El go­bierno de León Fe­bres-Cor­de­ro:

Un es­ce­na­rio de agi­ta­ción y controversia (III)

Memorias Porteñas - - Mp -

UE UN GO­BIERNO AU­TÓ­NO­MO EN LA TO­MA DE DE­CI­SIO­NES?

Un he­cho que de­be ser pun­tua­li­za­do es la au­to­no­mía na­cio­nal pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes en el ám­bi­to eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro. En efec­to, las me­di­das que se adop­ta­ron pa­ra atem­pe­rar los efec­tos no­ci­vos de la cri­sis en ese cam­po no obe­de­cie­ron a nin­gu­na es­tra­te­gia de­ci­di­da por los cen­tros fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les ni por los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les de cré­di­to. Se to­ma­ron me­di­das tra­di­cio­na­les, es cier­to, y en­tre ellas por ejem­plo la de­va­lua­ción mo­ne­ta­ria, la ele­va­ción de los pre­cios de los com­bus­ti­bles, la eli­mi­na­ción de de­ter­mi­na­dos sub­si­dios co­mo el del tri­go, el in­cre­men­to de las ta­sas de in­te­rés y las res­tric­cio­nes de los cré­di­tos por par­te del Ban­co Cen­tral, pe­ro al mis­mo tiem­po se acu­dió a otros me­ca­nis­mos que se sa­lían de la or­to­do­xia ta­les co­mo las li­mi­ta­cio­nes en la im­por­ta­ción de de­ter­mi­na­dos bie­nes y la fi­ja­ción de cu­pos, y el es­ta­ble­ci­mien­to de de­pó­si­tos pre­vios. Sin em­bar­go, a la postre, la di­na­mia de nues­tra eco­no­mía si­guió los pa­rá­me­tros tra­za­dos por la de­pen­den­cia res­pec­to a los in­tere­ses pre­do­mi­nan­tes en los mer­ca­dos mun­dia­les. Así, el curso de ese fun­cio­na­mien­to se asen­tó en el rol ca­da vez más in­flu­yen­te de las fuer­zas del mer­ca­do, en el in­cen­ti­vo a las ex­por­ta­cio­nes sin vin­cu­lar los re­sul­ta­dos de ellas con el de­sa­rro­llo del mer­ca­do in­terno, en la res­tric­ción del gas­to pú­bli­co con la con­vic­ción de que es­te no reunía las exi­gen­cias im­pues­tas por la pro­duc­ti­vi­dad y, co­mo co­lo­fón de esa vi­sión clá­si­ca en el ma­ne­jo de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, una caí­da de los sa­la­rios, una si­tua­ción de cre­cien­te re­ce­sión, una agu­di­za­ción del ca­rác­ter con­cen­tra­dor de los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de los sec­to­res ex­por­ta­do­res y fi­nan­cie­ros, y un ace­le­ra­do rit­mo in­fla­cio­na­rio.

LOS COM­PRO­MI­SOS ECO­NÓ­MI­COS IN­TER­NA­CIO­NA­LES

En ta­les cir­cuns­tan­cias, y da­da la acu­cio­si­dad de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de cré­di­to pa­ra evi­tar el des­ba­lan­ce en sus cálcu­los de re­cu­pe­ra­ción, co­mo con­se­cuen­cia de des­ajus­tes en las eco­no­mías pe­ri­fé- ri­cas y la ne­ce­si­dad de es­tas -co­mo la nues­tra- de evi­tar que se cie­rren las fuen­tes de ob­ten­ción de re­cur­sos, se ope­ró el ini­cial com­pro­mi­so del Ecua­dor con ellos me­dian­te la sus­crip­ción de una Car­ta de In­ten­ción con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. Ello ocu­rrió el 24 de mar­zo de 1983, y se con­cre­tó en el es­ta­ble­ci­mien­to de me­ca­nis­mos de ajus­te más ri­gu­ro­sos: re­duc­ción del dé­fi­cit del sec­tor pú­bli­co (del 7.5 por cien­to del PIB en 1982 al 4 por cien­to en 1983), subida de las ta­ri­fas en los bie­nes y ser­vi­cios pú­bli­cos, ajus­tes en las ta­sas de in­te­rés, au­men­tos in­su­fi­cien­tes de los sa­la­rios (me­nor au­men­to que el cre­ci­mien­to de la in­fla­ción), aper­tu­ra ma­yor de las im­por­ta­cio­nes, en­tre otros. Es­te con­jun­to de me­di­das se ex­pre­sa­rá, en el ám­bi­to so­cial, en una dis­mi­nu­ción de los ru­bros de­di­ca­dos a los pro­gra­mas de po­lí­ti­cas asis­ten­cia­les en be­ne­fi­cio de los sec­to­res de más ba­jos in­gre­sos.

