PE­DRO JOR­GE VE­RA

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PIMENTEL

Na­ció en Gua­ya­quil el 16 de ju­nio de 1914, en un ho­gar aco­mo­da­do. Su pa­dre, el Dr. Alfredo R. Ve­ra Be­na­vi­des, era un abo­ga­do cul­to de Na­ran­jal; po­seía in­te­li­gen­cia abs­trac­ta y to­ca­ba piano. Vi­vía en ca­sa pro­pia, si­tua­da en la ca­lle Mas­co­te, en los ex­tra­mu­ros de la ciu­dad. Lue­go cons­tru­yó otra más cén­tri­ca en la es­qui­na de Vé­lez y San­ta Ele­na y por mé­ri­tos lle­gó a fis­cal de la Cor­te Su­pe­rior. Le co­rres­pon­dió de­fen­der la hon­ra del pue­blo de Gua­ya­quil en el jui­cio ins­tau­ra­do por los su­ce­sos del 15 de no­viem­bre de 1922. Alfredo R. Ve­ra fue a su vez hi­jo de Ma­nuel Ma­ría Ve­ra, ma­na­bi­ta ra­di­ca­do en el recinto La Mar­se­lla, en el cantón Na­ran­jal. Sus tra­ba­ja­do­res crea­ron en gra­ti­tud una es­cue­la que lle­va su nom­bre. Ejer­ció la presidencia de las jun­tas pa­rro­quia­les de Mo­lle­tu­ro y lue­go de Na­ran­jal. Cuan­do fa­lle­ció fue se­pul­ta­do en el in­te­rior de la igle­sia de Na­ran­jal, ho­nor que so­lo se con­ce­día en las igle­sias ecua­to­ria­nas de en­ton­ces a los pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca, pe­ro en 1970 un sa­cer­do­te ape­lli­da­do La­zo, irres­pe­tan­do los de­seos del pue­blo, hi­zo sa­car sus res­tos, que hoy re­po­san en otra par­te. Lle­gó a te­ner va­rias fin­cas y fue do­nan­te de una cam­pa­na fun­di­da en bron­ce y oro, traí­da des­de Sui­za para la igle­sia de Na­ran­jal.

La ma­dre de Pe­dro Jor­ge fue Leo­nor Ve­ra Al­men­da­res (no era pa­rien­te cer­ca­na de su es­po­so), gua­ya­qui­le­ña, in­te­li­gen­te y de mu­cho sen­ti­do común. Era hi­ja del ilus­tre Dr. Pe­dro Jo­sé Ve­ra, co­mi­sa­rio de Gue­rra en Ga­ta­zo, en 1895, y dipu­tado por Los Ríos a la Con­ven­ción Na­cio­nal de Gua­ya­quil del 96. Pe­dro Jo­sé Ve­ra era hi­jo del eru­di­to an­ti­cua­rio y bi­blió­gra­fo Dr. Juan Jo­sé Plu­tar­co Ve­ra, abo­ga­do gra­dua­do en Qui­to, pri­mer director de la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal de Gua­ya­quil en 1862, “do­nan­te de cua­tro co­lec­cio­nes de pe­rió­di­cos im­por­tan­tes y al­gu­nos cua­der­nos in­tere­san­tes” y cu­yo re­tra­to al óleo se con­ser­va­ba has­ta la dé­ca­da de los años 90 en el Sa­lón de Ho­nor de di­cha ins­ti­tu­ción. Co­mer­cian­te ma­yo­ris­ta lue­go, man­te­nía ne­go­cios con la Ca­sa Lu­zá­rra­ga.

De ma­ne­ra que en Pe­dro Jor­ge se unie­ron dos ra­mas del ape­lli­do Gon­zá­lez de Ve­ra, la ma­na­bi­ta y la gua­ya­qui­le­ña, sien­do uno de los más an­ti­guos y cons­pi­cuos li­na­jes de nues­tra ur­be des­de prin­ci­pios del si­glo XVII.

