FLO­RES Y RO­CA­FUER­TE: EX­TRA­ÑOS “AMI­GOS”

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUILLERMO AROSEMENA AROSEMENA

La his­to­ria po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na es­tá lle­na de acuer­dos y desacuer­dos en­tre sus pro­ta­go­nis­tas; en al­gu­nos ca­sos ad­ver­sa­rios han lle­ga­do a con­sen­sos, a ex­tre­mo tal que lo­gran ha­cer el mi­la­gro po­lí­ti­co de mez­clar acei­te y agua. Todos re­cor­da­mos los de los úl­ti­mos tiem­pos, el más re­cien­te se­ma­nas atrás; la ex­pre­sión “to­do va en po­lí­ti­ca” es muy real.

De todos los de nues­tra his­to­ria re­pu­bli­ca­na, nin­guno se com­pa­ra a los ocu­rri­dos en­tre Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te y Juan Jo­sé Flo­res, per­so­na­jes dia­me­tral­men­te opues­tos. El pri­me­ro había es­tu­dia­do en cen­tros de en­se­ñan­za eu­ro­peos; el se­gun­do te­nía edu­ca­ción bá­si­ca. Ro­ca­fuer­te sa­bía cua­tro idio­mas, Flo­res so­lo el su­yo na­tal. La for­ma­ción in­te­lec­tual de Ro­ca­fuer­te fue só­li­da, la de Flo­res muy li­mi­ta­da. Por sus ex­ten­sos via­jes, Ro­ca­fuer­te co­no­ció nu­me­ro­sas cul­tu­ras, Flo­res bá­si­ca­men­te la que los es­pa­ño­les de­ja­ron. Ro­ca­fuer­te hi­zo amis­tad con las per­so­nas más in­flu­yen­tes de los paí­ses que vi­si­tó o en los que vi­vió, Flo­res no sa­lió del círcu­lo mi­li­tar que par­ti­ci­pó en las gue­rras de la In­de­pen­den­cia de Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia y Ecua­dor. Ro­ca­fuer­te fue gran es­cri­tor, ma­ne­jó el idio­ma con des­tre­za; Flo­res re­qui­rió de los ser­vi­cios de An­to­nio Jo­sé Iri­sa­rri, para ata­car­lo por el pe­rió­di­co Na­cio­nal. Es­te periodista gua­te­mal­te­co que vi­vió 7 años en Ecua­dor fue su por­ta­voz. Ro­ca­fuer­te era se­gu­ro de sí mis­mo, lo­gró lo que se pro­pu­so; da­ba por he­cho que te­nía la ca­pa­ci­dad para ha­cer­lo. Para él, el cos­to del pro­yec­to que ini­cia­ba no le preo­cu­pa­ba, te­nía el di­ne­ro. La for­tu­na de Flo­res fue os­cu­ra. Un ejem­plo es La El­vi­ra, ha­cien­da de pro­pie­dad de Mi­guel An­zoá­te­gui, que pa­só a ma­nos de Flo­res sin com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca. Es­ta enor­me pro­pie­dad que co­men­za­ba en la cos­ta y lle­ga­ba has­ta la sie­rra, fue in­ge­nio de azú­car y el pri­me­ro en te­ner tren para mo­vi­li­zar la ca­ña. Ro­ca­fuer­te pu­so a un la­do sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos y los de su fa­mi­lia; por en­ci­ma se en­con­tra­ba su ac­ti­tud pa­trió­ti­ca. Flo­res usó el po­der para acu­mu­lar for­tu­na.

Ro­ca­fuer­te fue so­ña­dor, pe­ro reali­zó sus sueños. No le agra­da­ba per­der el tiem­po, fue gran eje­cu­tor y por en­de cons­truc­tor for­mi­da­ble. Flo­res, de­bi­do a sus limitaciones, no acer­ta­ba en las de­ci­sio­nes que to­ma­ba, no te­nía idea de có­mo fun­cio­na­ba la eco­no­mía, ni de go­ber­nar. De ta­len­to in­dis­cu­ti­ble y enor­me ener­gía, re­co­no­ci­dos por na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, Ro­ca­fuer­te se pro­pu­so ha­cer de Ecua­dor un país digno para vi­vir, im­par­tien­do pa­lo si fue­se ne­ce­sa­rio. Flo­res no tu­vo cla­ro cuál era su objetivo de pre­si­den­te. Se com­por­tó guia­do por enor­mes am­bi­cio­nes mi­li­ta­res, no le im­por­tó crear con­flic­to con Co­lom­bia ni dar mal uso de los di­ne­ros pú­bli­cos.

