RE­CLU­SOS TE­JEN SOM­BRE­ROS de pa­ja to­qui­lla

Memorias Porteñas - - News - Por GABRIEL PA­RE­DES

Así di­cen los pri­me­ros ver­sos de una tra­di­cio­nal can­ción, la cual no­so­tros bai­lá­ba­mos y can­tá­ba­mos allá en mi pue­blo Las Pam­pas, per­te­ne­cien­te al can­tón Ji­pi­ja­pa en Ma­na­bí: “El bai­le del som­bre­ri­to se bai­la de es­ta ma­ne­ra, y dan­do la me­dia vuel­ta y dan­do la vuel­ta en­te­ra, con el som­bre­ro en la mano, le di­go un ver­so a cual­quie­ra”. Pa­ra el mar­tes 10 de mar­zo de 1964 se da­ba la no­ti­cia de que la em­pre­sa­ria som­bre­re­ra nor­te­ame­ri­ca­na Sally Vic­tor vi­si­ta­ría nues­tro país con el fin de ad­qui­rir gran­des can­ti­da­des de “Pa­na­má Hats”, así co­mo tam­bién la pa­ja to­qui­lla, ma­te­ria pri­ma pa­ra la ela­bo­ra­ción de ele­gan­tes y fi­nos som­bre­ros des­ti­na­dos a la ven­ta en la ciu­dad de Nue­va York. El em­ba­ja­dor ecua­to­riano en los Es­ta­dos Uni­dos, Jo­sé An­to­nio Co­rrea, pres­tó las fa­ci­li­da­des pa­ra que la men­ta­da in­ver­sio­nis­ta vi­si­ta­ra el Ecua­dor, sa­bien­do que la se­ño­ra Vic­tor ha­bía te­ni­do co­mo clien­tas a las es­po­sas de los pre­si­den­tes Roo­se­velt, Tru­man, Ei­sen­ho­wer y Ken­nedy. En breves pa­la­bras di­jo la da­ma que su ac­cio­nar co­mer­cial no te­nía otra fi­na­li­dad que la de ayu­dar a los cam­pe­si­nos sem­bra­do­res y te­je­do­res de la na­ción ecua­to­ria­na, pa­ra que au­men­ten sus ga­nan­cias aún más. Pa­ra el 30 de mar­zo, el doc­tor Ma­nuel Tamayo Sal­ga­do asu­mía las fun­cio­nes de je­fe del IV Dis­tri­to de la Po­li­cía Na­cio­nal, re­ci­bien­do los ho­no­res de los se­ño­res ofi­cia­les y tro­pa del Re­gi­mien­to Gua­yas No. 2. Lue­go de un cor­to re­co­rri­do por el Cuartel Mo­de­lo, al me­dio­día se le brin­dó un coc­tel de bien­ve­ni­da en las oficinas del Cuar­to Dis­tri­to, ubi­ca­do en el edi­fi­cio Go­re­lik de las ca­lles 9 de Oc­tu­bre y Jo­sé de An­te­pa­ra, pa­ra lue­go tras­la­dar­se a la Cár­cel Pú­bli­ca, don­de de­bía cum­plir un com­pro­mi­so. Ese mis­mo día lle­ga­ban des­de Pi­coa­zá los maes­tros ar­te­sa­nos som­bre­re­ros Al­fon­so Suá­rez Ma­cías y To­más Me­di­na Pin­cay, quie­nes traían hor­mas de dis­tin­tas me­di­das y su­fi­cien­te pa­ja pa­ra co­men­zar con las pri­me­ras cla­ses del te­ji­do del som­bre­ro ma­na­bi­ta en la Cár­cel Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal de Gua­ya­quil. A re­ci­bir­los es­ta­ban: el pre­si­den­te del Ilus­tre Con­ce­jo Can­to­nal, doc­tor Car­los Luis Pla­za Da­ñín; el sub­pre­fec­to Car­los Hi­dal­go Gnec­co, di­rec­tor de la pri­sión; el re­cién nom­bra­do je­fe po­li­cial, Dr. Ma­nuel Tamayo; los edi­les Mar­cos Tu­lio Guerra, An­to­nio Or­tiz Marín, Gonzalo Are­llano y más fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les, e in­me­dia­ta­men­te pro­ce­die­ron a inau­gu­rar un pe­que­ño ta­ller don­de se en­se­ña­ría a los pre­sos el ar­te de la con­fec­ción de som­bre­ros. El doc­tor Pla­za era par­ti­da­rio de la re­edu­ca­ción de los re­clu­sos por me­dio de la en­se­ñan­za de oficios que les per­mi­tie­ran, una vez de­vuel­tos a la so­cie­dad, ad­qui­rir un tra­ba­jo, ga­nar un sa­la­rio y vi­vir hon­ra­da­men­te. Al mis­mo tiem­po, el di­rec­tor del re­clu­so­rio, Car­los Hi­dal­go, in­for­ma­ba al se­ñor al­cal­de del fun­cio­na­mien­to del ta­ller de sas­tre­ría, don­de se con­fec­cio­na­ban uni­for­mes mi­li­ta­res y pren­das pa­ra el pú­bli­co a pre­cios muy re­ba­ja­dos. Otro gru­po de reos cons­truía ban­cos, me­sas, si­llas y ro­pe­ros en los ta­lle­res de car­pin­te­ría a car­go del maes­tro Joa­quín Ra­mí­rez Ya­gual, ad­qui­rien­do re­cién un con­tra­to pa­ra la re­pa­ra­ción de va­rios bo­tes del Club Náu­ti­co del Sa­la­do. Pe­ro el ofi­cio más so­bre­sa­lien­te era el de la fa­bri­ca­ción de es­co­bas de muy bue­na ca­li­dad, al pre­cio mó­di­co de cin­co su­cres la uni­dad, las cua­les eran ad­qui­ri­das aquí mis­mo en el pe­nal, de las que se ven­die­ron úl­ti­ma­men­te seis do­ce­nas a la ge­ren­cia del Ban­co Pro­vin­cial del Gua­yas. Los va­lo­res de los pro­duc­tos lo­gra­dos, aho­rra­dos en una ca­ja co­mún, se re­par­tían pro­por­cio­nal­men­te a ca­da in­dus­trio­so (su ga­nan­cia), po­nien­do de ejem­plo al in­terno Clo­do­mi­ro Na­va­rre­te Ba­yo­na, re­cien­te­men­te egre­sa­do de la pri­sión, que al­can­zó 3.800 su­cres, con los cua­les com­pró una má­qui­na de co­ser e ins­ta­ló una sas­tre­ría en su do­mi­ci­lio, por­que es el ofi­cio que apren­dió cuan­do es­tu­vo cum­plien­do su con­de­na, re­ci­bien­do el apo­yo de su mu­jer, familiares y ami­gos.

