LA CA­SA VI­LLA­MIL:

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HOYOS

AN­TE­CE­DEN­TES GE­NE­RA­LES. El te­ma de la ca­sa en la que ha­bi­tó el ge­ne­ral Jo­sé de Vi­lla­mil ad­qui­rió im­por­tan­cia a par­tir de 1928 cuan­do el Con­ce­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil so­li­ci­tó a un gru­po de no­ta­bles his­to­ria­do­res e in­te­lec­tua­les de la ciu­dad resolver dos pro­ble­mas que has­ta el mo­men­to no te­nían una res­pues­ta pre­ci­sa y con­vin­cen­te. El pri­me­ro y más im­por­tan­te era el que se de­fi­nie­ra el lu­gar y fe­cha en que se había fun­da­do Gua­ya­quil y quién era el res­pon­sa­ble de di­cha fun­da­ción; y el se­gun­do, po­der es­ta­ble­cer con pre­ci­sión cuál fue el lu­gar en el que había es­ta­do la ca­sa en que vi­vió el ge­ne­ral Vi­lla­mil, para es­ta­ble­cer el si­tio en el que se lle­vó a ca­bo la cons­pi­ra­ción que cul­mi­nó exi­to­sa­men­te con la In­de­pen­den­cia de la ciu­dad el 9 de Oc­tu­bre de 1820.

Des­pués de me­ses de es­tu­dios y de­li­be­ra­cio­nes, el co­mi­té de no­ta­bles for­ma­do para el efec­to res­pon­de­ría las in­te­rro­gan­tes -a la luz de la do­cu­men­ta­ción que has­ta ese en­ton­ces exis­tía- es­ta­ble­cien­do que fue en el ce­rro San­ta Ana, en 1537, en don­de Fran­cis­co de Ore­lla­na fun­dó Gua­ya­quil; y que la ca­sa de Vi­lla­mil había es­ta­do en el mis­mo si­tio en el que para ese en­ton­ces se levantaba el ho­tel Pa­rís, ubi­ca­do en Ma­le­cón, en­tre Nue­ve de Oc­tu­bre e Illing­worth.

La ca­sa en men­ción había si­do una edi­fi­ca­ción bas­tan­te grande de una plan­ta ba­ja y de dos ni­ve­les al­tos, que había per­te­ne­ci­do a la fa­mi­lia Ga­ray­coa (Vi­lla­mil era es­po­so de Ana Ga­ray­coa), y que abar­ca­ba dos ter­cios del fren­te de esa man­za­na, a par­tir de la es­qui­na for­ma­da por el cru­ce de las ca­lles Nue­ve de Oc­tu­bre y Ma­le­cón Si­món Bo­lí­var.

Y aun cuan­do el pre­dio te­nía esas di­men­sio­nes, so­lo la par­te que co­rres­pon­día a la mi­tad me­dia­ne­ra es­ta­ba se­pa­ra­da del res­to, ha­bién­do­se ha­bi­li­ta­do co­mo edi­fi­cio in­de­pen­dien­te.

Las fo­tos, gra­ba­dos y pin­tu­ras que exis­tían del ma­le­cón an­tes de que es­te hu­bie­se des­apa­re­ci­do de­bi­do al vo­raz in­cen­dio del 5 y 6 de oc­tu­bre de 1896, per­mi­tían ob­ser­var con más o me­nos cla­ri­dad las ca­rac­te­rís­ti­cas de la edi­fi­ca­ción, tan­to en su as­pec­to vo­lu­mé­tri­co co­mo en su fa­cha­da.

Sin em­bar­go, to­do ves­ti­gio de es­ta se per­dió con­su­mi­do por las lla­mas de ese fa­tí­di­co día. En su lu­gar tiem­po des­pués se le­van­ta­ron nue­vas edi­fi­ca­cio­nes de ma­de­ra que na­da te­nían que ver ni en es­ti­lo ni en ca­rac­te­rís­ti­cas mor­fo­ló­gi­cas con las que ha­bían des­pa­re­ci­do.

Jun­to al es­pa­cio en el que había es­ta­do la his­tó­ri­ca ca­sa se es­ta­ble­ce­ría, a la iz­quier­da, un ho­tel al que se lo bau­ti­za­ría con el nom­bre de ho­tel Pa­rís, muy fa­mo­so por sus ser­vi­cios, y a la de­re­cha otro ho­tel, no me­nos fa­mo­so, que lle­va­ba el nom­bre de ho­tel Vic­to­ria, los cua­les es­ta­ban en­tre los me­jo­res de la ciu­dad a ini­cios del si­glo XX.

Es­tos ho­te­les con el pa­so del tiem­po tam­bién des­apa­re­ce­rían, que­dan­do co­mo re­cuer­do so­lo fo­tos y pos­ta-

UN CO­MI­TÉ DE NO­TA­BLES DES­CU­BRIÓ QUE LA CA­SA DEL GE­NE­RAL HABÍA ES­TA­DO EN EL MIS­MO SI­TIO EN EL QUE, PARA ESE EN­TON­CES, SE LEVANTABA EL HO­TEL PA­RÍS, EN­TRE NUE­VE DE OC­TU­BRE E ILLING­WORTH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.