COR­TOS DE LA HIS­TO­RIA ECUA­TO­RIA­NA EN EL SI­GLO XIX

Memorias Porteñas - - News - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

In­ves­ti­gar la his­to­ria es di­fe­ren­te a leer his­to­ria. En el pri­mer ca­so, la per­so­na se en­te­ra de pe­que­ños de­ta­lles que se es­ca­pan al sim­ple lec­tor, de­ta­lles que pue­den ser úti­les pa­ra lle­gar a con­clu­sio­nes.

La libra es­ter­li­na y dó­lar en la economía ecua­to­ria­na

Apar­tir de 1833 el go­bierno ecua­to­riano es­ta­ble­ció ofi­cial­men­te la pa­ri­dad mo­ne­ta­ria en 5 pesos por ca­da libra es­ter­li­na, y un pe­so por ca­da dó­lar. El cam­bio de las mo­ne­das ex­tran­je­ras fluc­tuó dia­ria­men­te y el va­lor se co­ti­zó con ba­se en un por­cen­ta­je de pre­mio o des­cuen­to so­bre la pa­ri­dad ofi­cial. Cuan­do la co­se­cha de ca­cao fue ex­ce­len­te el pe­so se re­va­lo­ri­zó y cuan­do de­fi­cien­te, la mo­ne­da ecua­to­ria­na se des­va­lo­ri­zó. El ne­go­cio del cam­bio con­sis­tió en com­prar le­tras de ex­por­ta­ción de ca­sas in­gle­sas co­mo Ant­hony Gibbs & Sons, Mu­riet­ta & Co. y otras com­pa­ñías im­por­ta­do­ras eu­ro­peas. Un ejem­plo se tie­ne en la com­pra de US$ 10.000 que en 1866 el go­bierno ecua­to­riano ad­qui­rió de la Ca­sa Lu­zá­rra­ga. A fe­bre­ro, fe­cha en que so­li­ci­tó la co­ti­za­ción, el cam­bio se co­ti­zó con 54 % de pre­mio, pe­ro un mes des­pués, cuan­do el Go­bierno es­tu­vo en con­di­cio­nes de dis­po­ner de los fon­dos, el pre­mio ha­bía dis­mi­nui­do a 35 %.

An­tes de es­ta­ble­cer­se los ban­cos en Gua­ya­quil, co­mer­cian­tes adi­ne­ra­dos ma­ne­ja­ban la po­lí­ti­ca cam­bia­ria de Ecua­dor. De acuer­do a la ofer­ta de le­tras de ex­por­ta­ción, ellos fi­ja­ron el va­lor de la libra es­ter­li­na y del dó­lar. La libra es­ter­li­na fue la prin­ci­pal mo­ne­da en el co­mer­cio mun­dial y en Ecua­dor fue al­ta­men­te de­man­da­da. Du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das de la re­pú­bli­ca, el pe­so ecua­to­riano con re­la­ción a la libra es­ter­li­na se man­tu­vo es­ta­ble, pe­ro a partir de 1850, co­mo con­se­cuen­cia de los dé­fi­cits fis­ca­les y de la ba­lan­za co­mer­cial, se ob­ser­vó en Gua­ya­quil un gra­dual au­men­to en el va­lor de la mo­ne­da in­gle­sa, has­ta que en 1857, de­bi­do al es­pec­ta­cu­lar pre­cio que se pa­gó por el ca­cao ecua­to­riano, el ex­ce­den­te de le­tras de ex­por­ta­ción per­mi­tió que el pe­so au­men­te de va­lor y dis­mi­nu­ya el pre­mio so­bre la libra es­ter­li­na.

A partir de los años se­sen­ta y por el res­to del si­glo, la libra es­ter­li­na fluc­tuó en­tre 4 % y 100 % de pre­mio, pe­ro con una cla­ra ten­den­cia al al­za. Con los años la mo­ne­da ecua­to­ria­na se fue de­va­luan­do al extremo de que pa­ra 1884 el pre­mio ha­bía al­can­za­do el 100 %. El de­se­qui­li­brio cam­bia­rio de­man­dó una co­rrec­ción mo­ne­ta­ria ofi­cial. Pa­ra de­fi­nir el fu­tu­ro de la po­lí­ti­ca cam­bia­ria el Go­bierno creó la Co­mi­sión de Mo­ne­das, for­ma­da por los más pres­ti­gio­sos co­mer­cian­tes gua­ya­qui­le­ños, quie­nes es­ta­ble­cie­ron el nue­vo va­lor de la libra es­ter­li­na en 10 su­cres. En el si­glo XIX, el dó­lar no tu­vo la im­por­tan­cia en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal que tie­ne ac­tual­men­te. Du­ran­te las tres cuar­tas par­tes de ese si­glo, Es­ta­dos Uni­dos fue un país emi­nen­te­men­te agrí­co­la; re­cién a fi­nes del si­glo pa­sa­do se con­vir­tió en país in­dus­trial. Sin em­bar­go, los ban­cos y los co­mer­cian­tes gua­ya­qui­le­ños se de­di­ca­ron a la ven­ta y com­pra del dó­lar. Su com­por­ta­mien­to fue si­mi­lar al de la libra es­ter­li­na. Co­men­zan­do en 1833 con una pa­ri­dad de 1,02 pesos, en 1845, un dó­lar cos­tó 1,16 pesos; pa­ra 1857 el cam­bio se en­con­tró en 1,10 pesos; pa­ra 1865, la des­va­lo­ri­za­ción de la mo­ne­da ecua­to­ria­na au­men­tó la pa­ri­dad a 1,37 pesos y pa­ra 1879, a 1,45 pesos.

Libra es­ter­li­na.1840

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.