Ro­ca­fuer­te co­no­ció a Flo­res en 1833, cuan- do des­pués de 15 años de au­sen­cia re­gre­só a Gua­ya­quil. Él no había es­ta­do pre­sen­te para el 9 de Oc­tu­bre de 1820, ni du­ran­te la lle­ga­da de Bo­lí­var a Gua­ya­quil, en ju­lio de 1822 y ane­xión de Gua­ya­quil a Co­lom­bia, ni para la crea­ción y di­so­lu­ción de Gran Co­lom­bia. Sin em­bar­go, se en­con­tra­ba muy bien in­for­ma­do so­bre los acon­te­ci­mien­tos de su ciu­dad y del res­to de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la; de igual for­ma, los ecua­to­ria­nos co­no­cían de sus lo­gros en el ex­te­rior. En­tre sus con­tri­bu­cio­nes a la In­de­pen­den­cia de varios paí­ses y lue­go al for­ta­le­ci­mien­to de Gran Co­lom­bia, es­tá el di­ne­ro que él en­tre­gó al re­pre­sen­tan­te de Gran Co­lom­bia en Lon­dres para can­ce­lar una obli­ga­ción y evi­tar el cie­rre del cré­di­to del nue­vo país. Es­ta ac­ción le sig­ni­fi­có du­ra cen­su­ra en Mé­ji­co y la po­si­bi­li­dad de pri­sión. El di­ne­ro usa­do por Ro­ca­fuer­te era de Mé­ji­co y él su re­pre­sen­tan­te en Lon­dres.

Des­de 1833 has­ta 1845, la re­la­ción de Ro­ca­fuer­te y Flo­res fue tor­men­to­sa y am­bi­va­len­te, una re­la­ción amor-odio. No le to­mó mu­cho tiem­po a Ro­ca­fuer­te dar­se cuen­ta de que Ecua­dor atra­ve­sa­ba por una se­ve­ra re­ce­sión eco­nó­mi­ca. La pe­nu­ria fis­cal pro­du­jo ma­les­tar en las tro­pas, y la opo­si­ción de los ciu­da­da­nos en ge­ne­ral, por la in­mo­ra­li­dad y el abu­so de po­der que se impu­taban a Flo­res. Su go­bierno no su­po ac­tuar con mano fuer­te con­tra los fal­si­fi­ca­do­res de mo­ne­da; en la ma­yo­ría de los ca­sos no re­ci­bie­ron con­de­na y fue­ron de­ja­dos en li­ber­tad para que con­ti­nua­ran co­me­tien­do sus fe­cho­rías. Las con­de­nas iban des­de 10 años de pri­sión has­ta pe­na de muer­te. Las cor­tes de jus­ti­cia no hi­cie­ron cum­plir la ley, si­tua­ción que mo­ti­vó a Ro­ca­fuer­te a co­men­tar: “El Po­der Ju­di­cial es en el día más bien el pro­tec­tor del cri­men que el de­fen­sor de la jus­ti­cia...”. Los trá­mi­tes ju­di­cia­les fue­ron muy len­tos. El sis­te­ma ju­rí­di­co ecua­to­riano des­de que na­ció ha si­do du­ra­men­te cues­tio­na­do por la so­cie­dad.

A los po­cos me­ses de ha­ber lle­ga­do, Ro­ca­fuer­te fue nom­bra­do dipu­tado por la pro­vin­cia de Pi­chin­cha, 28-6-1833. Los opo­si­to­res de Flo­res, en­tre ellos quie­nes ha­bían fun­da­do El Qui­te­ño Li­bre, lo veían co­mo le­gis­la­dor de pri­me­ra, que sin te­mor en­fren­ta­ría a Flo­res y a sus le­gis­la­do­res. Se ins­ta­ló el Con­gre­so el 10 de sep­tiem­bre sin pre­sen­cia de Ro­ca­fuer­te, quien en­vió una car­ta ex­cu­sán­do­se por es­tar en­fer­mo. En su dis­cur­so, Flo­res ha­bló de que había paz, to­le­ran­cia y li­ber­tad en su go­bierno. El 14 hu­bo una se­sión re­ser­va­da para au­men­tar el po­der del Eje­cu­ti­vo y con­ce­der fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias a Flo­res. En­te­rán­do­se de lo que su­ce­día, Ro­ca­fuer­te en­vió una car­ta al pre­si­den­te del Con­gre­so con muy du­ros tér­mi­nos ha­cia Flo­res. Le pre­gun­ta­ba que si había tran­qui­li­dad, por qué con­ce­der fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias, las cua­les son da­das cuan­do hay un es­ta­do de gue­rra ci­vil o he­chos im­pre­vis­tos: ”…la ra­zón es muy sen­ci­lla: por­que los gran­des mal­va­dos no se pa­ran en me­dios, por ini­cuos que sean, para sa­tis­fa­cer su

