LA BA­SE AGRA­RIA, EL DESA­RRO­LLO ECO­NÓ­MI­CO y la es­truc­tu­ra colonial del Ca­bil­do

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

Has­ta 1576 la ac­ti­vi­dad co­mer­cial gua­ya­qui­le­ña se re­du­cía a ha­cer ne­go­cios mo­vi­li­zan­do pro­duc­tos en­tre los puer­tos del norte, cen­tro y sur de Amé­ri­ca: se­das chi­nas, añil, brea, jar­cia, etc., de Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca a Gua­ya­quil y Li­ma; y del Ca­llao ha­cia el norte, vi­nos y pa­ños del Pe­rú. Los ne­go­cios de Gua­ya­quil pre­sen­ta­ban una ba­lan­za des­equi­li­bra­da pues no te­nían, apar­te de la ma­de­ra, un pro­duc­to ex­por­ta­ble que die­ra por re­sul­ta­do un ba­lan­ce ni­ve­la­do en­tre las im­por­ta­cio­nes y las exportaciones.

Ese pro­duc­to se­ría el ca­cao, que en el mun­do az­te­ca era muy apre­cia­do por los no­bles. Con la con­quis­ta se po­pu­la­ri­zó, y en­tre sus adic­tos se con­ta­ron las mu­je­res es­pa­ño­las, que ha­lla­ron nue­vas for­mas de pre­pa­rar­lo. Co­mo la pro­duc­ción ve­ne­zo­la­na no al­can­za­ba a sa­tis­fa­cer la de­man­da, el ca­cao gua­ya­qui­le­ño to­mó vue­lo. Uno de los puer­tos fre­cuen­ta­dos por sus bar­cos era Aca­jutla, don­de se afi­cio­na­ron de es­te mer­ca­do. Los co­mer­cian­tes me­xi­ca­nos empezaron a ve­nir y se desa­rro­lló un mer­ca­do de en­tre­ga fu­tu­ra; en te­jos de oro o ba­rras de pla­ta se pa­ga­ba la car­ga de ca­cao a 15-18 pe­sos. A par­tir de 1593, Gua­ya­quil ini­ció en sus pro­pios bar­cos la ex­por­ta­ción en gran es­ca­la.

Ele­va­da Gua­ya­quil a Go­ber­na­ción mi­li­tar (1761), se pro­du­je­ron re­for­mas a las le­yes. La mi­gra­ción se­rra­na en­con­tró en Gua­ya­quil más opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo y una so­cie­dad más fle­xi­ble y abier­ta; es­to le per­mi­tió al­can­zar un po­der po­bla­cio­nal y eco­nó­mi­co para lo­grar por sí so­la su in­de­pen­den­cia de la Co­ro­na es­pa­ño­la.

“La acu­mu­la­ción de la ma­yo­ría de es­tas trans­for­ma­cio­nes, si no to­das ellas, en el úl­ti­mo ter­cio del si­glo con­fie­ren a esas po­cas dé­ca­das una ca­te­go­ría es­pe­cial en la evo­lu­ción de Gua­ya­quil, que tras un pau­sa­do y len­to desa­rro­llo en los dos si­glos y me­dio an­te­rio­res, pa­re­ce te­ner de pron­to pri­sa por con­ver­tir­se en una gran ur­be, y lo con­se­gui­rá en muy po­co tiem­po, en per­fec­ta sim­bio­sis con su pro­vin­cia, cu­yos pro­duc­tos en­cuen­tran en el puer­to su me­jor vía de sa­li­da” (Ma­ría Lui­sa La­via­na Cue­tos). Es­tos son los ele­men­tos so­bre los cua­les se cons­tru­yó la fuer­za eco­nó­mi­ca del Gua­ya­quil de hoy.

