Don Eloy lo pro­nos­ti­có Y LA TIE­RRA TEM­BLÓ

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Ca­da pue­blo tie­ne sus creen­cias, mi­tos y le­yen­das. Para nojotros los montuvios, si se po­ne a cantar la val­di­via, de se­gu­ro habrá un muer­to; cuan­do se apa­re­ce la Tun­da en Es­me­ral­das, es para lle­var­se a los mu­cha­chos desobe­dien­tes y aque­llos que no han si­do bau­ti­za­dos. Los an­ti­guos az­te­cas creían en la ser­pien­te em­plu­ma­da, mien­tras que para los chi­nos, en su ca­len­da­rio, ca­da año un ani­mal los re­pre­sen­ta. Nos de­cía don Ja­cin­to Li Chang, co­mer­cian­te es­ta­ble­ci­do en la ca­lle Su­cre, que se­gún él, para 1964 re­gía el año del dra­gón, fi­gu­ra aso­cia­da con la fuer­za, la sa­lud, ar­mo­nía y bue­na suerte. Coin­ci­den­cias o no, para esa fe­cha (20 de mar­zo) se anun­cia­ba la inauguración del May­flo­wer Chi­fa Restaurant, y su ad­mi­nis­tra­ción par­ti­ci­pa­ba a la so­cie­dad gua­ya­qui­le­ña que acu­die­ra a la aper­tu­ra de es­te aris­to­crá­ti­co cen­tro so­cial, si­tua­do en las ca­lles Pe­dro Car­bo 1018 y Co­lón, brin­dan­do to­das las co­mo­di­da­des y aten­cio­nes en lo que se re­fie­re a ca­li­dad de ali­men­tos y li­co­res, con­tan­do con es­pe­cia­li­za­dos co­ci­ne­ros chi­nos. Los am­plios sa­lo­nes del co­me­dor prin­ci­pal es­ta­rían equi­pa­dos con apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­dos para mi­ti­gar el ri­gor de nues­tro cli­ma, ha­cien­do más pla­cen­te­ra la per­ma­nen­cia en el nue­vo “Chi­fa restaurant”, pron­to a es­tre­nar­se. Por otro la­do, don Eloy Or­te­ga So­to, as­tró­no­mo y gran pro­fe­ta de la llu­via, muy es­ti­ma­do por nojotros los montuvios por las pu­bli­ca­cio­nes de su Al­ma­na­que Or­te­ga, que nos pres­ta­ba mu­cha ayu­da pa’ los sem­bríos, aus­cul­tan­do con su lar­go telescopio la in­men­si­dad de la bó­ve­da ce­les­te ano­ta­ba, ha­cía cálcu­los y pro­nos­ti­ca­ba: des­de hoy jue­ves 19 de mar­zo de 1964, a las nue­ve y diez mi­nu­tos de la ma­ña­na, se lle­va­rá a efec­to el equi­noc­cio (del la­tín ae­qui­noc­tium - “no­che igual”) de pri­ma­ve­ra, mo­men­to del año en que la du­ra­ción del día y la no­che se equi­pa­ran por la po­si­ción del eje de la Tie­rra con res­pec­to al Sol, per­mi­tien­do que los ra­yos so­la­res in­ci­dan de igual for­ma so­bre am­bos he­mis­fe­rios. Du­ran­te el equi­noc­cio el sol al­can­za su cé­nit, es de­cir el pun­to más al­to en el cie­lo, a 90 gra­dos en re­la­ción a una per­so­na en la tie­rra. Du­ran­te es­ta ho­ra los con­ti­nen­tes sep­ten­trio­na­les: Nor­tea­mé­ri­ca, Europa, Asia y va­rios paí­ses que es­tán al norte de la Lí­nea Equi­noc­cial, sen­ti­rán un cam­bio en la es­ta­ción de in­vierno, en­tran­do a la pri-

EL AS­TRÓ­NO­MO ELOY OR­TE­GA FUE UNO DE LOS MÁS ORI­GI­NA­LES PER­SO­NA­JES POR­TE­ÑOS Y CON SU TELESCOPIO INS­TA­LA­DO EN LA PLA­ZA DEL CEN­TE­NA­RIO PRO­NOS­TI­CÓ SIS­MOS Y