ren­cor, am­bi­ción y su ava­ri­cia […] por­que ellos pre­ten­den obs­truir los me­dios de ave­ri­guar la ver­dad […] in­ten­tan apa­gar to­do es­pí­ri­tu de re­pu­bli­ca­nis­mo […].Tal es mi opi­nión, la que de­bo pre­sen­tar en el Con­gre­so co­mo dipu­tado por la pro­vin­cia del Pi­chin­cha, y a la que ex­pon­go con to­da fran­que­za que con­vie­ne a un ver­da­de­ro re­pre­sen­tan­te del glo­rio­so pue­blo […]. In­ca­paz de ser trai­dor a mis ju­ra­men­tos, y vien­do la im­po­si­bi­li­dad de las es­pe­ran­zas de mis co­mi­ten­tes, mi con­cien­cia y mi pa­trio­tis­mo me im­po­nen el de­ber de se­pa­rar­me de un Con­gre­so que ha per­di­do to­da su fuer­za mo­ral […] y que ha coope­ra­do al triun­fo de la ti­ra­nía mi­li­tar so­bre la rui­na de la Cons­ti­tu­ción y le­yes”. Al día si­guien­te Ro­ca­fuer­te fue des­ti­tui­do y el 24 de sep­tiem­bre Flo­res or­de­nó su pri­sión para ser tras­la­da­do a Ma­ca­rá, pe­ro por el es­ta­do de sa­lud per­ma­ne­ció al­gu­nos días en Qui­to y lue­go fue tras­la­da­do a Gua­ya­quil para ser en­tre­ga­do al co­man­dan­te ge­ne­ral de la pro­vin­cia. Él lle­gó cuan­do había es­ta­lla­do una re­vo­lu­ción en el Puer­to que du­ró has­ta el 24 de no­viem­bre. Des­pués de al­gu­nas ba­ta­llas y nu­me­ro­sos muer­tos, cuan­do Flo­res lle­gó vic­to­rio­so y ocu­pó la pla­za de San Fran­cis­co, Ro­ca­fuer­te te­me­ro­so de ser cap­tu­ra­do acep­tó la ofer­ta del ca­pi­tán La­va­let­te de la cor­be­ta es­ta­dou­ni­den­se Fair­field, quien se ne­gó a en­tre­gar­lo a Flo­res. Ro­ca­fuer­te pa­só a la fra­ga­ta Co­lom­bia, la na­ve de gue­rra más im­por­tan­te que te­nía Ecua­dor y que es­ta­ba en po­der de la opo­si­ción. Ro­ca­fuer­te se des­em­bar­có en Pu­ná, is­la que se con­vir­tió en cuar­tel ge­ne­ral, de­cla­ró el blo­queo del puer­to de Gua­ya­quil y si­guió di­ri­gien­do la opo­si­ción a Flo­res. Es­te even­to his­tó­ri­co se co­no­ció co­mo Gue­rra de los Chihuahuas. En la sie­rra tam­bién se ini­ció un mo­vi­mien­to para tum­bar a Flo­res, Ro­ca­fuer­te fue nom­bra­do je­fe su­pre­mo. Hu­bo nue­vos com­ba­tes y para ju­nio de 1834, por un ac­to de trai­ción, fue cap­tu­ra­do jun­to con Tho­mas Char­les Wright y el res­to de sus je­fes mi­li­ta­res. Flo­res pen­só or­de­nar su muer­te pe­ro se dio cuen­ta de que no le con­ve­nía y lle­gó a acuer­dos con Ro­ca­fuer­te. El 19 de ju­lio, Flo­res y Ro­ca­fuer­te fir­ma­ron el acuer­do en­tre ellos. El se­gun­do fue nom­bra­do je­fe su­pre­mo de la pro­vin­cia de Gua­ya­quil. En MP 157 hay más de­ta­lles so­bre es­te con­flic­to. Des­de esa fe­cha y has­ta la elec­ción de Flo­res en su se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción, las re­la­cio­nes en­tre los dos fue­ron ami­ga­bles y de coope­ra­ción mu­tua. Hay nu­me­ro­sas car­tas de Ro­ca­fuer­te a Flo­res en el epis­to­la­rio de Car­los Lan­dá­zu­ri. En ellas Ro­ca­fuer­te es­cri­be nu­me­ro­sas car­tas a Flo­res, in­for­mán­do­le que es­ta­ba tras los opo­si­to­res que no es­tu­vie­ron a fa­vor del acuer­do. En­tre ellos, di­ri­gen­tes de El qui­te­ño li­bre. Otras car­tas in­clu­yen re­co­men­da­cio­nes que le ha­ce so­bre di­fe­ren­tes te­mas.

