Po­bla­mien­to y mes­ti­za­je

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

Pro­duc­to de la con­quis­ta y co­lo­nia es­pa­ño­la en Amé­ri­ca fue un mes­ti­za­je que ge­ne­ró otro. No es una adi­vi­nan­za la que plan­teo, si no que no hay pue­blo más mes­ti­zo en Eu­ro­pa que el ibé­ri­co, pues la Pe­nín­su­la fue un cri­sol en que las gran­des mi­gra­cio­nes de la hu­ma­ni­dad de­ja­ron sus hue­llas. De ahí las múl­ti­ples len­guas que se ha­blan en mu­chas de sus va­rias pro­vin­cias. El idio­ma ofi­cial, es el cas­te­llano; los co­ofi­cia­les: ca­ta­lán, va­len­ciano, ba­lear, ga­lle­go, eus­ke­ra y ara­nés. No ofi­cia­les, ara­go­nés, as­tur­leo­nés y otros. Ade­más, va­rian­tes, mo­da­li­da­des y en­cla­ve. Len­guas no ora­les asig­na­das, 2 len­guas alóc­to­nas (RAE: que no son ori­gi­na­rias del lu­gar en que se en­cuen­tran) y len­guas Edad An­ti­gua, Edad Me­dia y Edad Mo­der­na, más las le­guas de­ri­va­das de len­guas ha­bla­das en Es­pa­ña.

Sin em­bar­go, el mes­ti­za­je bio­ló­gi­co im­pre­so en las co­lo­nias ul­tra­ma­ri­nas cons­ti­tu­ye el ras­go más ori­gi­nal y ca­rac­te­rís­ti­co de la po­bla­ción del im­pe­rio es­pa­ñol, pues pro­du­jo una so­cie­dad or­ga­ni­za­da, se­gre­ga­da y es­tra­ti­fi­ca­da con­for­me al co­lor de la piel.

Con el de­cur­so del tiem­po, los mestizos ha­lla­ron un lu­gar de­fi­ni­do den­tro del or­den so­cial y una je­rar­quía pre­ci­sa de gra­dua­cio­nes de co­lor que sos­la­yó a la fun­da­men­ta­da en el cri­te­rio eco­nó­mi­co.

El en­cuen­tro se­xual en­tre los dos mun­dos se pro­du­jo en el mo­men­to en que Co­lón to­có tie­rra ame­ri­ca­na el 12 de oc­tu­bre de 1492. Cuan­do fue arro­lla­do por una ma­ri­ne­ría en pro­lon­ga­da abs­ti­nen­cia, que a la pri­me­ra in­dí­ge­na des­nu­da que avis­tó en la pla­ya, se aba­lan­zó so­bre ella en el más ab­so­lu­to des­or­den. Co­mo el co­rreo de bru­jas tam­bién fun­cio­na­ba en­ton­ces, la fa­ma ad­qui­ri­da por la ri­jo­si­dad la­ti­na se es­par­ció rá­pi­da­men­te por el Ca­ri­be, al pun­to que los in­dí­ge­nas an­ti­lla­nos ocul­ta­ban a sus mu­je­res has­ta de su las­ci­va mi­ra­da. Por cier­to, con re­sul­ta­dos ma­gros, por­que muy pron­to que­da­ron muy sa­tis­fe­chas con su suer­te. Sin em­bar­go, es­tos ar­do­ro­sos im­pul­sos lle­ga­ron a cos­tar las vi­das de quie­nes que­da­ron en tie­rra cuan­do Co­lón vol­vió a Es­pa­ña.

“Se­gún el dis­cre­to tes­ti­mo­nio del doc­tor Chan­ca, que fue co­mo mé­di­co de la Ar­ma­da, los in­dios le di­je­ron que los cris­tia­nos, uno te­nía tres mu­je­res, otro cua­tro, don­de cree­mos que el mal que les vino fue de ce­los” (Geor­ges Bau­dot).

La be­lle­za de las in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nas en su es­ta­do na­tu­ral, ca­ren­te de ma­li­cia, tu­vo mu­chos cro­nis­tas ad­mi­ra­do­res en el si­glo XVI (sin em­bar­go, es po­si­ble que las pri­va­cio­nes de seis me­ses a un año de tra­ve­sía pu­die­ron so­bre­di­men­sio­nar­las a sus ojos). En­tre ellos, el cé­le­bre Cie­za de León. Uno de los más en­tu­sias­tas ad­mi­ra­do­res de las mu­je­res de la zo­na nor­te del im­pe­rio in­cai­co, lo que hoy es nues­tro país, a las que des­cri­be co­mo las “más que las­ci­vas y gus­ta­ban par­ti­cu­lar­men­te de los es­pa­ño­les”.

Es­to evi­den­cia que las re­la­cio­nes en­tram­bos, no siem­pre se da­ban ba­jo el signo de la im­po­si­ción, si no prac­ti­ca­das de buen gra­do. Las mu­je­res na­ti­vas fre­cuen­te­men­te fue­ron mo­ti­vo de ob­se­quio de los ca­ci­ques a los es­pa­ño­les, pues con­si­de­ra­ban un ho­nor que ellas pa­rie­sen un pro­duc­to de es­tos.

En 1514, una real cé­du­la es­ta­ble­ció de­fi­ni­ti­va­men­te la li­ber­tad de ca­sar­se con in­dí­ge­nas; en 1516 el car­de­nal Cis­ne­ros, re­gen­te de Cas­ti­lla, re­co­men­da­ba fa­vo­re­cer es­tos matrimonios con ca­ci­cas o hi­jas de ca­ci­ques, sin em­bar­go, no fue prác­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da.

En cier­to mo­do se vio es­ti­mu­la­da cuan­do en 1539 se fi­jó un pla­zo de tres años pa­ra que aque­llos que ha­bían re­ci­bi­do una en­co­mien­da, se ca­sa­ran so pe­na de per­der sus be­ne­fi­cios.

Con es­ta ame­na­za, mu­chos se vie­ron for­za­dos a re­gu­la­ri­zar su es­ta­do ci­vil, pre­fe­ren­te­men­te con las re­cién lle­ga­das de Es­pa­ña, pues la idea de ca­sar­se con in­dia es­ta­ba muy le­jos de ser po­pu­lar.

Por otra par­te, quie­nes se man­te­nían en el con­cu­bi­na­to, tan pron­to les era po­si­ble se ca­sa­ban con las es­pa­ño­las y aban­do­na­ban a sus “ba­rra­ga­nas” e hi­jos. Los per­so­na­jes de al­to ran­go, cuan­do se veían avo­ca­dos al pro­ble­ma, las en­tre­ga­ban en ma­tri­mo­nio a sus sol­da­dos de con­fian­za. Uno de los más cé­le­bres mestizos aban­do­na­dos por su pa­dre, cuan­do es­te de­ci-

LOS NA­TI­VOS AME­RI­CA­NOS SE DIE­RON MA­ÑA PA­RA TRANSGREDIR LAS DIS­PO­SI­CIO­NES DE LAS AU­TO­RI­DA­DES ES­PA­ÑO­LES QUE PROHIBÍAN MATRIMONIOS DE MESTIZOS O BLAN­COS CON NE­GROS O

IN­DÍ­GE­NAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.