SI­MÓN BO­LÍ­VAR, SU VIA­JE FI­NAL.

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­BER­TO VERGARA NOBOA

De­di­ca­do al Dr. By­ron Ló­pez Cas­ti­llo o di­re­mos que es po­co lo que se ha es­cri­to so­bre el ge­ne­ral Bo­lí­var en su tran­si­ción de re­nun­ciar al po­der su­pre­mo de su Gran Co­lom­bia en mo­men­tos de con­fu­sión y anar­quía has­ta su úl­ti­mo ac­to, una vez ren­di­do por la en­fer­me­dad y la muer­te en 1830.

Prin­ci­pia­mos con es­tu­dios de la vi­da de Bo­lí­var bien com­pues­tos, otros li­bros con pa­sa­jes en­te­ros que re­sul­tan es­cue­tos y mo­men­tos que pa­san au­sen­tes. La vi­sión de la his­to­ria pa­ra sus días pos­tre­ros, to­ma­dos por los aca­dé­mi­cos has­ta por nue­vos es­cru­ta­do­res, lo des­cri­be des­de el or­gu­llo de su muer­te has­ta ma­ne­ras ape­sa­dum­bra­das que al­can­zan cons­pi­ra­cio­nes e ilu­sio­nes fan­tas­ma­gó­ri­cas.

Ha­ce muy po­co, la novela de Gar­cía Már­quez de­jó su hue­lla con El ge­ne­ral en su la­be­rin­to, obra-his­to­ria que el au­tor se im­pu­so lue­go de su premio literario, por su com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co, así co­mo por su gran aco­gi­da por el pú­bli­co y la del per­so­na­je del hé­roe, pa­ra vol­ver a divulgar a su ma­ne­ra de fic­ción el fin del Li­ber­ta­dor. Asi­mis­mo, des­de la reali­dad, he­mos con­tem­pla­do muy de cer­ca los va­rios afa­nes en el asun­to, unos no aje­nos a la po­lí­ti­ca, co­mo el de ex­hu­mar sus res­tos por re­sol­ver las in­cer­ti­dum­bres so­bre la cau­sa de muer­te del Li­ber­ta­dor, pro­yec­tan­do con­clu­sio­nes apo­ya­das en mé­to­dos clí­ni­cos, bio­ló­gi­cos o fo­ren­ses,

Nque ago­tan to­da la ciencia dis­po­ni­ble en nues­tros días. Cier­ta­men­te, ba­jo un cli­ma de re­vuel­tas, cons­pi­ra­cio­nes, per­se­cu­cio­nes y eje­cu­cio­nes en los am­bos ban­dos y re­gio­nes en Co­lom­bia, y del mis­mo mo­do, bus­can­do tam­bién en el ex­te­rior a po­si­bles con­ju­ra­dos, son to­dos es­tos los in­ven­to­res de las du­das, los enig­mas e in­cóg­ni­tas que mo­ti­van a al­guno el sus­ten­tar la hi­pó­te­sis de ase­si­na­to.

Bo­lí­var des­ple­gó su exis­ten­cia re­ple­ta de to­dos los mo­men­tos que lo cu­bren de ad­mi­ra­ción al en­fren­tar cir­cuns­tan­cias y co­yun­tu­ras en los lar­gos años de la Re­vo­lu­ción, sus triunfos en Pe­rú y Bo­li­via, e in­de­pen­den­cia de gran par­te de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la.

Con­si­de­ra­mos ne­ce­sa­rio en­fa­ti­zar que Bo­lí­var se veía en su as­pec­to fí­si­co en­ve­je­ci­do, tal co­mo lo des­cri­ben des­de los triunfos de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia. Es­ca­pa a es­te es­pa­cio po­der de­ta­llar los ras­gos, men­cio­nar to­dos sus epi­so­dios de ma­les­ta­res que lo hi­cie­ron pa­de­cer en su cuer­po, pe­ro ve­mos que la más gra­ve cau­sa de su muer­te es­tu­vo en su al­ma, la que per­dió to­da su tran­qui­li­dad y lle­gó a mar­chi­tar­se sin re­me­dio. “La ca­lum­nia me aho­ga… años de fa­ti­ga… no pue­do más… el co­ra­zón me lo di­ce cien ve­ces al día”.

El pun­to es com­pren­der a Bo­lí­var quien, des­de Gua­ya­quil, al­can­zó la paz con el Pe­rú y es­bo­zó su am­bi­ción y fu­tu­ro. Bo­lí­var ha­bía de­ter­mi­na­do que su dic­ta­du­ra ter­mi­na­ría el 2 de enero de 1830, fren­te al nue­vo Con­gre­so de Bo­go­tá, a fin de res­tau­rar el or­den y la paz in­te­rior, y de re­cu­pe­rar la con­cor­dia de to­das las re­gio­nes. Su sa­cri­fi­cio de re­nun­cia a la pre­si­den­cia en abril, in­vo­ca­ba el ob­je­ti­vo su­pe­rior, co­mo lo di­jo en pro­cla­ma, de “¡Sal­var la Re­pú­bli­ca!”. Se pro­du­cen mo­men­tos de de­ses­pe­ra­ción y des­con­fian­za sin en­con­trar una res­pues­ta le­gí­ti­ma pa­ra re­to­mar el con­trol y reu­nir el rom­pe­ca­be­zas de Co­lom­bia en una re­or­ga­ni­za­ción. Su ma­yor con­tra­rie­dad fue ver con­su­ma­da la se­pa­ra­ción del Dis­tri­to de Ve­ne­zue­la por el ge­ne­ral Páez.