Du­ran­te la presidencia de Ro­ca­fuer­te (18351839), la paz con­ti­nuó; no hay evi­den­cias de dis­tan­cia­mien­to, ni du­ran­te los pri­me­ros años de go­ber­na­dor (1839-1843). La rup­tu­ra co­men­zó cuan­do Flo­res en la le­gis­la­tu­ra de 1842, te­nien­do ma­yo­ría, pro­mul­gó de­cre­tos que vio­la­ban prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les e im­pu­so nue­vos im­pues­tos, co­mo los tres pe­sos que de­bían pa­gar los ciu­da­da­nos en­tre 23 y 25 años de edad. Es­tas me­di­das cau­sa­ron ma­les­tar. En la Con­ven­ción de 1843 rom­pió re­la­cio­nes con Flo­res por las ra­zo­nes ya expuestas y es­pe­cial­men­te por la nue­va cons­ti­tu­ción que los le­gis­la­do­res de Flo­res que­rían pro­mul­gar para con­ver­tir­lo en pre­si­den­te mo­nár­qui­co con po­de­res dic­ta­to­ria­les. Ro­ca­fuer­te, nue­va­men­te co­mo le­gis­la­dor, fue du­ro crí­ti­co del pro­yec­to pre­sen­ta­do. Des­pués de una in­ter­ven­ción fo­go­sa re­nun­ció y se tras­la­dó a Gua­ya­quil, des­de don­de es­cri­bió su pri­me­ra car­ta a la na­ción. Las pos­te­rio­res las es­cri­bi­ría des­de Li­ma. En ellas Ro­ca­fuer­te des­en­mas­ca­ra­ba a Flo­res y con­tri­bu­ye­ron a la Re­vo­lu­ción de 1845.

La car­ta de pre­sen­ta­ción de Flo­res fue muy li­mi­ta­da, él mis­mo lo acep­ta, co­mo cuan­do para que­rer de­fen­der­se di­ri­gió una pro­cla­ma a los gua­ya­qui­le­ños: “Re­cor­dad que en 1824 no va­ci­lé en acep­tar el man­do del ejér­ci­to de Pas­to para con­cluir aque­lla gue­rra lar­ga y aza­ro­sa. Re­cor­dad que en 1827 no va­ci­lé en ha­cer fren­te con 200 in­fan­tes y 80 ca­ba­llos, a los ven­ce­do­res de Aya­cu­cho, que se lan­za­ron con­tra Ecua­dor. Re­cor­dad que en 1829, sin línea de co­mu­ni­ca­ción ni re­ti­ra­da, no va­ci­lé en sa­lir al en­cuen­tro de 9.000 in­va­so­res, ven­ci­dos en Tar­qui por 1.200 sol­da­dos. Re­cor­dad que en 1830, su­ble­va­do el ejér­ci­to con­tra la na­ción, no va­ci­lé en so­me­ter­le y ren­dir­le a viva fuer­za”. Lo úni­co que po­día atri­buir­se era ser buen mi­li­tar. ¿Qué es­tu­vo atrás de la re­la­ción tor­men­to­sa en­tre ellos? En fu­tu­ra edi­ción la ana­li­za­re­mos. (F)

Sol­da­dos: La Pro­vi­den­cia, [...] per­mi­tió fue­se yo he­cho pri­sio­ne­ro para ha­cer na­cer de es­te mal,el bien más pre­cio­so[..].La paz”

VI­CEN­TE RO­CA­FUER­TE

VI­CEN­TE RO­CA­FUER­TE.

JUAN JO­SÉ FLO­RES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.