LOS 10 MAN­DA­MIEN­TOS y la jun­ta cí­vi­ca de mo­ra­li­za­ción

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Do­ña Mer­ce­des Evan­ge­li­na Plúas Pie­drahí­ta, ma­tro­na na­tu­ral de la cam­pi­ña dau­le­ña, era mu­jer pia­do­sa, de­vo­ta del Cris­to ne­gro de Dau­le, pe­ro al mis­mo tiem­po al­go os­ten­to­sa. Su co­ma­dre Jo­se­fi­na Ron­qui­llo Mo­rán le ha­bía con­ta­do de ma­ne­ra asom­bro­sa, con to­do lu­jo de de­ta­lles, la nue­va cin­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­ca so­bre Moi­sés, vis­ta por ella re­cien­te­men­te y a co­lo­res, en el tea­tro Ol­me­do, ubi­ca­do en la ca­lle Lu­que, en­tre Pe­dro Carbo y Chi­le; por lo tan­to, ella no se po­día que­dar re­za­ga­da, ni ser la úl­ti­ma en sa­ber de es­tas co­sas. Sien­do yo su peón de con­fian­za, do­ña Mer­ce­des me pi­dió de fa­vor que la acom­pa­ña­ra a ba­jar has­ta Gua­ya­quil pa­ra po­der mi­rar la muy co­men­ta­da pe­lí­cu­la que lla­ma­ba Los diez man­da­mien­tos, pro­yec­ción que se da­ba du­ran­te los días de con­me­mo­ra­ción de la Se­ma­na Ma­yor, des­de 7 al 14 de abril de 1963. Pa­ra es­to, la Jun­ta Cí­vi­ca de Mo­ra­li­za­ción y Cul­tu­ri­za­ción de Gua­ya­quil ha­bía em­pren­di­do una cam­pa­ña de sa­nea­mien­to pú­bli­co mo­ral, pa­ra des­te­rrar de las sa­las de tea­tro de la ciu­dad el indecoroso com­por­ta­mien­to de cier­tos in­di­vi­duos ines­cru­pu­lo­sos, gan­du­les y pa­ta­nes, quie­nes se am­pa­ra­ban en la os­cu­ri­dad de los au­di­to­rios pa­ra co­me­ter in­fi­ni­dad de desafue­ros re­ñi­dos con el buen com­por­ta­mien­to y las nor­mas de con­duc­ta. To­do es­to que bien se en­se­ña­ba por aque­llos días, se lo ha­cía uti­li­zan­do el Ma­nual de Ca­rre­ño, com­pen­dio es­cri­to por el ve­ne­zo­lano Ma­nuel An­to­nio Ca­rre­ño, en 1853, al cual ti­tu­ló Ma­nual de Ur­ba­ni­dad y Bue­nas Ma­ne­ras, obra que con­te­nía lec­cio­nes y con­se­jos de có­mo de­be­rían com­por­tar­se las per­so­nas en el ho­gar, y en lu­ga­res pú­bli­cos o pri­va­dos. Es­te tex­to era obli­ga­to­rio en el apren­di­za­je de los es­co­la­res de am­bos se­xos den­tro de las au­las, en to­da la pa­tria ecua­to­ria­na. La Jun­ta Mo­ra­li­za­do­ra ha­bía dis­pues­to que un gru­po de agen­tes ves­ti­dos de ci­vil se con­fun­die­ran en­tre los es­pec­ta­do­res asis­ten­tes a las fun­cio­nes de ci­nes, es­pe­cial­men­te a ga­le­ría, man­te­nien­do cons­tan­te ob­ser­va­ción y vi­gi­lan­cia, pa­ra que ac­tua­sen ape­nas se co­me­tie­ra al­gu­na in­frac­ción por par­te de al­gún mo­zal­be­te, pro­ce­dien­do de in­me­dia­to a su cap­tu­ra, pa­ra lue­go en­viar­los en una pa­tru­lla al Cuar- tel Mo­de­lo, de la av. de Las Amé­ri­cas. Los diez man­da­mien­tos era una pe­lí­cu­la es­ta­dou­ni­den­se de la Paramount Pic­tu­res, la cual cons­ta­ba de 24 ro­llos, te­nien­do una du­ra­ción de cua­tro ho­ras, y en ella se re­pre­sen­ta­ba la vi­da, vi­ci­si­tu­des, mi­la­gros y muer­te del pa­triar­ca he­breo Moi­sés. Di­ri­gi­da y pro­du­ci­da por