JUAN YTURRALDE TE­LLO

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

El ca­pi­tán de al­tu­ra de pri­me­ra Juan Yturralde Te­llo es un vie­jo lo­bo de mar de re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria, a quien se lo vio na­ve­gar por al­gu­nas dé­ca­das, y co­mo ca­pi­tán lo hi­zo du­ran­te 14 años en los bu­ques de la Flo­ta Mer­can­te Gran­co­lom­bia­na; por 21 años en los de Trans­na­ve, y por 11 años se desem­pe­ñó co­mo prác­ti­co de ma­nio­bras de Au­to­ri­dad Por­tua­ria de Gua­ya­quil, don­de pi­lo­teó 5.200 bu­ques. Du­ran­te su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal na­ve­gó al­re­de­dor de dos mi­llo­nes dos­cien­tas mil mi­llas náu­ti­cas por to­dos los ma­res del pla­ne­ta, lo que equi­va­le a dar­le más de 100 vuel­tas al mun­do por el ecua­dor geo­grá­fi­co. Para ini­ciar, el ca­pi­tán Yturralde nos cuen­ta una de sus in­tere­san­tes anéc­do­tas vi­vi­das en la mar:

“En septiembre de 1956 zar­pé del puer­to de Gua­ya­quil, con buen vien­to y bue­na mar, ca­pi­ta­nean­do la mo­to­na­ve Ciu­dad de Qui­to, con rum­bo a Europa. Via­ja­ba co­mo in­vi­ta­da la es­po­sa del pri­mer ofi­cial del bu­que, Au­gus­to Aya­la. Ella se en­con­tra­ba con un em­ba­ra­zo de 3 a 4 me­ses.

“Cru­za­mos el Ca­nal de Pa­na­má y des­pués de na­ve­gar dos días por el Ca­ri­be, Ali­ce se sin­tió mal y tu­vo que aten­der­la el mé­di­co de a bor­do. Co­mo no te­nía me­jo­ría, el doc­tor di­jo que Ali­ce no lo­gra­ría lle­gar a Europa para que la tra­ta­sen, que ha­bía que pe­dir ayu­da para evi­tar un po­si­ble abor­to y me en­tre­gó un lis­ta­do de me­di­ci­nas que ne­ce­si­ta­ba y que no­so­tros no te­nía­mos”.

“In­me­dia­ta­men­te so­li­ci­té asis­ten­cia a los bu­ques que es­ta­ban en la ru­ta trans­mi­tien­do por ra­dio un SOS y fi­jan­do un “ren­dez­vous” (pun­to de reunión), y en me­nos de tres ho­ras tu­ve res­pues­tas po­si­ti­vas de más de 20 bu­ques; sin em­bar­go, so­la­men­te el U. S. Camp­bell de la Ma­ri­na de Es­ta­dos Unidos te­nía to­das las me­di­ci­nas que ne­ce­si­tá­ba­mos. Esa ma­si­va res­pues­ta de­mos­tró que to­dos los bu­ques son so­li­da­rios en el in­fi­ni­to océano, y que la her­man­dad de los ma­ri­nos es uni­ver­sal”.

“Re­ci­bi­mos los me­di­ca­men­tos que nos en­tre­gó gra­tui­ta­men­te el U. S. Camp­bell, que so­lo pre­gun­tó por el nom­bre del ca­pi­tán del Ciu­dad de Qui­to. Nues­tro mé­di­co aten­dió a Ali­ce y se su­pe­raron los ries­gos de su sa­lud. Des­pués de al­gu­nos años me en­con­tré con Au­gus­to, Ali­ce y Fer­nan­do, que era de quien es­tu­vo embarazada, y le di­je: Fer­nan­do, en lu­gar de po­ner­te ese nom­bre, tus pa­dres de­bie­ron ha­ber­te lla­ma­do Camp­bell, en ho­nor al bu­que que te sal­vo la vi­da”.

El ca­pi­tán Juan Yturralde ha­bía na­ci­do en Gua­ya­quil el 30 de enero de 1925, en una ca­sa ubi­ca­da en la ca­lle Le­ta­men­di y la ori­lla del río Gua­yas, cer­ca­na a uno de los mue­lles de la Com­pa­ñía Fru­te­ra Su­da­me­ri­ca­na. El am­bien­te por­tua­rio en que fue

EL CA­PI­TÁN JUAN YTURRALDE

NA­VE­GÓ AL­RE­DE­DOR DE DOS MI­LLO­NES DOS­CIEN­TAS MIL MI­LLAS NÁU­TI­CAS, POR TO­DOS LOS

MA­RES DEL PLA­NE­TA, LO QUE

EQUI­VA­LE A RE­CO­RRER MÁS DE 100 VUEL­TAS AL MUN­DO POR EL

ECUA­DOR GEO­GRÁ­FI­CO.

cre­cien­do in­flu­yó mu­cho en su de­ci­sión de de­di­car­se a la vi­da del mar, pues des­de muy pe­que­ño se fue fa­mi­lia­ri­zan­do con los bu­ques que rui­do­sa­men­te arri­ba­ban y zar­pa­ban al puer­to de su ciu­dad na­tal, y veía fas­ci­na­do el tra­ji­nar dia­rio de ma­ri­nos, es­ti­ba­do­res y co­mer­cian­tes. La ru­ti­na que cau­sa­ba el mo­vi­mien­to de los pro­duc­tos de im­por­ta­ción que des­em­bar­ca­ban de los bu­ques sur­tos en el río Gua­yas y los de ex­por­ta­ción que se co­lo­ca­ban so­bre cu­bier­ta, para lue­go ser es­ti­ba­dos en las bo­de­gas de a bor­do, lo iban es­ti­mu­lan­do o acer­can­do ha­cia aque­lla ac­ti­vi­dad, en su ni­ñez y ado­les­cen­cia.

Sus es­tu­dios pri­ma­rios los efec­tuó en Gua­ya­quil en la es­cue­la Mo­de­lo Nue­ve de Oc­tu­bre No. 3, y los se­cun­da­rios en el co­le­gio na­cio­nal Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, gra­duán­do­se de ba­chi­ller en 1945. Des­de agos­to del mis­mo año has­ta ju­lio de 1946 reali­zó el ser­vi­cio mi­li­tar co­mo cons­crip­to na­val en la Es­ta­ción Na­val de Sa­li­nas, per­ma­ne­cien­do em­bar­ca­do los úl­ti­mos cua­tro me­ses en el Cin­co de Ju­nio, pe­que­ño bu­que de trans­por­te cos­te­ro de la es­cua­dri­lla na­val ecua­to­ria­na.

En 1947 in­gre­só a la Es­cue­la Náu­ti­ca aus­pi­cia­da por el Sin­di­ca­to de Ma­ri­nos Mer­can­tes del Ecua­dor y di­ri­gi­da por el ca­pi­tán de al­tu­ra Al­fre­do Gar­cía Drouet, la cual fun­cio­na­ba en un lo­cal del pa­la­cio de la Go­ber­na­ción del Gua­yas en Gua­ya­quil. En fe­bre­ro de 1949 egre­só co­mo pi­lo­tín,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.