El go­bierno de León Fe­bres-Cordero:

Un es­ce­na­rio de agi­ta­ción y con­tro­ver­sia (II)

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

UN ES­TI­LO DE “FUER­ZA PO­LÍ­TI­CA” ANUN­CIA­DO.

El fuer­te es­ti­lo de go­ber­nar del pre­si­den­te Fe­bres-Cordero ya ha­bía si­do anun­cia­do en la ce­re­mo­nia de su po­se­sión, el 10 de agos­to de 1984. Allí sos­tu­vo que es­ta­ba dis­pues­to a de­mos­trar al mun­do la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión que te­nía el pue­blo del Ecua­dor pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción que se asu­mía crí­ti­ca. Con la fra­se de “…con Dios y con vo­so­tros sí se pue­de…”, se po­si­cio­na­ba co­mo el ges­tor de esa irre­nun­cia­ble re­so­lu­ción. Pa­ra lle­var­la a ca­bo in­te­gró un ga­bi­ne­te con per­so­na­li­da­des vin­cu­la­das al sec­tor em­pre­sa­rial y a las fi­las de la de­re­cha ecua­to­ria­na.

LA “PROTESTA” DES­DE LOS SEC­TO­RES SO­CIA­LES Y LA RES­PUES­TA OFI­CIAL

Des­de el ini­cio de su man­da­to el pre­si­den­te de­bió afron­tar una en­car­ni­za­da opo­si­ción al in­te­rior del Con­gre­so Na­cio­nal. La ac­ti­tud de los lí­de­res de las ban­ca­das con­tra­rias se con­ver­ti­ría, con el pa­so de los días, en un fac­tor de con­fron­ta­ción al que se su­mó la mo­vi­li­za­ción y la protesta de los sec­to­res de trabajadores y más agru­pa­cio­nes so­cia­les, que in­ter­pre­ta­ban la orien­ta­ción “neo­li­be­ral” del pro­gra­ma de go­bierno co­mo un jus­ti­fi­ca­ti­vo pa­ra en­de­re­zar sus re­cla­mos y de­man­das. Una de ellas, la pri­me­ra huel­ga na­cio­nal de los días 9 y 10 de enero de 1985, de­jó un sal­do de seis muer­tos y mu­chos de­te­ni­dos, por lo que el ré­gi­men to­mó la de­ci­sión de de­cla­rar al país en emer­gen­cia. Ya an­tes de es­te acon­te­ci­mien­to, en oc­tu­bre de 1984 y por ini­cia­ti­va de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, que go­za­ba de una gran in­fluen­cia en los di­ver­sos cam­pos de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, y de ma­ne­ra con­cre­ta al in­te­rior del Par­la­men­to Na­cio­nal, con el apo­yo de otras tien­das po­lí­ti­ca co­mo la De­mo­cra­cia Po­pu­lar -vi­si­ble­men­te afec­ta­da por la arre­me­ti­da que su­frie­ra por par­te del aho­ra pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, y con ob­vias ra­zo­nes pa­ra “de­vol­ver” los gol­pes- se pro­ce­dió a dar por ter­mi­na­do el pe­río­do de los jue­ces y a re­no­var to­da la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, ubi­can­do en ella a va­rias per­so­na­li­da­des vin­cu­la­das a los par­ti­dos de opo­si­ción. Frente a ello el pre­si­den­te Fe­bres-Cordero, adu­cien­do la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la me­di­da y sos­te­nien­do que los jue­ces te­nían un pe- río­do de seis años pa­ra ejer­cer el car­go, or­de­nó que se cer­ca­ran las ins­ta­la­cio­nes del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, con tan­que­tas y nu­me­ro­so per­so­nal ar­ma­do, a fin de im­pe­dir que los nue­vos ma­gis­tra­dos ocu­pa­ran las ins­ta­la­cio­nes e ini­cia­ran el ejer­ci­cio de su fun­ción. Es­te acon­te­ci­mien­to de­ter­mi­nó que en el país se die­ra una si­tua­ción de cri­sis ins­ti­tu­cio­nal, el fun­cio­na­mien­to de dos cor­tes pa­ra­le­las (por dos me­ses), y una os­ten­si­ble mues­tra de inseguridad ju­rí­di­ca, que se con­ver­ti­ría en ten­den­cia y en trau­má­ti­ca se­ñal de lo que se­ría, a la pos­tre, el de­bi­li­ta­mien­to y la le­gi­ti­mi­dad re­la­ti­va del sec­tor pú­bli­co.