El doc­tor Ma­nuel Tamayo elo­gió la for­ma de ad­mi­nis­trar el pre­si­dio, y al mis­mo tiem­po pi­dió al pre­si­den­te del Con­ce­jo, Dr. Pla­za Da­ñín, la ur­gen­te ne­ce­si­dad de ob­te­ner un área de te­rreno mu­ni­ci­pal pa­ra cons­truir la ciu­da­de­la de los po­li­cías; acor­dán­do­se en los sub­si­guien­tes días ha­cer un re­co­rri­do por la ciu­dad, a fin de en­con- trar un lu­gar ade­cua­do pa­ra le­van­tar el plan ha­bi­ta­cio­nal.

De­bi­do a la loa­ble con­tri­bu­ción de la Aso­cia­ción de Pe­rio­dis­tas del Gua­yas, re­pre­sen­ta­da por el se­ñor Ju­lio Vi­lla­grán La­ra, co­men­zó a fun­cio­nar el cur­so de al­fa­be­ti­za­ción, ac­ción edu­ca­do­ra, en don­de los re­clu­sos se be­ne­fi­cia­rían gran­de­men­te. Diez reos em­pe­za­ron con el ofi­cio de apren­der el te­ji­do de som­bre­ros; lue­go su nú­me­ro se ele­vó a vein­ti­cin­co, en­tre te­je­do­res y quie­nes co­ci­na­ban la pa­ja con agua, sal y azu­fre pa­ra dar­le co­lo­ra­ción y tex­tu­ra, lle­gan­do a fa­bri­car una bue­na can­ti­dad de fi­nos som­bre­ros pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción, es de­cir que sí se cum­plía con la reha­bi­li­ta­ción. (F)

LA PRO­PUES­TA DE UNA FIR­MA GRINGA PA­RA AD­QUI­RIR SOM­BRE­ROS MAL LLA­MA­DOS “PANAMA

HATS”, HI­ZO QUE SE ABRIE­RA UN TA­LLER EN LA CÁR­CEL MU­NI­CI­PAL PA­RA DAR­LE UN OFI­CIO A

LOS RE­CLU­SOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.