Los ayun­ta­mien­tos de en­ton­ces es­ta­ban ca­rac­te­ri­za­dos por sus fue­ros y una des­ta­ca­da pre­sen­cia de la ciu­da­da­nía. Es­pa­ña de­bi­li­tó el sis­te­ma mu­ni­ci­pal colonial para for­ta­le­cer el po­der real. Es­ta ins­ti­tu­ción fue el úl­ti­mo pel­da­ño de una ad­mi­nis­tra­ción que te­nía co­mo ca­be­za al rey. Y en for­ma des­cen­den­te, el Con­se­jo de In­dias, la Ca­sa de Con­tra­ta­ción, los vi­rre­yes, los pre­si­den­tes y ca­pi­ta­nes ge­ne­ra­les, las Rea­les Au­dien­cias, los go­ber­na­do­res y fi­nal­men­te, los Ca­bil­dos.

La ciu­dad de Gua­ya­quil por su con­di­ción de tal, te­nía dos jue­ces mu­ni­ci­pa­les con tí­tu­lo de al­cal­de ma­yor (de pri­mer vo­to), y al­cal­de or­di­na­rio (de se­gun­do vo­to), los cua­les ejer­cían su au­to­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va jun­to con el Re­gi­mien­to, com­pues­to por los con­ce­ja­les, que en el ca­so de Gua­ya­quil eran do­ce. El al­fé­rez real era el aban­de­ra­do de la ciu­dad, por­ta­dor del Es­tan­dar­te Real en los ac­tos ofi­cia­les. La po­li­cía ur­ba­na y la ru­ral es­ta­ban re­gi­das por el al­gua­cil ma­yor y el al­cal­de de la San­ta Her­man­dad. Tres ofi­cia­les de la Ha­cien­da Real eran los en­car­ga­dos del ma­ne­jo de los tri­bu­tos rea­les y mu­ni­ci­pa­les. Dos fie­les eje­cu­to­res, en­car­ga­dos de la ob­ser­van­cia de las cons­truc­cio­nes, de­bían exi­gir al ve­cin­da­rio ra­pi­dez en to­das las fae­nas y, ade­más, con­tro­lar los pe­sos y me­di­das, y en­ca­be­za­ban dos ju­ra­dos en ca­da pa­rro­quia.

El pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, que si bien no per­te­ne­cía al Ca­bil­do, era juez de úl­ti­ma ins­tan­cia; un ma­yor­do­mo, un es­cri­bano de Con­ce­jo, un de­po­si­ta­rio ge­ne­ral. Ade­más, dos es­cri­ba­nos pú­bli­cos, uno de Mi­nas y Re­gis­tros, un pre­go­ne­ro ma­yor, un co­rre­gi­dor de lon­ja, y dos por­te­ros, que en reali­dad no eran miem­bros sino em­plea­dos de me­nor cuan­tía.

Ha­bía otros car­gos que po­dían ser ejer­ci­dos por los re­gi­do­res, co­mo ma­yor­do­mo de la ciu­dad, de­fen­sor y juez de menores, te­ne­dor y juez de los bie­nes de di­fun­tos, de­fen­sor de po­bres, al­cal­des de ba­rrio, al­cal­des ma­yo­res de in­dios, al­cal­des de aguas y de los ofi­cios ar­te­sa­na­les. Las ta­reas de la com­pe­ten­cia mu­ni­ci­pal eran muy am­plias: des­de con­tro­lar la en­tre­ga de lo­tes para los edi­fi­cios, has­ta asig­nar es­pa­cios de pas­to­reo des­ti­na­dos a la crian­za de ga­na­dos y sus abre­va­de­ros. Nin­gu­na so­li­ci­tud de gra­cia po­día efec­tuar­se sin el co­no­ci­mien­to pre­vio y la con­sul­ta al Ca­bil­do, el cual ele­va­ba a las

A FI­NES DEL SI­GLO XVI GUA­YA­QUIL IN­CRE­MEN­TÓ EL CO­MER­CIO A GRAN ES­CA­LA CON LA EX­POR­TA­CIÓN EN BAR­COS CONS­TRUI­DOS EN SUS FA­MO­SOS

AS­TI­LLE­ROS, AU­MEN­TAN­DO LA MI­GRA­CIÓN IN­TER­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.