SE­QUÍAS CON EXAC­TI­TUD.

ma­ve­ra, en­tre el 20 y 21 de mar­zo. Mien­tras que los con­ti­nen­tes si­tua­dos al sur de lí­nea del ecua­dor, pa­sa­rían al oto­ño, por su mo­vi­mien­to y re­co­rri­do en elip­se al­re­de­dor del sol; co­men­za­rá a in­cli­nar­se por el Polo Norte y a de­cli­nar por el Polo Sur, des­pla­za­mien­to que du­ra tres me­ses has­ta al­can­zar la al­tu­ra má­xi­ma de vein­ti­trés gra­dos, o sea en su po­si­ción de sols­ti­cio. En ra­zón de ello pues, des­de la pers­pec­ti­va de nues­tro pla­ne­ta: “hay la pro­ba­bi­li­dad de que hoy ocu­rra un tem­blor de tie­rra” de re­gu­lar in­ten­si­dad, os­ci­la­ción que se per­ci­bi­rá a lo lar­go y an­cho del te­rri­to­rio ecuatoriano y en tal ca­so de su­ce­der, el epi­cen­tro se lo po­dría lo­ca­li­zar en las pro­vin­cias de Pi­chin­cha o Ma­na­bí. En los si­guien­tes días les da­ré a co­no­cer un cor­to es­tu­dio que he rea­li­za­do acer­ca de las cau­sas de la gran se­quía que asue­la en es­tos mo­men­tos el sec­tor del al­ti­plano” Así, doy Eloy Or­te­ga lo pro­nos­ti­có y po­cos le cre­ye­ron; has­ta lo til­da­ron de lo­co. Pe­ro a la una y cin­cuen­ta y cin­co de la ma­dru­ga­da del vier­nes 20, mien­tras las per­so­nas se ha­bían en­tre­ga­do plá­ci­da­men­te a bra­zos de Mor­feo, las pro­vin­cias de Pi­chin­cha y Ma­na­bí fue­ron sa­cu­di­das por un fuer­te tem­blor de ca­rác­ter tre­pi­da­to­rio, tor­nán­do­se lue­go en os­ci­la­to­rio, vai­vén te­lú­ri­co que con­mo­vió a to­da la Re­pú­bli­ca. La ofi­ci­na de te­lé­gra­fos in­for­ma­ba que el mo­vi­mien­to sís­mi­co se sin­tió en Qui­to con la mis­ma in­ten­si­dad que en Gua­ya­quil; igual­men­te, en Gua­le, el sa­cu­dón alar­mó a los po­bla­do­res, quie­nes sa­lían de sus ca­sas, arro­di­llán­do­se en ple­na ca­lle, im­plo­rán­do­le al To­do­po­de­ro­so que cal­ma­ra la fu­ria te­rre­na. Asi­mis­mo, que per­do­na­ra sus pe­ca­dos. Se cum­plió exac­ta­men­te lo anun­cia­do. Nues­tro cien­tí­fi­co crio­llo una vez más acer­tó con sus pro­nós­ti­cos as­tro­nó­mi­cos en el año del dra­gón chino. Don Eloy Or­te­ga So­to fa­lle­ció el 14 de mar­zo de 1987. El May­flo­wer Chi­fa Restaurant con el pa­sar del tiem­po se tras­la­dó a la ca­lle Co­lón, en­tre Chim­bo­ra­zo y Bo­ya­cá. Lue­go le cam­bia­ron su an­ti­gua de­no­mi­na­ción por Flor de Ma­yo Restaurant, lo­cal que ha so­por­ta­do va­rios sa­cu­do­nes eco­nó­mi­cos a tra­vés de su his­to­ria, pe­ro se man­tie­ne en pie des­de aque­lla épo­ca, y ca­da vez que pa­so por es­ta di­rec­ción, mi­ro su fa­cha­da y re­cuer­do in­me­dia­ta­men­te su inauguración y el tem­blor va­ti­ci­na­do por don Eloy. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.