CONS­TAN­ZA CAI­CHE

LA CA­CI­CA DE DAULE,

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Na­ció en los tiem­pos de la gen­ti­li­dad, es­to es, an­tes de la lle­ga­da de las fuer­zas ex­pe­di­cio­na­rias del ca­pi­tán Pe­dro de Al­va­ra­do, quien arri­bó a las cos­tas ecua­to­ria­nas des­de las de Ni­ca­ra­gua en 1534. En­tró por Man­ta, ba­jó a Daule y subió a la sierra por Qui­sa­pin­cha, a fin de en­fren­tar a las tro­pas en­via­das por Fran­cis­co Pi­za­rro.

Ori­gi­nal­men­te es­ta ca­ci­ca se lla­mó Cai­chi, que sig­ni­fi­ca sal en la an­ti­gua len­gua ta­llán de los in­dios huan­ca­vil­cas, pe­ro su na­cio­na­li­dad era chono. Los es­pa­ño­les la bau­ti­za­ron con el nom­bre de Cons­tan­za y ha­bía si­do ca­sa­da en su ley con un ca­ci­que lla­ma­do Dau­li, ase­si­na­do por otro de nom­bre Am­bio­cón, del pue­blo huan­ca­vil­ca de Gua­yas. Se vol­vió a ca­sar con el ca­ci­que Chau­ne, a quien ha­lla­ron los es­pa­ño­les de la ex­pe­di­ción de Pe­dro de Al­va­ra­do en 1534 y co­mo les hi­zo te­naz re­sis­ten­cia, pues los cho­nos eran te­mi­bles fle­che­ros de ori­gen ama­zó­ni­co (des­cen­dien­tes de los an­tro­pó­fa­gos in­dios Ca­ri­be), pe­leó con gran va­len­tía y al ser ven­ci­do y ase­si­na­do jun­to a otros ca­ci­ques cho­nos, su me­mo­ria fue per­pe­tua­da, al pun­to que mu­chos años des­pués lo re­cor­da­ban pro­pios y ex­tra­ños con ve­ne­ra­ción.

“Chau­ne de­jó dos hi­jos en Cons­tan­za Cai­che. El ma­yor, Fran­cis­co mu­rió jo­ven, y el me­nor, Alon­so, fue lla­ma­do a su­ce­der en el ca­ci­caz­go a su pa­dre al cum­plir su ma­yo­ría de edad en 1545, mien­tras su ma­dre Cons­tan­za Cai­che, quien ya ha­bía apren­di­do a hablar el es­pa­ñol, con­traía ter­ce­ras nup­cias, es­ta vez por el ri­to ca­tó­li­co con Pe­dro Gua­ya­ma­ve, ca­ci­que de los Qui­jos- Dau­les, in­dio va­lien­te y de buen en­ten­di­mien­to, que si­guien­do la po­li­ga­mia im­pe­ran­te en su tiem­po te­nía una mu­jer lla­ma­da Ca­ta­li­na Jau­me, a quien re­le­gó a la ca­li­dad de se­gun­da para su pla­cer y ser­vi­cio y man­dó a ha­cer­se car­go de la pa­na­de­ría. En es­ta Ca­ta­li­na Jau­me tu­vo por hi­jo a Do­min­go Ba­ne­po. Co­mo se apre­cia, a to­dos es­tos los ha­bían bau­ti­za­do con nom­bres es­pa­ño­les.

Cons­tan­za Cai­che con Pe­dro Gua­ya­du­do­so ma­ve fue ma­dre de tres hi­jos: Cris­tó­bal, que mu­rió mu­cha­cho; Men­cía, que pa­só a Gua­ya­quil don­de con­tra­jo nup­cias con Juan Nú­ñez, ve­cino de Qui­to, vi­vió lar­gos años, en­viu­dó y no tu­vo su­ce­sión; y Ma­ría Cai­che y Gua­ya­ma­ve, quien sien­do la me­nor he­re­dó el go­bierno de Daule por su ma­dre y de Qui­jo-Daule por su pa­dre.

“Tras la con­quis­ta ad­vino el re­par­to de las tie­rras a los en­co­men­de­ros y la ca­ci­ca Cons­tan­za Cai­che que­dó úni­ca­men­te con la po­bla­ción de Daule y sus con­tor­nos, sus ren­tas fue­ron ex­tre­ma­da­men­te mer­ma­das por los in­gre­sos del en­co­men­de­ro que le asig­nó el vi­rrey To­le­do”.

“Su hi­jo del se­gun­do ma­tri­mo­nio, te­ni­do con el ca­ci­que Chau­ne, lla­ma­do Alon­so Chau­ne, co­mo ya se di­jo, se ca­só en Gua­ya­quil con Ca­ta­li­na Cho­na­na, hi­ja de Alon­so Cho­na­na y de Ca­ta­li­na Cha­quis, in­dios prin­ci­pa­les pe­ro no ca­ci­ques en la En­co­mien­da del ca­pi­tán Bal­ta­sar de Na­va. Co­mo in­dio feu­da­ta­rio, es­te Alon­so Chau­ne re­si­día en Daule; pron­to apren­dió a hablar y a es­cri­bir el es­pa­ñol y fue lla­ma­do por eso in­dio la­dino y elo­gia­do en su in­te­li­gen­cia.