De ni­ño le­yó los cuen­tos de An­der­sen y Grimm, las no­ve­las de Emi­lio Sal­ga­ri, Ju­lio Ver­ne, Ale­jan­dro Du­mas y el Ro­bin­son Cru­soe de De­foe. Ini­ció su edu­ca­ción pri­ma­ria en el co­le­gio To­más Mar­tí­nez, di­ri­gi­do por el pro­fe­sor Jo­sé Elías Al­ta­mi­rano, y la pro­si­guió en el co­le­gio Gua­ya­quil, pro­pie­dad de Ri­go­ber­to Or­tiz Bermeo, que fun­cio­na­ba en la So­cie­dad Hi­jos del Tra­ba­jo, ter­mi­nan­do en el pen­sio­na­do del pe­da­go­go Ni­co­lás Se­go­via. En 1926 in­gre­só al co­le­gio Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te de do­ce años.

De­bi­do a la in­fluen­cia de su abue­la ma­ter­na era un ni­ño san­tu­rrón y tra­ga hos­tias (sic.), de dia­ria lec­tu­ra de El año cris­tiano; pe­ro a tra­vés de sus li­bros, ha­lla­dos en la bi­blio­te­ca pa­ter­na, co­men­zó a trans­for­mar­se in­te­lec­tual­men­te en un mu­cha­cho in­quie­to, vi­vaz, lo­cuaz y cu­rio­so.

En 1930 fi­gu­ró en­tre los huel­guis­tas que con­si­guie­ron la re­nun­cia del rec­tor Abel Gil­bert Pon­tón, a quien le de­cían Ti­rano mas­ca freno por su es­tric­tez, y cuan­do triun­fó el mo­vi­mien­to for­mó con otros re­vol­to­sos -es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios ma­yo­res de edad-el gru­po mar­xis­ta Gru­mar­xad.

El miér­co­les 18 de no­viem­bre del 31, mien­tras cur­sa­ba el sex­to año, pe­gó en la pa­red de en­tra­da del co­le­gio una hoja con­te­nien­do un pe­rió­di­co mu­ral es­cri­to a má­qui­na con le­yen­das y ver­sos su­yos de pro­pa­gan­da co­mu­nis­ta. Fue ex­pul­sa­do ba­jo el in­ri de al­bo­ro­ta­dor y para di­si­par el mal am­bien­te que le ha­cían sus amis­ta­des en Gua­ya­quil, via­jó a Mi­la­gro, apro­ve­chan­do la in­vi­ta­ción de la fa­mi­lia de un ami­go.

En las ins­ta­la­cio­nes del in­ge­nio Val­dés le ne­ga­ron tra­ba­jo por aniña­do.

En esa po­bla­ción se su­mó a un gru­po de ac­to­res ju­ve­ni­les y re­pre­sen­tó el pa­pel pro­ta­gó­ni­co en La car­ca­ja­da, dra­ma de Joa­quín Di­cen­ta. De vuel­ta al Puer­to Prin­ci­pal lo apre­sa­ron por an­dar ven­dien­do en las ca­lles el quin­ce­na­rio co­mu­nis­ta Ban­de­ra Ro­ja.

Leía mu­cho, des­or­de­na­da­men­te, pe­ro se iba es­pe­cia­li­zan­do en te­má­ti­ca po­lí­ti­ca y so­cial. Varios ami­gos lo lle­va­ron a la buhar­di­lla de Joa­quín Ga­lle­gos La­ra, quien lo in­tro­du­jo en el co­mu­nis­mo cien­tí­fi­co y las le­tras y di­jo: “Tie­nes que es­cri­bir” y más por agra­dar a su nue­vo ami­go com­pu­so pe­que­ñas poe­sías que em­pe­za­ron a sa­lir ru­bri­ca­das en la re­vis­ta Es­tu­dian­til, has­ta que lo vol­vie­ron a ex­pul­sar del Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te y so­lo en 1932 pu­do gra­duar­se de ba­chi­ller, en­tran­do de ma­ri­ne­ro se­gun­do a la Ca­pi­ta­nía del Puer­to. Mas, no por ello de­ja­ba de asis­tir a las ma­ni­fes­ta­cio­nes po­lí­ti­cas y va­rias ve­ces has­ta lan­zó pie­dras en pro­tes­ta con­tra el pre­si­den­te elec­to Nep­ta­lí Bo­ni­faz As­cá­su­bi, que a las fi­na­les re­sul­tó des­ca­li­fi­ca­do por el Con­gre­so Na­cio­nal de­bi­do a su du­do­sa na­cio­na­li­dad.

