Orí­ge­nes de la pu­bli­ci­dad en Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

De acuer­do al con­cep­to que re­gis­tran los dic­cio­na­rios, pu­bli­ci­dad es “la di­fu­sión o di­vul­ga­ción de in­for­ma­ción, ideas u opi­nio­nes de ca­rác­ter po­lí­ti­co, re­li­gio­so, co­mer­cial, etc., con la in­ten­ción de que al­guien ac­túe de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, pien­se se­gún unas ideas o ad­quie­ra un de­ter­mi­na­do bien o pro­duc­to”. En con­se­cuen­cia, bien po­dría­mos de­cir que las no­tas o avi­sos sa­ca­dos a la luz en el pri­mer pe­rió­di­co que tu­vo la ciu­dad, son un ti­po de pu­bli­ci­dad y co­mo es­te te­ma es el que abor­da­ré en es­ta en­tre­ga que­ri­do lec­tor, he creí­do ne­ce­sa­rio ini­ciar­lo acla­ran­do su más pre­ci­sa de­fi­ni­ción.

Es pro­ba­ble que an­tes de que se ini­cia­ra el uso de la im­pren­ta en la ciu­dad, exis­tie­ra al­gu­na for­ma de dar a co­no­cer in­for­ma­ción que no es­tu­vie­se re­la­cio­na­da con los edic­tos le­ga­les di­fun­di­dos por el Ca­bil­do, qui­zás con vo­lan­tes ma­nus­cri­tos o sim­ple­men­te vo­cean­do para dar a co­no­cer aque­llo que se desea­ba di­fun­dir. No co­no­ce­mos an­te­ce­den­tes ni no­ti­cias que nos con­fir­men es­to, pe­ro en cam­bio sí se co­no­cen ca­sos en los que se usa­ron los vo­lan­tes para re­par­tir­los o pe­gar­los en dis­tin­tos lu­ga­res de la ciu­dad con el fin de di­fun­dir ideas o re­cla­mos, co­mo fue el ca­so de la au­to­de­fen­sa he­cha por el pró­cer León de Fe­bres Cor­de­ro, a quien lue­go de la fa­lli­da ba­ta­lla de Hua­chi se lo apre­só para in­ves­ti­gar qué por­cen­ta­je de cul­pa ha­bía te­ni­do en el fra­ca­so de di­cha ac­ción.

El in­jus­to en­car­ce­la­mien­to del que fue ob­je­to lo em­pu­ja­ría a es­cri­bir va­rios vo­lan­tes que sus ami­gos pe­ga­ron en dis­tin­tos lu­ga­res de la ciu­dad, con el fin de dar a co­no­cer la ver­dad de lo acon­te­ci­do y la in­jus­ti­cia que se co­me­tía con él al te­ner­lo pri­va­do de su li­ber­tad.

Pe­ro es­te es el úni­co ca­so que co­no­ce­mos de pu­bli­ci­dad del que que­den ves­ti­gios fí­si­cos, pre­vio a la in­tro­duc­ción de la im­pren­ta en nues­tra ciu­dad.

A par­tir de 1821 y con la pues­ta en cir­cu­la­ción de El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil, nues­tro pri­mer pe­rió­di­co pu­bli­ci­ta­ría las en­tra­das y sa­li­das de na­ves a nues­tro puer­to, des­ta­can­do, mu­chas ve­ces, los pro­duc­tos que en ellas se trans­por­ta­ban.

Es­te da­to era de gran uti­li­dad para los lec­to­res ya que con él po­dían co­no­cer qué es­ta­ría ofre­cién­do­se en ven­ta en el mue­lle a la lle­ga­da de ca­da na­ve.

Así, la pri­me­ra pu­bli­ci­dad da­da a la luz en nues­tro se­ma­na­rio se da­ría a co­no­cer en su ter­ce­ra en­tre­ga, fe­cha­da el nue­ve de ju­nio de 1821, al no­ti­fi­car que:

“Fon­deó en es­te puer­to el bo­te San Jo­sé, pro­ce­den­te de Pai­ta. Su maes­tre Isi­dro

Mar­ti­nez con­du­jo: 150 quin­ta­les de se­bo en ra­ma; 18 quin­ta­les de ja­bón; 40 do­ce­nas de cor­do­ba­nes y 14 tro­zos de lien­zo”.

Para lí­nea apar­te anun­ciar la sa­li­da de

Gua­ya­quil a Pai­ta del ber­gan­tín San Ju­das Ta­deo, trans­por­tan­do una car­ga de 160 ba­rri­les de ha­ri­na y

18 res­mas de pa­pel.

Y por el es­ti­lo, se­ma­na a se­ma­na los ma­ni­fies­tos de car­ga, las sa­li­das de pro­duc­tos lo­ca­les y/o en trán­si­to, y la lle­ga­da de pro­duc­tos im­por­ta­dos a dis­tri­buir­se en al­ma­ce­nes del puer­to, se­ría lo que la pu­bli­ci­dad co­mer­cial pro­mo­cio­na­ría en la ciu­dad.

¡Has­ta que…!

Ca­si dos me­ses des­pués, el

28 de ju­lio del mis­mo año, un avi­so co­lo­ca­do en el pe­rió­di­co por el ciu­da­dano fran­cés, ca­pi­tán don Te­lé­ma­co Guil­hem, co­man­dan­te de la fra­ga­ta La Es­ta­fe­ta, po­nía a dis­po­si­ción de los gua­ya­qui­le­ños es­pa­cios en su na­ve que par­tía con des­tino al Pe­rú y de allí ha­cia Europa, ha­cien­do es­ca­la en Río de Ja­nei­ro, an­tes de cru­zar el océano Atlán­ti­co.

Es­ta pri­me­ra pu­bli­ci­dad, com­ple­ta­men­te dis­tin­ta a las de los ma­ni­fies­tos del puer­to, se­ría se­cun­da­da por una se­gun­da más in­tere­san­te y cu­rio­sa, so­li­ci­ta­da al edi­tor del pe­rió­di­co por un re­lo­je­ro fran­cés que la­bo­ra­ba en nues­tra ciu­dad y que con fe­cha 21 de no­viem­bre de 1821 da­ba a co­no­cer a su clien­te­la que se au­sen­ta­ría por ocho días de la ciu­dad y que po­dían pa­sa­ra a re­co­ger los re­lo­jes cu­ya re­vi­sión o arre­glo se le hu­bie­se en­car­ga­do.

El 22 de di­ciem­bre de 1821, el edi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.