LOS CON­CIER­TOS EN OELSDORF

Memorias Porteñas - - News - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

Oelsdorf es una mi­nús­cu­la co­mu­ni­dad ru­ral en­tre Bonn y el ae­ro­puer­to de Whaahn/Co­lo­nia. En los años se­ten­ta, sien­do yo es­tu­dian­te, en Oelsdorf pa­cían im­pá­vi­das las va­cas, los gran­je­ros ma­ne­ja­ban sus pe­que­ños trac­to­res, se sem­bra­ba re­mo­la­cha pa­ra ob­te­ner azú­car y en la ma­ña­na se ha­cía el or­de­ño y se re­co­gían los hue­vos del ga­lli­ne­ro.

Pe­ro Oelsdorf es­con­día, co­mo en los cuen­tos de los her­ma­nos Grimm, un te­so­ro en la for­ma de un ge­nio mu­si­cal.

Se tra­ta­ba del ex­tra­or­di­na­rio mú­si­co ecua­to­riano Me­sías Mai­guash­ca y de su es­po­sa, una no­ta­ble che­lis­ta de nombre Ga­brie­le. Ellos ha­bi­ta­ban una ca­sa de la­bran­za, jun­to a la que se en­con­tra­ba un gran es­ta­blo de heno pa­ra ali­men­tar el ga­na­do. La hu­mil­de ca­sa es­ta­ba muy bien acon­di­cio­na­da y po­seía el con­fort, y so­bre to­do el en­can­to, que so­la­men­te pue­den con­fe­rir los ar­tis­tas y las al­mas ele­va­das.

Yo es­ta­ba en­te­ra­do so­bre Me­sías Mai­guash­ca por mi di­lec­to y que­ri­do ami­go, el poe­ta cuen­cano Efraín Ja­ra Idro­vo, quien me hi­zo es­cu­char va­rias obras del com­po­si­tor.

En la Em­ba­ja­da del Ecua­dor en Bonn con­se­guí su di­rec­ción y te­lé­fono. Al po­co tiem­po nos co­no­ci­mos y ha si­do una pre­cio­sa amis­tad, que se ha con­ser­va­do has­ta el pre­sen­te.

Mai­guash­ca es un mú­si­co mi­ni­ma­lis­ta, par­te del mo­vi­mien­to de la Mú­si­ca Nue­va, que se abría cam­po en el te­rri­to­rio de una tra­di­ción mu­si­cal sin pa­ran­gón, co­mo Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia.

Los Mai­guash­ca me in­vi­ta­ron a los con­cier­tos que or­ga­ni­za­ban en Oelsdorf, en los que se es­tre­na­ban las obras de Karl­heinz Stock­hau­sen, Lu­ciano Be­rio, Pe­ter Eot­vos, y Mau­ri­cio Ka­gel.

Allí hi­ce amis­tad con Stock­hau­sen du­ran­te el es­treno de Mú­si­ca de Oto­ño, que pos­te­rior­men­te se pre­sen­tó en la Beet­ho­ven Ha­lle de Bonn. En Oelsdorf se pre­sen­tó en el pa­jar, en una tar­de en que los ra­yos del sol oto­ñal se fil­tra­ban por las tejas con un efec­to lu­mí­ni­co y es­té­ti­co be­llí­si­mo.

En otra oca­sión se es­cu­chó en Oelsdorf el so­ni­do de la cam­pa­na de la igle­si­ta, pe­ro es­to fue en au­men­to, ca­si co­mo es­tar en Roma en un gran ju­bi­leo. Mien­tras tan­to, las va­cas im­per­tur­ba­bles pa­cían in­di­fe­ren­tes. Es­ta era una obra de Pe­ter Eot­vos.

De­bo de­cir que la Nue­va Mú­si­ca cons­ti­tuía un pro­ble­ma y una mo­ti­vo de in­co­mo­di­dad pa­ra los mú­si­cos aca­dé­mi­cos. Fi­gú­ren­se us­te­des lo que sen­ti­rá un pia­nis­ta ado­ra­dor de Cho­pin y de Liszt, cuan­do tie­ne, por ejem­plo, que es­tam­par va­rias ve­ces la ta­pa del te­cla­do, o un vio­li­nis­ta o che­lis­ta que de­be to­car, de acuer­do a la par­ti­tu­ra, con las cuerdas mal tem­pla­das. Es­to en cier­ta for­ma tie­ne su ana­lo­gía en las ar­tes plás­ti­cas con­tem­po­rá­neas, que dan la es­pal­da o com­ba­ten a la pin­tu­ra y es­cul­tu­ra tra­di­cio­nal.

De vuel­ta al Ecua­dor no vol­ví a es­cu­char la “Neue Musik”. Pe­ro el año 2017, la Uni­ver­si­dad de las Ar­tes de Gua­ya­quil in­vi­tó al maes­tro Me­sías Mai­guash­ca y su cón­yu­ge Gaby, con quie­nes re­cor­dé aque­llos ale­gres años en Ale­ma­nia, en los que a tra­vés de la mú­si­ca y el ca­ri­ño se for­jó una hoy vie­ja amis­tad. (F)

LA “NEUE MUSIK” QUE ALTERABA LAS RE­GLAS

CLÁ­SI­CA DE IN­TER­PRE­TA­CIÓN MU­SI­CAL, TU­VO UN GRAN

EX­PO­NEN­TE EN EL ECUA­TO­RIANO ME­SÍAS

MAI­GUASH­CA, QUE RE­SI­DÍA EN ALE­MA­NIA.

Lu­ciano Be­rio ( 1925 - 2003) fue un com­po­si­tor ita­liano clá­si­co y uno de los prin­ci­pa­les re­pre­sen­tan­tes de la van­guar­dia mu­si­cal eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.