LA CE­LE­BRA­CIÓN DEL VIER­NES SAN­TO

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

Hoy Do­min­go de Pas­cua, la Igle­sia ca­tó­li­ca ce­le­bra la Re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to. Es pa­ra to­dos los cris­tia­nos el acon­te­ci­mien­to más im­por­tan­te del año li­túr­gi­co, el triun­fo de Je­sús so­bre la muer­te. Pe­ro an­tes de es­ta fies­ta se vi­ve la Se­ma­na de la Pa­sión y Muer­te del Re­den­tor, en la cual los cre­yen­tes ha­cen pe­ni­ten­cia. Son los mis­te­rios de la fe, im­po­si­bles de com­pren­der pa­ra quie­nes no son cre­yen­tes, pe­ro que se­gún san Pa­blo son el fun­da­men­to de la doc­tri­na, pues sin re­su­rrec­ción per­de­ría to­do va­lor la pré­di­ca del Di­vino Maes­tro. Sin em­bar­go, jun­to a la religiosidad de la Se­ma­na San­ta en nues­tro pue­blo se for­ja­ron cos­tum­bres y tra­di­cio­nes, al­gu­nas de ellas so­bre­vi­ven al tiem­po.

ORI­GEN DE LA SE­MA­NA SAN­TA

Es­ta re­cor­da­ción que se re­mon­ta a los pri­me­ros años del cris­tia­nis­mo ha ido mo­di­fi­cán­do­se en as­pec­tos for­ma­les con el tiem­po. Tras cua­tro si­glos de opre­sión, en los que es­ta fe fue per­se­gui­da, ya en el si­glo IV de nues­tra era se cum­plían los as­pec­tos for­ma­les. Se­gún la tra­di­ción, la muer­te y re­su­rrec­ción de Je­sús se pro­du­je­ron du­ran­te la Pas­cua ju­día y por ello es la sim­bo­lo­gía de ser el Cor­de­ro Di­vino, pues en la Pas­cua se ofre­cía en sa­cri­fi­cio un cor­de­ro, tal co­mo Je­sús ofre­ció su vi­da en sa­cri­fi­cio pa­ra re­di­mir los pe­ca­dos del hom­bre. Pre­vio a la Se­ma­na San­ta exis­te el pe­río­do de la Cua­res­ma, con­sis­ten­te en 40 días de pe­ni­ten­cia co­mo pre­pa­ra­ción.

Con su ve­ni­da a Amé­ri­ca, los es­pa­ño­les tra­je­ron la re­li­gión cris­tia­na y por lo tan­to la Se­ma­na San­ta. Al fu­sio­nar­se las cul­tu­ras se to­ma­ron mu­chas cos­tum­bres in­dí­ge­nas que se sin­cre­ti­za­ron y que for­ja­ron al­re­de­dor de la Se­ma­na San­ta va­rias tra­di­cio­nes, al­gu­nas de las cua­les se man­tie­nen, otras han des­apa­re­ci­do con el tiem­po. Son por lo tan­to ca­si 500 años que se ce­le­bra la Se­ma­na San­ta en el Ecua­dor.

LOS CAM­BIOS DE LA CE­LE­BRA­CIÓN

En la épo­ca co­lo­nial y has­ta bien avan­za­da la era re­pu­bli­ca­na, con una po­bla­ción que prác­ti­ca­men­te no te­nía otra re­li­gión, la Se­ma­na San­ta en nues­tro país era una se­ma­na de re­co­gi­mien­to, con mu­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes ex­ter­nas de do­lor, que po­co va­ria­ron, ni si­quie­ra cuan­do triun­fó la Re­vo­lu­ción Li­be­ral, que en­tre otros cam­bios es­ta­ble­ció la li­ber­tad de cul­tos. En es­pe­cial, el Vier­nes San­to era un día en que to­dos, cre­yen­tes o no, guar­da­ban pro­fun­do res­pe­to a la re­cor­da­ción de la cru­ci­fi­xión de Cris­to. Los cam­bios de cos­tum­bres en la gen­te se die­ron con­for­me avan­zó el si­glo XX, cuan­do vino la glo­ba­li­za­ción, que sien­do un tér­mino nue­vo, vie­ne ocuEn rrien­do a me­di­da que han avan­za­do la tec­no­lo­gía y las co­mu­ni­ca­cio­nes.

LA RELIGIOSIDAD

Nues­tros abue­los y pa­dres con­cu­rrían a las ce­le­bra­cio­nes de Se­ma­na San­ta pa­ra vi­si­tar los mo­nu­men­tos que se pre­pa­ra­ban en las igle­sias, con imá­ge­nes de Cris­to y de los san­tos. Ha­cían las vi­si­tas a las sie­te igle­sias y el Vier­nes San­to guar­da­ban re­co­gi­mien­to; era prác­ti­ca­men­te un día de due­lo, en el que na­die ce­le­bra­ba fies­tas, mu­chos ves­tían de ne­gro y si se es­cu­cha­ba mú­si­ca, es­ta era sa­gra­da o clá­si­ca. Era im­po­si­ble ima­gi­nar rit­mos “ca­lien­tes”. In­clu­so las per­so­nas que no te­nían el cre­do ca­tó­li­co res­pe­ta­ban la fe­cha.

el pe­río­do cua­res­mal los fie­les guar­da­ban los días de ayuno y abs­ti­nen­cia es­ta­ble­ci­dos por la Igle­sia, en los cua­les no se co­mía car­ne en se­ñal de pe­ni­ten­cia. Hoy la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca ha fle­xi­bi­li­za­do el cum­pli­mien­to de es­tas pe­ni­ten­cias.

