IN­DUS­TRIAS CENTENARIAS ACTUALIZADAS

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

DE ASE­RRÍOS Y CAR­PIN­TE­RÍA A FA­BRI­CAN­TES DE MUE­BLES Y OTROS PRO­DUC­TOS TER­MI­NA­DOS. La his­to­ria de Gua­ya­quil es la his­to­ria de la ma­de­ra, su ex­plo­ta­ción fue una de las pri­mi­ti­vas ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas des­de su fun­da­ción. En la ciu­dad y pro­vin­cia ha­bía nu­me­ro­sos bos­ques. To­dos los cro­nis­tas lo men­cio­na­ron. Fue la ma­te­ria pri­ma de los As­ti­lle­ros Rea­les. En Do­cu­men­tos Iné­di­tos de Amé­ri­ca hay una re­fe­ren­cia al ne­go­cio de la ma­de­ra: “En la ciu­dad de Puer­to-Gua­ya­quil y su co­mar­ca tie­nen al­gu­nos es­pa­ño­les gran­je­ría de cor­tar ma­de­ra, pa­ra lo cual echa­ban in­dios en las mon­ta­ñas, don­de se per­ni­que­bra­ban o mo­rían de­ba­jo de los ár­bo­les que les caían a cues­ta, o mor­di­dos de ani­ma­les pon­zo­ño­sos. Y te­nien­do no­ti­cias de es­to S. M. [el rey] man­dó en cé­du­la del 24 de no­viem­bre de 1601, se pu­sie­se re­me­dio en se­me­jan­tes da­ños. El se­ñor vi­rrey D. Luis hi­zo or­de­nan­zas a es­te fin; a mí me pa­re­ció ce­rrar la puer­ta en se­me­jan­te pe­li­gro, y así lo prohi­bí, y en es­tas par­tes usan ya de ne­gros es­cla­vos; sé cuan­do se ofre­ce fá­bri­ca de ga­leo­nes de Ar­ma­da Real, se ha dis­pen­sa­do y de­be dis­pen­sar con gran tien­to y moderación”. Ya­gua­chi te­nía las me­jo­res ma­de­ras, en­tre otras, gua­cha­pe­lí, gua­ya­cán y ro­ble, usa­das en la cons­truc­ción de em­bar­ca­cio­nes y ca­sas; tam­bién se la ex­por­ta­ba a Li­ma y Tru­ji­llo. Allí se en­con­tra­ban las Rea­les Bo­de­gas de Bu­lu-bu­lu, arren­da­das al rey. La ac­ti­vi­dad de car­pin­te­ría y ase­rra­de­ros fue una de las más di­ná­mi­cas: las ca­sas y puen­tes de las ciu­da­des de la cos­ta se cons­tru­ye­ron con ma­de­ra. Gua­ya­quil, que es­tu­vo edi­fi­ca­da en­tre múl­ti­ples es­te­ros, ne­ce­si­tó de puen­tes de ma­de­ra, sien­do el más im­por­tan­te de to­dos, por te­ner más de 300 me­tros de lar­go, el que unió Ciu­dad Vie­ja con Ciu­dad Nue­va. Por la im­por­tan­cia que tu­vo la ac­ti­vi­dad ma­de­re­ra, exis­tió el tí­tu­lo de maes­tro ma­yor de Car­pin­te­ría de la Ri­be­ra, que se con­ce­dió a per­so­nas im­por­tan­tes de la ciu­dad. En 1693, el Cabildo eli­gió a An­drés Del Va­lle pa­ra que su­per­vi­sa­ra to­das las obras que en el As­ti­lle­ro se hi­cie­ron. Al­re­de­dor de 1792, Juan Bau­tis­ta Ma­tra­lla pre­sen­tó al Cabildo un pro­yec­to pa­ra cor­tar ma­de­ras por me­dio de una má­qui­na, a mi­tad de cos­to del tra­ba­jo ma­nual, y pi­dió ex­clu­si­va por 10 años. Se­gún Modesto Chá­vez Fran­co, es­te fue el pri­mer ase­rrío me­cá­ni­co que tu­vie­ron los As­ti­lle­ros de Gua­ya­quil, pe­ro era muy ru­di­men­ta­rio, pues fal­ta­ban al­gu­nos años pa­ra que el mo­tor a va­por di­se­ña­do por Ja­mes Watt se uti­li­za­ra co­mer­cial­men­te.

