LOS ES­PA­ÑO­LES. CRIO­LLOS Y PENINSULARES

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

Los con­quis­ta­do­res, sol­da­dos, mu­je­res es­pa­ño­las y más tar­de la afluen­cia de fa­mi­lias de co­lo­nos que se es­ta­ble­cie­ron en el Nue­vo Mun­do, se cons­ti­tu­ye­ron en el es­tra­to do­mi­nan­te de la so­cie­dad co­lo­nial ame­ri­ca­na, que cap­tó to­da la au­to­ri­dad y ad­mi­nis­tra­ción del im­pe­rio. Una vez ins­ta­la­dos en la re­gión que los aco­gió, se mul­ti­pli­ca­ron, y su pro­duc­to fue cla­si­fi­ca­do co­mo crio­llo. El pri­mer tes­ti­mo­nio del uso de tal tér­mino “da­ta de 1567, cuan­do Lo­pe Gar­cía de Cas­tro, pre­si­den­te de la Au­dien­cia de Li­ma y go­ber­na­dor del Pe­rú, al re­fe­rir­se a los re­bel­des em­pleó la pa­la­bra en cues­tión: Es­ta tie­rra es­tá lle­na de crio­llos que son es­tos que acá han na­ci­do, que nun­ca han co­no­ci­do al rey ni es­pe­ran co­no­cer­lo” (Marina Al­fon­so Mo­la). La­pi­da­ria re­fe­ren­cia que evi­den­cia no so­lo lo des­pec­ti­vo del tér­mino sino el des­dén que los peninsulares sen­tían ha­cia los ame­ri­ca­nos, gru­po do­mi­nan­te, he­te­ro­gé­neo y fuer­te­men­te di­ver­si­fi­ca­do, que muy tem­prano, des­de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción na­ci­da en Amé­ri­ca, em­pe­zó por no ser con­si­de­ra­dos sus miem­bros del to­do es­pa­ño­les, por no re­co­no­cer­los en los va­lo­res, el es­ti­lo y los in­tere­ses de los peninsulares que lle­ga­ban co­mo nue­vos emi­gran­tes o co­mo fun­cio­na­rios re­cién nom­bra­dos, “la pér­di­da de pri­vi­le­gios y el des­dén con que eran tra­ta­dos los des­cen­dien­tes de es­pa­ño­les en Amé­ri­ca por los re­cién lle­ga­dos, re­for­zó la iden­ti­dad de una nue­va éli­te” (Marina Al­fon­so Mo­la).

La mar­ca­da di­fe­ren­cia de ori­gen re­gio­nal exis­ten­te en Es­pa­ña fue tras­plan­ta­da al Nue­vo Mun­do con to­do su ri­gor y pa­sión. Fe­ro­ces ri­va­li­da­des que a me­nu­do en­fren­ta­ban a vas­cos, ara­go­ne­ses, cas­te­lla­nos y an­da­lu­ces, es­pe­cial­men­te en el gran cen­tro mi­ne­ro de Po­to­sí, don­de era muy fre­cuen­te ha­llar ca­dá­ve­res des­cuar­ti­za­dos a la ve­ra de los ca­mi­nos, co­mo re­sul­ta­do de vio­len­tos en­cuen­tros noc­tur­nos en­tre ban­dos re­gio­na­les.

Al ha­ber ta­les ri­va­li­da­des en­tre los pro­pios ori­gi­na­rios de la Pe­nín­su­la, que eran mi­no­ría en com­pa­ra­ción a los crio­llos, cu­yo nú­me­ro au­men­ta­ba sin ce­sar, es fá­cil su­po­ner que ha­cia es­tos se ex­pre­sa­rían en for­ma bas­tan­te con­tun­den­te. Con el so­lo he­cho de lla­mar­los crio­llos ya de­mos­tra­ban el dis­cri­men, pe­ro es­tos por su par­te, a me­nu­do de­sig­na­ban a los peninsulares en for­ma pe­yo­ra­ti­va que no ocul­ta­ba la gran hos­ti­li­dad que sen­tían. En Mé­xi­co los lla­ma­ban “ga­chu­pi­nes” o “ca­chu­pi­nes” del portugués “ca­cho­po”, que sig­ni­fi­ca mu­cha­cho. En nues­tro país y los ve­ci­nos de nor­te y sur, se los ca­li­fi­ca­ba co­mo “cha­pe­to­nes”, por las me­ji­llas en­ro­je­ci­das, es­pe­cial­men­te en las al­tu­ras an­di­nas.