Ce­cil B. DeMi­lle, y fil­ma­da en tec­ni­co­lor, fue pro­ta­go­ni­za­da por Charl­ton Hes­ton en el papel de Moi­sés, Yul Bryn­ner co­mo Ram­sés II, sir Ce­dric Hard­wic­ke co­mo Se­ti, An­ne Bax­ter co­mo Ne­fer­ta­ri, Yvon­ne De Car­lo co­mo Sé­fo­ra, De­bra Pa­get co­mo Li­lia, John De­rek co­mo Jo­sué y mu­chas más lu­mi­na­rias del ci­ne­ma de ese en­ton­ces. Era una ver­sión es­pec­ta­cu­lar y más mo­der­na del fil­me mu­do en blan­co y ne­gro de 1923. Ape­nas en­tra­mos a la sa­la del tea­tro se apa­ga­ron las lu­ces; an­dan­do a tien­tas en­con­tra­mos bu­ta­cas de­socu­pa­das don­de nos sen­ta­mos pa­ra mi­rar la men­ta­da pe­lí­cu­la. Que­dé asom­bra­do cuan­do en la pan­ta­lla gi­gan­te co- men­za­ron a sa­lir ríos de gen­tes es­cla­vi­za­das por el fa­raón. To­do iba bien has­ta que en una par­te de la his­to­ria, cuan­do la zar­za ar­dien­te le ha­bla­ba a Moi­sés, do­ña Mer­ce­des pe­gó un gri­to de de­ses­pe­ra­ción al ver có­mo su ca­be­lle­ra tam­bién ar­día en lla­mas de­bi­do a una co­li­lla pren­di­da de ci­ga­rri­llo que ha­bía lan­za­do des­de la ga­le­ría un su­je­to lla­ma­do Má­xi­mo Suá­rez, jun­to a va­rios es­cu­pi­ta­jos. Los es­pec­ta­do­res hi­cie­ron bu­lla pa­ra que en­cen­die­ran las lu­mi­na­rias y se pu­die­ra aten­der a la ma­tro­na cu­yo pe­lo es­ta­ba cha­mus­ca­do, sus­pen­dién­do­se la fun­ción por me­dia ho­ra. Por es­ta ma­la con­duc­ta el in­cen­dia­rio fue arres­ta­do y lle­va­do an­te el in­ten­den­te de Po­li­cía, Sr. Raúl Mu­rrie­ta, quien in­di­có que se le hi­cie­ra el par­te de ley. Den­tro de los ca­la­bo­zos se en­con­tra­ban An­to­nio Ca­bre­ra, Juan Pi­ne­da y Adal­ber­to Ro­drí­guez, por pro­fe­rir pa­la­bras soe­ces den­tro del tea­tro Pa­rís. Mien­tras que Ma­riano Ce­de­ño y Ma­nuel Gui­llén fue­ron sor­pren­di­dos co­me­tien­do ac­tos im­pú­di­cos en los ser­vi­cios hi­gié­ni­cos del tea­tro Vic­to­ria. Tam­bién a Norberto Zam­brano se lo acu­sa­ba de hos­ti­ga­mien­to a una da­ma en el Lux. Fue­ron lle­va­dos a pri­sión Se­gun­do Pi­ne­da, Pa­tri­cio Or­tiz y Mar­ce­lo Agui­rre, por sá­ti­ros y mor­bo­sos; ellos rea­li­za­ban obs­ce­ni­da­des den­tro del tea­tro Olim­pia. To­dos es­tos an­ge­li­tos re­ci­bie­ron la pe­na 7/50, es de­cir sie­te días de pri­sión y 50 su­cres de mul­ta.

Do­ña Mer­ce­des Evan­ge­li­na llo­ra­ba des­con­so­la­da­men­te, dán­do­se gol­pes de pe­cho, y al mis­mo tiem­po re­cri­mi­nán­do­se por lo su­ce­di­do, adu­cien­do que Dios no le per­do­nó el pe­ca­do de ha­ber ido a mi­rar la pe­lí­cu­la de Moi­sés, ele­gan­te­men­te ves­ti­da, lu­cien­do el úl­ti­mo pei­na­do “bom­ba”, muy de moda en esa épo­ca, to­ca­do que tan­to tiem­po le ha­bía cos­ta­do rea­li­zár­se­lo a su co­ma­dre Or­fe­lin­da Ban­chón. (F)

LA JUN­TA CÍ­VI­CA DE MO­RA­LI­ZA­CIÓN SE IM­PU­SO LA TA­REA DE VIGILAR LAS SA­LAS DE CI­NE PA­RA IM­PE­DIR EL INDECOROSO COM­POR­TA­MIEN­TO DE CIER­TOS IN­DI­VI­DUOS Y

DE PA­RE­JAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.