El pri­mer ase­rrío a va­por fue el de Jo­sé Vi­lla­mil, en 1830. Al­re­de­dor de 1823, Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te com­pró en EE. UU. ma­qui­na­ria pa­ra un ase­rrío que fue em­bar­ca­da a Gua­ya­quil pe­ro se des­co­no­ce qué su­ce­dió con ella. ¿Se­ría la de Vi­lla­mil, una so­cie­dad en­tre am­bos? Cox & Ga­me co­men­za­ron en 1849. Los pro­pie­ta­rios fue­ron un in­glés y un es­ta­dou­ni­den­se, am­bos cón­su­les en Gua­ya­quil que re­pre­sen­ta­ban a sus res­pec­ti­vos paí­ses. En 1901, Luis Adriano Di­llon en su in­for­me al mi­nis­tro de Ha­cien­da se la­men­ta­ba de que el país te­nía que im­por­tar ma­de­ra a pe­sar de que te­nía­mos “...in­gen­tes can­ti­da­des de ma­de­ra y de ca­li­dad su­pe­rior”. En esos años Gua­ya­quil con­ta­ba con La In­fa­ti­ga­ble, nom­bre del ase­rrío de pro­pie­dad de Ma­nuel Ge­na­ro Gó­mez, que fun­cio­na­ba a va­por y re­em­pla­za­ba al tra­ba­jo ma­nual.

Pa­ra 1907 Gua­ya­quil con­ta­ba con al­gu­nos ase­rríos y car­pin­te­rías que se de­di­ca­ban a la fabricación de ta­blas ce­pi­lla­das, can­tea­das y ma­chihem­bra­das, y to­da cla­se de ma­de­ra­men pa­ra la cons­truc­ción de edi­fi­cios. En Gua­ya­quil tam­bién se fa­bri­ca­ba va­rie­dad de mue­bles, ca­jas y baú­les. Pa­ra 1920, el ase­rrío La In­fa­ti­ga­ble con­ti­nua­ba fun­cio­nan­do en la ven­ta de ta­blas pa­ra las cons­truc­cio­nes ur­ba­nas y na­va­les, in­clu­yen­do ma­de­ras pa­ra la fabricación de mue­bles. Si­món Sa­vi­no­vich, por me­dio de su em­pre­sa Ana Ma­ría, ofre­cía y ven­día ta­blas ma­chihem­bra­das de ro­ble, fi­gue­roa y lau­rel pa­ra pi­sos y pa­re­des. Tam­bién fa­bri­ca­ba pi­la­ro­tes, ba­laús­tres y pun­ta­les pa­ra va­po­res. El Pai­lón, te­nía en exis­ten­cias 300.000 pies de ta­blas y cuar­to­nes y afir­ma­ba que era la ma­de­ra más ba­ra­ta y me­jor en Gua­ya­quil. Tam­bién fa­bri­ca­ba ca­noas en va­rias di­men­sio­nes. Pa­ra 1922, Do­na­to Yan­nuz­ze­lli, in­dus­trial ita­liano, quien se ha­bía ra­di­ca­do al­gún tiem­po en Es­me­ral­das, te­nía un im­por­tan­te ase­rrío en su ha­cien­da Palma y ad­qui­rió nuevas ma­qui­na­rias pa­ra in­ten­si­fi­car las ven­tas de su em­pre­sas por me­dio de la ex­por­ta­ción de las ma­de­ras del Pai­lón, par­ti­cu­lar­men­te a Pe­rú. Las ma­de­ras que se en­con­tra­ban en la zo­na del Pai­lón, si­tua­da al nor­te de la pro­vin­cia de Es­me­ral­das, cer­ca de la fron­te­ra con Co­lom­bia, eran de in­fi­ni­ta va­rie­dad. Se dis­tin­guían prin­ci­pal­men­te: gua­ya­cán, cao­ba, sán­da­lo, ama­ri­llo la­gar­to, tan­ga­ré, ama­ri­llo tain­de, pe­chi­che, etc., to­das las ma­de­ras in­co­rrup­ti­bles y de gran ca­li­dad pa­ra cons­truc­cio­nes de edi­fi­cio y cas­cos de na­víos, a más de otras obras en las que en­tra­ba la ma­de­ra fi­na es­pe­cial pa­ra fa­bri­ca­cio­nes.