Bo­lí­var, a con­se­cuen­cia de sus ma­ne­ras que le fue­ron ven­ta­jo­sas, aho­ra per­día su po­si­ción y caía an­te el sur­gi­mien­to de la oposición de ideas y per­so­na­jes. Su pre­sen­cia en Bo­go­tá des­con­cier­ta, sien­do ne­ce­sa­rio re­cu­rrir al ex­tra­ña­mien­to o me­jor a huir des­hon­ra­do en via­je por el Mag­da­le­na. La en­fer­me­dad del pe­cho, la tos, la fie­bre, los do­lo­res de ca­be­za, el en­fla­que­ci­mien­to y el reu­ma­tis­mo re­sur­gen en la en­de­ble sa­lud del Li­ber­ta­dor. La tu­bercu­losis pul­mo­nar pa­sa­ba des­con­tro­la­da en el mun­do in­dus­trial de en­ton­ces, que aún no al­can­za­ba a di­sua­dir­la del con­ta­gio con la pre­ven­ción, diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to. Bo­lí­var, con su fi­so­no­mía al­ti­va pe­ro des­me­jo­ra­da, y con sem­blan­te que­bran­ta­do, todavía sor­tea el des­tino y la for­tu­na, en­fi­lan­do a una nue­va gue­rra o cues­tio­nán­do­se dón­de aca­ba­rá sus úl­ti­mos días.

Bo­lí­var par­te de Hon­da y du­ran­te su via­je de Tur­ba­co a Car­ta­ge­na, re­ci­be la in­faus­ta no­ti­cia del ase­si­na­to de su lu­gar­te­nien­te Su­cre en Be­rrue­cos, quien fue­ra el prin­ci­pal eje­cu­tor de sus po­lí­ti­cas en el sur, el Pe­rú y Bo­li­via. Ade­más, se en­te­ró de que Flo­res ha­bía se­pa­ra­do el De­par­ta­men­to del Ecua­dor y pro­mo­vía jun­to a los De­par­ta­men­tos de Gua­ya­quil y de Cuen­ca un Es­ta­do del Sur de Co­lom­bia, la cual es­ta­ba di­suel­ta.

Fue en Car­ta­ge­na don­de el Li­ber­ta­dor se pre­ci­pi­tó en un tran­ce irre­ver­si­ble de de­te­rio­ro de su en­fer­me­dad pul­mo­nar; se mos­tró re­ti­cen­te a la asis­ten­cia y se ne­gó a se­guir pres­crip­cio­nes mé­di­cas. Re­suel­to en su di­mi­sión de­fi­ni­ti­va, no aco­gió nin­gún lla­ma­do ni cam­bio de opi­nión y con gran su­fri­mien­to pre­fi­rió to­mar re­po­so bus­can­do con­for­tar­se en los tran­qui­los pa­ra­jes de la cos­ta de San­ta Mar­ta, a don­de lle­gó el 1 de di­ciem­bre. En es­te ins­tan­te Bo­lí­var acep­tó ser asis­ti­do por el doc­tor McNight y por Ré­vé­rend, quien pro­nun­ció su se­gu­ro diag­nós­ti­co de ca­ta­rro cró­ni­co com­pli­ca­do y anun­ció la gra­ve­dad de Bo­lí­var, quien pos­tra­do y con dificultad al res­pi­rar e im­po­si­bi­li­ta­do de ca­mi­nar fue aco­gi­do en la quin­ta de San Pe­dro Ale­jan­drino. Sin em­bar­go, Ré­vé­rend ad­vir­tió al Li­ber­ta­dor que su en­fer­me­dad no po­día cu­rar­se. Bo­lí­var pro­ce­dió a dic­tar su tes­ta­men­to y úl­ti­ma pro­cla­ma en pleno es­ta­do de lu­ci­dez, que se al­ter­na­ba con mo­men­tos de fa­ti­ga, en­si­mis­ma­do de su cer­cano fin. Bo­lí­var es­ta­ba mo­ri­bun­do, su pul­so se de­bi­li­ta­ba. Con sus ojos hun­di­dos y su as­pec­to lí­vi­do, ex­ha­ló su úl­ti­mo alien­to a la una de la tar­de del 17 de di­ciem­bre de 1830. Era el fin de la Gran Co­lom­bia.

De­be­mos al doc­tor Ré­vé­rend to­dos los re­por­tes de sus cui­da­dos, al igual que la prác­ti­ca de la au­top­sia, el ha­ber em­bal­sa­ma­do el cuer­po e in­clu­so el ha­ber ves­ti­do al ca­dá­ver, acom­pa­ñan­do al Li­ber­ta­dor en sus fu­ne­ra­les y en­tie­rro.

Úl­ti­ma­men­te, las in­ves­ti­ga­cio­nes afir­man que en­tre los mo­ti­vos de la muer­te del Li­ber­ta­dor se pue­den con­si­de­rar la intoxicación cró­ni­ca con arsénico, un mal pul­mo­nar por hon­gos, la can­tá­ri­da, y el ede­ma ce­re­bral. Rei­te­ra­mos asi­mis­mo, nues­tra ase­ve­ra­ción de la en­fer­me­dad de­pre­si­va del Li­ber­ta­dor. Fi­nal­men­te, el ase­si­na­to lo to­ma­mos muy en cuen­ta; exis­tían ple­nas mo­ti­va­cio­nes, aun­que no en­con­tra­mos certidumbres y nun­ca ha si­do de­mos­tra­do. (F)

ÚL­TI­MAS IN­VES­TI­GA­CIO­NES

SUGIEREN QUE EL LI­BER­TA­DOR HA­BRÍA MUER­TO

POR UNA INTOXICACIÓN CRÓ­NI­CA CON ARSÉNICO, O UN MAL PUL­MO­NAR CAU­SA­DO

POR HON­GOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.