La asis­ten­cia a los ofi­cios en los tem­plos, la par­ti­ci­pa­ción en pro­ce­sio­nes, la rea­li­za­ción del vía cru­cis, la aten­ta es­cu­cha a los ser­mo­nes, en es­pe­cial el de las Sie­te Pa­la­bras en el Vier­nes San­to, y por su­pues­to la asis­ten­cia a la mi­sa de Pas­cua de Re­su­rrec­ción, eran las ma­ni­fes­ta­cio­nes re­li­gio­sas re­fe­ren­cia­les.

Jun­to a es­tas prác­ti­cas de de­vo­ción es­ta­ban tra­di­cio­nes ya des­apa­re­ci­das co­mo las ves­ti­men­tas con co­lo­res de due­lo, la le­yen­da de no ba­ñar­se en los ríos o en el mar por­que se con­ver­tía en pez quien lo ha­cía, la abs­ti­nen­cia de ac­ti­vi­dad se­xual por­que ve­nían cas­ti­gos di­vi­nos, en­tre otras que for­ma­ron par­te de nues­tro fol­clor y que hoy han des­apa­re­ci­do.

Pe­ro en cam­bio se han afian­za­do tra­di­cio­nes co­mo las co­mi­das es­pe­cia­les, so­bre to­do la fanesca, una so­pa ecua­to­ria­na que hoy tam­bién se sir­ve en otros paí­ses por par­te de los in­mi­gran­tes que han in­ter­na­cio­na­li­za­do su con­su­mo. Es un pla­to que con­tie­ne una gran va­rie­dad de gra­nos (la au­tén­ti­ca lle­va 12 en re­cor­da­ción a los 12 após­to­les), pes­ca­do se­co (por lo ge­ne­ral ba­ca­lao), le­che, un plá­tano fri­to, pe­que­ñas em­pa­na­das y a ve­ces tro­zos de agua­ca­te. Se acom­pa­ña co­mún­men­te con las hu­mi­tas, pas­tas co­ci­na­das a ba­se de cho­clo que se sir­ve en ho­jas de la ma­zor­ca. La fanesca, cu­yo ori­gen no es­tá pre­ci­sa­do pues es una mez­cla de las cos­tum­bres an­ces­tra­les con las de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, tie­ne in­gre­dien­tes de la sie­rra y de la cos­ta. Hoy su receta va­ría se­gún los gus­tos y lu­ga­res don­de se sir­ven. Iró­ni­ca­men­te la fanesca co­mo es a ba­se de pes­ca­do es pa­ra cum­plir con la abs­ti­nen­cia de car­ne, pe­ro es­tá le­jos de cons­ti­tuir­se en un ayuno, pues es un pla­to con mu­cho con­du­mio.

LA IM­PO­NEN­TE PRO­CE­SIÓN DEL CRIS­TO DEL CON­SUE­LO, RE­FLE­JA LA RELIGIOSIDAD DE LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS. AL­RE­DE­DOR DE LA DE­VO­CIÓN

HAY COS­TUM­BRES

Y TRA­DI­CIO­NES DE LA

SE­MA­NA MA­YOR

LA PRO­CE­SIÓN DEL CRIS­TO DEL CON­SUE­LO

En Gua­ya­quil la má­xi­ma ex­pre­sión de religiosidad en la Se­ma­na San­ta es la pro­ce­sión del Cris­to del Con­sue­lo, que se rea­li­za en el su­bur­bio de la ciu­dad des­de 1960, por ini­cia­ti­va del sa­cer­do­te cla­re­tiano, el es­pa­ñol Án­gel Ma­ría Ca­nals y que lue­go con­ti­nuó su com­pa­ñe­ro de co­mu­ni­dad, el sa­cer­do­te co­lom­biano Ge­rar­do Vi­lle­gas. Es­ta pro­ce­sión fue au­men­tan­do de par­ti­ci­pan­tes año a año. Em­pe­zó con una cen­te­na de fie­les y hoy con­gre­ga a más de 400.000 per­so­nas, en una im­po­nen­te ma­ni­fes­ta­ción de fe cris­tia­na. El fer­vor que se de­mues­tra en es­te ac­to re­li­gio­so es im­pre­sio­nan­te y es la prue­ba evi­den­te de que a pe­sar del cam­bio de al­gu­nas cos­tum­bres la de­vo­ción a Cris­to se man­tie­ne viva en los gua­ya­qui­le­ños. (F)

1 1.Una mul­ti­tud cal­cu­la­da en 100.000 per­so­nas par­ti­ci­pó en la pro­ce­sión del Cris­to del Con­sue­lo en 1958. 2. Una fo­to de la pro­ce­sión pu­bli­ca­da por EXPRESO en el 2014.

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.