A quie­nes se iden­ti­fi­ca­ba de es­ta for­ma, ge­ne­ral­men­te, era a los hom­bres de pa­so, que lle­ga­ban de­vo­ra­dos por el an­sia de ha­cer for­tu­na y que vi­vían en per­ma­nen­te nos­tal­gia por su tie­rra. Para el crio­llo, que se sen­tía ver­da­de­ra­men­te amo de un país ga­na­do con el su­dor, su­fri­mien­tos y la san­gre de sus an­te­pa­sa­dos, es­ta ave de pa­so no era sino un in­tru­so arro­gan­te, con el perfil des­agra­da­ble del fun­cio­na­rio am­bi­cio­so y co­rrup­to, “há­bil mo­no­po­li­za­dor de ga­jes y gran­je­ría, ami­go o clien­te de un vi­rrey y re­la­cio­na­do con las au­to­ri­da­des, cuan­do no lo re­pre­sen­ta­ba di­rec­ta­men­te co­mo un aven­tu­re­ro ávi­do e ines­cru­pu­lo­so. Hom­bre, por lo de­más, de­ses­pe­ra­do por ir­se en cuan­to hu­bie­ra he­cho for­tu­na, por­que no aban­do­na­ba sus cos­tum­bres y gus­tos me­tro­po­li­ta­nos” (Geor­ges Bau­dot).

El na­ci­mien­to de los tér­mi­nos, tan­to de cha­pe­to­nes co­mo de crio­llos, es­tá vin­cu­la­do con las bas­tan­te fre­cuen­tes reac­cio­nes de pro­tes­tas, in­clu­so ar­ma­das, que or­ga­ni­za­ron los en­co­men­de­ros des­cen­dien­tes de los con­quis­ta­do­res o pri­me­ros co­lo­nos, con­tra las dis­po­si­cio­nes de la Co­ro­na que bus­ca­ban eli­mi­nar de raíz las con­ce­sio­nes per­pe­tuas de tri­bu­tos y mano de obra in­dí­ge­na otor­ga­das a sus pa­dres, en las cua­les se ha­lla­ba im­plí­ci­to el gran or­gu­llo de quie­nes reunían en su san­gre el an­ces­tro de las es­tir­pes na­ti­vas y fo­rá­neas de don­de pro­ve­nían las prin­ce­sas in­cas y aztecas, y los con­quis­ta­do­res.

Por el con­tra­rio, si el es­pa­ñol había vi­vi­do gran par­te de su vi­da en Amé­ri­ca, aun­que no hu­bie­ra na­ci­do en ella se le apli­ca­ba un so­bre­nom­bre más elo­gio­so, el de “ba­quiano”, que sig­ni­fi­ca ve­te­rano, co­no­ce­dor. Es­te tér­mino, con el mis­mo sig­ni­fi­ca­do, es aún uti­li­za­do por el hom­bre del cam­po cos­te­ño, el mon­tu­vio, quien des­de aque­llos tiem­pos, usa tam­bién la ex­pre­sión “a pies que­do”, que sig­ni­fi­ca in­me­dia­tez de tiem­po y dis­tan­cia.

Nu­me­ro­sos cro­nis­tas del si­glo XVI han re­co­gi­do las abun­dan­tes de­pre­sio­nes que car­co­mían el al­ma de los es­pa­ño­les que no te­nían la me­nor in­ten­ción de echar raí­ces en Amé­ri­ca. Pro­duc­tos co­mo un ra­ci­mo de uvas, o un pu­ña­do de acei­tu­nas, o ani­ma­les -co­mo un pe­rro o un ca­ba­llo-, fá­cil­men­te al­can­za­ban pre­cios in­creí­bles por la de­man­da que es­tos nos­tál­gi­cos crea­ban, al ima­gi­nar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.