CAFUERTE

Memorias Porteñas - - Mp -

siem­pre fue ese nú­cleo com­pues­to por lo más se­lec­to i pu­dien­te de las da­mas de es­ta so­cie­dad”.

“Pe­ro he allí que el mí­ni­mo cam­bio de una le­tra, tal vez, o una ma­la au­di­ción del es­cri­bano i los tes­ti­gos, hi­zo po­ner Be­ne­fi­cen­cia de Se­ño­res, por Be­ne­fi­cen­cia de Se­ño­ras, i la jo­ya pa­só a ser cus­to­dia­da por la no me­nos ho­no­ra­ble i ce­lo­sa Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia Mu­ni­ci­pal, que es la de se­ño­res”.

“El inexo­ra­ble ri­gor de esa so­la vo­cal, pues, man­tu­vo el de­re­cho de los se­ño­res con­tra las se­ño­ras, que más de una vez in­si­nua­ron su pre­sun­ción pru­den­te de que a ellas per­te­ne­cie­ra la te­nen­cia. Pe­ro la le­tra es le­tra, aun­que con­tra va­ya el pre­cep­to cris­tiano de se­pa­rar en la exé­ge­sis «la le­tra que ma­ta del es­pí­ri­tu que vi­vi­fi­ca”.

Lo ex­pre­sa­do por el cro­nis­ta vi­ta­li­cio nos ha­ce ver que la fa­mo­sa tabaquera pa­só a ma­nos del Mu­seo Mu­ni­ci­pal qui­zás por un error co­me­ti­do por el es­cri­bano que trans­cri­be el tes­ta­men­to y que, al po­ner Se­ño­res en lu­gar de Se­ño­ras en la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia, con­vier­te al bien en pro­pie­dad de es­tos, con el con­si­guien­te ma­les­tar de las da­mas que siem­pre sos­tu­vie­ron que la ca­ja de ra­pé ha­bía si­do ofre­ci­da a ellas por do­ña Bal­ta­za­ra.

La Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia man­tu­vo en su po­der la ca­ja por treinta y ocho años y aun­que el tes­ta­men­to de­cía cla­ra­men­te que de­bía ser en­tre­ga­da “al pri­mer mu­seo que se es­ta­ble­cie­ra en Gua­ya­quil”, es­ta no fue en­tre­ga­da al Mu­seo Mu­ni­ci­pal, que se fun­dó en 1909, qui­zá por olvido de los miem­bros de la Jun­ta o por un des­cui­do

¿Có­mo se da­ría en­ton­ces la en­tre­ga de la tabaquera al Mu­seo Mu­ni­ci­pal?

Pues de la si­guien­te ma­ne­ra: el 3 de no­viem­bre de 1928 el con­ce­jal se­ñor Mar­co A. Pla­za S, miem­bro fun­da­dor del Sub­co­mi­té pro erec­ción de la es­ta­tua de Ab­dón Cal­de­rón en Cuen­ca y pro­mo­tor de una “ker­mes­se” en el par­que Se­mi­na­rio, lu­gar en el que se ex­hi­bi­rían las re­li­quias de pró­ce­res que el mu­seo po­seía, al so­li­ci­tar en se­sión del Con­ce­jo el per­mi­so pa­ra esa ex­hi­bi­ción di­ría lo si­guien­te:

“Se­ñor pre­si­den­te: a pro­pó­si­to de re­li­quias his­tó­ri­cas, quie­ro ma­ni­fes­tar al Con­ce­jo que, de­bi­do a mi cla­se de in­ves­ti­ga­cio­nes, he te­ni­do oca­sión de co­no­cer un tes­ta­men­to in­tere­san­te de do­ña Bal­ta­za­ra Cal­de­rón, viu­da de Ro­ca­fuer­te. La ilus­tre se­ño­ra que por dis­po­si­ción tes­ta­men­ta­ria en­tre­gó a la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia, en ca­li­dad de de­pó­si­to, por me­dio de sus al­ba­ceas, una ca­ja de ra­pé, de oro fino, con in­crus­ta­cio­nes de bri­llan­tes, que Luis de Fran­cia re­ga­ló a don Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, co­mo pre­sen­te de agra­de­ci­mien­to por la res­tau­ra­ción de las pi­rá­mi­des que le­van­tó la Co­mi­sión Geo­dé­si­ca, cer­ca de Qui­to, con en­car­go de en­tre­gar­la a per­pe­tui­dad al pri­mer mu­seo que se es­ta­ble­cie­ra en la ciu­dad.

Yo tu­ve oca­sión de leer la cláu­su­la que lo di­ce.

En con­se­cuen­cia, creo que es opor­tuno en­viar una no­ta a la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia, agra­de­cién­do­le por el cui­da­do que ha te­ni­do co­mo de­po­si­ta­ria de es­ta re­li­quia, i so­li­ci­tar­le que se dig­ne en­viar­la, pa­ra que for­me par­te de las re­li­quias his­tó­ri­cas del Mu­seo Mu­ni­ci­pal, las mis­mas que el Sub­co­mi­té Ab­dón Cal­de­rón va a ex­hi­bir el día 3 de no­viem­bre. No de­ja­ré de ex­pre­sar que es de fe­li­ci­tar­se que la se­ño­ra de Ro­ca­fuer­te ha­ya de­ja­do en tan bue­nas ma­nos aque­lla jo­ya, lo cual ase­gu­ra el que muy pron­to ven­ga a en­ri­que­cer nues­tro Mu­seo Mu­ni­ci­pal”.

An­te tan jus­to co­mo sor­pre­si­vo pe­di­do (pues ca­si na­die sa­bía o re­cor­da­ba lo del tes­ta­men­to de do­ña Bal­ta­za­ra), el Con­ce­jo apro­bó la idea del con­ce­jal Pla­za So­to­ma­yor, de­ci­dien­do en­viar una co­mu­ni­ca­ción a la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia, co­pian­do la cláu­su­la del men­cio­na­do tes­ta­men­to pa­ra que es­ta en­tre­ga­se el bien a su le­gí­ti­mo due­ño: el Mu­seo Mu­ni­ci­pal y agra­de­cien­do la fiel cus­to­dia de es­ta ma­ra­vi­llo­sa jo­ya.

La Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia co­rro­bo­ra­ría lo ex­pues­to por el con­ce­jal Pla­za, po­nien­do de in­me­dia­to la jo­ya a dis­po­si­ción del Mu­ni­ci­pio, con des­tino al mu­seo.

Pe­ro ha­bía un pro­ble­ma: las ga­le­rías del mu­seo no pres­ta­ban las se­gu­ri­da­des que re­que­ri­rían de­pó­si­tos de tan al­to va­lor, por lo que se de­ci­dió no re­ci­bir­la sino has­ta que el Mu­ni­ci­pio se tras­la­da­se a su nue­vo pa­la­cio y que­da­se de­socu­pa­da pa­ra uso del mu­seo una bó­ve­da pro­pia pa­ra de­po­si­tar los te­so­ros mu­ni­ci­pa­les.

Es­to real­men­te nun­ca se pu­do ha­cer reali­dad y la tabaquera pa­só a ser ex­pues­ta mu­chos años des­pués (en 1994), y por un lap­so muy cor­to, den­tro del Mu­seo Mu­ni­ci­pal pa­ra re­gre­sar lue­go a una bó­ve­da ban­ca­ria don­de es­pe­ra pa­cien­te a que al­gún día nues­tro mu­seo ten­ga las se­gu­ri­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra que pue­da ser ex­pues­ta de ma­ne­ra per­ma­nen­te en él. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.