tos se rea­li­za­ron com­pro­me­tien­do a va­rios ciu­da­da­nos a que ga­ran­ti­cen por el Es­ta­do, no so­lo el ca­pi­tal, sino los in­tere­ses, fi­ja­dos en 3 por cien­to al mes. El cri­mi­no­so al­za­mien­to del ba­ta­llón Flo­res col­mó la me­di­da del mal. Él fue cau­sa de que las ren­tas de aquel de­par­ta­men­to se em­pe­ña­sen en más

SO­BRE LA MA­LA

MO­NE­DA: “ES­TA ES UNA CA­LA­MI­DAD QUE HAN TE­NI­DO QUE DE­PLO­RAR EL GO­BIERNO Y LA NA­CIÓN EN LOS DOS ÚL­TI­MOS

AÑOS…”

MI­NIS­TRO DE HA­CIEN­DA.1843

de 75.000 pe­sos […] de suerte que no se po­drá con­tar con in­gre­so al­guno por es­tar par­te, pa­sa­dos al­gu­nos me­ses […]. En el Mi­nis­te­rio no ha­bía es­ta­dos de los pro­duc­tos de la agri­cul­tu­ra, de mo­vi­mien­to del co­mer­cio, de las fa­cul­ta­des de los pue­blos, de las ri­que­zas de to­do gé­ne­ro: no exis­tían cua­dros de los te­rre­nos bal­díos y de­más pro­pie­da­des na­cio­na­les; ape­nas se co­no­ce la his­to­ria de ca­da uno de los ra­mos de la Ha­cien­da pú­bli­ca; se ig­no­ra­ba el nú­me­ro y cla­se de los con­tri­bu­yen­tes”. Cuan­do se li­qui­dó la deu­da ex­ter­na en una reunión del Le­gis­la­ti­vo en Bo­go­tá en 1834, nin­gún re­pre­sen­tan­te de Ecua­dor asis­tió, le asig­na­ron 21,5 % del to­tal, un mi­llón de li­bras es­ter­li­nas, que re­pre­sen­ta­ba un pa­go anual de 200.000 pe­sos en in­tere­ses. Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te es­ta­ble­ció la con­ta­bi­li­dad pú­bli­ca y por pri­me­ra vez, se de­ter­mi­nó el mon­to de la deu­da pú­bli­ca in­ter­na y ex­ter­na. Ro­ca­fuer­te su­frió un gran re­vés cuan­do su mi­nis­tro de Ha­cien­da, Fran­cis­co Eu­ge­nio Ta­ma­riz, fue des­ti­tui­do por el Le­gis­la­ti­vo, en el pri­mer jui­cio po­lí­ti­co, por la re­duc­ción de los aran­ce­les al co­mer­cio ex­te­rior; se con­si­de­ra­ron inconstitucionales. El gran tra­ba­jo rea­li­za­do que­dó en na­da, al ter­mi­nar el go­bierno de Ro­ca­fuer­te, la le­ta­nía de des­or­den eco­nó­mi­co de los in­for­mes anua­les pos­te­rio­res fue si­mi­lar a la del año 1831. En 1846 se creó la Ley de Pre­su­pues­to, con el pro­pó­si­to de nor­mar los pa­gos de las cuentas pú­bli­cas.

En el in­for­me de 1855 el mi­nis­tro Mar­cos Es­pi­nel afir­ma: “Desea­ría pre­sen­ta­ros un cua­dro al­go li­son­je­ro del es­ta­do eco­nó­mi­co de nues­tras ren­tas; pe­ro su reali­dad es por des­gra­cia des­con­so­la­do­ra con mo­ti­vo de las gran­des, nu­me­ro­sas y no­to­rias cau­sas que des­de tiem­po atrás, han ido em­peo­rán­do­se has­ta re­du­cir­las a una si­tua­ción tris­te y las­ti­mo­sa […]. Las re­vo­lu­cio­nes, y por con­si­guien­te la per­tur­ba­ción de la mar­cha del sis­te­ma le­gal, han dis­traí­do de su cur­so na­tu­ral los fon­dos pú­bli­cos, que se han con­su­mi­do, ca­si en el to­do, en las ur­gen­cias que de­man­da­ban las crí­ti­cas cir­cuns­tan­cias, que en di­fe­ren­tes oca­sio­nes se ha vis­to co­lo­ca­da la Re­pú­bli­ca”. A 1857 se abo­lió la con­tri­bu­ción in­dí­ge­na, cu­ya par­ti­ci­pa­ción ya ha­bía caí­do a cer­ca de 15 %.