En 1934 via­jó a la ca­pi­tal po­nien­do fin a su pri­me­ra eta­pa vi­tal, lla­ma­do por su her­mano ma­yor Alfredo, ta­quí­gra­fo en el Con­gre­so, quien le con­si­guió em­pleo co­mo me­ri­to­rio en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Es­tan­cos. Lue­go pa­só a se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del mi­nis­tro de Edu­ca­ción, An­to­nio Pa­rra Ve­las­co, en el pri­mer ve­las­quis­mo, y en­tró a la fa­cul­tad de Ju­ris­pru­den­cia de la Uni­ver­si­dad Cen­tral.

Allí for­mó par­te del Fren­te de De­fen­sa, pu­bli­có poe­sías de in­ge­nuo en­tu­sias­mo que lla­ma­ba Car­te­les y apa­re­cían en el dia­rio so­cia­lis­ta La Tie­rra, de Qui­to, y en Ban­de­ra Ro­ja, de Gua­ya­quil, y has­ta pen­só re­co­pi­lar­las en un li­bro que lla­ma­ría Car­te­les para las pa­re­des ham­brien­tas, que nun­ca sa­lió. Ben­ja­mín Ca­rrión ca­li­fi­có a esos ver­sos de de­ses­pe­ra­dos y de pe­ne­tran­tes gri­tos pro­le­ta­rios na­ci­dos de la in­quie­tud so­cial y de la an­gus­tia a cau­sa de la in­jus­ti­cia, co­rro­bo­ró Her­nán Ro­drí­guez Cas­te­lo.

Mien­tras tan­to se había re­la­cio­na­do con al­gu­nos li­te­ra­tos de su ge­ne­ra­ción: Ale­jan­dro Ca­rrión Agui­rre, Au­gus­to Sa­co­to Arias, Ig­na­cio Las­so y pu­bli­ca­ban la re­vis­ta Elan ba­jo la di­rec­ción de Las­so, agru­pa­dos en el Sin­di­ca­to de Es­cri­to­res y Ar­tis­tas. Tal en­cuen­tro in­flu­yó no­ta­ble­men­te en Ve­ra y des­de en­ton­ces co­men­zó a crear con mano se­gu­ra.

Por esos días par­ti­ci­pó en la to­ma del edi­fi­cio de la Uni­ver­si­dad Cen­tral para im­pe­dir su re­or­ga­ni­za­ción de­cre­ta­da por el nue­vo mi­nis­tro de Edu­ca­ción ve­las­quis­ta, Ro­sen­do San­tos, y al sa­ber que iban a ser apre­sa­dos por la po­li­cía es­ca­pa­ron por una cloa­ca, de­ján­do­los bur­la­dos. La ha­za­ña fue co­men­ta­da por la pren­sa, cau­só gra­ve es­cán­da­lo al Go­bierno y a Ve­ra le aca­rreó fi­gu­rar en­tre los nu­me­ro­sos es­tu­dian­tes que fue­ron ex­pul­sa­dos, trun­can­do su ca­rre­ra. Tam­bién lo des­pi­die­ron del tra­ba­jo pues el nue­vo mi­nis­tro Car­los Arí­za­ga To­ral lo te­nía en­tre ce­jas por creer­le un su­je­to asaz pe­li­gro­so. (F)

ES­TE ES­CRI­TOR GUAYAQUILEÑO PER­TE­NE­CIÓ A LA GE­NE­RA­CIÓN DEL 3O, JUN­TO AL GRU­PO DE GUA­YA­QUIL, Y

FUE AU­TOR DE NA­RRA­TI­VA, TEA­TRO Y POE­SÍA; CO­MO PERIODISTA DI­RI­GIÓ DOS RE­VIS­TAS

PO­LÍ­TI­CAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.