Pa­ra 1955 la ma­de­ra se con­ti­nua­ba uti­li­zan­do co­mo ma­te­rial de cons­truc­ción pa­ra puer­tas, mar­cos de ven­ta­nas, bas­ti­do­res, ta­blas, cos­ta­ne­ras, en­co­fra­dos, ele­men­tos pa­ra ca­sas pre­fa­bri­ca­das, ga­bi­ne­tes, anaque­les, etc. A pe­sar de que pa­ra esos años el uso del ce­men­to se ha­bía po­pu­la­ri­za­do en Gua­ya­quil y de­más ciu­da­des de la cos­ta, las ca­sas cons­trui­das con ese ma­te­rial tam­bién usa­ban la ma­de­ra pa­ra las ven­ta­nas y por cier­to las puer­tas. Las per­so­nas po­bres se­guían ha­bi­tan­do en ca­sas de ma­de­ra. En la ca­lle Eloy Al­fa­ro, por en­con­trar­se pró­xi­ma al río Gua­yas, se ha­lla­ban ubi­ca­dos los de­pó­si­tos de ma­de­ra. La pro­duc­ción del “ply­wood” se ini­ció en 1962 co­mo al­ter­na­ti­va a la ma­de­ra tra­di­cio­nal, cuan­do el há­bil y exi­to­so em­pren­de­dor, Fer­nan­do Le­bed S. jun­to con otros in­ver­sio­nis­tas cons­ti­tu­ye­ron Gua­ya­quil Ply­wood S.A. con un ca­pi­tal de 2’000.000 de su­cres. Años des­pués se fun­da­ron nuevas plan­tas de “ply­wood”; una fue pro­mo­vi­da por Jo­sé Car­va­jal C. La aper­tu­ra de los mer­ca­dos an­di­nos mo­ti­vó la reac­ti­va­ción del sec­tor ma­de­re­ro ecua­to­riano. En el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XX se cons­tru­ye­ron las pri­me­ras fá­bri­cas de pro­duc­ción en se­rie de mue­bles de ma­de­ra, en­tre ellas, Ar­te Práctico. Pos­te­rior­men­te se co­men­zó a ex­por­tar mue­bles. La te­ca es un pro­duc­to de gran cre­ci­mien­to, hay más de 10.000 hec­tá­reas sem­bra­das y se ex­por­ta; su prin­ci­pal mer­ca­do es In­dia. Las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras de mue­bles y aca­ba­dos di­fe­ren­cian sus mar­cas a tra­vés de di­se­ños

per­so­na­li­za­dos. ProE­cua­dor, ins­ti­tu­ción de­di­ca­da a la pro­mo­ción de pro­duc­tos de ex­por­ta­ción afir­ma que ellas: “…guar­dan ca­li­dad en sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y en la con­se­cu­ción de sus ma­te­rias pri­mas, lo que les per­mi­te ofre­cer pro­duc­tos com­pe­ti­ti­vos en el mer­ca­do”. En­tre 2013 y 2017 el to­tal de las ex­por­ta­cio­nes de ma­de­ra na­tu­ral y pro­ce­sa­da au­men­tó de 226 a 307 mi­llo­nes de dó­la­res.

DEL JABÓN DE SEBO A LA VA­RIE­DAD DE HOY

La pres­ti­gio­sa his­to­ria­do­ra ecua­to­ria­na Do­ra León Bor­ja sos­tie­ne que des­de el si­glo XVI exis­tió la fabricación ca­se­ra de los ja­bo­nes de sebo he­chos con las gra­sas del ga­na­do. En 1901 Gio­van­ni Bat­tis­ta Gan­do Con­tar­dí mon­tó una gran fá­bri­ca de ja­bo­nes, ve­las y mu­ni­cio­nes, que es­tu­vo lo­ca­li­za­da en Cle­men­te Ba­llén, en­tre Es­me­ral­das y Los Ríos, man­za­na que fue de su pro­pie­dad. En es­ta flo­re­cien­te in­dus­tria se pro­du­cía el jabón Li­ra de Oro y el jabón de to­ca­dor Es­tre­lla. En otra sec­ción ins­ta­ló una in­dus­tria de man­te­ca de cerdo y em­bu­ti­dos. No hay in­for­ma­ción de es­ta em­pre­sa en dé­ca­das pos­te­rio­res.