Se es­pe­ró has­ta la lle­ga­da de Ga­briel Gar­cía Mo­reno al po­der,1861, res­pon­sa­ble de los ele­va­dos gas­tos mi­li­ta­res que hu­bo en la gue­rra ci­vil, para ex­pe­dir­se el Re­gla­men­to de Con­ta­bi­li­dad que creó una nor­ma­ti­va si­mi­lar a la de Ro­ca­fuer­te, que bus­có te­ner una con­ta­bi­li­dad gu­ber­na­men­tal. En 1863 se ex­pi­dió la Ley Or­gá­ni­ca de Ha­cien­da para or­ga­ni­zar la ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra del Es­ta­do. El pre­su­pues­to del Es­ta­do de­bía pre­sen­tar­se a la Le­gis­la­tu­ra los pri­me­ros días de se­sio­nes para el bie­nio si­guien­te. Fue la más im­por­tan­te, es­tu­vo vi­gen­te has­ta 1928.

En el in­for­me de 1883, el mi­nis­tro ano­ta: “… el es­ta­do de com­ple­ta des­or­ga­ni­za­ción en que, sis­te­má­ti­ca­men­te, co­lo­có el dic­ta­dor los asun­tos de ha­cien­da: el no ha­ber al­gu­na con­ta­bi­li­dad en que pu­die­ra es­tu­diar­se la si­tua­ción ren­tís­ti­ca... sir­vie­ron a los pri­me­ros gas­tos, de ar­mar, equi­par y mo­vi­li­zar el nu­me­ro­so ejér­ci­to con que con­ta­ba el pue­blo, 174.000 pe­sos que el dic­ta­dor sus­tra­jo del Te­so­ro y co­lo­có en de­pó­si­to, co­mo de su pro­pie­dad par­ti­cu­lar, en el Ban­co de la Unión, en don­de fue­ron en­con­tra­dos y reivin­di­ca­dos para el fis­co [...], au­men­tán­do­se ca­da día más los gas­tos de la campaña, era for­zo­so ar­bi­trar otros me­dios. Exi­gir em­prés­ti­tos for­zo­sos a los ciu­da­da­nos o im­po­ner con­tri­bu­cio­nes de gue­rra a los cóm­pli­ces o au­xi­lia­do­res de la trai­ción [...] no que­da­ba otro ex­pe­dien­te que ape­lar al cré­di­to, ta­bla de sal­va­ción á que acu­den los pue­blos ci­vi­li­za­dos en los gran­des conflictos...”. En 1886 sa­lió otra Ley de Pre­su­pues­tos, se crea­ron nue­vas fuen­tes de in­gre­so: es­tan­cos de sal, pól­vo­ra, tim­bres, etc. Ade­más de in­gre­sos por ven­tas y arren­da­mien­tos de bie­nes na­cio­na­les.

En el in­for­me de 1885, el mi­nis­tro di­ce: “La di­fí­cil si­tua­ción en que se ha­lla el co­mer­cio, pro­ve­nien­te de va­rias cau­sas en­tre las cua­les po­de­mos se­ña­lar co­mo las prin­ci­pa­les la gue­rra y las ma­las co­se­chas, ha ve­ni­do a sus­ci­tar­se la cues­tión de mo­ne­das”. A 1889, no so­lo se que­ja­ba el mi­nis­tro de Ha­cien­da, el pro­pio pre­si­den­te An­to­nio Flo­res Ji­jón in­di­ca­ba: “Me sien­to afli­gi­do ac­tual­men­te por el con­flic­to mo­ne­ta­rio, co­mer­cial y ren­tís­ti­co más pa­vo­ro­so que se ha vis­to des­de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca...”. En el in­for­me de 1898, el mi­nis­tro de Ha­cien­da Agus­tín Ye­ro­vi, se que­ja­ba de que no se po­día or­ga­ni­zar la ha­cien­da pú­bli­ca sin la ayu­da del Con­gre­so: “...bas­tan­te des­acre­di­ta­dos es­ta­mos fue­ra del país por fal­ta de se­rie­dad en el cum­pli­mien­to de nues­tras obli­ga­cio­nes...”. Con eco­no­mía en caos en­tró Ecua­dor al si­glo XX. (F)

Agus­tín Arro­yo O. Mi­nis­tro de Ha­cien­da, 1897.

Mi­nis­tro de Ha­cien­da a Go­ber­na­do­res so­bre el con­trol de la mo­ne­da fal­sa, 1841.

Ren­tas del Es­ta­do ecuatoriano 1856 y 1857.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.