Fun­ción de las re­gu­la­cio­nes del Ca­bil­do gua­ya­qui­le­ño

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

LOS AD­MI­NIS­TRA­DO­RES MU­NI­CI­PA­LES EN LA CO­LO­NIA FIJABAN LOS PRE­CIOS DE LOS AR­TÍCU­LOS DE PRI­ME­RA NE­CE­SI­DAD Y EM­PREN­DÍAN GRAN­DES CAM­PA­ÑAS CON­TRA

LA IN­MO­RA­LI­DAD Y EL LI­BER­TI­NA­JE.

El es­tu­dio de las re­gu­la­cio­nes u or­de­nan­zas mu­ni­ci­pa­les de Gua­ya­quil nos mues­tra los gran­des cambios en su evo­lu­ción, pe­se a ha­ber in­su­fi­cien­te in­for­ma­ción del si­glo XVI, pues en 1633 se pro­du­jo un in­cen­dio que con­su­mió al edi­fi­cio del Ayun­ta­mien­to y se per­die­ron 100 años de documentos. En la do­cu­men­ta­ción pu­bli­ca­da por el Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Gua­yas se en­cuen­tran las ac­tas del Ca­bil­do des­de 1634 y otros documentos y bi­blio­gra­fía que nos ha per­mi­ti­do ela­bo­rar es­ta cor­ta des­crip­ción.

Los ca­bil­dos co­lo­nia­les fue­ron or­ga­nis­mos re­pre­sen­tan­tes de la ad­mi­nis­tra­ción, y a la vez, los más cons­pi­cuos corresponsales de sus in­tere­ses. En 1548, la Co­ro­na re­co­no­ció el de­re­cho a pro­mul­gar sus pro­pias or­de­nan­zas, pe­ro con­di­cio­na­das a la apro­ba­ción del vi­rrey. Pe­se a ha­ber­se ins­ti­tui­do la ven­ta de las con­ce­ja­lías y en cier­to mo­men­to per­di­do el es­pí­ri­tu de­mo­crá­ti­co, no es me­nos cier­to que Amé­ri­ca de­be su vi­da a sus ca­bil­dos.

El ca­so de Gua­ya­quil es tí­pi­co pues quie­nes en 1820, con Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do a la ca­be­za, for­ma­ban la Cor­po­ra­ción Mu­ni­ci­pal, die­ron na­ci­mien­to al pri­mer go­bierno de la Pro­vin­cia Li­bre de Gua­ya­quil, ra­zón por la cual po­dría­mos lla­mar­la co­mo una ciu­dad-Es­ta­do. Es­to pe­se a que nun­ca de­ja­ron de con­si­de­rar­la co­mo una pro­vin­cia que, in­te­gra­da al te­rri­to­rio na­cio­nal li­be­ra­do for­ma­ría la na­ción in­de­pen­dien­te de Qui­to.

Las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les son di­fe­ren­tes, la Ley de Ré­gi­men Mu­ni­ci­pal es­pe­ci­fi­ca que:

“Los ac­tos de­ci­so­rios de ca­rác­ter ge­ne­ral que ten­gan fuer­za obli­ga­to­ria en to­do el Mu­ni­ci­pio, se de­no­mi­na­rán or­de­nan­zas, y los que ver­sen so­bre asun­tos de in­te­rés par­ti­cu­lar o es­pe­cial, acuer­dos o re­so­lu­cio­nes”.

Y en el se­gun­do in­ci­so del art. 228 de la Cons­ti­tu­ción, di­ce:

“Los go­bier­nos pro­vin­cial y can­to­nal go­za­rán de ple­na au­to­no­mía y en uso de su fa­cul­tad le­gis­la­ti­va po­drán dic­tar or­de­nan­zas, crear, mo­di­fi­car, su­pri­mir ta­sas y con­tri­bu­cio­nes es­pe­cia­les de me­jo­ras”.

Es de­cir que ellas con­tem­plan un en­te au­tó­no­mo más am­plio, muy dis­tin­to del co­lo­nial, que era vi­gi­lan­te de todas las mi­nu­cias dia­rias que ge­ne­ra­ba la so­cie­dad.

La or­de­nan­za mu­ni­ci­pal ema­na­da del vi­rrey Hur­ta­do de Men­do­za em­pe­zó a re­gir la vi­da gua­ya­qui­le­ña a partir del 4 de ma­yo de 1590. Sus dis­po­si­cio­nes se li­mi­ta­ban a asun­tos do­més­ti­cos, co­mo mul­tar la in­asis­ten­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.