En el mis­mo año se fun­dó en Gua­ya- quil otra fá­bri­ca con ma­qui­na­ria mo­der­na pa­ra ha­cer ja­bo­nes y ve­las, pe­ro de­bi­do a la fal­ta de una bue­na ad­mi­nis­tra­ción de los so­cios fun­da­do­res, la em­pre­sa no pros­pe­ró has­ta 1911, año en que fue ad­qui­ri­da por Juan Va­lla­rino; es­te, ha­bien­do na­ci­do en Li­ma y lue­go de ha­ber tra­ba­ja­do co­mo re­por­te­ro en el dia­rio El Co­mer­cio de esa ciu­dad, via­jó a Gua­ya­quil, pa­san­do a tra­ba­jar en el in­ge­nio Val­dez, has­ta que se in­de­pen­di­zó. Ja­bo­ne­ría Na­cio­nal S. A. (JNSA) se cons­ti­tu­yó con un ca­pi­tal de 10.000 su­cres, equi­va­len­tes a 5.000 dó­la­res de esa fe­cha. Al re­vi­sar el ba­lan­ce ge­ne­ral se ob­ser­va que sus in­ven­ta­rios de ma­te­rias pri­mas es­ta­ban va­lo­ra­dos en 4.042 su­cres y te­nía obli­ga­cio­nes por pa­gar de 2.799 su­cres. El pri­mer jabón que lan­zó al mer­ca­do tu­vo la mar­ca Águi­la de Oro. Tres años más tar­de, un poderoso cal­de­ro a va­por pro­du­cía los re­que­ri­mien­tos de ener­gía con el fin de ha­cer fun­cio­nar a las má­qui­nas, y con­ta­ba con su pro­pia lí­nea de pro­duc­ción pa­ra ha­cer las ca­jas des­ti­na­das a en­va­sar los pro­duc­tos, los cua­les eran un jabón blan­co pa­ra la­var ro­pa y otro de so­da azul, que se ven­dían ba­jo las mar­cas Es­tre­lla y Co­co­dri­lo.

A pe­sar de la exis­ten­cia de em­pre­sas in­dus­tria­les de­di­ca­das a la fabricación de ja­bo­nes, en­tre 1910 y 1919, por la es­ca­sez de la pro­duc­ción na­cio­nal de es­te pro­duc­to se hi­cie­ron im­por­ta­cio­nes ma­si­vas que to­ta­li­za­ron 1’800.000 dó­la­res, una ci­fra muy ele­va­da pa­ra aque­llos años. Eduar­do Vás­co­nez, es­tu­dio­so de las es­ta­dís­ti­cas del co­mer­cio ex­te­rior ecua­to­riano, al se­ña­lar las cuan­tio­sas com­pras en ul­tra­mar, afir­ma­ba que se pre­sen­ta­ba a la in­dus­tria ja­bo­ne­ra ecua­to­ria­na una po­si­ción in­me­jo­ra­ble pa­ra que se pro­mo­vie­ran nuevas em­pre­sas y las exis­ten­tes au­men­ta­ran su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción.

En 1928, JNSA, lan­zó al mer­ca­do un nue­vo jabón de to­ca­dor con la mar­ca Jabón de Ro­sas. Pa­ra 1933, pro­du­cía ade­más del ci­ta­do jabón, Azul Mo­tea­do, Pal­me­ra, Águi­la de Oro y Bi­lión. En 1944 su ca­pa­ci­dad era de un mi­llón de su­cres y te­nía co- mo com­pe­ten­cia a In­dus­trias Quí­mi­cas ABC, que ha­bía si­do cons­ti­tui­da en 1937 y con­ta­ba con un ca­pi­tal de 340.000 su­cres. En la dé­ca­da de los se­sen­ta in­tro­du­jo el jabón de­ter­gen­te en el país, pro­duc­to que ha­bía si­do in­ven­ta­do por los ale­ma­nes du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, de­bi­do a la es­ca­sez de los acei­tes uti­li­za­dos en la fabricación de ja­bo­nes.

En las dé­ca­das pos­te­rio­res con­ti­nuó in­tro­du­cien­do pro­duc­tos co­mo ja­bo­nes de la­var, ba­rras de­ter­gen­tes, cre­mas la­va­pla­tos, pu­li­do­res, pa­ños, de­sin­fec­tan­tes. JNSA lle­gó a ser una de las em­pre­sas más gran­des del país y se en­con­tra­ba en­tre las que pa­ga­ban más im­pues­tos. Fue ven­di­da a Uni­le­ver de Ecua­dor. Ade­más de es­ta úl­ti­ma em­pre­sa, hay otros pro­duc­to­res de ja­bo­nes co­mo La Fa­bril y Ja­bo­ne­ría Wil­son. Hoy la va­rie­dad de ja­bo­nes es ex­ten­sa, hay pa­ra to­do uso y apli­ca­ción. A pe­sar de la ca­pa­ci­dad in­dus­trial de los pro­duc­to­res gua­ya­qui­le­ños, Ecua­dor im­por­ta más de 100 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les y ex­por­ta me­nos de 40. Al mo­men­to exis­te opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to que me­re­ce aten­ción. (F)

LOS RE­SI­DEN­TES EX­TRAN­JE­ROS FUE­RON DE LOS PRI­ME­ROS EN TRAER NUEVAS TEC­NO­LO­GÍAS A

GUA­YA­QUIL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.