La re­gión de Daule ha­bía si­do ex­plo­ra­da por pri­me­ra oca­sión en 1534 pe­ro fue re­cién a par­tir del 25 de ju­lio del 1547, con la mu­dan­za de la ciu­dad de San­tia­go de Gua­ya­quil al pie del ce­rro San­ta Ana, que la zo­na de Daule fue do­mi­na­da y re­gu­la­ri­zó su si­tua­ción po­lí­ti­ca. El pri­mer en­co­men­de­ro de­sig­na­do por Fran­cis­co Pi­za­rro se lla­mó Fran­cis­co Val­ver­de, pe­ro es que to­ma­ra po­se­sión de su car­go. En 1569 en cam­bio, era en­co­men­de­ro Her­nan­do Gavilán y la zo­na so­lo con­ta­ba con ochen­ta y cua­tro in­dios em­pa­dro­na­dos co­mo tri­bu­ta­rios.

Al nue­vo en­co­men­de­ro Bar­to­lo­mé Gar­cía Mo­ne­de­ro los in­dios de la En­co­mien­da le en­tre­ga­ban una anata de cin­co pe­sos dos to­mi­nes de pla­ta en­sa­ya­da, cien­to vein­te pie­zas y me­dia de te­la, ochen­ta y seis fa­ne­gas de maíz, dos­cien­tas dos ga­lli­nas, to­do lo cual al­can­za­ba a se­te­cien­tos cua­ren­ta y sie­te pe­sos de pla­ta co­rrien­te mar­ca­da, pro­du­cien­do a la Co­ro­na una pen­sión de cien­to se­ten­ta pe­sos anua­les. En 1580 fue en­co­men­de­ro Juan de Var­gas y a su muer­te en 1605 lo he­re­dó su hi­jo el ca­pi­tán Alon­so Giraldo de Var­gas. La flo­res­ta dau­le­ña go­za­ba de una her­mo­sa ve­ge­ta­ción y era con­si­de­ra­da lo me­jor en es­tas zo­nas, pe­ro su si­tua­ción bos­co­sa la ha­cía ca­si im­pe­ne­tra­ble. En el pue­blo de Daule, ubi­ca­do a la ori­lla iz­quier­da del río de su mis­mo nom­bre, exis­tían cien­to trein­ta y tres ve­ci­nos, to­dos in­dios tri­bu­ta­rios.

“Du­ran­te el go­bierno de la ca­ci­ca Cons­tan­za Cai­che se lle­vó a ca­bo la re­duc­ción de los pue­blos in­dí­ge­nas en el vi­rrei­na­to del Pe­rú. En el pue­blo de San­ta Cla­ra de Daule, le­van­ta­do so­bre el ca­se­río in- dí­ge­na de su nom­bre, fue­ron ubi­ca­das cua­tro par­cia­li­da­des, a sa­ber: 1) Daule, con los si­tios de Ma­gro, puer­to Yan­co y es­te­ro de Na­to; 2) Qui­jo-Daule, fren­te a la po­bla­ción, co­mo ya se di­jo; 3) Cho­na­na, don­de se for­ma­ría con los años el po­bla­do de San­ta Lu­cía y 4) Sau­co, que tam­bién se de­no­mi­na­ba Ran­cho y des­pués pa­só a ser la pa­rro­quia Las Ra­mas. Ca­da una de ellas te­nía su ca­ci­que, que a su vez de­pen­día del ca­ci­que ma­yor, en es­te ca­so Alon­so Chau­ne”.

Es ne­ce­sa­rio acla­rar que el ca­ci­caz­go de Qui­jo-Daule se le­van­ta­ba fren­te a la po­bla­ción de Daule, a la otra ve­ra del río de ese nom­bre; era una ran­che­ría que des­de épo­cas in­me­mo­ria­les per­te­ne­cía a los in­dios qui­jos del orien­te ama­zó­ni­co, que de esas regiones trans­por­ta­ban las ho­jas de co­ca a Daule, don­de man­te­nían una ran­che­ría y de­pó­si­to, y des­de allí la dis­tri­buían por la cos­ta, es­pe­cial­men­te a las regiones de Ji­pi­ja­pa y Co­lon­che. Di­chas ho­jas de co­ca te­nían un gran apre­cio, pues mez­cla­das con cal y lle­va­das a la bo­ca se mas­ti­ca­ban es­pe­cial­men­te en los ce­re­mo­nia­les má­gi­co-re­li­gio­sos.

De esa ca­ci­ca des­cien­de la actual fa­mi­lia Carchi de Daule y Gua­ya­quil, así co­mo nu­me­ro­sas fa­mi­lias gua­ya­qui­le­ñas que no lle­van el glo­rio­so ape­lli­do. (F)

LA CA­CI­CA TU­VO TRES MA­TRI­MO­NIOS QUE DE­JA­RON UNA LAR­GA DES­CEN­DEN­CIA, NO SO­LA­MEN­TE EN TIE­RRAS

DAULEÑAS (DE APE­LLI­DO CARCHI) SINO TAM­BIÉN EN GUA­YA­QUIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.