LA TABAQUERA DE RO

SI HAY UNA JO­YA VER­DA­DE­RA­MEN­TE EX­TRA­OR­DI­NA­RIA DEN­TRO DEL PA­TRI­MO­NIO QUE EL MU­SEO MU­NI­CI­PAL PO­SEE ES SIN DU­DA LA TABAQUERA DE RO­CA­FUER­TE

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HOYOS

Re­ga­la­da en 1837 por el rey Luis Fe­li­pe de Fran­cia a don Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, la tabaquera es una ca­ja de ra­pé de oro ma­ci­zo y pie­dras pre­cio­sas que man­tu­vo en su po­der por mu­cho tiem­po do­ña Bal­ta­za­ra Cal­de­rón, su viu­da.

So­bre es­te ma­ra­vi­llo­so ob­je­to ella de­cía en su tes­ta­men­to lo si­guien­te:

“Con­ser­vo una jo­ya de in­men­so va­lor mo­ral: una ca­ja de ra­pé, de oro, que el rey de Fran­cia, Luis Fe­li­pe, en­vió ofi­cial­men­te a mi es­po­so en tes­ti­mo­nio de al­ta es­ti­ma­ción por la par­te que to­mó con ilus­tra­do ce­lo en la res­tau­ra­ción de las pi­rá­mi­des que los aca­dé­mi­cos fran­ce­ses M. R. de la Con­da­mi­ne i Hum­boldt eri­gie­ron a me­dia­dos del si­glo an­te­rior, cer­ca de Qui­to, pa­ra fi­jar las ba­ses de sus ope­ra­cio­nes cien­tí­fi­cas. (1) La ta­pa es es­mal­ta­da”.

Las pi­rá­mi­des que men­cio­na­ba ha­bían si­do cons­trui­das en 1736 por los miem­bros de la Mi­sión Geo­dé­si­ca Fran­ce­sa. Es­pa­ña las de­rri­bó cuan­do su gue­rra con Fran­cia, y Ro­ca­fuer­te las re­cons­trui­ría en 1837.

Así, cuan­do Luis Fe­li­pe de Fran­cia de­ci­dió en­viár­se­la a don Vi­cen­te, so­li­ci­tó a la Aca­de­mia de Ins­crip­cio­nes y Be­llas Le­tras de su país que gra­ben en ella el si­guien­te tex­to:

Ge­mi­nam py­ra­mi­dem

Mo­nu­men­tum doc­tri­na si­mul et gran­de ad­ju­men­tum

Olim in­ju­ria tem­po­rum ever­sam Vin­cen­ti­us Ro­ca­fuer­te:

Re­pu­bli­cae /Equa­to­ria­les proen­ses Res­ti­tuit

Lu­do­vi­co Phi­lip­po I Re­je Fran­co­rum Or­ma­ri con­jun­ctis utrius­que gen­tis in­sig­ni­bus

Jus­sit cu­ra­vit

Anno MDCCCXXXVII

Pe­ro vea­mos lo que do­ña Bal­ta­za­ra con­ti­nua­ba di­cien­do en su tes­ta­men­to:

“Tie­ne un bri­llan­te en ca­da una de las cua­tro es­qui­nas, la ci­fra del rey i su co­ro­na, en­ci­ma, tam­bién de bri­llan­tes. La su­ma im­por­tan­cia ho­no­rí­fi­ca de es­ta jo­ya no per­mi­te dar­le nin­gún va­lor pe­cu­nia­rio en nin­gún even­to, por­que, mu­ti­lar­la o enaje­nar­la se­ría una pro­fa­na­ción. Mi pro­pó­si­to era de­jar es­ta jo­ya pa­ra des­pués de mis días a mi que­ri­da so­bri­na i ahi­ja­da, la se­ño­ri­ta do­ña Ma­nue­la Cal­de­rón Fro­ment. Así se lo es­cri­bí por­que no ha­bía pre­vis­to que el trans­cur­so del tiem­po va­ría in­fa­li­ble­men­te el per­so­nal de to­das las fa­mi­lias i que se­ría ab­sur­do con­fiar en los sen­ti­mien­tos de se­res des­co­no­ci­dos. Por es­ta ra­zón he re­suel­to en­car­gar a mis al­ba­ceas en­tre­guen a la Be­ne­fi­cen­cia de Se­ño­res de es­ta ciu­dad mi sa­gra­da jo­ya, pa­ra que la con­ser­ven en de­pó­si­to co­mo de pro­pie­dad ex­clu­si­va i per­pe­tua de es­ta ciu­dad, has­ta en­tre­gar­la al pri­mer mu­seo que se es­ta­blez­ca aquí, don­de siem­pre ha­rá ho­nor a ella i a su digno hi­jo”.

Co­mo us­te­des y yo sa­be­mos, que­ri­dos lectores, ese mu­seo no es otro que nues­tro Mu­seo Mu­ni­ci­pal.

Lo cu­rio­so es que ella de­ja­ra la tabaquera a la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia de Se­ño­res y no a la de Se­ño­ras, ha­bien­do si­do par­te de ella y sien­do es­ta tan ho­no­ra­ble co­mo la pri­me­ra.

La Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia de Se­ño­ras de Gua­ya­quil es una de las ins­ti­tu­cio­nes más an­ti­guas de la ciu­dad, más an­ti­gua in­clu­so que la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia crea­da por el Con­ce­jo Can­to­nal y 35 ilus­tres gua­ya­qui­le­ños, el 27 de di­ciem­bre de 1887, pues la pri­me­ra fue fun­da­da en 1878.

Bal­ta­za­ra Cal­de­rón fa­lle­ció en Gua­ya­quil el 24 de oc­tu­bre de 1889 y su tes­ta­men­to se pre­sen­tó a tra­mi­ta­ción el 3 de Ju­lio de 1890.

En un es­cri­to pre­sen­ta­do en 1928 por Modesto Chá­vez Fran­co den­tro de la Re­vis­ta Mu­ni­ci­pal, es­te de­cía so­bre el asun­to lo si­guien­te:

“No se­ría aven­tu­ra­do con­je­tu­rar que qui­zá la in­ten­ción i has­ta la ex­pre­sión de la ilus­tre tes­ta­do­ra fue la de de­jar la cus­to­dia de esa jo­ya de tan que­ri­do re­cuer­do pa­ra una viu­da, a las ho­no­ra­bi­lí­si­mas i vir­tuo­sas da­mas que com­po­nían la Be­ne­fi­cen­cia de Se­ño­ras. I na­da hu­bie­ra si­do más na­tu­ral, má­xi­me si quién sa­be si la mis­ma se­ño­ra Cal­de­rón pu­do ser miem­bro de esa ca­ri­ta­ti­va ins­ti­tu­ción o te­ner con ella al­gu­nas afi­ni­da­des, ya que

Tabaquera de oro y bri­llan­tes ob­se­quia­da por Louis Phi­li­pe I, de Fran­cia, a Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te en agra­de­ci­mien­to al apo­yo que es­te dio a la se­gun­da mi­sión cien­tí­fi­ca fran­ce­sa que lle­gó al Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.