UN SIS­TE­MA CON PRE­DO­MI­NIO DEL CEN­TRO SO­BRE LA PE­RI­FE­RIA

El fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía mun­dial con sus efec­tos dese- qui­li­bran­tes pa­ra las uni­da­des pro­duc­ti­vas su­je­tas a sus in­tere­ses, y la au­sen­cia de pre­vi­sio­nes del de­sa­rro­llo au­tó­no­mo de es­tas a par­tir del for­ta­le­ci­mien­to de los apa­ra­tos pro­duc­ti­vos in­dus­tria­les na­cio­na­les que nun­ca se dio, de­ter­mi­na­ron que con­ti­núe ope­ran­do la se­cuen­cia del de­sa­rro­llo de­sigual en­tre el cen­tro ca­pi­ta­lis­ta y sus zo­nas de in­fluen­cia. En es­te es­ce­na­rio, se con­vier­ten en fac­to­res de pre­sión de esos in­tere­ses he­ge­mó­ni­cos las du­ras con­di­cio­nes de la re­ne­go­cia­ción de la deu­da ex­ter­na y la obli­ga­da de­ci­sión del sec­tor pú­bli­co pa­ra acu­dir a fre­nar las con­se­cuen­cias de­pre­da­do­ras de la deu­da pri­va­da y asu­mir la obli­ga­ción de res­pon­der por ella (en el ca­so nues­tro, la deu­da pri­va­da pa­só a con­ver­tir­se en deu­da in­ter­na me­dian­te la sus­crip­ción de con­ve­nios en­tre los deu­do­res pri­va­dos y el Ban­co Cen­tral, con pla­zos de tres años al ini­cio y una am­plia­ción de es­tos de ma­ne­ra pro­gre­si­va, has­ta lle­gar a sie­te años en 1985). Es­ta de­ci­sión cal­mó, co­mo es ob­vio, la preo­cu­pa­ción de la ban­ca in­ter­na­cio­nal y de los acree­do­res ex­ter­nos, pe­ro sig­ni­fi­có un in­cre­men­to de los com­pro­mi­sos na­cio­na­les en ese ru­bro y li­mi­tó la ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción fi­nan­cie­ra del Ecua­dor. En torno a es­te acon­te­ci­mien­to, el es­tu­dio men­cio­na­do, rea­li­za­do por el Gru­po Es­quel con el apo­yo de Uni­cef ma­ni­fes­tó: “…Igual­men­te re­pre­sen­tó uno de los sub­si­dios más gi­gan­tes­cos con­ce­di­dos al sec­tor pri­va­do, ya que so­lo por el diferencial cam­bia­rio el pro­ce­so de es­ta­ti­za­ción sig­ni­fi­có la trans­fe­ren­cia de cer­ca de 100.000 mi­llo­nes de su­cres, su­ma que en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les de­bían ser pa­ga­dos por los deu­do­res pri­va­dos na­cio­na­les. Es­ta ci­fra equi­va­lía a ca­si el do­ble del to­tal ge­ne­ral de de­pó­si­tos mo­ne­ta­rios al 31 de di­ciem­bre de 1985. Por otra par­te, la trans­fe­ren­cia men­cio­na­da su­pu­so pri­vi­le­giar a los sec­to­res fi­nan­cie­ro y pro­duc­ti­vo por so­bre los so­cia­les, da­dos los cam­bios que de­ter­mi­nó en la es­truc­tu­ra del gas­to es­ta­tal…”.

ES­TE GO­BIERNO FEBRESCORDERISTA SE INI­CIÓ CON MU­CHA

FUER­ZA, PLANTEANDO LA NE­CE­SI­DAD DE

CAM­BIOS UR­GEN­TES EN EL

PAÍS Y

LA IM­PO­SI­CIÓN

DE LA ECO­NO­MÍA SO­CIAL DE MER­CA­DO.

EL ES­TA­DO “AL RES­CA­TE DE LA ECO­NO­MÍA”

Pro­duc­ción de Flo­res en Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.