Cos­tum­bres em­pre­sa­ria­les

Memorias Porteñas - - News -

Ca­da vez que se au­sen­ta­ba un co­mer­cian­te, pu­bli­ca­ba su par­ti­da por la pren­sa e in­vi­ta­ba a los acree­do­res y deu­do­res pa­ra con­cluir cual­quier asun­to pen­dien­te. Así, en Qui­to a 1835, Jo­sé Do­ro­teo Ar­me­ro, uno de los prin­ci­pa­les co­mer­cian­tes de la ca­pi­tal, con mo­ti­vo de su viaje fue­ra del país in­vi­tó a “to­dos sus acree­do­res, deu­do­res y per­so­nas que ten­gan ne­go­cios pen­dien­tes en su ca­sa, acu­dan en el tér­mino de se­sen­ta días, a fe­ne­cer sus asun­tos y rea­li­zar sus pa­gos res­pec­ti­vos, y pa­sa­do que sea di­cho tér­mino, les pa­ga­rá el per­jui­cio que ha­ya lu­gar, si no lo ve­ri­fi­ca­sen”.

En 1837, en la mis­ma ca­pi­tal, un gru­po de co­mer­cian­tes qui­te­ños, co­no­cien­do que To­más Car­ce­lén se ne­ga­ba a can­ce­lar los in­tere­ses adeu­da­dos a la po­de­ro­sa ca­sa in­gle­sa de Nay­lors & Ken­dall, por me­dio de una ho­ja vo­lan­te hi­cie­ron pú­bli­ca su protesta: “Con­fe­sa­mos que se­me­jan­te con­duc­ta nos ha lle­na­do de ru­bor e in­dig­na­ción, por­que ella con­tri­bu­ye a au­men­tar el me­nos­pre­cio con que se nos tra­ta no so­lo en el ex­te­rior, sino tam­bién en Gua­ya­quil, don­de sin em­bar­go de no ha­ber acae­ci­do has­ta la fe­cha igual cir­cuns­tan­cia, siem­pre han ma­ni­fes­ta­do al tra­tar con no­so­tros, des­con­fian­zas que la­ce­ran la de­li­ca­de­za de los que la sa­be­mos apre­ciar. En el ca­so en cues­tión, el se­ñor Car­ce­lén no so­lo ha con­si­de­ra­do en po­co su repu­tación y amor pro­pio, sino que ha con­tra­ria­do sus sen­ti­mien­tos y ha co­me­ti­do una in­con­se­cuen­cia con­si­go mis­mo, pues que en el año pa­sa­do a so­li­ci­tud del se­ñor Jo­sé Do­ro­teo Ar­me­ro, se con­vino an­te el juz­ga­do de Co­mer­cio a pa­gar la can­ti­dad que hoy se de­man­da, otor­gan­do al efec­to una es­cri­tu­ra pú­bli­ca hi­po­te­ca­ria”. La no­ta de protesta con­clu­ye: “Es­te acon­te­ci­mien­to, uni­do al de ha­ber otros dos in­di­vi­duos que han con­traí­do en su pri­mer viaje gran­des deu­das en Li­ma, ol­vi­dan­do to­tal­men­te de lle­nar sus com­pro­mi­sos, nos obli­gan a ma­ni­fes­tar en pú­bli­co que ha­bien­do co­me­ti­do tan in­de­co­ro­sa y no­ta­ble fal­ta, se han he­cho in­dig­nos del apre­cio pú­bli­co...”.

Pa­ra 1861, la Ca­pi­ta­nía del Puer­to de Gua­ya­quil or­de­nó que to­dos los bu­ques du­ran­te los tres días an­tes de zar­par, de­bían enar­bo­lar en el más­til una ban­de­ra co­lor azul con un cua­dro blan­co en el cen­tro, anun­cian­do la sa­li­da. El ob­je­to de la dis­po­si­ción, de acuer­do a la no­ta de pren­sa pu­bli­ca­da en el dia­rio La Unión Co­lom­bia­na era: “...con el fin de que todas las per­so­nas que ten­gan ne­go­cios de cual­quie­ra es­pe­cie que arre­glar con el ca­pi­tán, tri­pu­la­ción o pa­sa­je­ros del bu­que, lo ha­gan con an­ti­ci­pa­ción, pa­ra no te­ner tro­pie­zos a úl­ti­ma hora”.

Dó­lar. 1880

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.