UNA PO­LÍ­TI­CA IN­TER­NA­CIO­NAL SUIGÉNERIS

La ac­ti­tud del Eje­cu­ti­vo en lo re­la­cio­na­do a los asun­tos in­ter­na­cio­na­les, si bien no pue­de ser ca­ta­lo­ga­da co­mo de ali­nea­mien­to ri­gu­ro­so a las posiciones do­mi­nan­tes en la po­lí­ti­ca mun­dial del mo­men­to, y de ma­ne­ra con­cre­ta a la orien­ta­ción de los in­tere­ses que en ese en­ton­ces he­ge­mo­ni­za­ban la po­si­ción del Oc­ci­den­te ca­pi­ta­lis­ta, fue am­bi­va­len­te. Basta se­ña­lar va­rios he­chos pa­ra co- rro­bo­rar es­ta ase­ve­ra­ción: en la vi­si­ta que hi­cie­ra a Ecua­dor el pon­tí­fi­ce ro­mano Juan Pa­blo II, con un men­sa­je es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da uno de los co­lec­ti­vos de la so­cie­dad na­cio­nal (pa­ra los trabajadores, los indígenas, los jó­ve­nes, las fa­mi­lias, etc.), la ac­ti­tud del pre­si­den­te fue de cla­ro ma­tiz re­li­gio­so y de to­tal coin­ci­den­cia con la re­tó­ri­ca pa­pal. Sin em­bar­go, dos me­ses más tar­de, en abril de 1985, Fe­bres-Cordero se des­pla­zó a Cu­ba y fue re­ci­bi­do por el co­man­dan­te Fi­del Cas­tro, en una de­mos­tra­ción de en­tra­ña­ble amis­tad y mu­tua ad­mi­ra­ción. El pre­si­den­te ecua­to­riano pro­cla­mó la cer­ca­nía per­so­nal que lo unía con el lí­der co­mu­nis­ta, y la oca­sión fue apro­ve­cha­da por es­te pa­ra dis­po­ner una pro­fi­cua cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción a nivel mun­dial, con la que se es­pe­ra­ba de­mos­trar que Fi­del te­nía no so­lo ami­gos en las na­cio­nes vin­cu­la­das al blo­que so­cia­lis­ta so­vié­ti­co sino que con­ser­va­ba ex­ce­len­tes re­la­cio­nes con per­so­na­li­da­des pro­ta­gó­ni­cas de los paí­ses que se ubi­ca­ban en la “tras­tien­da” del “im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano”.

No pa­só mu­cho tiem­po pa­ra que, pe­se a la amis­tad que de­cía man­te­ner Fe­bres-Cordero con Cas­tro, el go­bierno ecua­to­riano, en oc­tu­bre de ese mis­mo año, de­ci­die­ra rom­per las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con la Ni­ca­ra­gua sandinista, vin­cu­la­da de ma­ne­ra es­tre­cha al ré­gi­men ca­ri­be­ño. Es­te even­to, al de­cir de va­rios de los co­la­bo­ra­do­res del lí­der so­cial­cris­tiano, no afec­tó de nin­gu­na ma­ne­ra la cer­ca­nía que unía a esos per­so­na­jes. El pre­si­den­te ecua­to­riano con­ti­nuó go­zan­do de las de­li­cias de los Par­ta­gás y los Cohi­bas, y Fi­del, es pro­ba­ble, se­guía de­gus­tan­do el sa­bor de nues­tro pre­cia­do cho­co­la­te. Es­te de­ta­lle, que se es­ca­pa ob­via­men­te de los pa­rá­me­tros de la ri­gu­ro­si­dad so­cio­ló­gi­ca, de­mues­tra que tra­tán­do­se de in­di­vi­duos con pa­re­ci­das ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad y coin­ci­den­cia de ras­gos emo­cio­na­les, se pue­de dar un en­sam­ble que no so­lo se aco­ja al res­pe­to en­tre uno y otro, sino que lle­gue has­ta la ad­mi­ra­ción. Fue una amis­tad que se man­tu­vo in­clu­so des­pués de que Fe­bres-Cordero de­ja­ra el po­der. La

SIN EM­BAR­GO DE LAS TAN COR­DIA­LES RE­LA­CIO­NES CON EL LÍ­DER CO­MU­NIS­TA CU­BANO FI­DEL CAS­TRO, EL GO­BIERNO ROM­PIÓ RE­LA­CIO­NES CON EL RÉ­GI­MEN SANDINISTA DE

NI­CA­RA­GUA.

Fe­bres Cordero y sus co­la­bo­ra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.